Tro­ya. Mo­men­to es­te­lar de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, Oriol Olesti Vi­la.

MO­MEN­TO ES­TE­LAR DE LA HIS­TO­RIA DE LA HU­MA­NI­DAD

Clío especial - - EL SUMARIO - ORIOL OLESTI Pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na.

UN YA­CI­MIEN­TO CON MÁS DE 4.000 AÑOS DE HIS­TO­RIA Y NUE­VE NI­VE­LES DE OCU­PA­CIÓN EN LA CO­LI­NA DE HI­SAR­LIK (TUR­QUÍA) SON AL­GU­NOS DE LOS DA­TOS QUE CON­FIR­MA­RÍAN QUE AQUE­LLO QUE NOS CON­TÓ HO­ME­RO CON 27.000 VER­SOS FUE AL­GO MÁS QUE UNA LE­YEN­DA SUS­TEN­TA­DA POR DOS POE­MAS ÉPI­COS.

VIO­LEN­CIA, AMOR, PO­DER, VEN­GAN­ZA... Tro­ya con­cen­tra en un úni­co epi­so­dio al­gu­nos de los gran­des mo­to­res de la con­di­ción hu­ma­na, y su re­cuer­do se ha con­ver­ti­do en uno de los mi­tos fun­da­cio­na­les de la cul­tu­ra oc­ci­den­tal. Pro­ba­ble­men­te su le­yen­da na­ció el día si­guien­te a su caí­da an­te las fuer­zas mi­cé­ni­cas que la aso­la­ron en torno al año 1200 a. de C. Pe­ro su me­mo­ria que­dó re­gis­tra­da pa­ra siem­pre en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad cuan­do ha­ce 2.800 años un poe­ta lla­ma­do Ho­me­ro, y del que se sa­be bien po­co, es­cri­bió en 27.000 ver­sos su re­la­to en dos poe­mas que es­tán con­si­de­ra­dos las pri­me­ras obras de la li­te­ra­tu­ra eu­ro­pea: la IlÍa­da y la Odi­sea.

Qui­zá sea pre­ci­sa­men­te por ello por lo que Tro­ya no ha­ya si­do nun­ca un ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co más, ni exen­to de po­lé­mi­ca. Su mis­ma ubi­ca­ción ha si­do cues­tio­na­da, y aun­que exis­te hoy en día un con­sen­so cla­ro en la co­mu­ni­dad aca­dé­mi­ca de que és­ta se lo­ca­li­za en la co­li­na de Hi­sar­lik, es cier­to que de for­ma re­cu­rren­te apa­re­cen vo­ces crí­ti­cas que cues­tio­nan no so­lo la fi­lia­ción del ya­ci­mien­to, sino in­clu­so la pro­pia his­to­ri­ci­dad de todo el epi­so­dio. La dis­cre­pan­cia es le­gí­ti­ma, y sin du­da ne­ce­sa­ria en el ám­bi­to cien­tí­fi­co, pe­ro no ol­vi­de­mos que has­ta fi­na­les del pe­río­do bi­zan­tino, es de­cir, en lo que se­ría nues­tra Era Me­die­val, no exis­tían du­das so­bre la ubi­ca­ción de Tro­ya en el so­lar ac­tual. Su ol­vi­do fue un fe­nó­meno (his­tó­ri­ca­men­te) re­cien­te, y sa­be­mos que per­so­na­jes tan re­co­no­ci­dos co­mo el rey per­sa Jer­jes, el con­quis­ta­dor ma­ce­do­nio Ale­jan­dro Magno, el emperador ro­mano Cons­tan­tino e in­clu­so el sul­tán Meh­met II, en el si­glo XV, es­tu­vie­ron allí pa­ra ren­dir­le ho­me­na­je.

UN TELL LLA­MA­DO TRO­YA

El ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co de Tro­ya se en­cuen­tra a unos seis ki­ló­me­tros del mar Egeo, tie­rra aden­tro, no muy le­jos del es­tre­cho de los Dar­da­ne­los en Tur­quía. Se ubi­ca en la co­li­na de Hi­sar­lik, a unos 30 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal de la Tróa­de, Ça­nak­ka­le. A pe­sar de que al­gu­nos via­je­ros lo han con­si­de­ra­do un ya­ci­mien­to al­go de­cep­cio­nan­te, por la fal­ta de gran­des edi­fi­cios en pie, su vi­si­ta per­mi­te en­ten­der la im­por­tan­cia y la en­ti­dad de una de las ciu­dad más mí­ti­cas, si no la que más, de la An­ti­güe­dad.

Tro­ya es hoy un ver­da­de­ro Tell, es de­cir, una ciu­dad ubi­ca­da so­bre una sua­ve co­li­na, que fue ele­ván­do­se a lo lar­go de su milenaria his­to­ria a par­tir de las cons­truc­cio­nes su­ce­si­vas so­bre es­truc­tu­ras pre­ce­den­tes. Apa­ren­te­men­te, tam­po­co se ob­ser­va des­de allí nin­gu­na po­si­ción es­tra­té­gi­ca, pues­to que el re­tro­ce­so de la lí­nea de cos­ta la ha ale­ja­do de su an­ti­gua po­si­ción do­mi­nan­te co­mo el prin­ci­pal puer­to an­tes de en­ca­rar las com­ple­jas aguas del es­tre­cho de Dar­da­ne­los.

Pe­ro na­da más fal­so que la apa­rien­cia. El ya­ci­mien­to de Tro­ya es ar­queo­ló­gi­ca­men­te ha­blan­do muy in­tere­san­te y aun­que la vi­si­ta so­lo in­clu­ye es­tric­ta­men­te la ciu­da­de­la, es de­cir, las apro­xi-

ma­da­men­te 3 hec­tá­reas de la ciu­dad al­ta don­de se alo­ja­ban tem­plos y pa­la­cios en­tre mu­ra­llas, sí que per­mi­te con­ce­bir la gran­de­za de un lu­gar que fue un pun­to cru­cial de las vías co­mer­cia­les que unían Eu­ro­pa con Asia y uno de los más im­por­tan­tes mer­ca­dos de los pro­duc­tos ar­te­sa­na­les y agrí­co­las de Asia Me­nor.

Allí, en el pa­sa­do, el Egeo pe­ne­tra­ba ha­cia el in­te­rior a tra­vés de una pro­fun­da en­se­na­da, la bahía de Be­si­ka, abier­ta ha­cia el nor­te, hoy col­ma­ta­da por los de­pó­si­tos flu­via­les. Des­de esa po­si­ción, la ciu­da­de­la de Tro­ya do­mi­na­ba el ac­ce­so al He­les­pon­to, el es­tre­cho de los Dar­da­ne­los, tal co­mo se le de­no­mi­na­ba en la An­ti­güe­dad. Nin­gu­na na­ve po­día cru­zar ese lu­gar sin ser vis­ta. Una na­ve­ga­ción que ade­más se com­pli­ca­ba en mu­chos me­ses de ve­rano, oto­ño e in­vierno. En el mun­do an­ti­guo, di­ri­gir­se des­de el Egeo al mar Ne­gro era es­pe­cial­men­te di­fí­cil en­tre los me­ses de ju­lio y mar­zo, de­bi­do al pre­do­mi­nio de los vien­tos y co­rrien­tes con­tra­rias. Ello con­ver­tía la bahía de Be­si­ka en el úl­ti­mo re­fu­gio, y por tan­to en pa­ra­da obli­ga­to­ria, a la es­pe­ra de una si­tua­ción fa­vo­ra­ble pa­ra em­pren­der el via­je. La ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca de Tro­ya, que qui­zás in­clu­so per­mi­ti­ría el fran­queo de los Dar­da­ne­los por tie­rra a tra­vés de la lla­nu­ra tro­ya­na, con­vir­tió el lu­gar en un es­la­bón im­pres­cin­di­ble en la red co­mer­cial que unía a las so­cie­da­des me­di­te­rrá­neas y orien­ta­les.

TRES MI­LE­NIOS DE HIS­TO­RIA

Una vez se en­tra en el in­te­rior de la ac­tual Tro­ya, el vi­si­tan­te des­cu­bre un ya­ci­mien­to com­ple­jo don­de se su­per­po­nen es­truc­tu­ras ar­queo­ló­gi­cas de di­fe­ren­tes épo­cas, que apa­ren­te­men­te di­fi­cul­tan su com­pren­sión. Es cier­to. Pe­ro esa su­pues­ta com­ple­ji­dad ayu­da a en­fa­ti­zar los más de tres mi­le­nios de his­to­ria del lu­gar, des­de que se le­van­tó su pri­mer asen­ta­mien­to en torno al 2500 a. de C has­ta que la ciu­dad se aban­do­nó de­fi­ni­ti­va­men­te en el si­glo VI. Al­go más de tres mil años que los ar­queó­lo­gos e his­to­ria­do­res han or­ga­ni­za­do en torno a nue­ve tro­yas o nue­ve ni­ve­les dis­tin­tos de ocu­pa­ción, que van des­de su eta­pa fun­da­cio­nal has­ta la ciu­dad bi­zan­ti­na.

De es­tas nue­ve tro­yas, la más vi­si­ble del ya­ci­mien­to es la lla­ma­da “Tro­ya VI”, que se co­rres­pon­de cro­no­ló­gi­ca­men­te con una ciu­dad del Bron­ce fi­nal. És­ta fue una épo­ca de gran pros­pe­ri­dad en Tro­ya, en un mo­men­to en que Orien­te Pró­xi­mo es­tu­vo di­vi­di­da por la ri­va­li­dad de gran­des im­pe­rios co­mo el egip­cio o el hi­ti­ta. Tam­bién fue el mo­men­to de ex­pan­sión de una so­cie­dad, la mi­cé­ni­ca, que se ha­bía con­so­li­da­do en Gre­cia con­ti­nen­tal y as­pi­ra­ba a ex­pan­dir­se por las cos­tas egeas de Asia Me­nor. Pro­ba­ble­men­te fue la Tro­ya pre­via a la de la fa­mo­sa gue­rra que des­cri­be Ho­me­ro en su famosos poe­mas.

De ese Tro­ya del Bron­ce fi­nal es la es­pec­ta­cu­lar en­tra­da prin­ci­pal, por la que se ac­ce­de al ya­ci­mien­to, flan­quea­da a la iz­quier­da por una to­rre-bas­tión mo­nu­men­tal. La lar­ga en­tra­da, que se si­gue a par­tir de un iti­ne­ra­rio uni­di­rec­cio­nal bien de­li­mi­ta­do, de­mues­tra el gran es­fuer­zo de los ha­bi­tan­tes de Tro­ya por la de­fen­sa de es­ta ciu­da­de­la. Bas­tio­nes con mu­ros ci­cló­peos, mu­ra­llas en cre­ma­lle­ra, puer­tas pro­te­gi­das por una to­rre de flan­queo, per­mi­ten va­lo­rar la ele­va­da téc­ni­ca po­li­or­cé­ti­ca (el ar­te de la ar­qui­tec­tu­ra de­fen­si­va) de una so­cie­dad pa­la­cial muy desa­rro­lla­da.

Es­ta Tro­ya VI fue des­trui­da ha­cia el 1300/1250 a. de C. por un seís­mo, pe­ro se re­cons­tru­yó in­me­dia­ta­men­te des­pués. Es en­ton­ces cuan­do apa­re­ce la que los ar­queó­lo­gos de­no­mi­nan Tro­ya VIIa, y que cro­no­ló­gi­ca­men­te co­rres­pon­de­ría a un pe­rio­do de unos cien años, en­tre el 1300/1250- 1200 a. de C. És­ta fue, pro­ba­ble­men­te, la Tro­ya que de­bió su­frir el ase­dio de la coa­li­ción mi­cé­ni­ca. Lo que en par­te se cons­ta­ta­ría ar­queo­ló­gi­ca­men­te por la cons­truc­ción de un nue­vo fo­so, que in­clu­yó en su in­te­rior una an­ti­gua área de ne­cró­po­lis de Tro­ya VI.

En es­ta eta­pa, en la ciu­dad al­ta, se edi­fi­ca­ron an­gos­tas vi­vien­das den­sa­men­te ali­nea­das (sín­to­ma de una fuer­te con­cen­tra­ción de po­bla­ción tras los mu­ros). Tam­bién se ha en­con­tra­do en es­te es­tra­to ar­queo­ló­gi­co una gran ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­je en ti­na­jas, in­di­cio de in­se­gu­ri­dad. Tro­ya VIIa se des­tru­yó por un gran in­cen­dio, y se con­ser­van al­gu­nos ele­men­tos in­di­ca­ti­vos de que hu­bo un en­fren­ta­mien­to bé­li­co pa­ra­le­lo: con­cen­tra­cio­nes de pro­yec­ti­les de hon­da que nun­ca fue­ron al­ma­ce­na­dos tras la lu­cha, pun­tas de fle­cha lan­za­das des­de el ex­te­rior, etc., que in­clu­yen el re­cien­te des­cu­bri­mien­to de ca­dá­ve­res no en­te­rra­dos en los ni­ve­les de in­cen­dio de la ciu­dad.

¿Coin­ci­den los res­tos ar­queo­ló­gi­cos ha­lla­dos en la co­li­na de Hi­sar­lik con lo que cuen­ta Ho­me­ro de Tro­ya? Ta­xa­ti­va­men­te no. No obs­tan­te, es ló­gi­co. Ho­me­ro es­cri­bió sus poe­mas pa­ra com­pla­cer a unos no­bles grie­gos que se creían des­cen­dien­tes de aque­llos gue­rre­ros que com­ba­tie­ron fe­roz­men­te a los pies de los mu­ros de Tro­ya, y no con el afán de con­tar una his­to­ria (que su­ce­dió al me­nos qui­nien­tos años an­tes de lo que él na­rra­ba) con el es­pí­ri­tu de un ar­queó­lo­go o un his­to­ria­dor con­tem­po­rá­neo.

Cien­tí­fi­ca­men­te no pue­de ase­gu­rar­se que fue­ra és­ta la des­truc­ción que des­cri­bió Ho­me­ro en sus re­la­tos, pe­ro cro­no­ló­gi­ca­men­te e his­tó­ri­ca­men­te es al­ta­men­te com­pa­ti­ble y, en reali­dad, pa­re­ce lo más pro­ba­ble. En cual­quier ca­so, no ol­vi­de­mos que las ex­ca­va­cio­nes, que lle­van ya 130 años en Tro­ya, so­lo han pues­to a la luz el 5% de las es­truc­tu­ras exis­ten­tes, por lo que de­be­mos va­lo­rar con pru­den­cia los da­tos.

En 130 años de ex­ca­va­cio­nes en Tro­ya, so­la­men­te han sa­li­do a la luz el 5% de las es­truc­tu­ras exis­ten­tes en el ya­ci­mien­to.

EN BUS­CA DE UNA HIS­TO­RIA PER­DI­DA

El pri­me­ro en creer queue la co­lo­nia de Hi­sar­lik se co­rres­pon­díaía con la Tro­ya des­cri­ta por Ho­me­ro fueue un fun­cio­na-fun­cio­na­rio bri­tá­ni­co del Fo­reign n Of­fi­cee lla­ma­do Frank Cal­vert que ex­ca­vóó aquí en torno a 1865. Des­pués vino un aven­tu­rer oven­tu­re­ro sin es-es­crú­pu­los lla­ma­do Hein­ri­chich Schlie­mann, que no du­dó en apro­piar­sear­se de los tra­ba-tra­ba­jos ar­queo­ló­gi­cos del bri­tá­ni­co. itá­ni­co. Aun­que tam­bién fue Schlie­mannnn quien le dio fa­ma y di­fu­sión al ya­ci­mien­to. mien­to.

Des­de en­ton­ces, unaa lar­ga lista de ar­queó­lo­gos, mu­cho má­sás pre­pa­ra­dos y con mé­to­dos mu­cho má­sás cien­tí­fi­cos, se han su­ma­do a es­ta hi­pó­te­sis.esis. Las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes, es­pe­cial­men­teal­men­te pro­mo-pro­mo­vi­das por la Uni­ver­si­da­dad de Tu­bin­gen, han per­mi­ti­do de­fi­nir me­jor el con-con­tex­to his­tó­ri­co ge­ne­ral del­del pe­rio­do his­tó­ri­co en el cual se ubi­ca­ría­bi­ca­ría la le­yen­da ho­mé­ri­ca de Tro­ya. Pe­ro con una im­por­tan­te­an­te di­fe­ren­cia. Tro­ya ya no se­ría el enemi­go orien­ta­lal del mun­do grie­go mi-icé­ni­co, ni los tro­ya­nos un sa­té­li­te de la his­to­ria de Gre­cia, sino que más bien al con­tra­rio. Po­si­ble­men­te de­bie­ron ser los mi­cé­ni­cos el ex­tre­mo oc­ci­den­tal de un mun­do muy com­ple­jo, que es el que ha­bía enn Orien­te Pró­xi­mo du­ran­tee la Edad del Bron­ce queue te­nía en Asia Me­nor uno de sus prin­ci­pa­les es­ce­na­rios.os.

El ha­llaz­go en las ex­ca­va­cio-ca­va­cio­nes de Tro­ya de un se­llo­lo es­cri­to en je­ro­glí­fi­cos lu­vi­tas por una ca­ra, y en cu­nei­for­me hi­ti­ta porr la otra, así co­mo la nu­me­ro­sa do­cu­men­ta ció­nu­men­ta­ción hi­ti­ta y egip­cia en la queue se men-men­cio­na a Wi­lu­sa -(W)Ilión,n, tal co­mo la de­no­mi­na Ho­me­ro- mos­tra­rían la vin­cu­la­ción de és­ta co­non el Im-Im­pe­rio Hi­ti­ta, po­ten­cia he­ge­mó-he­ge­mó­ni­ca en la pe­nín­su­la de Ana­to­lia a fi­na­les de la Edad del Bron­ce.

A su vez, los mis­mos­mos do-do­cu­men­tos hi­ti­tas men­cion ann­cio­nan tam­bién a los Achi­ja­wa, wa, pro­ba­ble­men­te los aqueos, co­mo un pue­blo ubi­ca­do ya en las cos­tas de Asia Me­nor (pro­ba­ble­men­te en Mi­le­to y en Assos), que pro­vo­ca­ron nu­me­ro­sos pro­ble­mas a los alia­dos de los hi­ti­tas. Así por ejem­plo, esas fuen­tes ci­tan que el rey Hat­tu­si­li I I ce­rró un acuer­do con los be­li­co­sos Achi­ja­wa ba­jo la ame­na­za de una gue­rra to­tal. Todo ello en un con-con- text­tex­to muy com­ple­jo co­mo fue el BB­ron­ce Fi­nal, que sa­be­mos conc­con­clu­yó con la des­truc­ción no so­lo de Tro­ya, sino tam­bién de la soc­so­cie­dad mi­cé­ni­ca y del pro­pio­pio ImIm­pe­rio Hi­ti­ta.

Los epi­so­dios con­cre­tos que de­ta­llad eta­lla­ron es­tos en­fren­ta­mien­tos son di­di­fí­ci­les de pre­ci­sar, aho­ra por ahaho­ra, pe­ro el con­tex­to ge­ne­ral­ne­ral oo­fre­ci­do por la ar­queo­lo­gía da po­ca­po­cas du­das: lu­cha por el con­trol­trol es­tres­tra­té­gi­co de los Dar­da­ne­los, que uneu­nen el mar Ne­gro y el Egeo; con­trol ppor las prin­ci­pa­les vías de co­mer­cio in­ter­na­cio­na­les; ase­dio de te­rri­to­rios y ciu­da­des en ope­ra­cio­nes de ra­pi­ña y pi­ra­te­ría, y fi­nal­men­te co­lap­so de las es­truc­tu­ras ur­ba­nas y pa­la­cia­les ttí­pi­cas del Bron­ce fi­nal. Un con­tex­to dde vio­len­cia y des­truc­ción en el que la­las in­di­ca­cio­nes de Ho­me­ro co­mo la TroT­ro­ya de las “al­tas mu­ra­llas”, los Aqueos “bbe­li­co­sos” y de “bron­cí­neas co­ra­zas”, o AA­qui­les “el aso­la­dor de ciu­da­des”da­des” co­bra­co­bran su sen­ti­do más li­te­ral.

Que el lectlec­tor no lo du­de. Re­pa­sen los ver­sos de Ho­mHo­me­ro, y lue­go vi­si­ten Tro­ya. Pa­seen por el ya­ci­mien­to y acuér­den­se de Pría­mo, Héc­tHéc­tor y Pa­ris. Res­pi­ren hon­do y em­pá­pen­se de sen­sa­cio­nes. Y Lue­go in­ves­ti­gue nves­ti­guen qué su­ce­día en el mun­do de la Edad del Bro­nB­ron­ce fi­nal, por­qué los grie­gos mi­cé­ni­cos eses­ta­ban in­tere­sa­dos en es­tas tie­rras, y por­por­qué los tro­ya­nos con­si­guie­ron­ron que to­da una coa­li­ción de pue­blos se apres­ta­ran a ayu­dar­les. Po­cos lu­ga­res en el mun­do ofre­cen la po­si­bi­li­dad de vi­brar­brar tan­to con la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.