El dis­co de Fes­tos

EL CÓ­DI­GO DE CRE­TA POR DES­CI­FRAR

Clío especial - - EL SUMARIO -

LAS 242 ES­TAM­PA­CIO­NES DEL DIS­CO DE FES­TOS SI­GUEN SIEN­DO UNO DE LOS MÁS IM­POR­TAN­TES TEX­TOS EN­CON­TRA­DOS DE LA AN­TI­GÜE­DAD POR DES­CI­FRAR. SE SA­BE CUÁN­DO SE REALI­ZÓ, PE­RO NO QUÉ SIG­NI­FI­CA NI QUIÉ­NES LO GRA­BA­RON. SI AL­GÚN DÍA SE CON­SI­GUE, SE­GU­RA­MEN­TE EN­TEN­DE­RE­MOS MU­CHO MÁS DE LO QUE OCU­RRIÓ EN EL EGEO EN LA AN­TI­GÜE­DAD.

EN 1903, LAS PI­QUE­TAS HUR­GA­BAN al­re­de­dor de uno de los pa­la­cios mi­noi­cos de la is­la de Cre­ta, Fes­tos, al sur de es­ta ín­su­la grie­ga (que en­con­tes aún per­te­ne­cía al Im­pe­rio Oto­mano). Pe­ro el 3 de ju­lio de aquel año que­dó gra­ba­do pa­ra los ana­les de la ar­queo­lo­gía. Du­ran­te aque­lla jor­na­da, el ar­queó­lo­go ita­liano Luigi Per­nier dio con un dis­co de ar­ci­lla de pe­que­ño ta­ma­ño, de so­lo die­ci­séis cen­tí­me­tros de diá­me­tro. En él lla­ma­ban la aten­ción unas cu­rio­sas ins­crip­cio­nes en re­lie­ve y en es­pi­ral (des­de el bor­de ex­te­rior ha­cia el cen­tro) que pre­sen­ta­ba por am­bas ca­ras. Pe­ro lo más re­le­van­te era que ade­más ca­da uno de es­tos sig­nos se ins­cri­bió por se­pa­ra­do en la ar­ci­lla blan­da me­dian­te el em­pleo de ti­pos, es de­cir, que pa­ra ca­da uno fue pre­ci­so una es­pe­cie de se­llo que se gra­bó en la ar­ci­lla tier­na an­tes de su coc­ción.

Des­de es­te ha­llaz­go, el dis­co de Fes­tos se ha in­ten­ta­do com­pa­rar con otros ti­pos de es­cri­tu­ra je­ro­glí­fi­ca de las gran­des cul­tu­ras del mun­do an­ti­guo: Ana­to­lia, Egip­to y Orien­te Pró­xi­mo, pa­ra sa­ber su sig­ni­fi­ca­do. Tal era su par­ti­cu­la­ri­dad que to­dos los in­ten­tos de des­ci­frar­lo han si­do inú­ti­les.

No obs­tan­te, la pri­me­ra du­da no tar­dó en des­pe­jar­se rá­pi­da­men­te. Se da­tó en­tre los años 1700 y 1600 a. de C., lo que con­ver­tía aquel ob­je­to en el ejem­plo más re­le­van­te de la es­cri­tu­ra de épo­ca mi­noi­ca, la pri­me­ra ci­vi­li­za­ción que sur­gió en el Egeo

Bien es cier­to que en 1900, tres años an­tes, sir Art­hur Evans ha­bía en­con­tra­do en el pa­la­cio de Cno­sos, tam­bién en Cre­ta, ta­blas del mis­mo ma­te­rial con unos ca­rac­te­res pa­re­ci­dos. Pe­ro los sig­nos de Fes­tos eran muy dis­tin­tos, de nin­gún mo­do po­dían in­cluir­se en es­te gru­po. Ni tam­po­co en el lla­ma­do Li­neal B, el sis­te­ma usa­do pa­ra es­cri­bir el grie­go mi­cé­ni­co con pos­te­rio­ri­dad, en­tre 1600 y 1100 a. de C.

TEO­RÍAS VA­RIAS

La au­sen­cia de ves­ti­gios si­mi­la­res con los que pue­de com­pa­rar el tex­to del dis­co de Fes­tos ha de­ri­va­do en to­da cla­se de in­ter­pre­ta­cio­nes cien­tí­fi­cas. Pa­ra al­gu­nos his­to­ria­do­res po­dría tra­tar­se de un lis­ta­do mi­li­tar, mien­tras hay otras hi­pó­te­sis que plan­tean que po­dría tra­tar­se de un ca­len­da­rio as­tro­nó­mi­co; sin des­car­tar­se que po­dría ser un tex­to de es­cri­tu­ra hi­ti­ta, o de al­gu­na len­gua ana­tó­li­ca, no in­doeu­ro­pea, que ha­ble so­bre un rey y so­bre la cons­truc­ción de un pa­la­cio. Tam­bién que, al igual que mu­chas ta­bli­llas en­con­tra­das en el Me­di­te­rrá­neo orien­tal, sea una re­la­ción de bie­nes de uno de los pa­la­cios de Cre­ta. Al mar­gen de las di­ver­sas in­ter­pre­ta­cio­nes, y a fal­ta de una con­clu­sión acep­ta­ble aca­dé­mi­ca­men­te, la opi­nión más acep­ta­da en es­tos mo­men­tos es que po­dría tra­tar­se de un himno re­li­gio­so.

A fi­na­les del si­glo XX, la Na­cio­nal Geo­grap­hic So­ciety en­car­gó su des­ci­fra­mien­to a Ste­ven Ro­ger Fis­cher, que ha­bía re-

El dis­co ha­lla­do en 1903 pre­sen­ta 61 sig­nos, 31 en un la­do y 30 en el otro,

que con sus ex­ten­sio­nes pre­sen­tan 242 es­tam­pa­cio­nes.

suel­to exi­to­sa­men­te un enig­ma so­bre un an­ti­guo ma­nus­cri­to, lla­ma­do Ron­go­ron­go ha­lla­do en la is­la de Pas­cua. El lin­güis­ta neo­ze­lan­dés anun­ció ha­ber­lo lo­gra­do. Se­gún él, un frag­men­to del dis­co po­dría tra­du­cir­se así: “¡Es­cu­chad, aguas y tie­rra! ¡Gre­cia se en­fren­ta a una muer­te con­tra los bár­ba­ros! ¡Oíd to­dos! ¡Vo­so­tros, dio­ses de las aguas! ¡Es­cu­chad to­dos pue­de ser el fin de nues­tro mun­do…!” “¡Es­cu­chad, aguas y tie­rra!” “¡Gre­cia se en­fren­ta a muer­te!” Tam­bién di­jo ha­ber re­suel­to el mis­te­rio, en 1999, el lu­xem­bur­gués Jean Fau­cou­nau. Pe­ro en am­bos ca­sos la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca se man­tie­ne es­cép­ti­ca.

No obs­tam­te, todo aquel que vi­si­te el Mu­seo de Ar­queo­lo­gía de He­ra­clion, en Cre­ta, po­drá con­tem­plar es­te gran mis­te­rio de la An­ti­güe­dad. Y, con pa­cien­cia, con­tem­plar uno a uno los 61 sig­nos, 31 en un la­do y 30 en el otro, que tie­nen una ex­ten­sión de en­tre dos sím­bo­los (la pa­la­bra más cor­ta) y sie­te (la más lar­ga). En to­tal, 242 es­tam­pa­cio­nes. El vi­si­tan­te ten­drá asi­mis­mo op­ción de ha­cer vo­lar su ima­gi­na­ción… a la es­pe­ra de que a es­ta es­pe­cie de “pie­dra de Rosetta” le lle­gue su ho­ra, co­mo le lle­gó a la fa­mo­sa es­te­la egip­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.