Shan­gri-la

EL PA­RAÍ­SO PER­DI­DO DEL TÍ­BET

Clío especial - - EL SUMARIO -

¿QUÉ ES SHAN­GRI-LA? ¿DÓN­DE ES­TÁ? ¿CUÁN­DO SUR­GIÓ SU LE­YEN­DA? ¿ES UN LU­GAR SO­ÑA­DO POR LA LI­TE­RA­TU­RA O FUE UN PA­RAÍ­SO REAL? ¿QUI­ZÁ, SIM­PLE­MEN­TE, UNA UTO­PÍA? SON MU­CHAS LAS PRE­GUN TAS QUE RO­DEAN ES­TE MÁ­GI­CO TO­PÓ­NI­MO DES­DE QUE JA­MES HIL­TON ASE­GU­RA­SE HA­BER VIS­TO CON SUS PRO­PIOS OJOS LA EDÉ­NI­CA SHAN­GRI-LA EN LAS AL­TAS MON­TA­ÑAS DEL TÍ­BET Y LA DES­CRI­BIÓ EN HO­RI­ZON­TES PER­DI­DOS. NIN­GÚN OC­CI­DEN­TAL HA PO­DI­DO VOL­VER A ELLA.

EL RE­LA­TO ES CO­NO­CI­DO. En el año 1931, un pe­que­ño gru­po de bri­tá­ni­cos y nor­te­ame­ri­ca­nos se vio for­za­do a huir de Af­ga­nis­tán. Ha­bían con­se­gui­do es­ca­par en un avión, y vo­la­ban por en­ci­ma de la me­se­ta de Quin­hay, en el Tí­bet. A me­dio ca­mino, el pi­lo­to se vio obli­ga­do a ha­cer un ate­rri­za­je for­zo­so de­bi­do a la fal­ta de com­bus­ti­ble. Pu­die­ron sal­var sus vi­das, pe­ro de re­pen­te se en­con­tra­ron en me­dio de un pai­sa­je des­co­no­ci­do, ro­dea­dos de gi­gan­tes­cas mon­ta­ñas ne­va­das, sin ape­nas ví­ve­res. Pe­ro la suer­te les acom­pa­ña­ba, y cuan­do es­ta­ban al lí­mi­te de sus fuer­zas unos mon­jes ti­be­ta­nos los en­con­tra­ron y los aco­gie­ron en su casa. No se lo po­dían creer. Aque­llo era un ver­da­de­ro pa­raí­so. En el co­ra­zón de las al­tas mon­ta­ñas del Hi­ma­la­ya ha­bía un her­mo­sí­si­mo va­lle ro­dea­do de la­gos de aguas cris­ta­li­nas. Las gen­tes que allí vi­vían te­nían buen co­ra­zón, y con­vi­vían en to­tal ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za. Re­cu­pe­ra­dos, re­gre­sa­ron a sus ho­ga­res, pe­ro ja­más ol­vi­da­ron aque­lla ex­pe­rien­cia, aquel lu­gar re­mo­to que es­ta­ba a años luz de la ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal.

Tiem­po más tar­de in­ten­ta­ron re­gre­sar a es­te lu­gar. No pu­die­ron. Nun­ca vol­vie­ron a en­con­trar­lo. Ha­bían ol­vi­da­do el ca­mino, y en su me­mo­ria úni­ca­men­te ha­bía que­da­do gra­ba­do el nom­bre de aquel fas­ci­nan­te pa­raí­so: Shan­gri-la. Lue­go, uno de los in­te­gran­tes del gru­po es­cri­bió es­ta aven­tu­ra, y el to­pó­ni­mo Shan­gri-la en­tró a for­mar par­te del ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo… has­ta hoy.

UN ES­CE­NA­RIO DE NO­VE­LA

¿Era Shan­gri-la un lu­gar real o sim­ple­men­te fru­to de la ima­gi­na­ción de un es­cri­tor? La no­ve­la en cues­tión que cuen­ta es­te re­la­to fue Ho­ri­zon­tes per­di­dos, pu­bli­ca­da en 1933, y su au­tor el di­plo­má­ti­co bri­tá­ni­co Ja­mes Hil­ton. No so­lo se con­vir­tió rá­pi­da­men­te en un bes­tsé­ller, sino que su fa­ma se acre­cen­tó des­pués de que en 1937 se con­vir­tie­se en una pe­lí­cu­la fir­ma­da por Frank Ca­pra. A par­tir de en­ton­ces, tro­ta­mun­dos y aven­tu­re­ros se lan­za­ron a la bús­que­da de aque­lla ciu­dad per­di­da del Hi­ma­la­ya, que so­lo unos po­cos oc­ci­den­ta­les, se su­po­ne, ha­bían vis­to y que na­die sa­bía si­tuar en un ma­pa, ni si­quie­ra de for­ma apro­xi­ma­da. Al­gu­nos pro­ba­ron en la In­dia, otros en Ne­pal y en Chi­na.

Pa­sa­ron los años y na­die con­se­guía lo­ca­li­zar Shan­gri-la. Al me­nos has­ta 1997, cuan­do un equi­po de ex­per­tos in­ves­ti­gó so­bre el te­ma, y jun­to a las au­to­ri­da­des de Zhon­diang, un dis­tri­ti­to en el cen­tro de la pre­fec­tu­ra au­tó­no­ma de la pro­vin­cia chi­na de Yun­nan, anun­cia­ron al mun­do la gran no­ti­cia: ha­bían da­do con Shan­gri-la. Y así pa­re­cía ser: su po­bla­ción era ti­be­ta­na y, ade­más, más del ochen­ta por cien­to de los en­cla­ves des­cri­tos en la no­ve­la de Hil­ton po­dían re­la­cio­nar­se con al­gún lu­gar real de di­cha pro­vin­cia. Allí, jun­to a dos gi­gan­tes-

cas mo­les ro­co­sas, las mon­ta­ñas ne­va­das de Mei­li, se si­tua­ban ban dos gla­cia­res de los cua­les ma­na­ba una es­pec­ta­cu­lar cas­ca­da de cen­te­na­res de me­tros de caí­da; los la­gos de la me­se­ta, en­tre ellos el Bi Ta Hai y el Na­pa, pa­re­cían, co­mo en la no­ve­la, es­pe­jos y es­me­ral­das di­vi­sa­dos des­de la dis­tan­cia, y los ha­bi­tan­tes del lu­gar con­vi­vían en ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za. El ai­re era lim­pio y fres­co, y el di­fí­cil ac­ce­so con­ser­va­ba vir­gen la cul­tu­ra de sus mo­ra­do­res, una ma­ne­ra dde en­teen­ten­derd lla vi­dad co­ti­dia­nad an­cla­da en el tiem­po du­ran­te si­glos. ¿Era ese el Shan­gri-la des­cri­to en la obra del di­plo­má­ti­co bri­tán­co Ja­mes Hil­ton? Tal vez. En cual­quier ca­so, es­tu­vie­sen don­de es­tu­vie­sen Hil­ton y sus com­pa­ñe­ros, an­te aquel pa­raí­so lla­ma­do Shan­gri-la, “una con­te­ni­da emo­ción lle­va­ba la mi­ra­da de los le­ves te­chos azu­les has­ta la tre­men­da mo­le gris de la ro­ca”.

FO­TO­GRA­MA DEL FILM de Frank Ca­pra (1937) que des­cri­be Shan­gri-la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.