El Do­ra­do

EL AU­TÉN­TI­CO O "SUE­ÑO AME­RI­CANO" RI­CANO"

Clío especial - - EL SUMARIO -

LA BÚS­QUE­DA DE EL DORADODO FUE UNA CONS­TAN­TE DU­RAN­TEE LA CON­QUIS­TA DE AMÉ­RI­CA. ¿MI­TO, FAN­TA­SÍA, LE­YEN­DA...? EN CUAL­QUIER CA­SO, ES CIER­TO QUE OCUL­TA­BA LTABA UNA REALI­DAD, LA ENORMEE RI­QUE­ZA CUL­TU­RAL QUE PO­SEÍAN LA­SAS CUL­TU­RAS PREHIS­PÁ­NI­CAS QUE HABITARONTARON LA AC­TUAL CO­LOM­BIA.

DUN TE­SO­RO BA­JO UN LA­GO

ECENAS DE AVEN­TU­RE­ROS, OS, es­pa­ño­les y de otras na­cio­na­li­da­des, per­die­ro­ne­ron la vi­da a cau­sa del ham­bre, las fie­bres o sim­ple­ment em­ple­men­te el ago­ta-ago­ta­mien­to, mien­tras in­ten­ta­ba­nan ha­cer reali­dad el ma­yor sue­ño de los con­quis­ta­do­res de Amé­ri­ca: en­con­trar El Do­ra­do. Nin­guno dio con él, pe­ro el cos­te de aque­llos in­ten­tos fue de­vas­ta­dor, e in­clu­yó la des­apa­ri­ci óne­sa­pa­ri­ción de la cul-cul­tu­ra chib­cha, si­tua­da al nor­te de la ac­tua­lual Co­lom­bia.

Una de es­tas aven­tu­ras tu­vo lu­gar enn 1536, cuan­do al­re-al­re­de­dor de no­ve­cien­tos es­pa­ño­les par­tie­ron­ron de San­ta Marta, al no­roes­te de Co­lom­bia, con un ob­je­ti­vo­ti­vo cla­ro: se­guir el río Mag­da­le­na y ha­llar una nue­va ru­taa ha­cia Pe­rú a tra­vés de los An­des. El gru­po es­ta­ba li­de­ra­doo por un gra­na­dino, Gon­za­lo Ji­mé­nez de Que­sa­da, vi­ce­go­ber­nad or­ber­na­dor de la pro-pro­vin­cia. Tras un año en­te­ro de pe­na­li­da­de sda­des y su­fri­mien­to, con­si­guie­ron des­cu­brir la me­se­ta de Cun­di­na­mar­ca. Los dos­cien­tos hom­bres que ha­bían lo­gra­doo so­bre­vi­vir ha­lla­ron allí una ri­ca y prós­pe­ra cul­tu­ra, la de los chib­cas, y bau­ti-bau­ti­za­ron la zo­na co­mo Nue­va Gra­na­da. Lle­ga­do­se­ga­dos a es­te pun­to, el si­guien­te ob­je­ti­vo de la ex­pe­di­ción re­sul­ta­ba aún más evi­den­te: des­cu­brir el se­cre­to del oro de los chib­cas.

El ori­gen de di­cho su­pues­to te­so­ro y de la le­yen­da que lo ro­dea hay que bus­car­lo mu­cho an­tes de la lle­ga­da de los es­pa­ño­les al Nue­vo Mun­do. En una an­ti­gua le­yen­da se­gún la cual exis­te un lu­gar don­de se acu­mu­la­ba una in­creí­ble can­ti­dad de oro y pie­dras pre­cio­sas. Du­ran­te lar­go tiem­po, Ji­mé­nez de Que­sa­da y el res­to de ex­pe­di­cio­na­rios es­tu­vie­ron per­di­dos, has­ta que un día, ca­sual­men­te, un an­ciano les re­la­tó una cu­rio­sa his­to­ria. To­dos los años, un je­fe in­dio, el ca­ci­que lo­cal, cu­bría su cuer­po con pol­vo de oro, y tam­bién una bal­sa car­ga­da con ob­je­tos de oro y es­me­ral­das. So­bre ella, y una vez en el in­te­rior de una la­gu­na, pro­ta­go­ni­za­ba una ofren­da a los dio­ses. En pri­mer lu­gar arro­ja­ba al agua la va­lio­sa mer­can­cía y, a con­ti­nua-con­ti­nua­ción, se su­mer­gía él mis­mo en el agua. Fue­se cier­ta o no, la his­to­ria de aquel hom­bre trans­for­mó El Do­ra­do en la le­yen­da más po­pu­lar del nue­vo con­ti­nen­te.

En 1540, Her­nán Ji­mé­nez de Que­sa­da, her­mano del con­quis­ta­dor de Nue­va Gra­na­da, fue quien dio con el mis­te­rio­so la­go, el Gua­ta­vi­ta. Man­dó desecar­lo, pe­ro so­lo se pu­do re­du­cir su ni­vel unos tres me­tros. Aubn así, sa­lie­ron a la luz en­tre 3.000 y 4.000 pie­zas de oro. Sin em­bar­go, no pu­die­ron ac­ce­der al res­to del fa­bu­lo­so te­so­ro que se su­po­nía re­po­sa­ba en el fon­do.

Un año des­pués de aquel in­ten­to, el her­mano de otro cé­le­bre con­quis­ta­dor, Gon­za­lo Pi­za­rro, li­de­ró otra ex­pe­di­ción en la que par­ti­ci­pa­ría Fran­cis­co de Ore­lla­na, pe­ro tam­po­co ellos en­con­tra­ron El Do­ra­do. Pi­za­rro aban­do­nó el in­ten­to, pe­ro Ore­lla­na per­sis­tió y en el ca­mino des­cu­brió el Ama­zo­nas, el ma­yor río del Pla­ne­ta.

Aún ha­bría otras ex­pe­di­cio­nes, co­mo la de 1560 en­ca­be­za­da por Pe­dro de Ur­súa, quien mu­rió ase­si­na­do por al­gu­nos ex­pe­di­cio­na­rios, en­tre ellos Lo­pe de Agui­rre.

Hu­bie­ron, asi­mis­mo, más ten­ta­ti­vas de va­ciar el la­go. En 1580, la de un co­mer­cian­te de Bo­go­tá que ex­ca­vó un ca­nal. Aun­que no lo lo­gró, el ni­vel del agua ba­jó en esa oca­sión has­ta vvein­te me­tros, y pu­do ha­cer­se con al­gu­nas pie­zas de oro y es­me­ral­da. Y ya en la pri­me­ra dé­ca­da del si­glo XX, lle­ga­ron al Gua­ta­vi­ta unos in­gle­ses con bom­bas gi­gan­tes. Aun­que esa vez sí tu­vie­ron éxi­to, el lo­do del fon­do era tan im­pe­ne­tra­ble que les re­sul­tó im­po­si­ble se­guir avan­zan­do. Eso sí; se hi­cie­ron con unos 10.000 ob­je­tos de oro. En la dé­ca­da si­guien­te pro­bó suer­te el avia­dor nor­te­ame­ri­cano Ja­mes An­gel. Co­mo en el ca­so de Ore­lla­na, triun­fó con su aven­tu­ra, pe­ro no gracias a El Do­ra­do, sino por des­cu­brir el sal­to de agua más gran­de del mun­do, el Sal­to del Ángel, en la ac­tual Ve­ne­zue­la.

En los años se­sen­ta hu­bo otra ex­pe­di­ción, del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del Pe­rú. Se des­pla­za­ron al río Uru­bam­ba, don­de se en­con­tra­ba el te­so­ro se­gún los cro­nis­tas del si­glo XVII, pa­ra ter­mi­nar per­dién­do­se en la in­trin­ca­da sel­va. Un año más tar­de, uno de los ar­queó­lo­gos del equi­po apa­re­ció, to­tal­men­te ex­haus­to, cer­ca de Cuz­co. Afir­ma­ba no re­cor­dar na­da de lo que les ha­bía su­ce­di­do. Más ma­de­ra pa­ra ali­men­tar la le­yen­da.

Fi­nal­men­te, el Go­bierno co­lom­biano de­ci­dió otor­gar al la­go Gua­ta­vi­ta la ca­te­go­ría de Si­tio His­tó­ri­co, pro­tec­ción que im­pe­día que hu­bie­sen más in­ten­tos pa­ra desecar­lo. Sin em­bar­go, po­co des­pués se ha­lló una nue­va es­cul­tu­ra de oro que re­pro­du­cía la an­ti­gua ce­re­mo­nia del ca­ci­que so­bre una bal­sa. Pro­ba­ble­men­te, gracias a ella hoy se­gui­mos ha­blan­do de El Do­ra­do y tal vez al­gún día al­guien se lan­ce, una vez más, a la aven­tu­ra de en­con­trar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.