SCHLIE­MANN, EL GRAN IM­PUL­SOR DE HI­SAR­LIK

Clío especial - - ARQUEOLOGÍA DE AYER -

PO­COS PER­SO­NA­JES EN EL MUN­DO de la ar­queo­lo­gía han ge­ne­ra­do tan­ta po­lé­mi­ca co­mo Hein­rich Schlie­mann (18221890), que an­tes que ar­queó­lo­go fue agen­te de cam­bio y bol­sa en Ru­sia, bus­ca­dor de oro en Ca­li­for­nia, tra­fi­can­te de ar­mas en Cri­mea, agen­te in­mo­bi­lia­rio en Pa­rís, in­ver­sor en los fe­rro­ca­rri­les en Cu­ba.

Con el di­ne­ro que ga­nó pu­do de­di­car­se a ha­cer reali­dad sus sue­ños, co­mo ser ar­queó­lo­go en Gre­cia y Tur­quía, e in­ten­tar de­mos­trar que lo que es­cri­bió Ho­me­ro fue cier­to. Cumplidos los 40 años de ma­tri­cu­ló en La Sor­bo­na, y tras un en­cuen­tro con Frank Cal­vert de­ci­dió bus­car la mí­ti­ca Tro­ya en la co­li­na de Hi­sar­lik, en Ana­to­lia, a las puer­tas del es­tre­cho de los Dar­da­ne­los. La pri­me­ra cam­pa­ña de ex­ca­va­ción co­men­zó en abril de 1870, y los años si­guien­tes pro­mo­vió otras cam­pa­ñas has­ta que en ma­yo de 1873 en­con­tró el de­no­mi­na­do "Te­so­ro de Pría­mo".

Hoy las ex­ca­va­cio­nes rea­li­za­das por Schlie­mann, no ad­mi­ten, des­de el pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co, de­fen­sa al­gu­na: tra­zó una in­men­sa trin­che­ra, que aún se pue­de ver en el ya­ci­mien­to, re­vol­vió to­ne­la­das de ma­te­rial y arra­só cuan­to se le an­to­jó con el fin de lo­ca­li­zar el es­tra­to don­de se su­po­ne de­bía es­tar la Tro­ya mí­ti­ca. Pe­ro es cier­to que na­die ha con­fia­do más en en­con­trar Tro­ya que el pro­pio Schlie­mann. Tam­bién es con­tra­dic­to­rio el re­la­to de có­mo en­con­tró el lla­ma­do “te­so­ro de Pría­mo” en Hi­sar­lik. Com­pues­to de va­rios ma­te­ria­les pre­cio­sos y rea­li­za­do por or­fe­bres con in­fluen­cias orien­ta­les, no pue­de de­mos­trar­se con cer­te­za que fue­ra lo­ca­li­za­do en el ya­ci­mien­to. Lue­go, más tar­de, fue sa­ca­do de con­tra­ban­do de Tur­quía (fue obli­ga­do a pa­gar una mul­ta), y fi­nal­men­te ce­di­do a un mu­seo de Ber­lín. Allí per­ma­ne­ció ex­pues­to has­ta el fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, cuan­do el Ejér­ci­to Ro­jo lo hi­zo des­apa­re­cer en abril de 1945. Fi­nal­men­te, en el año 1993, las au­to­ri­da­des ru­sas re­co­no­cie­ron que se en­con­tra­ba en el Mu­seo Push­kin de Be­llas Ar­tes de Mos­cú, don­de pue­de ver­se en la ac­tua­li­dad.

FO­TOS DE FI­NA­LES DEL XIX de las al­ha­jas que Schlie­mann sa­có de Hi­sar­lik, fe­cha­das en torno al 2500 a. de C.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.