UN CA­RRO PA­RA VIA­JAR A LA OTRA VI­DA

Clío especial - - ARQUEOLOGÍA DE HOY -

PA­RA TRAS­LA­DAR EL CUER­PO sin vi­da des­de Ba­bi­lo­nia a su Gre­cia na­tal, don­de de­bía ser en­te­rra­do, se di­se­ñó un enor­me ca­rro que pre­ten­día ser un re­fle­jo de la pro­pia vi­da de Ale­jan­dro Magno. El his­to­ria­dor grie­go Dio­do­ro de Si­ci­lia ofre­ce una pre­cio­sa des­crip­ción del ca­ta­fal­co que de­bía acom­pa­ñar al rey a su des­can­so eterno. Pa­re­ce in­clu­so que, mien­tras sus ge­ne­ra­les se dispu­taban el destino del im­pe­rio, en lo úni­co que se pu­sie­ron de acuer­do fue en que el ca­rrua­je de­bía de­jar un re­cuer­do im­pe­re­ce­de­ro en la his­to­ria. En pri­mer lu­gar, la mo­mia de Ale­jan­dro fue co­lo­ca­da en un fé­re­tro de oro. El cuer­po fue ba­ña­do en las es­pe­cias más va­lo­ra­das y cu­bier­to de pa­ño con mo­ti­vos áu­reos. En ca­da es­qui­na del ca­rro ha­bían es­ta­tuas de la dio­sa grie­ga de la vic­to­ria, Ni­ké, tam­bién he­chas del pre­cia­do me­tal. Di­ver­sos ador­nos com­ple­ta­ban la par­te su­pe­rior del sun­tuo­so ca­rro­ma­to. En los la­te­ra­les se re­pre­sen­ta­ron los triun­fos de Ale­jan­dro Magno y a es­te acom­pa­ña­do de sus guar­dias per­sas y ma­ce­do­nios. Tam­bién ha­bía imá­ge­nes de su fa­mo­sa ca­ba­lle­ría, así co­mo de la flo­ta y de una es­pec­ta­cu­lar for­ma­ción de ele­fan­tes de gue­rra in­dios. Las rue­das te­nían fi­gu­ras de enor­mes ca­be­zas de leo­nes cu­yos dien­tes sos­te­nían lan­zas. El ta­ma­ño del ca­rrua­je era tal que, se­gún Dio­do­ro, ha­cían fal­ta 64 mu­las pa­ra ti­rar­lo. Ca­da uno de los ani­ma­les lle­va­ba una co­ro­na de oro y un co­llar de ge­mas. El sar­có­fa­go se co­lo­có en un tem­ple­te grie­go do­ra­do. La en­tra­da es­ta­ba pre­si­di­da por dos leo­nes pro­pios de la ico­no­gra­fía per­sa. Una ma­lla de hi­lo de oro cu­bría el es­pa­cio en­tre las co­lum­nas del tem­ple­te. Sin du­da, la ima­gen del con­jun­to de­bió ser al­go inol­vi­da­ble, una mues­tra de las ri­que­zas que ha­bía con­se­gui­do Ale­jan­dro con sus con­quis­tas. Su fu­sión de ico­no­gra­fía per­sa y grie­ga sim­bo­li­za­ba el im­pe­rio mul­ti­cul­tu­ral que ha­bía fun­da­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.