EL SAR­CÓ­FA­GO DE ES­TAM­BUL

Clío especial - - ARQUEOLOGÍA DE HOY -

UN AN­TI­CUA­RIO TUR­CO, Osman Ham­di Bey, lle­vó a ca­bo unas ex­ca­va­cio­nes en el ce­men­te­rio real de la ciu­dad li­ba­ne­sa de Si­dón. Allí en­con­tró lu­jo­sos sar­có­fa­gos de már­mol per­te­ne­cien­tes a aris­tó­cra­tas de la épo­ca he­le­nís­ti­ca. Uno de ellos lla­mó su aten­ción por los gra­ba­dos que re­pre­sen­ta­ban ba­ta­llas de Ale­jan­dro Magno. Bey en se­gui­da lo iden­ti­fi­có co­mo la tum­ba del emperador. Ade­más, el sar­có­fa­go ha­bía si­do ha­lla­do en una lu­jo­sa tum­ba que des­ta­ca­ba en­tre las de­más. La pie­za fue lle­va­da a la ciu­dad de Es­tam­bul, don­de fue ex­pues­ta con or­gu­llo por las au­to­ri­da­des oto­ma­nas, en lo que re­pre­sen­tó una mues­tra más de la uni­ver­sa­li­dad del mi­to. La ar­queó­lo­ga in­gle­sa Ger­tru­de Bell que­dó fas­ci­na­da al con­tem­plar los gra­ba­dos y apo­yó las teo­rías de Osman Ham­di Bey. Pe­ro es­tas su­po­si­cio­nes es­ta­ban ba­sa­das más en la fan­ta­sía que en la reali­dad. Di­fe­ren­tes es­tu­dios pos­te­rio­res de la tum­ba de Si­dón de­mos­tra­ron que per­te­ne­cía al rey fe­ni­cio Ab­da­lo­nio. Es­te mo­nar­ca ha­bía si­do alia­do de Ale­jan­dro, quien lo ayu­dó a ocu­par el trono, por lo que, se­gún pa­re­ce, Ab­da­lo­nio de­ci­dió ren­dir­le ho­me­na­je en su tum­ba plas­man­do las vic­to­rias del Magno en su pro­pio se­pul­cro. El ci­ta­do sar­có­fa­go es­tá hoy ex­pues­to en el Mu­seo de An­ti­güe­da­des de Es­tam­bul.

EL AN­TI­CUA­RIO OSMAN HAM­DI BEY iden­ti­fi­có uno de los sar­có­fa­gos ha­lla­dos en Si­dón (Lí­bano) co­mo el de Ale­jan­dro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.