Un via­je via­je­ro:

He­yer­dahl. He­yer­dah El an­tro­pó­lo­go in­com­pren­di­do de la “Kon-ti­ki”, An­to­nio G G. Itur­be.

Clío especial - - EL SUMARIO - AN­TO­NIO G. ITUR­BE Es­cri­tor y pe­rio­dis­ta.

THOR HE­YER­DAHL ATRA­VE­SÓ LOS OCÉA­NOS EN EM­BAR­CA­CIO­NES RU­DI­MEN­TA­RIAS PA­RA DE­MOS­TRAR SUS TEO­RÍAS MI­GRA­TO­RIAS, SE FUE A VI­VIR A LOS MARES DEL SUR PA­RA DO­CU­MEN­TAR SUS ES­TU­DIOS Y LE­VAN­TÓ A PUL­SO MOAIS DE TREIN­TA TO­NE­LA­DAS CON EL FIN DE EX­PLI­CAR LAS TÉC­NI­CAS EM­PLEA­DAS POR LOS NA­TI­VOS DE LA IS­LA DE PAS­CUA. SIN EM­BAR­GO, SU AVEN­TU­RA MÁS RE­COR­DA­DA FUE LA TRA­VE­SÍA DE 8.000 KI­LÓ­ME­TROS A BOR­DO DE LA “KON-TI­KI”, CON LA QUE CRU­ZÓ EL PA­CÍ­FI­CO.

LOS AN­TRO­PÓ­LO­GOS más or­to­do­xos si­guen re­ga­teán­do­le el es­ta­tus aca­dé­mi­co, pe­ro lo que na­die pue­de ne­gar­le a Thor He­yer­dahl (1914-2002) es su in­gen­te la­bor de do­cu­men­ta­ción so­bre las téc­ni­cas mi­le­na­rias de na­ve­ga­ción, su pa­pel de pio­ne­ro en la lu­cha por la con­ser­va­ción del pla­ne­ta y el es­fuer­zo pa­ra dar a co­no­cer las cul­tu­ras an­ti­guas a tra­vés de sus li­bros di­vul­ga­ti­vos, tra­du­ci­dos a 65 idio­mas.

UN NO­RUE­GO IN­QUIE­TO

Thor He­yer­dahl na­ció en la con­for­ta­ble ciu­dad de Lar­vik, a 130 ki­ló­me­tros de Os­lo, y tu­vo una in­fan­cia plá­ci­da co­mo hi­jo del pro­pie­ta­rio de la fá­bri­ca de cer­ve­za de la lo­ca­li­dad. Sin em­bar­go, ya des­de jo­ven le gus­tó pe­ne­trar en los bos­ques de los al­re­de­do­res y va­gar por las monta­ñas de Trond­heim. Com­ba­tía su ti­mi­dez y su mie­do a la vi­da ur­ba­na de Os­lo, don­de fue a es­tu­diar Zoo­lo­gía, desafian­do ries­gos en la mon­ta­ña. A los 18 años era un ex­per­to en ha­cer no­che en los pi­cos más helados y cons­truía iglús cor­tan­do blo­ques de hie­lo. Sus ami­gos pen­sa­ron que se es­ta­ba pre­pa­ran­do pa­ra con­ver­tir­se en un ex­plo­ra­dor po­lar, pe­ro su fas­ci­na­ción por la teo­ría dar­wi­nia­na de la evo­lu­ción de las es­pe­cies lo lle­vó a fi­jar­se otra me­ta. Tras su via­je al­re­de­dor del mun­do a bor­do del Bea­gle, Dar­win ha­bía ex­pli­ca­do mu­chas co­sas, pe­ro lo que no con­tó fue có­mo cier­tas es­pe­cies ve­ge­ta­les ha­bían lle­ga­do has­ta is­las co­mo las Mar­que­sas, ais­la­das en me­dio del océano Pa­cí­fi­co. Se­gún el pres­ti­gio­so bo­tá­ni­co bri­tá­ni­co F.B.M. Brown, se tra­ta­ba de plan­tas ori­gi­na­rias de Amé­ri­ca del Sur y su pre­sen­cia allí so­lo po­día ex­pli­car­se por la in­ter­ven­ción del hom­bre. Sin em­bar­go, to­das las teo­rías et­no­grá­fi­cas afir­ma­ban que las mi­gra­cio­nes hu­ma­nas a los Mares del Sur pro­ce­dían ex­clu­si­va­men­te del oes­te y que era im­po­si­ble que sus po­bla­do­res hu­bie­ran lle­ga­do des­de Su­da­mé­ri­ca (si­tua­da al es­te). He­yer­dahl em­pe­zó a in­tere­sar­se por los fe­nó­me­nos mi­gra­to­rios y pu­so en du­da la su­pues­ta in­via­bi­li­dad de la lle­ga­da de sud­ame­ri­ca­nos a las is­las de los Mares del Sur.

LOS MARES DEL SUR

Al aca­bar sus es­tu­dios se ca­só con Liv, una mu­cha­cha de su pue­blo de cla­se aco­mo­da­da. La pa­re­ja eli­gió una inusi­ta­da ma­ne­ra de in­cor­po­rar­se a la vi­da adul­ta: mar­char­se a Ocea­nía pa­ra si­tuar su re­si­den­cia en una re­mo­ta is­la del océano Pa­cí­fi­co lla­ma­da Fa­tu Hi­va. Allí los ha­bi­tan­tes de más edad le con­ta­ron le­yen­das tra­di­cio­na­les que fue­ron ali­men­tan­do su hi­pó­te­sis de que los an­ces­tros de los ha­bi- tan­tes de Ocea­nía pro­ce­dían de Su­da­mé­ri­ca. Pe­ro, aun­que aque­lla es­tan­cia en una is­la pa­ra­di­sía­ca tu­vo momentos fe­li­ces (po­de­mos ver­los en al­gu­nas fo­to­gra­fías ba­ñán­do­se en ríos vir­gi­na­les ro­dea­dos de pal­me­ras), tu­vie­ron que mar­char­se con cier­ta amar­gu­ra. En Fa­tu Hi­va (obra pu­bli­ca­da en cas­te­llano por la edi­to­rial Ju­ven­tud), re­la­ta de ma­ne­ra por­me­no­ri­za­da su aven­tu­ra. En 1938, la úni­ca op­ción pa­ra lle­gar has­ta allí era to­mar un bar­co con des­tino a Tahi­tí que sa­lía una vez al mes des­de Mar­se­lla. En Tahi­tí, mien­tras es­pe­ra­ban al­gún car­gue­ro que los lle­va­se has­ta el ar­chi­pié­la­go de las Mar­que­sas, apro­ve­cha­ron pa­ra visitar a Te­riie­roo, el más po­de­ro­so de los die­ci­sie­te je­fes de la is­la. Du­ran­te cua­tro se­ma­nas, fue­ron sus in­vi­ta­dos de ho­nor, y He­yer­dahl apren­dió a ha­cer dos co­sas fun­da­men­ta­les: a su­bir­se a las pal­me­ras co­co­te­ras y a na­dar, es­to úl­ti­mo de ma­ne­ra in­vo­lun­ta­ria, al caer­se a una po­za del río Pa­pe­ne y te­ner que sa­lir por sus pro­pios me­dios. Fi­nal­men­te, zar­pa­ron con una go­le­ta cu­yo ca­pi­tán, al de­jar­los cer­ca de la pla­ya de la is­la de Fa­tu Hi­va, les di­jo que tal vez vol­ve­ría a pa­sar por allí al ca­bo de un año. Vi­vie­ron momentos ex­tra­or­di­na­rios, con­tem­plan­do las pues­tas de sol en la pla­ya, pes­can­do y pa­sean­do su amor por una is­la be­llí­si­ma. Pe­ro, cuan­do ter­mi­nó la épo­ca se­ca,

Or­de­nan­do sus no­tas so­bre Po­li­ne­sia se dio cuen­ta que la Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca (Ca­na­dá) es­tá ba­ña­da por una co­rrien­te que la une con Fi­li­pi­nas.

con la llu­via lle­ga­ron tam­bién olea­das de mos­qui­tos: “Ex­pe­ri­men­té el in­fierno en el edén cuan­do vi a Liv re­vol­cán­do­se por el sue­lo de la ca­ba­ña de bam­bú, ja­dean­te de do­lor y cu­bier­ta de mos­qui­tos. Na­die pue­de hoy día so­bre­vi­vir en el pa­raí­so de una is­la del Pa­cí­fi­co sin una mos­qui­te­ra”. El ace­cho de gra­ves en­fer­me­da­des en­dé­mi­cas y las di­fi­cul­ta­des de adap­ta­ción (lle­ga­ron a pa­sar ham­bre) ter­mi­na­ron por ha­cer­los vol­ver a No­rue­ga.

LA­PO­NIA EN GUE­RRA

A su re­torno de Ocea­nía, He­yer­dahl com­pró una mo­des­ta ca­ba­ña de ma­de­ra en las monta­ñas que ro­dean la ciu­dad de Li­lleham­mer. Es­cri­bió allí Fa­tu Hi­va y or­de­nó sus no­tas et­no­grá­fi­cas so­bre Po­li­ne­sia pa­ra tra­tar de de­ter­mi­nar el lu­gar de ori­gen de los po­bla­do­res de las is­las. Se per­ca­tó de que, en los es­tu­dios ca­nó­ni­cos, no se te­nía en cuen­ta que un ex­tre­mo de Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca (Ca­na­dá), don­de vi­ven po­bla­cio­nes asi­mi­la­bles a las de las is­las de la Po­li­ne­sia, es­tá ba­ña­do por una co­rrien­te ma­rí­ti­ma que la co­nec­ta con Fi­li­pi­nas. Y has­ta allí se fue con Liv y con su pri­mer hi­jo pa­ra ins­ta­lar­se y po­der in­da­gar so­bre el te­rreno, en la Uni­ver­si­dad de Van­cou­ver y en­tre las mis­mas tri­bus. Su si­tua­ción fi­nan­cie­ra no era bo­yan­te; Liv vol­vía a es­tar em­ba­ra­za­da y con el pro­duc­to de los ar­tícu­los que Thor iba pu­bli­can­do en re­vis­tas co­mo In­ter­na­tio­nal Scien­ce o Na­tio­nal Geo­grap­hic no les al­can­za­ba. He­yer­dahl trabajó co­mo obre­ro en una fá­bri­ca de las monta­ñas, car­gan­do sa­cos de ce­men­to o lim­pian­do cis­ter­nas tó­xi­cas.

Por esa épo­ca, con la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial desata­da en Eu­ro­pa, No­rue­ga fue in­va­di­da por el Ejér­ci­to de Hitler. He­yer­dahl se di­ri­gió en­ton­ces al Con­su­la­do de No­rue­ga y se alis­tó co­mo vo­lun­ta­rio pa­ra lu­char en su país, o en lo que que­da­ba de él. Reali­zó un via­je al Ca­bo Nor­te no­rue­go, que nun­ca an­tes ha­bía vi­si­ta­do y, sin du­da, ja­más pu­do pen­sar que lo ha­ría en se­me­jan­tes cir­cuns­tan­cias: co­mo sar­gen­to del Ejér­ci­to no­rue­go (ter­mi­nó la gue­rra con gra­do de te­nien­te), bajo el co­man­da­mien­to mi­li­tar ru­so, que man­te­nía abier­to el fren­te de Fin­lan­dia con­tra las tro­pas ale­ma­nas.

Exis­te un ma­len­ten­di­do en torno a la ad­he­sión de los no­rue­gos a la cau­sa ale­ma­na. Que los na­zis pu­sie­ran un Go­bier- no tí­te­re du­ran­te la ocu­pa­ción (co­mo hi­cie­ron en Fran­cia) no quie­re de­cir que los no­rue­gos no pe­lea­ran du­ra­men­te con­tra los ejér­ci­tos del Ter­cer Reich. En el li­bro de Jean Ma­bi­re La ba­ta­lla de Nar­vik (Ine­di­ta ed.) se ex­pli­ca el es­fuer­zo de las tro­pas no­rue­gas que com­ba­tie­ron jun­to a po­la­cos y bri­tá­ni­cos pa­ra ha­cer fren­te, a cua­ren­ta gra­dos bajo ce­ro, al re­gi­mien­to de ca­za­do­res de mon­ta­ña ale­ma­nes y aus­tría­cos des­ple­ga­dos en La­po­nia. He­yer­dahl tam­bién su­frió en sus car­nes los ri­go­res del cli­ma de la zo­na de Kir­ke­nes y se la­men­ta­ba en sus me­mo­rias de no po­der sa­bo­rear la be­lle­za de la re­gión de Ca­bo Nor­te, al en­con­trar­se en­tre ciu­da­des de­rrui­das y bos­ques cal­ci­na­dos por la es­tra­te­gia de tie­rra que­ma­da que se­guían los ale­ma­nes.

Un ofi­cial no­rue­go Tors­tein Raaby es­tu­vo diez me­ses es­con­di­do en me­dio de las lí­neas ale­ma­nas enviando in­for­mes dia­rios con un pe­que­ño trans­mi­sor so­bre los mo­vi­mien­tos del úl­ti­mo gran aco­ra­za­do alemán, el Tir­pitz, es­con­di­do en­tre los fior­dos. Sus co­mu­ni­ca­cio­nes sir­vie­ron pa­ra que las fuer­zas aé­reas alia­das pu­die­ran lo­ca­li­zar­lo en el mo­men­to

El 7 de agos­to de 1947 lle­gó a las pla­yas de Ra­roia (en la Po­li­ne­sia fran­ce­sa) con una bal­sa tras par­tir de El Ca­llao (Pe­rú) el 28 de abril.

pre­ci­so y hun­dir­lo, por lo que Raaby fue con­de­co­ra­do. Jun­to con otros dos es­for­za­dos com­ba­tien­tes del gru­po no­rue­go de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, Raaby se em­bar­ca­ría un par de años des­pués con su com­pa­ñe­ro y ami­go Thor He­yer­dahl en una aven­tu­ra mu­cho más pa­cí­fi­ca a bor­do de una bal­sa de tron­cos.

AVEN­TU­RA EN LA “KON-TI­KI”

Tras la gue­rra, He­yer­dahl vol­vió a la ta­rea. En es­ta épo­ca se se­pa­ró de su pri­me­ra mu­jer, que pre­fi­rió vi­vir con un mi­llo­na­rio no­rue­go que le ofre­cía una re­la­ción más es­ta­ble que el in­quie­to He­yer­dahl, quien pa­ra en­ton­ces se dis­po­nía a de­mos­trar que era po­si­ble que la úl­ti­ma gran ola mi­gra­to­ria a los Mares del Sur, ha­cia el si­glo XII de nues­tra era, se pro­du­je­ra des­de Su­da­mé­ri­ca. He­yer­dahl pen­sa­ba que el dios Ti­ki del que ha­bla­ban las le­yen­das de los Mares del Sur era el mis­mo Ko­nTi­ki que ha­bría hui­do de la zo­na del Ti­tica­ca por la pre­sión de los an­te­pa­sa­dos de los in­cas, que lle­ga­ron be­li­co­sa­men­te a la re­gión y ex­pul­sa­ron de allí a los hom­bres bar­bu­dos. Se­gún su hi­pó­te­sis, Kon-Ti­ki, al man­do de una ex­pe­di­ción, ha­bría atra- ve­sa­do el océano pa­ra lle­gar a los Mares del Sur, lo que ex­pli­ca­ría las coin­ci­den­cias ri­tua­les de un la­do y otro del océano o las si­mi­li­tu­des en­tre cier­tas cons­truc­cio­nes de Tihaua­na­co (Bo­li­via) y las de mu­chas is­las po­li­ne­sias. Pe­ro es­ta teo­ría era des­car­ta­da por los más repu­tados an­tro­pó­lo­gos. Los es­pe­cia­lis­tas con­si­de­ra­ban im­po­si­ble que, con sus frá­gi­les em­bar­ca­cio­nes de tron­cos y cor­da­jes ve­ge­ta­les, los ha­bi­tan­tes del Ti­tica­ca pu­die­ran atra­ve­sar 8.000 ki­ló­me­tros de océano.

He­yer­dahl via­jó en 1947 a Pe­rú, tras múl­ti­ples ava­ta­res pa­ra ob­te­ner la fi­nan­cia­ción y los per­mi­sos. Aun­que le di­je­ron que en épo­ca de llu­vias no se po­día lle­gar has­ta la sel­va de Que­ve­do, don­de cre­cen los ár­bo­les de bal­sa pa­ra cons­truir la em­bar­ca­ción a la ma­ne­ra an­ti­gua, él mis­mo se subió a un to­do­te­rreno y lle­gó has­ta allí. Cor­tó va­rios ár­bo­les con la ayu­da de ope­ra­rios, los ató for­man­do una al­ma­día y se los lle­vó subido en­ci­ma de ellos, río aba­jo. Hi­cie­ron la bal­sa usan­do úni­ca­men­te los ma­te­ria­les em­plea­dos en el si­glo XII y sa­lie­ron del puer­to de El Ca­llao el 28 de abril de 1947. Mu­chos de los que asis­tie­ron a su par­ti­da pen­sa­ron que nun- ca más ve­rían el pe­lo ru­bio de aque­llos seis lo­cos nór­di­cos. Pe­ro lo lo­gra­ron y, 101 días más tar­de, des­pués de su­pe­rar gra­ves pro­ble­mas co­mo el de atra­ve­sar la ba­rre­ra de co­ral que pro­te­gía la is­la, la ex­pe­di­ción lle­gó a las pla­yas de Ra­roia el 7 de agos­to. De la obra en la que des­cri­bió el via­je, La ex­pe­di­ción Kon- Ti­ki, se han ven­di­do des­de en­ton­ces se­sen­ta mi­llo­nes de ejem­pla­res, y el mon­ta­je de las imá­ge­nes dio lu­gar a una pe­lí­cu­la ( Kon-Ti­ki) que ga­nó el Os­car al me­jor do­cu­men­tal en 1951.

Los an­tro­pó­lo­gos más aca­dé­mi­cos si­guie­ron sin dar cré­di­to cien­tí­fi­co a He­yer­dahl, pe­se a que es­cri­bió un enor­me tra­ba­jo so­bre sus teo­rías mi­gra­to­rias con más de mil re­fe­ren­cias do­cu­men­ta­les. Cin­cuen­ta años des­pués, en las me­mo­rias que es­cri­bió a fi­nal de los 90, He­yer­dahl aún se la­men­ta­ba del des­pre­cio del sec­tor cien­tí­fi­co: “Me re­sul­ta­ba tra­gi­có­mi­co que yo, que no ha­bía iza­do una ve­la has­ta que subí a bor­do de la bal­sa, fue­ra in­vi­ta­do a clubs náu­ti­cos y a fies­tas con al­mi­ran­tes, mien­tras que las puer­tas de las fies­tas aca­dé­mi­cas per­ma­ne­cían ce­rra­das y los pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios se en­co­gían de hom­bros”.

LA IS­LA DE PAS­CUA

A me­dio ca­mino en­tre Su­da­mé­ri­ca y las is­las po­li­ne­sias se en­cuen­tra la is­la de Pas­cua, un pun­to mi­núscu­lo en me­dio del océano Pa­cí­fi­co que ha sus­ci­ta­do una enor­me cu­rio­si­dad por la po­co co­no­ci­da cul­tu­ra que le­van­tó las gi­gan­tes­cas ca­be­zas de pie­dra que la han he­cho fa­mo­sa.

Ac­tual­men­te, la is­la cuen­ta con puer­to y ae­ro­puer­to, pe­ro cuan­do He­yer­dahl la vi­si­tó, a me­dia­dos de los años 50, na­da de eso exis­tía y los es­ca­sos qui­nien­tos ha­bi­tan­tes úni­ca­men­te re­ci­bían la vi­si­ta de un bar­co de la Ar­ma­da chi­le­na que lle­va­ba pro­vi­sio­nes bá­si­cas una vez al año. En su li­bro Aku-Aku: el se­cre­to de la is­la de Pas­cua (Ju­ven­tud), cuen­ta la preparación del via­je a un lu­gar tan re­mo­to en­ton­ces, so­bre cu­yas enig­má­ti­cas es­ta­tuas se ha­bían ela­bo­ra­do tan­tas es­pe­cu­la­cio­nes. Ex­pli­ca que, al ha­cer­se pú­bli­cos los pre­pa­ra­ti­vos de su ex­pe­di­ción, re­ci­bió la vi­si­ta de to­do ti­po de per­so­na­jes es­tra­fa­la­rios que le die­ron in­for­ma­cio­nes fal­sas y ex­tra­va­gan­tes acer­ca del ori­gen de los moais. Pe­ro él te­nía cla­ro que ne­ce­si­ta­ba or­ga­ni­zar un tra­ba­jo cla­ra­men­te cien­tí­fi­co pa­ra lle­gar a des­en­tra­ñar el ori­gen de los mo­ra­do­res de la is­la en la épo­ca de la cons­truc­ción de los moais y re­sol­ver el pre­sun­to mis­te­rio de có­mo ha­bían po­di- do eri­gir­se esos mo­nu­men­tos de mi­les de ki­los de pe­so con téc­ni­cas ru­di­men­ta­rias. Con­si­guió que una fá­bri­ca de con­ser­vas de Stavanger le pres­ta­ra un bar­co y pre­pa­ró un via­je de un año, con la par­ti­ci­pa­ción de cua­tro repu­tados ar­queó­lo­gos. He­yer­dahl de­mos­tró que los pri­me­ros ha­bi­tan­tes de la is­la, co­man­da­dos por el le­gen­da­rio rey Ho­tu-Ma­ta, ha­bían lle­ga­do de Su­da­mé­ri­ca en em­bar­ca­cio­nes de jun­co y con­si­guió des­car­tar las teo­rías más eso­té­ri­cas. si­guió las pis­tas de los sis­te­mas uti­li­za­das por los an­ti­guos po­bla­do­res y, jun­to con otros do­ce hom­bres y so­lo con cuer­das de cá­ña­mo tren­za­do y pie­dras, le­van­tó un moai de trein­ta to­ne­la­das. Con tron­cos ro­dan­tes, lo tras­la­da­ron va­rios ki­ló­me­tros des­de la can­te­ra.

LAS EX­PE­DI­CIO­NES RA

Otra de sus gran­des apor­ta­cio­nes fue la de­mos­tra­ción prác­ti­ca de que las em­bar­ca­cio­nes li­ge­ras de ma­te­ria­les ve­ge­ta­les es­tán ca­pa­ci­ta­das pa­ra atra­ve­sar mu­chas más mi­llas náu­ti­cas de lo que se pen­sa­ba tra­di­cio­nal­men­te, lo que po­dría ex­pli­car mo­vi­mien­tos mi­gra­to­rios que has­ta la fe­cha se ha­bían des­car­ta­do. Con ese es­pí­ri­tu se dis­pu­so, en 1969, a cru­zar el océano Atlán­ti­co en una na­ve de pa­pi­ro pa­ra des­men­tir la creen­cia de que el jun- co úni­ca­men­te po­día usar­se en tra­ve­sías cor­tas, pues­to que al ca­bo de po­cos días se em­pa­pa­ba y se hun­día. La Ra I zar­pó de Ma­rrue­cos, pe­ro los ha­ces de jun­co no es­ta­ban su­fi­cien­te bien ata­dos y, aun­que aguan­tó 5.000 ki­ló­me­tros, no lle­gó has­ta Amé­ri­ca co­mo te­nía pre­vis­to.

Un año des­pués, con el pa­pi­ro me­jor ata­do, la Ra II sa­lió de Ma­rrue­cos y lle­gó a las is­las Bar­ba­dos tras una tra­ve­sía de 6.000 ki­ló­me­tros. Eso sí, la na­ve lle­gó em­pa­pa­da, flo­tan­do, pe­ro me­dio su­mer­gi­da, con la tri­pu­la­ción so­bre el te­ja­do de la ca­bi­na de bam­bú y los pe­ces na­dan­do so­bre la cu­bier­ta. El pe­ri­plo fue un éxi­to, pues de­mos­tró que, en épo­cas re­mo­tas, se pu­do via­jar des­de el Nor­te de Áfri­ca has­ta el con­ti­nen­te ame­ri­cano. Pe­ro He­yer­dahl no que­dó sa­tis­fe­cho. Al­go no ha­bían he­cho bien: si las bar­cas de jun­co se hu­bie­ran em­pa­pa­do, no ha­brían lo­gra­do man­te­ner la car­ga se­ca y no ha­brían si­do úti­les, y él te­nía abun­dan­te do­cu­men­ta­ción y prue­bas del uso co­mer­cial de es­tas na­ves en Egip­to, Me­so­po­ta­mia y el la­go Ti­tica­ca. Así que, en 1977, con 63 años, se em­bar­có en la más lar­ga de sus ex­pe­di­cio­nes ma­rí­ti­mas, La Ti­gris: du­ran­te cin­co me­ses via­jó a bor­do de un bar­co de jun­co des­de Iraq has­ta el va­lle del In­do, y des­pués de re­torno a Áfri­ca. Inase­qui­ble al

des­alien­to co­mo era, ha­bía lo­gra­do re­sol­ver el pro­ble­ma de la ab­sor­ción del agua por el jun­co. Pa­ra ello hi­zo un via­je a las is­las flo­tan­tes del pue­blo ma­dan, des­cen­dien­te de los an­ti­guos me­so­po­tá­mi­cos, es­con­di­do del mun­do en 15.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de cié­na­gas en la zo­na en que se unen el Ti­gris y el Éu­fra­tes (en el ac­tual Iraq). Es­tos se­guían cons­tru­yen­do sus ca­sas úni­ca­men­te con jun­co ata­do, co­mo en el tiem­po de los su­me­rios. He­yer­dahl se ga­nó la con­fian­za de los ára­bes de los pan­ta­nos y le des­ve­la­ron el se­cre­to: el jun­co ha de se­gar­se en agos­to pa­ra que la plan­ta ten­ga, gra­cias a su ma­du­ra­ción, de­ter­mi­na­das pro­pie­da­des de flo­ta­bi­li­dad. Si se co­se­cha en ese mes, el jun­co no se em­pa­pa. La ex­pe­di­ción Ti­gris fue un ro­tun­do éxi­to téc­ni­co, aun­que la na­ve fue la úni­ca de He­yer­dahl que no se ha con­ser­va­do: la que­mó él mis­mo a la vez que man­da­ba al se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, Kurt Wald­heim, una car­ta pa­ra pro­tes­tar por la gue­rra ge­ne­ra­li­za­da en Orien­te Me­dio, que Oc­ci­den­te se em­pe­ña­ba en ig­no­rar.

Ex­pe­di­cio­nes a las Ga­lá­pa­gos, a las Mal­di­vas, ex­ca­va­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas en Pe­rú y Gua­te­ma­la… Una vi­da en­te­ra de­di­ca­da a mi­rar el mun­do con los ojos de nues­tros an­te­pa­sa­dos y a tra­tar de en­ten­der la an­tro­po­lo­gía no des­de el con­for­ta­ble bu­ta­cón de una bi­blio­te­ca eu­ro­pea, sino vi­vien­do, in­ves­ti­gan­do y sin­tien­do so­bre el te­rreno, con las tri­bus que man­tie­nen sus tra­di­cio­nes an­ces­tra­les. He­yer­dahl fue uno de los gran­des aven­tu­re­ros del si­glo XX, pe­ro en sus aventuras ha­bía al­go mu­cho más im­por­tan­te que la ha­za­ña de­por­ti­va: la cu­rio­si­dad por des­ve­lar nues­tro pa­sa­do y apor­tar nue­vos co­no­ci­mien­tos a la evo­lu­ción de la ci­vi­li­za­ción.

4 5 1 THOR Y LIV se ba­ñan en un pa­ra­di­sía­co la­go de Fa­tu Hi­va, en el ar­chi­pié­la­go de las Mar­que­sas. 2 LA “RA-II” CRU­ZÓ de Ma­rrue­cos a las is­las Bar­ba­dos en el Ca­ri­be, pe­ro lle­gó se­mi­hun­di­da. Se apre­cia a He­yer­dahl en la proa, pa­sa­do por agua. 3 EN LA...

3

2

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.