LEO­NAR­DO CIEN­CIA FIC­CIÓN EN EL RE­NA­CI­MIEN­TO

PO­CAS CO­SAS (POR NO DE­CIR NIN­GU­NA) SE LE RE­SIS­TÍAN A LEO­NAR­DO DA VIN­CI. TAM­PO­CO LAS MÁ­QUI­NAS. DI­SE­ÑÓ TO­DO TI­PO DE APA­RA­TOS, AL­GU­NOS DE ELLOS ES­TRA­FA­LA­RIOS A OJOS DE SUS CON­TEM­PO­RÁ­NEOS E “IN­VEN­TOS DEL TBO” A LOS NUES­TROS, PE­RO OTROS PU­SIE­RON DE MA­NI­FIES­TO

Clío especial - - PERSONAJES DE LEYENDA / LEONARDO DA VINCI - LAU­RA MANZANERA Pe­rio­dis­ta.

ERA DESPIERTO Y AGU­DO y, con un per­fec­to ar­te de la per­sua­sión, mos­tra­ba la com­ple­ji­dad de su in­ge­nio, pues con cálcu­los nu­mé­ri­cos mo­vía monta­ñas, le­van­ta­ba pe­sos y, en­tre otras co­sas, de­mos­tra­ba que se po­día al­zar el tem­plo de San Juan en Flo­ren­cia y me­ter de­ba­jo es­ca­le­ras, sin des­truir­lo…” Así des­cri­bió Gior­gio Va­sa­ri las ca­pa­ci­da­des de Leo­nar­do da Vin­ci en su obra Vi­da de los me­jo­res ar­qui­tec­tos, pin­to­res y es­cul­to­res ita­lia­nos (1550).

Gra­cias a un es­pí­ri­tu in­quie­to fue­ra de se­rie, uni­do a una enor­me ima­gi­na­ción, ca­pa­ci­dad de ob­ser­va­ción y pa­cien­cia, Leo­nar­do se apro­xi­mó más que na­die al ar­que­ti­po re­na­cen­tis­ta del ar­tis­ta com­ple­to, pe­ro, ade­más, pu­so sus ha­bi­li­da­des al ser­vi­cio de la cien­cia. Di­se­ña­ba, no por el va­lor es­té­ti­co de sus di­bu­jos, sino pa­ra en­se­ñar có­mo po­dían cons­truir­se in­ge­nios úti­les.

Sus bo­ce­tos de ar­ti­lu­gios so­bre las ma­te­rias más dis­pa­res pue­den apa­bu­llar por su can­ti­dad. No se le re­sis­tie­ron las ma­te­má­ti­cas, la óp­ti­ca ni la me­cá­ni­ca; de­mos­tró su va­lía co­mo car­tó­gra­fo, ingeniero y ar­qui­tec­to, tan­to en cons­truc­cio­nes ci­vi­les co­mo mi­li­ta­res. Di­se­ñó ca­si de to­do: pa­ra­caí­das, re­lo­jes, má­qui­nas bé­li­cas, bar­cos, co­ches y has­ta una bi­ci­cle­ta prác­ti­ca­men­te igual a las que rue­dan por el mun­do hoy en día. El co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co y la tec­no­lo­gía no eran pa­ra él un me­dio, sino un fin en sí mis­mo.

EL HOM­BRE QUE QUE­RÍA VO­LAR

In­can­sa­ble es­tu­dio­so de la na­tu­ra­le­za y sus le­yes, Da Vin­ci qui­so ex­plo­rar y con­quis­tar los me­dios ve­ta­dos al ser hu­mano: el mun­do sub­ma­rino y, so­bre to­do, el cie­lo. Tal vez cre­ye­ra que des­de las al­tu­ras po­dría co­no­cer me­jor la for­ma y esen­cia de un uni­ver­so pla­ga­do de in­cóg­ni­tas y re­tos.

Cuan­do aún era un ni­ño, un ave se acer­có has­ta la cu­na del pe­que­ño Leo­nar­do y, tras ro­zar­le el ros­tro con su co­la, al­zó el vue­lo. Aque­lla ex­pe­rien­cia se­gu­ra­men­te lo mar­có, ya que pron­to adop­tó la cos­tum­bre de com­prar pá­ja­ros con el úni­co fin de li­be­rar­los y con­tem­plar sus grá­ci­les mo­vi­mien­tos en el ai­re. An­sia­ba ser li­bre, co­mo ellos, con­ver­tir­se en un hom­bre-pá­ja­ro. Co­no­cía la le­yen­da de Íca­ro, cu­yas alas se ha­bían de­rre­ti­do an­te la pro­xi­mi­dad del Sol, pe­ro creía que él po­dría evi­tar el fra­ca­so, pues pen­sa­ba es­tu­diar a fon­do el mo­vi­mien­to de las aves y las co­rrien­tes aé­reas, e in­clu­so in­ven­tar má­qui­nas que mi­die­sen la fuer­za del vien­to y la hu­me­dad, pa­ra ir so­bre se­gu­ro. Es­ta­ba con­ven­ci­do de que se­ría el pri­mer hom­bre en vo­lar.

AVIO­NES Y HE­LI­CÓP­TE­ROS

Pa­só mu­cho tiem­po pro­yec­tan­do to­do ti­po de alas mó­vi­les, pe­ro to­das ellas re­sul­ta­ron inú­ti­les por­que no pu­do so­lu­cio­nar el in­con­ve­nien­te del enor­me es-

Leo­nar­do da Vin­ci qui­so con­quis­tar los me­dios ve­ta­dos al ser hu­mano: el mun­do sub­ma­rino y el cie­lo.

fuer­zo fí­si­co re­que­ri­do pa­ra ga­ran­ti­zar la ba­ti­da de alas. A pe­sar de su em­pe­ño, no lo­gró re­sol­ver el pro­ble­ma de la pro­pul­sión, así que la téc­ni­ca y el sen­ti­do co­mún aca­ba­ron im­po­nién­do­se: ya que no po­día vo­lar co­mo un ave, lo ha­ría co­mo un hom­bre. Así na­cie­ron sus pro­to­ti­pos de pa­ra­caí­das que de­bía con­fec­cio­nar­se con lino al­mi­do­na­do, con una es­truc­tu­ra pi­ra­midal de ba­se cua­dra­da cu­ya al­tu­ra y la­dos me­dían sie­te me­tros. Ase­gu­ró que con ellos se­ría po­si­ble “lan­zar­se de cual­quier al­tu­ra sin ha­cer­se da­ño”, y el tiem­po le iba a dar la ra­zón. Tam­bién ideó el an­te­ce­den­te más an­ti­guo del ac­tual he­li­cóp­te­ro. Lo lla­mó ca­ra­col aé­reo y su fun­cio­na­mien­to se ba­sa­ba en un prin­ci­pio sim­ple, el mis­mo que se apli­ca a las peon­zas: un ca­ra­col sin fi­nal so­bre un eje de ro­ta­ción se ele­va si se ha­ce gi­rar rá­pi­da­men­te. Su ar­ti­lu­gio te­nía un ra­dio de cin­co me­tros y su es­truc­tu­ra era de ca­ñas, re­ves­ti­da de lino, con un bor­dón me­tá­li­co co­mo re­fuer­zo. La ro­ta­ción de­bía pro­du­cir­se por la fuer­za de trac­ción hu­ma­na o bien al des­en­ro­llar rá­pi­da­men­te el ca­ble que ro­dea­ba la ba­se.

A es­tos dos in­ge­nios su­mó otros, co­mo el se­mior­ni­tóp­te­ro, un pla­nea­dor que re­cuer­da los ac­tua­les pa­ra­pen­tes, un or­ni­tóp­te­ro que per­mi­tía el vue­lo ver­ti­cal y ca­bi­nas ae­ro­di­ná­mi­cas des­de las que el pi­lo­to con­du­ci- ría las má­qui­nas. Pe­ro, a pe­sar de que la ma­yo­ría de es­tos in­ge­nios es­ta­ban teó­ri­ca­men­te pre­pa­ra­dos pa­ra cum­plir sus ex­pec­ta­ti­vas, ca­si to­dos fra­ca­sa­ron, nue­va­men­te a cau­sa de la pro­pul­sión. Fal­ta­ba un mo­tor po­de­ro­so y li­viano que lo­gra­se ele­var­los, di­fi­cul­tad que tar­da­ría si­glos en su­pe­rar­se.

Mu­chos pro­yec­tos eran de­ma­sia­do am­bi­cio­sos y la tec­no­lo­gía de la épo­ca no per­mi­tía cons­truir­los.

UN PA­CI­FIS­TA QUE DI­SE­ÑA­BA AR­MAS

A pe­sar de ser un hom­bre pa­cí­fi­co y de ha­ber de­fi­ni­do la gue­rra co­mo “el peor mal de la Tie­rra”, Da Vin­ci sen­tía atrac­ción por lo mi­li­tar co­mo un cam­po más pa­ra desa­rro­llar sus ca­pa­ci­da­des. De he­cho, en la car­ta en la que ofre­cía sus ser­vi­cios a Lu­do­vi­co Sfor­za, du­que de Mi­lán, en nue­ve de sus diez pro­pues­tas de co­la­bo­ra­ción des­ta­ca­ba sus cua­li­da­des co­mo ingeniero mi­li­tar, cons­cien­te de que aque­llo lo ayu­da­ría a ga­nar­se me­jor el pan.

Por en­ton­ces, los Es­ta­dos ita­lia­nos gue­rrea­ban en for­ma per­ma­nen­te y los in­ge­nie­ros y car­tó­gra­fos es­ta­ban muy bien co­ti­za­dos. Leo­nar­do trabajó pa­ra Lu­do­vi­co –co­no­ci­do co­mo el Mo­ro–, y tam­bién pa­ra Cé­sar Bor­gia, ca­pi­tán ge­ne­ral de los Ejér­ci­tos Pon­ti­fi­cios, que as­pi­ra­ba a crear una Ita­lia uni­da bajo la égi­da del Vaticano, go­ber­na­do por su pro­pio pa­dre, el pa­pa Ale­jan­dro VI.

Cé­sar tam­bién con­ta­ba con la ayu­da de un há­bil di­plo­má­ti­co, Ni­co­lás Ma­quia­ve­lo. Pe­ro, mien­tras el au­tor del tra­ta­do político El prín­ci­pe se ocu­pa­ba de cues­tio­nes co­mo el re­clu­ta­mien­to o la es­tra­te­gia, Leo­nar­do se cen­tra­ba en el ar­ma­men­to, que sa­bía de­ci­si­vo en el triun­fo de cual­quier ba­ta­lla. Se pro­pu­so crear nue­vas ar­mas y tam­bién re­cu­pe­rar al­gu­nos efi­ca­ces in­ven­tos bé­li­cos de la An­ti­güe­dad que ha­bían caí­do en el ol­vi­do. Así, al idear su cé­le­bre ca­rro de asal­to, qui­so pro­vo­car con el mis­mo efec­to ate­rra­dor que las ma­na­das de ele­fan­tes en los ejér­ci­tos reales de la épo­ca he­le­nís­ti­ca. Pa­ra ello se le ocu­rrió in­cluir unos fue­lles que, por la ac­ción del vien­to, pro­du­je­sen un es­truen­do pa­re­ci­do al de los bra­mi­dos de los pa­qui­der­mos. Tam­bién se ins­pi­ró en el fue­go grie­go, el ar­ma na­val em­plea­da por los bi­zan­ti­nos, pa­ra di­se­ñar una ba­la hue­ca y re­lle­na de me­ta­les y ma­te­ria­les ex­plo­si­vos que po­ten­cia­sen su ca­pa­ci­dad mor­tí­fe­ra.

Al­gu­nos de sus in­ge­nios bé­li­cos más sen­ci­llos re­sul­ta­ron los más prác­ti­cos: las lan­zas con un pe­que­ño es­cu­do en for­ma de embudo que per­mi­tía apar­tar el ar­ma del jinete con­tra­rio; las sue­las an­ti­cla­vos que evi­ta­ban las­ti­mar­se los pies con las fre­cuen­tes tram­pas a ba­se de púas; las co­tas es­pe­cia­les pa­ra los in­fan­tes –que no po­dían car­gar con ar­ma­du­ras pe­sa­das– con­fec­cio­na­das con es­ca­mas de hie­rro en­tre dos grue­sos pa­ños; el cañón li­ge­ro que dis­pa­ra­ba gra­na­das pa­ra pro­du­cir nie­bla ar­ti­fi­cial y des­con­cer­tar al ad­ver­sa­rio; la ca­ta­pul­ta ca­paz de lan­zar dos pie­dras al mis­mo tiem­po…

Otros eran, por el con­tra­rio, muy apa­ra­to­sos, co­mo la ba­lles­ta gi­gan­te –con un ar­co de vein­ti­cin­co me­tros– pa­ra lan­zar pie­dras de cin­cuen­ta ki­los. Y unos cuan­tos de­no­ta­ban una es­pe­cial cruel­dad, co­mo los ca­rros pro­vis­tos de gua­da­ñas gi­ra­to­rias con el fin de se­gar las tro­pas ene­mi­gas a su pa­so, o los ca­ño­nes con pro­yec­ti­les ex­plo­si­vos que se abrían pa­ra li­be­rar otras bom­bas me­no­res, un pre­ce­den­te de las ac­tua­les bom­bas de ra­ci­mo. Pe­ro es­te no fue ni mu­cho me­nos el úni­co in­ven­to que an­ti­ci­pó la ac­tual tec­no­lo­gía. Tam­bién des­ta­can la ba­lles­ta de ti­ro rá­pi­do –pre­cur­so­ra de la ame­tra­lla­do­ra–, las rue­das pa­ra car­gar ba­lles­tas si­mi­la­res a los car­ga­do­res de dis­co em­plea­dos du­ran­te las dos gue­rras mun­dia­les, o el do­ble cas­co en las em­bar­ca­cio­nes, que hoy em­plean, por ejem­plo, los pe­tro­le­ros.

Al mar­gen de las ar­mas, ideó sis­te­mas pa­ra va­dear ríos, cons­truir ca­noas por­tá­ti­les, edi­fi­car bas­tio­nes con ra­pi­dez o en­con­trar mi­nas. Reali­zó mu­chos es­tu­dios de puen­tes, pues la mo­vi­li­dad y ra­pi­dez de des­pla­za­mien­to de los ejér­ci­tos era esen­cial pa­ra de­can­tar el triun­fo en un en­fren­ta­mien­to. In­clu­so en­con­tró la so­lu­ción pa­ra evi­tar que, al dis­pa­rar­se los ca­ño­nes, su fuer­za des­tru­ye­se los mu­ros de la pro­pia for­ta­le­za. Una idea ge­nial en su sim­pli­ci­dad, pues se tra­ta­ba, sen­ci­lla­men­te, de in­cli­nar el muro ha­cia de­lan­te.

En no po­cas oca­sio­nes sus pro­yec­tos re­sul­ta­ron de­ma­sia­do am­bi­cio­sos o vo­lu­mi­no­sos, y la tec­no­lo­gía de la épo­ca no per­mi­tió ha­cer­los reali­dad. En es­te sen­ti­do, fue el pro­pio gi­gan­tis­mo de Leo­nar­do lo que arrui­nó mu­chas de sus crea­cio­nes, pues tra­ba­ja­ba pen­san­do en téc­ni­cas e in­clu­so en ma­te­ria­les que aún no exis­tían.

IDEAS IM­PO­SI­BLES

Tam­bién eran irrea­li­za­bles al­gu­nos de sus nu­me­ro­sos di­se­ños acuá­ti­cos, en­tre ellos el ca­nal que, tras des­viar el río Arno, ha­bía de co­mu­ni­car Flo­ren­cia con el mar pa­ra evi­tar que de­pen­die­se de Pi­sa. Al­gu­nas personalidades, en­tre ellas Ma­quia­ve­lo, cre­ye­ron en sus po­si­bi­li­da­des e in­clu­so se ini­cia­ron los tra­ba­jos, pe­ro es­tos fue­ron pron­to aban­do­na­dos por las ca­ren­cias tec­no­ló­gi­cas y la fal­ta de mano de obra cua­li­fi­ca­da.

Al­gu­nos de sus di­se­ños sor­pren­den hoy por su in­ge­nui­dad, co­mo la em­bar­ca­ción con re­mos que, en lu­gar de na­ve­gar, de­bía vo­lar; pe­ro otros mu­chos lo ha­cen por su an­ti­ci­pa­ción: na­ves mo­vi­das por gran­des rue­das laterales, tra­jes de bu­zo, sub­ma­ri­nos… Si Ju­lio Ver­ne fue un vi­sio­na­rio, Leo­nar­do lo ha­bía si­do mu­cho an­tes.

Leo­nar­do mu­rió el 23 de abril de 1519 en Fran­cia, cuan­do es­ta­ba al ser­vi­cio de Fran­cis­co I. Su le­ga­do es el fru­to de su in­sa­cia­ble an­sia de sa­ber. La cla­ve de su éxi­to fue, sin du­da, la in­no­va­ción. En al­gu­nos de sus es­cri­tos cri­ti­có el mun­do aca­dé­mi­co, que se­gún él se li­mi­ta­ba a ali­men­tar­se del sa­ber de los otros e in­ten­ta­ba aho­gar el avan­ce del nue­vo mé­to­do cien­tí­fi­co: “Si me des­pre­cian co­mo in­ven­tor, mu­cho más des­pre­cia­bles son ellos, que no son in­ven­to­res sino char­la­ta­nes y re­ci­ta­do­res de obras aje­nas”.

Co­mo es­cri­bió Mar­cel Brion en su bio­gra­fía so­bre el ge­nio re­na­cen­tis­ta, “el es­pí­ri­tu de Leo­nar­do se cons­tru­ye a la ma­ne­ra de una espiral gi­gan­te, en per­pe­tua ro­ta­ción so­bre sí mis­ma y en cu­yo in­te­rior se ar­ti­cu­lan unas con otras es­pi­ra­les me­no­res, ani­ma­das tam­bién por gi­ros in­di­vi­dua­les e im­pul­sa­das por un mo­vi­mien­to as­cen­sio­nal que abra­za el es­pa­cio en torno, lo ab­sor­be y lo re­cha­za co­mo la hé­li­ce en el ai­re o en el agua. Así, los mo­to­res que él fa­bri­ca pa­ra ayu­dar al hom­bre a vo­lar o a des­pla­zar­se so­bre las aguas son la ma­te­ria­li­za­ción exac­ta de su pro­pia in­te­li­gen­cia".

DA VIN­CI en un re­tra­to rea­li­za­do ha­cia el año 1820 que se en­cuen­tra en el cas­ti­llo de Cloux (Fran­cia), don­de el ita­liano pa­só sus úl­ti­mos años. A la iz­quier­da, al­gu­nos de sus in­ge­nios pa­ra trans­por­tar agua.

“CA­BE­ZA DE HOM­BRE con barba”, pro­ba­ble au­to­rre­tra­to de Leo­nar­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.