UN AN­TRO­PÓ­LO­GO EN TE­NE­RI­FE

Clío especial - - TRÍO DE ASES / UN VIAJERO HEYERDAHL -

CON 75 ENÉR­GI­COS AÑOS, el in­can­sa­ble Thor He­yer­dahl se ca­só por ter­ce­ra vez y se fue a vi­vir con Jac­que­li­ne al va­lle de Güi­mar, en Te­ne­ri­fe. No fue una elec­ción ca­sual, pues­to que ha­bía si­do allí, cu­rio­sean­do los mon­tícu­los de pie­dra de­no­mi­na­dos Pi­rá­mi­des de Cha­co­na, don­de se ha­bían co­no­ci­do. Co­rría el año 1991 y aque­llas ro­cas api­la­das eran con­si­de­ra­das acu­mu­la­cio­nes he­chas por cam­pe­si­nos al lim­piar los cam­pos, sin nin­gún va­lor, por lo que su pro­tec­ción no fi­gu­ra­ba en el plan mu­ni­ci­pal.

He­yer­dahl com­pró la fin­ca, res­tau­ró la ca­so­na que ha­bía fren­te a las pi­rá­mi­des y em­pe­zó a in­ves­ti­gar. En­con­tró in­di­cios de una in­ten­cio­na­li­dad cons­truc­ti­va en la orien­ta­ción de las es­qui­nas y fi­nal­men­te, en 1997, una ex­ca­va­ción bajo la pi­rá­mi­de prin­ci­pal re­ve­ló la exis­ten­cia de una cue­va en la que se ha­lla­ron res­tos de sa­cri­fi­cios ri­tua­les de ani­ma­les y vasijas de ori­gen guan­che, con una an­ti­güe­dad de al­re­de­dor de mil años. Ac­tual­men­te se ha ins­ta­la­do allí el co­que­to Par­que Et­no­grá­fi­co

Pi­rá­mi­des de Güi­mar, cui­da­do con es­me­ro por las au­to­ri­da­des lo­ca­les, don­de hay tam­bién una re­pro­duc­ción he­cha con jun­co de to­to­ra de la Ra II, cons­trui­da por in­dí­ge­nas ai­ma­ras que, con ese fin, via­ja­ron a Güi­mar. En es­te centro se pa­san do­cu­men­ta­les so­bre las in­ves­ti­ga­cio­nes de He­yer­dahl, ade­más de dis­po­ner de una mo­der­na ca­fe­te­ría y de una sur­ti­da tien­da de su­ve­ni­res. De le­jos, las pi­rá­mi­des pa­re­cen po­co más que ban­ca­les, y los an­tro­pó­lo­gos más aca­dé­mi­cos si­guen sien­do es­cép­ti­cos res­pec­to a su an­ti­güe­dad prehis­pá­ni­ca. Pe­ro lo que na­die pue­de ne­gar es que el le­gen­da­rio mag­ne­tis­mo que po­see el va­lle de Güi­mar tie­ne un efec­to cau­ti­va­dor so­bre el vi­si­tan­te y, al mar­gen de la exac­ti­tud de la da­ta­ción ar­queo­ló­gi­ca, re­sul­ta ad­mi­ra­ble que, en me­dio del furor ur­ba­nís­ti­co de Te­ne­ri­fe de los tiem­pos mo­der­nos, tu­vie­ra que ve­nir un no­rue­go tes­ta­ru­do pa­ra reivin­di­car el pa­sa­do mi­le­na­rio de la is­la y bus­car el sen­ti­do de unas pie­dras ol­vi­da­das. En los tríp­ti­cos de in­for­ma­ción de Pi­rá­mi­des de Güi­mar, He­yer­dahl es, con to­do me­re­ci­mien­to, el doc­tor He­yer­dahl.

LAS PI­RÁ­MI­DES DE GÜI­MAR si­guen sien­do fuen­te de po­lé­mi­ca. He­yerd­hal plan­teó la hipotesis que fue­ran prehis­pá­ni­cas, aun­que la ar­queo­lo­gía aca­dé­mi­ca du­da de ello.

JUN­TO A SU TER­CE­RA ES­PO­SA, Jac­que­li­ne, en su ca­sa de Güi­mar (Te­ne­ri­fe) en 1994.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.