¿QUIÉN FUE JE­NO­FON­TE?

Clío especial - - PERSONAJES DE LEYENDA / LOS "DIEZ MIL" -

JE­NO­FON­TE na­ció en­tre 430 y el 425 a. de C. en la re­gión del Áti­ca en el seno de una fa­mi­lia de cla­se al­ta y fue edu­ca­do por Só­cra­tes. Cuan­do es­ta­lló la Gue­rra del Pe­lo­po­ne­so, se ali­neó con el ban­do par­ti­da­rio de ne­go­ciar la paz con Es­par­ta y apo­yó a la Tiranía de los Trein­ta (ré­gi­men im­pues­to por los es­par­ta­nos en Ate­nas al fi­nal del con­flic­to). Tras la gue­rra, Je­no­fon­te se en­con­tró con una Ate­nas arrui­na­da y con po­cas pers­pec­ti­vas pa­ra ha­cer for­tu­na. Un ami­go te­bano, Pro­xeno, le ha­bló de la ex­pe­di­ción que es­ta­ba or­ga­ni­zan­do Ci­ro en Per­sia y de la gran can­ti­dad de grie­gos que es­te es­ta­ba re­clu­tan­do. Se­gún nos cuen­ta él mis­mo en la Aná­ba­sis, con­sul­tó con Só­cra­tes si de­bía par­ti­ci­par o no en la cam­pa­ña, y le avi­só que si ayu­da­ba a Ci­ro se­ría muy mal vis­to en Ate­nas. Pe­se a la advertencia, Je­no­fon­te pa­re­cía te­ner cla­ro que de­bía ir con los mer­ce­na­rios. UN PER­SO­NA­JE PO­LÉ­MI­CO Su pa­pel con los Diez Mil ha si­do pues­to en du­da por los his­to­ria­do­res. En la Aná­ba­sis él mis­mo no to­ma pro­ta­go­nis­mo has­ta des­pués de la ba­ta­lla de Cu­na­xa, y a par­tir de ese epi­so­dio el tex­to es una jus­ti­fi­ca­ción y exal­ta­ción de su pro­pia fi­gu­ra. Al­gu­nos con­tem­po­rá­neos que exal­ta­ron la gesta de los mer­ce­na­rios, co­mo el ora­dor ate­nien­se Isó­cra­tes, ni tan si­quie­ra ci­tan la fi­gu­ra de Je­no­fon­te. Otras obras que ha­blan de la ex­pe­di­ción, co­mo la del ge­ne­ral grie­go So­fe­ne­to de Es­tin­fa­lia o la Cte­sias (mé­di­co he­leno de Ar­ta­jer­jes) no han lle­ga­do has­ta nues­tros días. So­lo se con­ser­va re­fe­ren­cia en es­cri­tos de ter­ce­ros co­mo por ejem­plo el que es­cri­bió el his­to­ria­dor Dio­do­ro de Si­ci­lia (en el si­glo II d. de C.) en el que tam­po­co se re­sal­ta el pa­pel de es­te ate­nien­se.

De to­das for­mas, to­dos los his­to­ria­do­res coin­ci­den en el va­lor de la Aná­ba­sis co­mo re­la­to his­tó­ri­co, ya que pe­se a que se cues­tio­ne el pa­pel de Je­no­fon­te, no se du­da de la ve­ra­ci­dad de los he­chos na­rra­dos en la obra, y su va­lía co­mo fuen­te pa­ra co­no­cer el fun­cio­na­mien­to de un ejér­ci­to en cam­pa­ña. Tras de­jar a los Diez Mil en Asia Me­nor, Je­no­fon­te vol­vió a Ate­nas, don­de tu­vo que exi­liar­se por sus sim­pa­tías proes­par­ta­nas. En­tre el 399 y el 386 a. de C. es­tu­vo al ser­vi­cio de los la­ce­de­mo­nios, quie­nes le re­com­pen­sa­ron con una ha­cien­da cer­ca de Olim­pia. Allí se re­ti­ró con su fa­mi­lia y re­dac­tó una am­plia pro­duc­ción li­te­ra­ria. Ade­más de la Aná­ba­sis, Je­no­fon­te es­cri­bió otros es­cri­tos de ca­riz his­tó­ri­co, di­dác­ti­co y fi­lo­só­fi­co co­mo la Ci­ro­pe­dia, don­de pre­sen­ta a Ci­ro co­mo el ideal de go­ber­nan­te; las He­lé­ni­cas, que pre­ten­día ser una con­ti­nua­ción de la His­to­ria de la Gue­rra del Pe­lo­po­ne­so de Tu­cí­di­des, y Age­si­lao, que re­sal­ta la fi­gu­ra de ese rey espartano. En el año 368 a. de C por fin pu­do vol­ver a Ate­nas, cuan­do se re­vo­có su de­cre­to de exilio, por­que la po­lis se ha­bía alia­do es­ta vez con Es­par­ta pa­ra lu­char con­tra Te­bas. Vi­vió allí has­ta su muer­te, que se es­ti­ma ocu­rrió en torno al 356 a. de C., pre­ci­sa­men­te el mis­mo año en que na­ció Ale­jan­dro Magno.

LAN­ZAS DE HIE­RRO, con re­ma­ches de bron­ce, y es­cu­dos de ma­de­ra eran las ar­mas que ca­rac­te­ri­za­ban al hoplita grie­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.