MOS­CÚ,STA­LIN CO­GE EL BO­TÍN

Clío especial - - EL FIN DE SEMANA -

LA GUE­RRA NO SOR­PREN­DIÓ A JO­SEPH STA­LIN. Ape­nas una se­ma­na an­tes -el 23 de agos­to- ha­bía se­lla­do con los ger­ma­nos el lla­ma­do pac­to Rib­ben­trop-Mo­lo­tov (su nom­bre alu­día a los mi­nis­tros de Ex­te­rio­res ale­mán y so­vié­ti­co, Joa­chim von Rib­ben­trop y Via­ches­lav Mo­lo­tov). És­te de­ter­mi­nó zo­nas de in­fluen­cia del Reich y la URSS en Po­lo­nia y Eu­ro­pa del Es­te. Tras fir­mar­lo, Sta­lin re­ve­ló sus cálcu­los en pri­va­do: “el jue­go con­sis­te en ver quién en­ga­ña a quién. Ya sé lo que tra­ma Hitler. Cree que es más lis­to que yo, pe­ro en reali­dad soy yo quien le ha en­ga­ña­do. La gue­rra tar­da­rá en afec­tar­nos to­da­vía un po­co”.

Por es­ta ra­zón, cuan­do a las 2 de la ma­dru­ga­da del vier­nes del 1 de sep­tiem­bre re­ci­bió un te­le­gra­ma de Ber­lín que co­mu­ni­ca­ba la agre­sión de Glei­witz, mar­chó a dor­mir a su da­cha. Ho­ras más tar­de tam­po­co se in­mu­tó al co­no­cer la in­va­sión de Po­lo­nia –in­di­ca­ba que to­do fun­cio­na­ba se­gún lo pre­vis­to en el acuer­do- y si­guió su ru­ti­na.

El jue­go de Sta­lin era ob­vio: si Fran­cia y Gran Bre­ta­ña creían que la URSS les sa­ca­ría las cas­ta­ñas del fue­go lu­chan­do con­tra Hitler, se equi­vo­ca­ban. Sta­lin pre­ci­sa­men­te que­ría in­ver­tir el es­pec­tácu­lo pre­vis­to y ver co­mo sus enemi­gos se ma­cha­ca­ban en­tre sí sin cos­te al­guno pa­ra él, una va­na es­pe­ran­za.

STA­LIN ASIS­TE SON­RIEN­TE a lla fir­ma deld l pac­tot dde no agre­sió­nió ger­mano-so­vié­ti­co, el lla­ma­do acuer­do Rib­ben­trop-Mo­lo­tov.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.