BUR­GOS: FRAN­CO SUE­ÑA

Clío especial - - EL FIN DE SEMANA -

CUAN­DO ES­TA­LLÓ LA CON­TIEN­DA el do­min­go 3 de sep­tiem­bre de 1939, los es­pa­ño­les eran aje­nos a Eu­ro­pa en bue­na me­di­da, ya que la censura esa jor­na­da hi­zo cen­trar la aten­ción de la pren­sa en te­mas tan apa­sio­nan­tes co­mo el ofre­ci­mien­to de una Cus­to­dia por par­te de Fran­co al san­tua­rio va­lli­so­le­tano de la Gran Pro­me­sa. Eso sí, los pe­rió­di­cos es­ta­ban re­ple­tos de alu­sio­nes fa­vo­ra­bles a Ita­lia y Ale­ma­nia.

Fran­co, cons­cien­te de que una Es­pa­ña ex­haus­ta por la Gue­rra Ci­vil no po­día su­mar­se al ca­rro ger­mano, con­sul­tó la si­tua­ción con su cu­ña­do Ra­món Se­rrano Su­ñer, su mi­nis­tro de Go­ber­na­ción y ase­sor áu­li­co. Am­bos con­vi­nie­ron que lo me­jor era man­te­ner el país neu­tral y be­ne­fi­ciar­se en lo po­si­ble de los triun­fos de Hitler. Un de­cre­to or­de­nó así “la más es­tric­ta neu­tra­li­dad a los súb­di­tos es­pa­ño­les” y Fran­co -pa­ra con­fe­rir em­pa­que a su ima­gen mal­tre­cha- se ofre­ció co­mo me­dia­dor. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, ava­ló su fi­gu­ra con la gue­rra con­du­ci­da con­tra sus com­pa­trio­tas, pues alu­dió a “la au­to­ri­dad que me da el ha­ber su­fri­do du­ran­te tres años, el pe­so de una gue­rra de li­be­ra­ción por nues­tra Pa­tria”.

Ta­les can­tos de paz ape­nas di­si­mu­la­ron su emo­ción an­te Ale­ma­nia: cuan­do re­ci­bió a su em­ba­ja­dor Eber­hard von St­ho­rer se mos­tró en­tu­sias­ma­do ha­cia el Reich. Sus gran­des ilu­sio­nes de ob­te­ner un im­pe­rio en Áfri­ca con ayu­da ale­ma­na se ha­bían desencadenado. So­lo cuan­do se en­con­tró con Hitler en Hen­da­ya un año des­pués, en oc­tu­bre de 1940, com­pro­bó que eran so­lo eso: ilu­sio­nes.

FRAN­CO Y MUS­SO­LI­NI com­par­tie­ron el de­seo frus­tra­do de en­trar en la gue­rra pa­ra crear un im­pe­rio co­lo­nial a ex­pen­sas de fran­ce­ses y bri­tá­ni­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.