La Ban­ca Va­ti­ca­na:

La cú­pu­la de la san­ta ma­fia

Clío especial - - SUMARIO - Clau­dia Ma­drid Moc­te­zu­ma

"Mi tras­la­do de la Go­ber­na­ción en es­te mo­men­to pro­vo­ca­ría un pro­fun­do des­con­cier­to y des­alien­to en cuan­tos han creí­do que eran po­si­bles mu­chas si­tua­cio­nes de co­rrup­ción y pre­va­ri­ca­ción des­de ha­ce tiem­po arrai­ga­das en la ges­tión de las di­ver­sas direcciones". Es­tas eran las pa­la­bras que di­ri­gía el en­ton­ces se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Go­bierno de la Ciu­dad del Va­ti­cano, el ar­zo­bis­po Car­lo Ma­ria Vi­ga­nò, al papa Be­ne­dic­to XVI cuan­do se en­te­ró que le iban a tras­la­dar a Was­hing­ton tras ha­ber des­cu­bier­to una se­rie de irre­gu­la­ri­da­des en las cuen­tas va­ti­ca­nas. Pe­ro es­ta no era la pri­me­ra vez que más al­tas ins­tan­cias ecle­siás­ti­cas. Hu­bo otros des­cu­bri­mien­tos que tu­vie­ron te­rri­bles con­se­cuen­cias. No obs­tan­te, ha­bría que ana­li­zar con cier­ta pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca el desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien re­cien­tes pa­ra com­pren­der me­jor su evo­lu­ción.

E se­cre­ta­ria de Es­ta­do Hi­llary Clin­ton en­via­ba una mi­si­va a ca­ja de Pan­do­ra. Ad­ver­tía a Be­ne­dic­to XVI que las cuen­tas del Ban­co Va­ti­cano de­bían ser sa­nea­das, de lo con­tra­rio, es­te se­ría in­clui­do en una lis­ta ne­gra del De­par­ta­men­to del Te­so­ro nor­tea que apo­ya­ba el te­rro­ris­mo, el blan­queo de ca­pi­ta­les y el cri­men or­ga­ni­za­do. Preo­cu­pa­do, el papa pi­dió ayu­da al eco­no­mis­ta Et­to­re Got­ti Te­des­chi, que pre­si­día en esos mo­men­tos el Ins­ti­tu­to pa­ra las Obras de Re­li­gión (IOR), tam­bién co­no­ci­do como Ban­co Va­ti­cano. Tras rea­li­zar una au­di­to­ría a la en­ti­dad per­te­ne­cían a Mat­teo Mes­si­na De­na­ro, je­fe de la cú­pu­la de Co­sa Nos­tra y que ha­bía vein­tiu­na cuen­tas de ciu­da­da­nos ru­sos bus­ca­dos por la In­ter­pol por su vin­cu­la­ción con el cri­men or­ga­ni­za­do. Alar­ma­do, ha­bló con Rat­zin­ger y le su­gi­rió pe­dir ayu­da a Tar­ci­sio Ber­to­ne, el en­ton­ces se­cre­ta­rio de Es­ta­do, sin sos­pe­char que es­te era uno de los prin­ci­pa­les in­tere­sa­dos en man­te­ner aque­lla si­tua­ción de ile­ga­li­dad y os­cu­ran­tis­mo. Pos­te­rior­men­te, Te­des­chi fue in­jus­ta de blan­queo de ca­pi­ta­les. En fe­bre­ro de­li­tos impu­tados y sa­lió ab­suel­to de to­dos los car­gos. Es­te pa­re­cía el prin­ci­pio de una tra­ma de in­tri­gas den­tro de la pro­pia cu­ria ca­tó­li­ca, sin em­bar­go exa­mi­nan­do acon­te­ci­mien­tos pa­sa­dos ve­re­mos que hu­bo mu­chas más.

AN­TE­CE­DEN­TES HIS­TÓ­RI­COS

A me­dia­dos del si­glo XIX, el rey sar­do­pia­mon­tés Carlos Al­ber­to de­cla­ró a ne­gó a apo­yar la con­tien­da, lo que su de la he­ge­mo­nía te­rri­to­rial ecle­siás­ti­ca. que mar­chó al exi­lio, mien­tras se pro­cla­ma­ba la II Re­pú­bli­ca Ro­ma­na. Hu­bo ciu­da­des que se le­van­ta­ron con­tra la au­to­ri­dad pa­pal, lo que des­en­ca­de­nó la su­ce­si­va pér­di­da de te­rri­to­rios de la Igle­sia tras en­fren­ta­mien­tos en­tre las es­ta­ban en su con­tra. Fi­nal­men­te, con la ane­xión del Reino de Pia­mon­te-Ce­rde de re­cau­dar fon­dos pa­ra los exi­lia­dos de la Igle­sia ca­tó­li­ca, el papa León XII Obras de Re­li­gión en el Va­ti­cano, ins­ti el Ins­ti­tu­to pa­ra las Obras de Re­li­gión (IOR) por me­dia­ción de Pío XII, crea­do su­pues­ta­men­te, pa­ra ges­tio­nar los bie­nes de per­so­nas fí­si­cas o ju­rí­di­cas cu­yas ac­ti­vi­da­des eran hu­ma­ni­ta­rias o re­li­gio - do "ban­co", des­de sus ini­cios no ha ac­tua­do pro­pia­men­te como tal en cuan­to a que no con­ce­de prés­ta­mos ni rea­li­za in­ver­sio­nes di­rec­tas, pe­ro sí in­vier­te el di­ne­ro de sus clien­tes en bo­nos del Es­ta­do, en el mer­ca­do in­ter­ban­ca­rio y en obli­ga­cio­nes. A prio­ri, es­tas ac­ti­vi­da­des han su­pues­to una in­yec­ción de di­ne ma­yo­res ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas. No obs­tan­te, ¿qué su­ce­dió pa­ra que es­tas in­ten­cio­nes ho­nes­tas de­ri­va­ran en ac­ti­vi­da­des no muy lí­ci­tas?

GES­TIÓN ECO­NÓ­MI­CA EN LA SAN­TA SE­DE

Lla­ma la aten­ción que la ban­ca del te­rri­to­rio, ad­mi­nis­tre fon­dos por un va - ca­pi­tal. Re­sul­ta igual­men­te in­tere­san que se en­car­gan de su eco­no­mía: el Pa equi­va­len­te a un ban­co cen­tral va­ti­cano, el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía y el IOR. Has­ta el mo­men­to en el que el ac­tual va­ti­ca­nas, el IOR no te­nía que ren­dir cuen­tas an­te nin­guno de los otros dos or­ga­nis­mos, pues sus ac­ti­vi­da­des eran con­si­de­ra­das ma­te­ria re­ser­va­da y so­lo po­dían ser re­vi­sa­das me­dian­te au­to­ri a es­ta si­tua­ción, se te­nía por cos­tum­bre des­truir to­da aque­lla do­cu­men­ta­ción ge­ne­ra­da por la ban­ca va­ti­ca­na cuan­do ición. Los do­cu­men­tos más an­ti­guos da­tan de los in­tere­ses pro­du­ci­dos por el di­ne­ro de­po­si­ta­do en es­te ban­co au­men­ta­ran - cial, hi­zo que im­por­tan­tes in­ver­so­res como la di­nas­tía de los Roths­child y los Mor­gan, una de las fa­mi­lias más ri­cas del mun­do, se in­tere­sa­ran en el IOR. Es­te pe­cu­liar mé­to­do de se­cre­tis­mo - des­cu­brir­se.

SÍN­TO­MAS DE CO­RRUP­CIÓN

re­co­no­ci­do como un Es­ta­do so­be­rano me­dian­te el Pac­to de Le­trán (ver ar­tícu­lo Pac­tos de Le­trán, la con­so­li­da­ción

de Es­ta­do Va­ti­cano, - rri y el primer mi­nis­tro de Ita­lia Be­ni­to Mus­so­li­ni. La Igle­sia re­cu­pe­ra­ba te­rreno po­lí­ti­co, so­cial y eco­nó­mi­co, y el Es­ta­do ita­liano se com­pro­me­tía a - - or­ga­nis­mo ban­ca­rio que se en­car­ga­ría de ges­tio­nar el pa­tri­mo­nio eco­nó­mi­co ecle­siás­ti­co. Ber­nar­dino No­ga­ra, un in­ge­nie­ro con am­plia ex­pe­rien­cia en la Ban­ca Co­mer­cial Ita­lia­na, fue pues­to al al man­do de una vein­te­na de em­plea coin­ci­dió con la Gran De­pre­sión, cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial que, no obs­tan­te, fa­vo­re­ció los in­tere­ses ecle­siás­ti­cos. No­ga­ra po­seía in­for­ma­ción pri­vi­le-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.