CER­VAN­TES, el hi­dal­go in­mor­tal

ES­TE AÑO SE CON­ME­MO­RA EL 400 ANIVER­SA­RIO DE LA MUER­TE DE MI­GUEL DE CER­VAN­TES. EL ES­CRI­TOR MÁS UNI­VER­SAL EN LEN­GUA CAS­TE­LLA­NA TU­VO UN VI­DA LLE­NA DE MIS­TE­RIOS, AL­GU­NOS AÚN POR DES­EN­TRA­ÑAR.

Clío especial - - SUMARIO - POR NOE­LIA HER­NÁN­DEZ CO­LA­BO­RA­CIÓN DE CARLOS LURIA, AU­TOR DE "EL HI­DAL­GO QUE NUN­CA RE­GRE­SÓ"

AL IGUAL QUE "DON QUI­JO­TE", EL PER­SO­NA­JE MÁS CO­NO­CI­DO SA­LI­DO DE SU PLU­MA, MI­GUEL DE CER­VAN­TES SAA­VE­DRA tu­vo una vi­da agi­ta­da y, hay que decirlo, po­co do­cu­men­ta­da. El mis­te­rio siem­pre ha ro­dea­do su bio­gra­fía per­so­nal. Tan­to es así que no exis­te nin­gún re­tra­to su­yo he­cho en vi­da y el lu­gar don­de re­po­sa­ban sus res­tos fue con­fir­ma­do ha­ce tan so­lo un año, en 2015.

Mu­chos de los da­tos bio­grá­fi­cos que so­bre él se tie­nen res­pon­den a es­pe­cu­la­cio­nes, aun­que afor­tu­na­da­men­te su con­di- ción de sol­da­do ba­jo el rei­na­do de Fe­li­pe II, los di­fe­ren­tes en­car­ce­la­mien­tos que su­frió y su tra­ba­jo co­mo re­cau­da­dor de abas­tos en Se­vi­lla per­mi­ten se­guir la pis­ta del es­cri­tor es­pa­ñol más re­co­no­ci­do uni­ver­sal­men­te.

PRI­ME­ROS AÑOS

El li­te­ra­to na­ce en Al­ca­lá de He­na­res en 1547. Da­to que se con­fir­ma en el si­glo XVIII, cuan­do se en­cuen­tra su par­ti­da de bau­tis­mo fe­cha­da el 9 de oc­tu­bre en la igle­sia de San­ta Ma­ría la Ma­yor de es­ta lo­ca­li­dad ma­dri­le­ña, aun­que pro­ba­ble­men­te na­cie­ra el 29 de sep­tiem­bre, día de San Mi­guel.

Su pa­dre, Ro­dri­go de Cer­van­tes, for­ma­do co­mo ci­ru­jano, lle­va una vi­da iti­ne­ran­te por mo­ti­vos de tra­ba­jo y su es­tan­cia en Al­ca­lá de He­na­res en aquel mo­men­to era ca­sual.

Des­de aquí la fa­mi­lia, de la que el es­cri­tor era el cuar­to de sie­te her­ma­nos, se tras­la­da a Va­lla­do­lid, Cór­do­ba y Se­vi­lla, y en 1566 se es­ta­ble­ce en Ma­drid.

No exis­te do­cu­men­ta­ción so­bre la for­ma­ción que re­ci­be du­ran­te es­tos años de in­fan­cia y pri­me­ra ju­ven­tud, has­ta que asis­te al Es­tu­dio Pú­bli­co de Hu­ma­ni­da­des de la Vi­lla don­de tie­ne co­mo men­tor a Juan Ló­pez de Ho­yos. Es­te ca­te­drá­ti­co en gra­má­ti­ca le dio la opor­tu­ni­dad de pu­bli­car sus pri­me­ros poe­mas den­tro de su obra “His­to­ria y re­la­ción de la en­fer­me­dad, muer­te y exe­quias de la rei­na”, don­de el hu­ma­nis­ta re­la­ta la do­len­cia su­fri­da por la ter­ce­ra es­po­sa de Fe­li­pe II que aca­bó con su vi­da.

SOL­DA­DO EN ITA­LIA

En 1569, Mi­guel de Cer­van­tes

di­ri­ge su des­tino ha­cia Ita­lia, país del que siem­pre con­ser­va­rá un buen re­cuer­do y al que ha­ce re­fe­ren­cia en va­rias de sus obras. A su lle­ga­da a Ro­ma se po­ne al ser­vi­cio del mon­se­ñor Giu­lio Ac­qua­vi­va, que se con­ver­ti­rá en car­de­nal en 1570, y for­man­do par­te de su sé­qui­to vi­si­ta ciu­da­des co­mo Pa­ler­mo, Ve­ne­cia, Mi­lán y Flo­ren­cia. Pe­ro no tar­da­rá mu­cho en cam­biar de rum­bo e in­gre­sa co­mo sol­da­do en la com­pa­ñía del ca­pi­tán Die­go de Ur­bi­na, de la que tam­bién for­ma par­te su her­mano Ro­dri­go de Cer­van­tes.

Ba­jo las ór­de­nes de Juan de Aus­tria, her­mano de Fe­li­pe II, am­bos par­ti­ci­pan en la ba­ta­lla na­val de Le­pan­to con­tra la ar­ma­da tur­ca. La lu­cha fue cruen­ta y le oca­sio­na va­rias he­ri­das al es­cri­tor que le obli­gan a per­ma­ne­cer seis me­ses en Me­si­na (Si­ci­lia) pa­ra re­cu­pe­rar­se. De­bi­do a las le­sio­nes su­fri­das, su mano iz­quier­da que­da inu­ti­li­za­da de por vi­da pe­ro, a pe­sar del mo­te “el man­co de Le­pan­to” que re­ci­be de sus crí­ti­cos, nun­ca se la ampu­taron.

Con­ti­núa con su ca­rre­ra mi­li­tar en Ita­lia in­ter­vi­nien­do en va­rias cam­pa­ñas de po­ca re­le­van­cia ba­jo el man­do de ca­pi­tán Ma­nuel Pon­ce de León, aun­que la ma­yor par­te del tiem­po per­ma­ne­ce cuar­te­les co­mo el de Si­ci­lia. Fi­nal­men­te de­ci­de per­ma­ne­cer en Ná­po­les du­ran­te dos años, has­ta que en 1575 de­ci­de vol­ver a Es­pa­ña. Lle­va con­si­go car­tas de re­co­men­da­ción que re­co­no­cen sus mé­ri­tos mi­li­ta­res de, en­tre otros, Juan de Aus­tria.

Jun­to con su her­mano Ro­dri­go par­te ha­cia Bar­ce­lo­na, pe­ro du­ran­te la tra­ve­sía una tor­men­ta les des­vía de su rum­bo y la ga­le­ra en la que via­jan es apre­sa­da por cor­sa­rios ber­be­ris­cos en las aguas del gol­fo de Ro­sas, fren­te ala cos­ta ca­ta­la­na.

Cer­van­tes aca­ba en Ar­gel, don­de su cau­ti­ve­rio du­ra­rá cin­co años du­ran­te los que in­ten­ta­rá fu­gar­se has­ta cua­tro ve­ces sin éxi­to. Sus cap­to­res pe­dían un res­ca­te de 500 es­cu­dos, una ele­va­da can­ti­dad pa­ra la épo­ca, por­que las car­tas de re­co­men­da­ción que lle­va­ba con­si­go les ha­cen su­po­ner que se tra­ta de una per­so­na de gran re­le­van­cia.

Su fa­mi­lia tra­ta de con­se­guir es­ta can­ti­dad, pe­ro es un frai­le tri­ni­ta­rio quien la lo­gra de­vol­vién­do­le la li­ber­tad en sep­tiem­bre de 1580.

SU VUEL­TA A ES­PA­ÑA

Vuel­ve a pi­sar tie­rra es­pa­ño­la en De­nia, des­de don­de se di­ri­ge a Va­len­cia y des­pués a Ma­drid. On­ce años ha es­ta­do fue­ra de Es­pa­ña, du­ran­te los que ha ha­bi­do mu­chos cam­bios. Uno de ellos es la ane­xión de Por­tu­gal y el tras­la­do de la cor­te a Lis­boa, ha­cia don­de se di­ri­ge Cer­van­tes con el pro­pó­si­to de en­con­trar una ocu­pa­ción que le per­mi­ta pa­gar las deu­das con­traí­das por su fa­mi­lia.

De­bi­do a sus co­no­ci­mien­tos del nor­te de Áfri­ca le en­car­gan una mi­sión en Orán de la que po­co se sa­be y por la que le pa­gan 50 es­cu­dos. A pe­sar de sus car­tas de re­co­men­da­ción po­co más con­si­gue, ni si­quie­ra cuan­do pi­de un pues­to va­can­te en las In­dias. Su so­li­ci­tud en re­cha­za­da.

Du­ran­te los años si­guien­tes ocu­rren va­rios he­chos tras­cen­den­tes en la vi­da del es­cri­tor, tan­to en la per­so­nal co­mo en la li­te­ra­ria. En 1582 co­no­ce a Ana Vi­lla­fran­ca de Rojas, una mu­jer ca­sa­da de cu­ya re­la­ción na­ció su úni­ca hi­ja, Isa­bel de Saa­ve­dra. Y en 1584, se ca­sa con Catalina Pa­la­cios Sa­la­zar, a quien do­bla en edad y es­ta­ble­cen su re­si­den­cia en Es­qui­vis, To­le­do, la lo­ca­li­dad na­tal de su mu­jer.

Se cree que es en es­te tiem­po cuan­do es­cri­be su pri­me­ra obra de gran ex­ten­sión, “La Ga­la­tea”, que fue pu­bli­ca­da en Al­ca­lá de He­na­res en 1585, y las obras tea­tra­les “La Nu­man­cia” y “El tra­to de Ar­gel” –re­ti­tu­la­da más tar­de co­mo “Los ba­ños de Ar­gel”–.

En 1587 por fin con­si­gue una ocu­pa­ción más es­ta­ble co­mo co­mi­sa­rio real de abas­tos pa­ra la Ar­ma­da In­ven­ci­ble y se ins­ta­la en Se vi­lla. Su tra­ba­jo le lle­va­rá a re­co­rrer to­da An­da­lu­cía y son nu­me­ro­sos tam­bién sus via­jes a Es­qui­vias y Ma­drid, lo que le per­mi­te en­trar en con­tac­to con la gen­te de a pie e ir acu­mu­lan­do ex­pe­rien­cias que más tar­de le

Ba­jo las ór­de­nes de Juan de Aus­tria, her­mano de Fe­li­pe II, par­ti­ci­pa en la ba­ta­lla na­val de Le­pan­to con­tra la ar­ma­da tur­ca. La lu­cha fue cruen­ta. De­bi­do a las le­sio­nes su­fri­das, su mano iz­quier­da que­da inu­ti­li­za­da de por vi­da pe­ro, de ahí el so­bre­nom­bre "el man­co de Le­pan­to".

fa­ci­li­ta­rán las cons­truc­ción de sus gran­des per­so­na­jes.

Sus de­be­res co­mo re­cau­da­dor le va­len la ex­co­mu­nión por em­bar­gar bie­nes de la Igle­sia y le lle­van a la cár­cel en dos oca­sio­nes por bre­ves pe­rio­dos de tiem­po en 1592 y 1597, tras ser acu­sa­do de apro­pia­ción de di­ne­ro pú­bli­co. No se sa­be con exac­ti­tud en cuál de los dos con­fi­na­mien­tos Mi­guel de Cer­van­tes em­pe­zó a ges­tar “Don Qui­jo­te de la Man­cha”.

LLE­VA LA FA­MA LI­TE­RA­RIA

En 1603 se tras­la­da con to­da la fa­mi­lia –su mu­jer, her­ma­nas, hi­ja y so­bri­na– a Va­lla­do­lid, don­de es­tá ins­ta­la­da la cor­te de Fe­li­pe III. Es aquí don­de ter­mi­na la pri­me­ra par­te de su obra más uni­ver­sal “El in­ge­nio­so hi­dal­go Don Qui­jo­te de la Man­cha”, 674 pá­gi­nas que se re­pro­du­cen en 1604 en la im­pren­ta de Juan de la Cues­ta, en la ca­lle Ato­cha de Ma­drid. La no­ve­la se ago­ta rá­pi­da­men­te y hay que edi­tar nue­vas edi­cio­nes, in­clu­so apa­re­cen al­gu­nas clan­des­ti­nas. La se­gun­da par­te, “El in­ge­nio­so ca­ba­lle­ro don Qui­jo­te de la Man­cha”, se pu­bli­ca en 1615.

El es­cri­tos ad­quie­re cier­ta fa­ma en el ám­bi­to li­te­ra­rio, aun­que ape­nas le re­por­ta di­ne­ro, y de­ci­de tras­la­dar­se a Ma­drid. Es en­ton­ces cuan­do co­mien­za su eta­pa más pro­lí­fi­ca.

En 1613 pu­bli­ca“No­ve­las ejem­pla­res”, en 1614 el poe­ma na­rra­ti­vo “Via­je del Par­na­so”, en 1615 la se­gun­da par­te de "El Qui­jo­te" y la obra tea­tral “Ocho co­me­dias y ocho en­tre­me­ses nue­vos nun­ca re­pre­sen­ta­dos” y en 1616 es­cri­be “Los tra­ba­jos de Per­si­les y Se­gis­mun­da”, que ve la luz de for­ma pós­tu­ma en 1617.

Tres días an­tes de su muer­te es­cri­be la de­di­ca­to­ria de es­ta úl­ti­ma obra. Fa­lle­ce el 22 de abril en su ca­sa de la ca­lle León de Ma­drid es­qui­na con la ca­lle Fran­cos( ac­tual­men­te ca­lle Cer­van­tes). Al día si­guien­te es en­te­rra­do en el con­ven­to de las Tri­ni­ta­rias Des­cal­zas, sin pom­pa y sin cons­tan­cia. He­cho, es­te úl­ti­mo, cons­ta­ta­do ha­ce un año, a pun­to de cum­plir­se cua­tro si­glos des­de su fa­lle­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.