MO­ZART. El ge­nio ful­gu­ran­te

NA­CI­DO EN SALZ­BUR­GO EN 1756 Y FA­LLE­CI­DO EN VIE­NA EN 1791, LA IN­TEN­SA PE­RO BRE­VE CA­RRE­RA DE MO­ZART PO­DRÍA COM­PA­RAR­SE A LA DE UN REFULGENTE CO­ME­TA QUE ATRAVESASE EL FIRMAMENTO MU­SI­CAL. TAL VEZ, SÍ EXIS­TIÓ UN COM­PO­SI­TOR QUE ME­RE­CIÓ EL CA­LI­FI­CA­TI­VO DE GE­NIO E

Clío especial - - SUMARIO - POR DO­ME­NECH GON­ZÁ­LEZ DE LA RU­BIA, DI­REC­TOR DE OR­QUES­TA

NI­ÑO PRO­DI­GIO DO­TA­DO DE TO­DAS LAS CUA­LI­DA­DES, LA OBRA DE AMADEUS MO­ZART ES UN MO­NU­MEN­TO A LA IN­TE­LI­GEN­CIA Y A LA SEN­SI­BI­LI­DAD HU­MA­NA. Con so­lo 18 años ya se en­con­tra­ba en la ma­du­rez crea­ti­va ha­bien­do ven­ci­do to­dos los re­cords po­si­bles de ra­pi­dez, es­pon­ta­nei­dad, pro­fun­di­dad y maes­tría téc­ni­ca. Pe­ro pa­ra evi­tar con­ver­tir­se en una ilu­sión per­di­da, to­do ge­nio ne­ce­si­ta orien­tar­se con­ve­nien­te­men­te y esa orien­ta­ción le vino a Mo­zart de la mano de su pa­dre Leo­pold, un ex­ce­len­te com­po­si­tor, vio­li­nis­ta, y pe­da­go­go que com­pren­dió y ali­men­tó el ta­len­to ex­tra­or­di­na­rio de su hi­jo des­de los pri­me­ros mo­men­tos. Pe­ro re­pa­se­mos al­gu­nos de los in­creí­bles da­tos que ja­lo­na­ron la vi­da de Mo­zart.

VO­CA­CIÓN TEM­PRA­NA

A los 5 años ya ofre­cía con­cier­tos y rea­li­za­ba sus pri­me­ras com­po­si­cio­nes. A los 8 com­pu­so su pri­me­ra ópe­ra; a los 14 rea­li­zó una de sus gran­des ha­za­ñas mu­si­ca­les –la trans­crip­ción del mi­se­re­re de Alle­gri–; a los 18 era un com­po­si­tor to­tal­men­te for­ma­do y así, una tras otra, po­dría­mos aña­dir de­ce­nas de anéc­do­tas más que con­fir­ma­rían su ge­nia­li­dad.

Re­sul­ta sig­ni­fi­ca­ti­va la can­di­dez, buen hu­mor y ga­nas de ju­gar que en to­da su vi­da de­mos­tró Mo­zart. An­te sus se­res más pró­xi­mos siem­pre se com­por­tó co­mo un ni­ño gran­de, tal vez por­que nun­ca dis­fru­tó de una ver­da­de­ra in­fan­cia. Le en­can­ta­ban los jue­gos de pa­la­bras y los do­bles sen­ti­dos, y, ade­más, sen­tía especial pre­di­lec­ción por las bro­mas es­ca­to­ló­gi­cas. Sus car­tas es­tán lle­nas de ellas y re­sul­ta muy di­ver­ti­do re­pa­sar los nu­me­ro­sos nom­bres con los que se di­ri­gía a su que­ri­da es­po­sa Cons­tan­za.

ES­PÍ­RI­TU IN­QUIE­TO

Pe­ro te­ner una ima­gen frí­vo­la de Mo­zart se­ría un error. Era una per­so­na pro­fun­da y con in­quie­tu­des, que gra­cias a un en­co­mia­ble afán de su­pera­ción su­po su­plir las de­fi­cien­cias de co­no­ci­mien­to que te­nía de otros asun­tos no re­la­cio­na­dos con la mú­si­ca. Des­de ni­ño, no ha­bía he­cho otra co­sa que ofre­cer con­cier­tos, es­cri­bir mú­si­ca y te­ner pre­pa­ra­do el equi­pa­je pa­ra ac­tuar en al­gún lu­gar más o me­nos le­jano. Des­de lue­go tam­bién era muy cons­cien­te de su va­lía. Por eso no tu­vo re­pa­ros en de­man­dar un suel­do acor­de a su ta­len­to du­ran­te su es­tan­cia en Salz­bur­go o en aban­do­nar es­te tra­ba­jo cuan­do com­pren­dió que li­mi­ta­ba sus as­pi­ra­cio­nes crea­ti­vas. Mo­zart ya no fue a aquel pe­que­ño en­can­ta­dor que en­can­di­la­ba a las cor­tes eu­ro­peas con su pre­coz ta­len­to y hu­bo de ga­nar­se la vi­da dan­do lo me­jor de sí mis­mo en un an­ti­guo ré­gi­men en el que el ar­tis­ta es­ta­ba li­ga­do a me­ce­nas, no­bles y au­to­ri­da­des re­li­gio­sas.

Cuan­do Mo­zart na­ció, la bur­gue­sía aún no ha­bía emer­gi­do en la so­cie­dad eu­ro­pea y cuan­do lo hi­zo en 1789, tras la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, el com­po­si­tor ape­nas pu­do dis­fru­tar de sus avan­ces pues mo­ri­ría so­lo dos años des­pués. Es­cu­chan­do aten­ta­men­te sus obras, in­clu­so las más con­ven­cio­na­les, apre­cia­mos acen­tos de nos­tal­gia y ex­pre­si­vi­dad muy dis­tin­tos de los de sus con­tem­po­rá­neos. Es la mar­ca del ge­nio que, en me­dio de la in­com­pren­sión y el do­lor, mos­tra­ba sus rasgos a una so­cie­dad que no su­po va­lo­rar­lo ade­cua­da­men­te.

EL FI­NAL DE SUS DÍAS

Tras una vi­da de tra­ba­jo ago­ta­dor el de­li­ca­do or­ga­nis­mo de Mo­zart no pu­do so­por­tar la pre­sión y en 1791, a los 35 años de edad, mu­rió jun­to a su que­ri­da es­po­sa Cons­tan­za. Mien­tras ago­ni­za­ba, aún tu­vo tiem­po de

Tras una vi­da de tra­ba­jo, el de­li­ca­do or­ga­nis­mo de Mo­zart no pu­do so­por­tar la pre­sión y en 1791, a los 35 años, mu­rió jun­to a su es­po­sa Cons­tan­za.

dic­tar­le al­gu­nas fra­ses mu­si­ca­les del Ré­quiem a su alumno Suss­ma­yer.

El Ré­quiem fue un en­car­go mis­te­rio­so que le in­quie­tó mu­chí­si­mo en sus úl­ti­mos me­ses. ¿Quién era aquel ex­tra­ño per­so­na­je que le ha­bía en­car­ga­do tan sin­gu­lar obra? Y so­bre to­do ¿a quién es­ta­ba de­di­ca­da?

Lo cier­to es que Mo­zart su­pu­so que el en­car­go era en reali­dad una ex­tra­ña bur­la del des­tino que lla­ma­ba a su puer­ta pa­ra que es­cri­bie­se la mú­si­ca pa­ra su pro­pio fu­ne­ral. Con­je­tu­ras apar­te, por es­cri­bir el Ré­quiem se le pa­ga­ba muy bien y se­gu­ra­men­te, por eso, aún en su le­cho de muer­te, qui­so avan­zar­lo pa­ra de es­te mo­do se­guir co­bran­do el di­ne­ro que tan­ta fal­ta le ha­cía. Pe­ro na­da pu­do de­te­ner el fa­tal desen­la­ce. Fi­nal­men­te, uno de los ma­yo­res ge­nios de la hu­ma­ni­dad des­can­só pa­ra siem­pre en una fo­sa co­mún. Na­die en el fu­tu­ro po­dría iden­ti­fi­car sus res­tos y así, su­mi­do en el ano­ni­ma­to fí­si­co, pe­ro es­pi­ri­tual­men­te eterno gra­cias a la ins­pi­ra­ción de sus obras, su mú­si­ca nos acom­pa­ña des­de en­ton­ces, me­cien­do nues­tros sue­ños y as­pi­ra­cio­nes más no­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.