UNA JO­YA DEN­TRO DEL ATENEO

Clío especial - - TODOS LOS PRESIDENTES -

SE TRA­TA DEL CO­NO­CI­DO CO­MO EL DES­PA­CHO DE AZA­ÑA O SALA AZA­ÑA, BAU­TI­ZA­DO ASÍ POR EL ILUS­TRE OCU­PAN­TE QUE TU­VO. Sin du­da, un es­pa­cio em­ble­má­ti­co del Ateneo de Ma­drid que ha re­co­gi­do tras­cen­den­ta­les mo­men­tos pa­ra la ins­ti­tu­ción y pa­ra la his­to­ria más re­cien­te de Es­pa­ña. Sus mu­ros han si­do tes­ti­gos mu­dos de im­por­tan­tes reunio­nes y del pa­so de gran­des per­so­na­jes tan cé­le­bres co­mo Ma­da­me Cu­rie o Al­bert Eins­tein, ade­más de Una­muno y Or­te­ga y Gas­set, jun­to con re­yes, pre­mios no­be­les y gran­des po­lí­ti­cos de nues­tra his­to­ria. En es­te rin­cón del Ateneo de Ma­drid se cus­to­dian al­gu­nas de las be­llas joyas de la doc­ta ca­sa. Po­de­mos ele­gir el re­tra­to del pro­pio Ma­nuel Aza­ña que allí cuel­ga o el de Eduar­do Ro­sa­les que reali­zó Joaquín So­ro­lla. Pe­ro hay más: en no­viem­bre de 1917, los be­llos de­co­ra­dos de la obra El pue­blo dor­mi­do, de Fe­de­ri­co Oli­ver –an­ti­guos lien­zos fir­ma­dos por Be­rue­te, Mon­león y Fe­rriz y Lhardy– fue­ron des­mon­ta­dos del Tea­tro Es­pa­ñol, re­cor­ta­dos y adap­ta­dos pa­ra ser re­uti­li­za­dos co­mo de­co­ra­ción en es­te mí­ti­co es­pa­cio. Una vez ajus­ta­dos, la sala per­ma­ne­ció co­mu­ni­ca­da con el res­to de La Ca­cha­rre­ría a tra­vés de los tres va­nos que ac­tual­men­te exis­ten. Es­te lo­cal, que da­ta del si­glo XIX, se cree que de­be su sin­gu­lar nom­bre a que los in­te­lec­tua­les que allí de­ba­tían aca­lo­ra­da­men­te lle­ga­ban in­clu­so a ti­rar­se “los ca­cha­rros a la ca­be­za” en sus reunio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.