LOS TE­SO­ROS ER OS E L SE RE L

Clío especial - - LOS TESOROS DE LA REPÚBLICA -

UNA DE LAS MÚL­TI­PLES PREO­CU­PA­CIO­NES QUE E L GO­BIERNO D E L A SE­GUN­DA RE­PÚ­BLI­CA tu­vo du­ran­te su man­da­to y que, con el in­mi­nen­te es­ta­lli­do del con­flic­to ar­ma­do del 36, se pre­ci­pi­tó fue el de con­cluir cuál era la me­jor ma­ne­ra de pro­ce­der pa­ra po­der sal­va­guar­dar el pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co que Es­pa­ña po­seía y que es­ta­ba re­par­ti­do en dis­tin­tos mu­seos es­pa­ño­les. Un le­ga­do ar­tís­ti­co in­cal­cu­la­ble que co­rría un pe­li­gro ex­tre­mo, pe­ro que fi­nal­men­te vol­vió sano y sal­vo.

Con la gue­rra en su ma­yor apo­geo, las au­to­ri­da­des re­pu­bli­ca­nas con­vi­nie­ron que, co­mo pri­me­ra me­di­da, lo fun­da­men­tal en ese mo­men­to era po­ner a sal­vo las obras de arte más im­por­tan­tes que en­ton­ces se en­con­tra­ban en los só­ta­nos de la ca­pi­tal. El 28 de ju­lio de 1936, la Jun­ta Central del Te­so­ro Ar­tís­ti­co de Ma­drid se reúne por pri­me­ra vez pa­ra fa­vo­re­cer to­dos es­tos tra­ba­jos. Es­ta Jun­ta se en­car­ga de vi­si­tar edi­fi­cios ci­vi­les y re­li­gio­sos, con el fin de es­ta­ble­cer un in­ven­ta­rio de sus bie­nes y de­ci­dir la me­jor ma­ne­ra de pre­ser­var­los: o en los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.