LA OTRA GRAN FI­GU­RA

Clío especial - - DESPUÉS DE LA REPÚBLICA -

JO­SÉ MA­RÍA MA­CIÁ RIVES,

de Ca­llo­sa de Se­gu­ra (Ali­can­te), Jefe Pro­vin­cial de Fa­lan­ge en 1936, era hi­jo de un pe­que­ño in­dus­trial del cá­ña­mo de su ciu­dad na­tal. Afi­lia­do a Fa­lan­ge des­de el prin­ci­pio, or­ga­ni­za la pri­me­ra agru­pa­ción del par­ti­do en la pro­vin­cia de Ali­can­te.

El mis­mo via­ja a Ca­llo­sa de Se­gu­ra, don­de da un mul­ti­tu­di­na­rio mi­tin en el ci­ne Im­pe­rial el

Jo­sé An­to­nio

22 de ju­lio de 1934, pa­ra inau­gu­rar la se­de de Fa­lan­ge.

Ase­si­na­do el 29 de no­viem­bre de 1936, fren­te a las ta­pias del ce­men­te­rio de Ali­can­te jun­to a de­ce­nas de pre­sos po­lí­ti­cos, co­mo re­pre­sa­lia por el bom­bar­deo rea­li­za­do por avio­nes de la Le­gión Cón­dor du­ran­te la tar­de del 28 y la ma­dru­ga­da del 29 de no­viem­bre de 1936. Po­llo”. Ellos han de es­tar allí pa­ra re­ci­bir ar­mas y di­ri­gir­se sin pér­di­da de tiem­po al Re­for­ma­to­rio de Adul­tos pa­ra li­be­rar a Jo­sé An­to­nio. “Que co­man y be­ban los hom­bres, la tar­de va a ser lar­ga”, di­ce Ma­ciá lan­zan­do un bi­lle­te so­bre la me­sa.

A esas al­tu­ras, en el pue­blo ve­cino no se ha­bla­ba de otra co­sa que del pu­ña­do de hom­bres reuni­dos en La To­rre­ta. Era do­min­go y pa­sear has­ta las pro­xi­mi­da­des de la ol­ma se con­vir­tió en la prin­ci­pal dis­trac­ción de los ha­bi­tan­tes de Ra­fal. Du­ran­te to­da la ma­ña­na cen­te­na­res de per­so­nas ron­da­ron a los reuni­dos, ob­ser­ván­do­les con cu­rio­si­dad, pre­gun­tán­do­se qué ha­cían allí. Al­guno, más de­ci­di­do, se acer­ca­ba pa­ra ha­blar con al­gún ami­go o co­no­ci­do. Ma­nuel Sa­li­nas, preo­cu­pa­do, pro­po­ne bus­car un nue­vo lu­gar de con­cen­tra­ción más es­con­di­do, pe­ro “El Po­llo” se nie­ga. “Ya no hay tiem­po”, di­ce.

El pro­ble­ma más acu­cian­te al que se en­fren­tan aho­ra es el trans­por­te. Sa­li­nas sa­le de l a ca­sa y ha­ce un rá­pi­do re­cuen­to. “Son 111 hom­bres”, anun­cia al vol­ver a en­trar. A Tri­ni­ta­rio Se­va se l e ocu­rre que An­to­nio Grau, “El Chi­ru­lí”, que tie­ne un ca­mión con el que ha­ce por­tes, pue­de lle­var a bas­tan­tes de ellos has­ta Ali­can­te. “¿Es de fiar?”, pre­gun­ta el jefe. “Sí”, res­pon­de Ta­yo Se­va. Ma­ciá no l o du­da ni un i ns­tan­te y man­da a dos hom­bres en su bus­ca a Ra­fal.

Mien­tras tan­to, algunos hom­bres ar­ma­dos con una es­co­pe­ta se apos­tan jun­to a la ca­rre­te­ra, con la or­den de c onf i s c ar c ual qui er v ehí c ul o

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.