GUE­RRA CI­VIL: EXI­LIO Y RE­PRE­SIÓN

Clío especial - - DESPUÉS DE LA REPÚBLICA -

TREIN­TA Y TRES ME­SES, MIL DÍAS, así con­ta­bi­li­zan los en­tre­vis­ta­dos el pe­río­do de tiem­po que du­ró la Gue­rra Ci­vil de­jan­do pro­fun­das ci­ca­tri­ces en la so­cie­dad es­pa­ño­la que per­du­ran has­ta nues­tros días.

Es­tá cons­ta­ta­do por his­to­ria­do­res que de­jó una ci­fra cer­ca­na a unas 600.000 víc­ti­mas mor­ta­les, de las cua­les 100.000 co­rres­pon­den a la re­pre­sión pro­du­ci­da por los mi­li­ta­res su­ble­va­dos y 55.000 a la vio­len­cia ejer­ci­da en la zo­na re­pu­bli­ca­na.

En la pri­ma­ve­ra de 1939 fue de­rro­ta­do el ejér­ci­to re­pu­bli­cano y, en con­se­cuen­cia, más de me­dio mi­llón de es­pa­ño­les cru­za­ron la fron­te­ra con el país ve­cino, Fran­cia hu­yen­do de las re­pre­sa­lias, bus­can­do au­xi­lio, pe­ro se­rían con­du­ci­dos a im­pro­vi­sa­dos cam­pos fran­ce­ses en un des­tino in­cier­to.

Mien­tras, en Es­pa­ña, mi­les, cien­tos de mi­les de re­pu­bli­ca­nos ven­ci­dos se­rían pre­sos y en­car­ce­la­dos en pre­si­dios aba­rro­ta­dos, ha­ci­na­dos, en in­fra­hu­ma­nas con­di­cio­nes de vi­da en su in­te­rior o di­rec­ta­men­te fu­si­la­dos. Es­to acon­te­cía en la Es­pa­ña de 1939 y 1940, cuan­do, se­gún fuen­tes ofi­cia­les, la ci­fra de re­clu­sos des­bor­dan­do las cár­ce­les su­pe­ra­ba las 270.000 per­so­nas en un cli­ma de cons­tan­tes agu­je­ros en un puen­te pa­ra lle­nar­los con ex­plo­si­vos y ha­cer­lo vo­lar por los ai­res. Las car­gas de la di­na­mi­ta ya es­ta­ban co­lo­ca­das, pe­ro el puen­te no ex­plo­tó. El enemi­go se ha­bía des­via­do cor­tan­do ca­mino, lo te­nía­mos a unos cien me­tros de don­de es­tá­ba­mos, im­pi­dién­do­nos to­da po­si­bi­li­dad de re­ti­ra­da. En­ton­ces vi que la gue­rra la te­nía­mos per­di­da y vi­nie­ron a mi men­te mis pa­dres, mi fa­mi­lia... No me lo pen­sé dos ve­ces. Los fas­cis­tas es­ta­ban eje­cu­cio­nes, fu­si­la­mien­tos en gru­po, in­te­rro­ga­to­rios, mi­les de muer­tos por en­fer­me­dad y des­nu­tri­ción en el in­te­rior de cam­pos y pe­na­les. Más de 55.000 per­so­nas fue­ron eje­cu­ta­das en­tre 1939 em­pla­zan­do aún una ame­tra­lla­do­ra. De cua­tro sal­tos, atra­ve­sé la ca­rre­te­ra y que­dé fue­ra de su vis­ta. Lla­mé a los com­pa­ñe­ros, so­lo uno se de­ci­dió…”.

Es­ta f ue l a úl­ti­ma mi­sión de Biel­sa, con t an so­lo die­ci­ocho años, un jo­ven Guar­dia de Asal­to que to­mó par­te ac­ti­va du­ran­te la Gue­rra Ci­vil. Al per­der­se la ba­ta­lla cru­zó la fron­te­ra ini­cian­do un pe­re­gri­na­je por los cam­pos fran­ce­ses en su peor mo­men­to, el ini­cio del caos y 1946, hom­bres en su ma­yo­ría, pues­to que en un ele­va­do por­cen­ta­je fue­ron a la gue­rra mien­tras la prin­ci­pal ta­rea de las mu­je­res se en­con­tra­ba en la re­ta­guar­dia, co­sien­do, co­ci­nan­do o asis­tien­do a los he­ri­dos. ab­so­lu­to, el des­con­trol y la mi­se­ria. Ar­ge­lès-sur-Mer, Ag­de, Bar­ca­rès y Saint-Cy­prien fue­ron su des­tino du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial. Des­pués lo­gra­ría za­far­se de l os cam­pos na­zis al huir de un con­voy rum­bo a Da­chau. ¿Gol­pe de suer­te? Tal vez, o as­tu­cia.

Se ad­he­ri­ría a l a Re­sis­ten­cia fran­ce­sa du­ran­te la ocu­pa­ción de la Ale­ma­nia na­zi, par­ti­ci­pa­ría en la li­be­ra­ción de Pa­rís en agos­to de 1944 y des­pués for­ma­ría par­te del

¿Có­mo re­cuer­dan el es­ta­lli­do de la Gue­rra Ci­vil los tes­ti­mo­nios aún vi­vos? Hoy son no­na­ge­na­rios, pe­ro du­ran­te el ini­cio de la ba­ta­lla en Es­pa­ña eran jó­ve­nes que lu­cha­ron di­rec­ta­men­te en el con­flic­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.