Obras de los cien­tí­fi­cos más fa­mo­sos del mo­men­to (

Clío especial - - CIENCIA -

Descartes, Newton, Leib­niz, Rey­neau, Eu­ler…).

La j oven Agnesi fue to­da su vi­da una mu­jer muy re­li­gio­sa, cuan­do cum­plió los vein­tiún años ma­ni­fes­tó sus i nten­cio­nes de i ngre­sar en un con­ven­to, afor­tu­na­da­men­te no tar­dó en desis­tir an­te l a fé­rrea opo­si­ción de su pa­dre, que desea­ba que su hi­ja fue­ra una mu­jer de cien­cia. Po­co tiem­po des­pués em­pe­zó a es­cri­bir su li­bro más fa­mo­so so­bre cálcu­lo di­fe­ren­cial, que f ue pu­bli­ca­do en 1748. Su tí­tu­lo era “Ins­ti­tu­zio­ni ana­li­ti­che ad uno De­lla gio­ven­tú ita­lia­na”, aun­que era co­no­ci­do sim­ple­men­te co­mo “Ins­ti­tu­zio­ni”, su te­má­ti­ca se cen­tra­ba en el cálcu­lo di­fe­ren­cial e in­te­gral, sien­do uno de los pri­me­ros y más completos tra­ba­jos so­bre aná­li­sis fi­ni­to e in­fi­ni­te­si­mal. Se cuen­ta que lo es­cri­bió ini­cial­men­te pa­ra sus her­ma­nos.

El li­bro se con­vir­tió en mo­de­lo de cla­ri­dad y fue tra­du­ci­do al fran­cés y al i nglés. El en­car­ga­do de l a tra­duc­ción i ngle­sa fue John Col­son, pro­fe­sor de Cam­brid­ge y mal co­no­ce­dor del ita­liano. En el pri­mer ca­pí­tu­lo Ma­ría Agnesi men­cio­na­ba una cur­va es­pe­cial y con for­ma de cam­pa­na, que ha­bía si­do es­tu­dia­da pre­via­men­te por Pie­rre Fer­mat y Gui­do Gran­di, y de­no­mi­na­da “cur­va ver­so­ria” (del la­tín ver­te­re, gi­rar). En ita­liano pa­só a de­no­mi­nar­se “ver­sie­ra”, que iden­ti­fi­ca l a cuer­da o ca­bo que ha­ce gi­rar la ve­la, pe­ro que por otra par­te es l a abre­via­tu­ra de “av­ver­sie­ra”, que sig­ni­fi­ca en ita­liano “de­mo­nia, dia­ble­sa, mu­jer con­tra­ria a Dios”. Aquí pre­ci­sa­men­te ra­di­ca el error, Col­son tra­du­jo al i nglés el vo­ca­blo por “witch” (bru­ja), de­no­mi- na­ción que se ha man­te­ni­do has­ta nues­tros días, por lo que se co­no­ce a l a cur­va co­mo “bru­ja o he­chi­ce­ra de Agnesi”.

Es­ta obra no pa­só des­aper­ci­bi­da, re­ci­bió el re­co­no­ci­mien­to de la Aca­de­mia de Cien­cias Fran­ce­sas, de la em­pe­ra­triz Ma­ría Te­re­sa de Aus­tria, a quien es­ta­ba de­di­ca­do el li­bro, y del pa­pa Be­ne­dic­to XV. El pon­tí­fi­ce era un es­tu­dio­so de las ma­te­má­ti­cas y con­ce­dió a la Ma­ría Agnesi la cá­te­dra de ma­te­má­ti­cas de l a Uni­ver­si­dad de Bo­lo­nia. Su tra­ta­do se con­vir­tió du­ran­te mu­cho tiem­po en li­bro de tex­to en nu­me­ro­sas uni­ver­si­da­des eu­ro­peas. Des­gra­cia­da­men­te, po­co tiem­po des­pués fa­lle­ció su pa­dre, Pie­tro Agnesi, y Ma­ría, que por aquel en­ton­ces te­nía 34 años, aban­do­nó su ca­rre­ra cien­tí­fi­ca, de­jó l a uni­ver­si­dad y se hi­zo car­go del Hos­pi­ciao Tri­vul­zio de Mi­lán, en­tre­gan­do su vi­da a los más ne­ce­si­ta­dos. En 1762 la Uni­ver­si­dad de Tu­rín le pi­dió opi­nión so­bre unos ar­tícu­los pu­bli­ca­dos por un jo­ven La­gran­ge so­bre cálcu­lo de va­ria­cio­nes, a lo cual Ma­ría res­pon­dió que “no le in­cum­bían”. Fa­lle­ció en 1799, a l a

LA OBRA DE AGNESI NO PA­SÓ DES­APER­CI­BI­DA, re­ci­bió el re­co­no­ci­mien­to de la Aca­de­mia de Cien­cias Fran­ce­sas, de la em­pe­ra­triz Ma­ría Te­re­sa de Aus­tria, a quien es­ta­ba de­di­ca­do el li­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.