LOS CO­LO­NOS IN­GLE­SES EN EE.UU. PRAC­TI­CA­RON EL CA­NI­BA­LIS­MO

Clío - - CLIO NOTICIAS -

LOS PRI­ME­ROS CO­LO­NOS IN­GLE­SES es­ta­ble­ci­dos en lo que hoy es Es­ta­dos Uni­dos prac­ti­ca­ron el ca­ni­ba­lis­mo. Así lo ha ase­gu­ra­do un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res tras rea­li­zar un aná­li­sis fo­ren­se de los hue­sos de una ni­ña de ca­tor­ce años en Ja­mes­town, en el es­ta­do de Vir­gi­nia. El crá­neo ex­hi­bía se­ña­les de in­ten­tos pa­ra ex­traer la ma­te­ria ce­re­bral, se­gún ha se­ña­la­do Dou­glas Ows­ley, el an­tro­pó­lo­go fo­ren­se del Smith­so­nian que exa­mi­nó tan­to el crá­neo co­mo la ti­bia de la jo­ven.

Se­gún es­tos ex­per­tos del Museo Na­cio­nal de His­to­ria Na­tu­ral del Ins­ti­tu­to Smith­so­nian, di­chos ac­tos de ca­ni­ba­lis­mo ha­brían te­ni­do lu­gar du­ran­te el in­vierno de 1609-1610, cuan­do de­bi­do a la ham­bru­na al­re­de­dor del 80% de los co­lo­nos fa­lle­ció, y, co­mo pa­re­ce re­ve­lar la re­cien­te in­ves­ti­ga­ción, al­gu­nos de ellos in­ten­ta­ron hur­gar en el ce­re­bro de la ni­ña.

“La de­ses­pe­ra­ción y las abru­ma­do­ras cir­cuns­tan­cias afron­ta­das por los co­lo­nos de Fort Ja­mes du­ran­te el in­vierno de 1609-1610 se re­fle­jan en el tra­ta­mien­to post-mor­tem del cuer­po de es­ta chi­ca”, en pa­la­bras de Ows­ley, quien es­tá con­ven­ci­do que de­bió tra­tar­se de una si­tua­ción lí­mi­te, pues “los frag­men­tos de hue­so re­cu­pe­ra­dos tie­nen cor­tes con mar­cas inusua­les que re­fle­jan la pro­vi­sio­na­li­dad, los in­ten­tos y la com­ple­ta fal­ta de ex­pe­rien­cia en el des­cuar­ti­za­mien­to de res­tos ani­ma­les”, agre­gó. Pe­se a to­do, “la in­ten­ción cla­ra era des­mem­brar el cuer­po, sa­car el ce­re­bro y ex­traer la car­ne de ca­ra al con­su­mo”, ter­mi­nó con­cre­tan­do es­te ex­per­to.

Los hue­sos de la ni­ña de Ja­mes­town, en­con­tra­dos en el año 2012, ya en su mo­men­to fue­ron con­si­de­ra­dos atí­pi­cos a cau­sa de su al­to gra­do de frag­men­ta­ción. Tan­to los dien­tes co­mo par­tes del crá­neo sa­lie­ron a la luz du­ran­te una ex­ca­va­ción en la que tam­bién se ha­lla­ron un ca­ba­llo des­cuar­ti­za­do y di­ver­sos hue­sos de pe­rro.

Los res­tos de la jo­ven apor­tan por pri­me­ra vez una evi­den­cia fí­si­ca de ca­ni­ba­lis­mo en Ja­mes­town, que en 1607 re­ci­bió los pri­me­ros co­lo­nos in­gle­ses que le­van­ta­ron el pri­mer asen- ta­mien­to in­glés en el actual te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se, a ori­llas del río Ja­mes. Aun­que lle­ga­ron al lu­gar más de un cen­te­nar de co­lo­nos, pa­sa­sa­dos nue­ve me­ses so­la­men­te que­da­ban 38, 8, pues el res­to pe­re­ció a cau­sa de la ham­bru­na, aun­que tam­bién de la se­quía y de la en­fer­me­dad, lo que de­bió ha­cer­los muy de­pen­dien­tes de los bu­ques de abas­te­ci­mien­to.

En es­te en­cla­ve ya se ha­bían en­con­tra­do con an­te­rio­ri­dad re­fe­ren­cias so­bre prác­ti­cas de ca­ni­ba­lis­mo, se­gún la re­vis­ta del Smith­so­nian, que di­vul­gó una an­ti­gua car­ta es­cri­ta por Geor­ge Percy, pre­si­den­te de Ja­mes­town du­ran­te el pe­rio­do co­no­ci­do co­mo Épo­ca de la Ham­bru­na. Percy des­cri­bió el mo­do en que los co­lo­nos em­pe­za­ron a co­mer ca­ba­llos y tam­bién otros ani­ma­les, an­tes de re­cu­rrir a pe­rros, ga­tos, ra­tas, ra­to­nes y, fi­nal­men­te, in­clu­so a los ca­dá­ve­res que ya ocu­pa­ban las tum­bas.

Aun­que los in­ves­ti­ga­do­res des­co­no­cen quién se co­mió a la ni­ña de ca­tor­ce años ni la cau­sa exac­ta de su muer­te, ba­ra­jan la po­si­bi­li­dad de que en el ac­to par­ti­ci­pa­sen va­rias per­so­nas, pues el hue­so de la es­pi­ni­lla mues­tra sig­nos de al­guien que hur­gó más há­bil­men­te del que lo hi­zo en el crá­neo.

De ese mo­do, los res­tos de la jo­ven co­lo­na pro­por­cio­nan la pri­me­ra evi­den­cia fí­si­ca de ca­ni­ba­lis­mo en Ja­mes­town, a pe­sar de que los aca­dé­mi­cos siem­pre ha­bían es­pe­cu­la­do so­bre di­cha po­si­bi­li­dad de­bi­do a las ad­ver­si­da­des que los re­cién lle­ga­dos de­bie­ron en­con­trar en su nue­va tie­rra de aco­gi­da.

Smith­so­nian Institution/ Don Hurl­bert. CRÁ­NEO Y RE­CONS­TRUC­CIÓN

de la jo­ven co­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.