EL CA­LEN­DA­RIO MÁS AN­TI­GUO DEL MUN­DO ES­TÁ EN ES­CO­CIA

Clío - - CLIONOTICIAS -

AR­QUEÓ­LO­GOS BRI­TÁ­NI­COS ase­gu­ran ha­ber des­cu­bier­to en un mo­nu­men­to me­so­lí­ti­co de la re­gión es­co­ce­sa de Aber­deens­hi­re, con­cre­ta­men­te en Wa­rren Field (Crat­her), el ca­len­da­rio más an­ti­guo del mun­do. Da­ta de al­re­de­dor del año 8000 a. de C., y mi­de el tiem­po a par­tir de las fa­ses del Sol y la Lu­na. De re­sul­tar cier­to, pre­ce­de­ría en 5.000 años al más pri­mi­ti­vo sis­te­ma co­no­ci­do de me­dir el tiem­po crea­do por el hom­bre. Es­te “anua­rio” uni­so­lar pa­re­ce imi­tar las fa­ses de la Lu­na con el fin de rea­li­zar un se­gui­mien­to de los me­ses lu­na­res en el trans­cur­so de un año.

Pa­ra el ar­queó­lo­go Vin­ce Gaff­ney, res­pon­sa­ble del es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta on­li­ne In­ter­net Ar­chaeo­logy, “las evi­den­cias su­gie­ren que las so­cie­da­des de ca­za­do­res re­co­lec­to­res en Es­co­cia te­nían tan­to la ne­ce­si­dad co­mo la so­fis­ti­ca­ción que ha­cen fal­ta pa­ra me­dir el tiem­po a tra­vés de los años”. Pa­ra su su­per­vi­ven­cia, es­tas co­mu­ni­da­des pre­ci­sa­ban co­no­cer qué fuen­tes de re­cur­sos ali­men­ti­cios es­ta­ban dis­po­ni­bles en di­fe­ren- ttes épo­cas del año. Hay que tte­ner pre­sen­te que de­pend­dían de la ca­za de ani­ma­les mmi­gra­to­rios, y des­co­no­cer su uu­bi­ca­ción equi­va­lía a pa­sar hham­bre. “Ne­ce­si­ta­ban te­ner een cuen­ta las tem­po­ra­das ccui­da­do­sa­men­te pa­ra es­tar ppre­pa­ra­dos pa­ra cuan­do ese rre­cur­so ali­men­ti­cio es­tu­vie­ra a mano, por lo que un ca­len­da­rio es­ta­cio­nal tie­ne sen­ti­do”, apun­ta Gaff­ney. Tras ha­ber pa­sa­do cua­tro dé­ca­das to­man­do fo­to­gra­fías aé­reas del pai­sa­je es­co­cés y re­gis­tran­do si­tios ar­queo­ló­gi­cos no de­tec­ta­dos des­de el sue­lo, los ex­per­tos de la Uni­ver­si­dad de Bir­ming­ham han con­clui­do que Wa­rren Field es el pri­mer ejem­plo de una es­truc­tu­ra de es­te ti­po, y no hay otro com­pa­ra­ble ni en Gran Bre­ta­ña ni en Eu­ro­pa. Otro de los in­ves­ti­ga­do­res, Da­vid Cow­ley, se aven­tu­ra a afir­mar que po­drían “ha­ber ayu­da­do a en­con­trar el lu­gar en el que el tiem­po mis­mo se in­ven­tó”.

ILUS­TRA­CIÓN que mues­tra có­mo ha­bría fun­cio­na­do el mo­nu­men­to de Wa­rren Field.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.