LOS SIE­TE CUA­DROS DEL KUNST­HAL DE RÓT­TER­DAM FUE­RON QUE­MA­DOS

Clío - - CLIONOTICIAS -

UN MUSEO EN RU­MA­NIA ES­TÁ ANA­LI­ZAN­DO CE­NI­ZAS ha­lla­das en ca­sa de Ol­ga Du­ga­ru pa­ra de­ter­mi­nar si se tra­ta de los res­tos de las sie­te obras maes­tras ro­ba­das en el Cen­tro De Ar­te de Rót­ter­dam (Kunst­hal) el pa­sa­do año. La au­to­ra de la que­ma es la madre del acu­sa­do de ha­ber ro­ba­do los cua­dros, en­tre los que se cuen­tan obras de Pi­cas­so, Mo­net, Gau­guin, Ma­tis­se, Lu­cian Freud y el ho­lan­dés Me­yer da Haan, y que es­tán va­lo­ra­das en un to­tal de 18 mi­llo­nes de eu­ros.

Pa­re­ce ser que la ban­da de la­dro­nes no con­si­guió ven­der a la ma­fia ru­sa las te­las sus­traí­das y, vien­do que el cer­co po­li­cial se es­tre­cha­ba, la madre de Ra­du Du­ga­ru, uno de los su­pues­tos autores del de­li­to, de­ci­dió pro­te­ger a su vás­ta­go ha­cien­do des­apa­re­cer las prue­bas. Se­gún ella mis­ma ha de­cla­ra­do, en pri­mer lu­gar en­te­rró las pin­tu­ras en el ce­men­te­rio de la igle­sia del pue­blo de Car­ca­liu, al es­te de Ru­ma­nia, pa­ra pos­te­rior­men­te que­mar­las en la es­tu­fa de su vi­vien­da. Pe­ro se ol­vi­dó de que cier­tos pig­men­tos so­por­tan las al­tas tem­pe­ra­tu­ras.

Las ce­ni­zas re­cu­pe­ra­das en ca­sa de la pre­sun­ta en­cu­bri­do­ra con­tie­nen, se­gún los autores de los aná­li­sis, “frag­men­tos tí­pi­cos de cua­dros al óleo que­ma­dos”. Ernest Ober­län­de­rTar­no­vea­nu, di­rec­tor del Museo Na­cio­nal de His­to­ria de Ru­ma­nia, ha de­cla­ra­do que han des­cu­bier­to “pig­men­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra pin­tu­ras, muy ca­ros y que no se usan des­de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX”. Aun­que pig­men­tos co­mo los de es­ta­ño, plo­mo y cinc se em­plea­ban ha­bi­tual­men­te des­de el Re­na­ci­mien­to, en la ac­tua­li­dad es­tán prohi­bi­dos.

Apar­te de los pig­men­tos, otra de las cla­ves de la in­ves­ti­ga­ción han si­do los res­tos de los cla­vos que fi­ja­ron los lien­zos a sus mar­cos. Tras su aná­li­sis con mi­cros­co­pios óp­ti­cos y ra­yos X, ter­mi­nó por con­fir­mar­se que no hay du­da so­bre la que­ma de las pin­tu­ras. Seis ciu­da­da­nos ru­ma­nos, en­tre los que­se en­cuen­tran Du­ga­ru y su madre, se­rán juz­ga­dos a par­tir del 13 de agos­to en re­la­ción al es­pec­ta­cu­lar ro­bo que tu­vo lu­gar el 16 de oc­tu­bre de 2012 en el museo ho­lan­dés. Los sie­te lien­zos des­apa­re­ci­dos son Ca­be­za de ar­le­quín, de Pi­cas­so; La lec­to­ra en Blan­co y Ne­gro, de Ma­tis­se; El Puen­te de Wa­ter­loo de Lon­dres y El Puen­te de Cha­ring Cross de Lon­dres, de Mo­net; Mu­jer de­lan­te de una ven­ta­na abier­ta, lla­ma­da la no­via, de Gau­guin; un au­to­rre­tra­to de Me­yer de Haan y Mu­jer con los ojos ce­rra­dos, de Lu­cian Freud.

UNA DE LAS OBRAS ro­ba­das era de Paul Gau­guin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.