EN LON­DRES TRAS LAS HUE­LLAS DE SHER­LOCK HOL­MES

Clío - - EL MISTERIOSO CASO -

SU CA­SA EN BA­KER STREET, EL RES­TAU­RAN­TE DON­DE CO­NO­CIÓ AL DOC­TOR WAT­SON, EL BAR EN QUE CE­LE­BRA­BA SUS CA­SOS RE­SUEL­TOS... MU­CHOS DE LOS ES­CE­NA­RIOS QUE APA­RE­CEN EN LAS NO­VE­LAS PRO­TA­GO­NI­ZA­DAS POR SHER­LOCK HOL­MES SON REALES, PUE­DEN VI­SI­TAR­SE Y RE­CUER­DAN LAS AN­DAN­ZAS DEL DE­TEC­TI­VE MÁS FA­MO­SO DE LON­DRES... Y DEL MUN­DO.

AL MAR­GEN DE LOS AR­GU­MEN­TOS DE­TEC­TI­VES­COS y de las pes­qui­sas pa­ra des­ve­lar la iden­ti­dad del cul­pa­ble, las no­ve­las pro­ta­go­ni­za­das por Sher­lock Hol­mes re­fle­jan fiel­men­te el Lon­dres de la era vic­to­ria­na, una épo­ca bau­ti­za­da así en ho­nor a Vic­to­ria I (que go­ber­nó los de­sig­nios del Reino Uni­do en­tre 1837 y 1901) en la que In­gla­te­rra era la prin­ci­pal po­ten­cia del mun­do y la ca­pi­tal británica la ur­be más avan­za­da.

Doy­le mu­rió cuan­do ese Lon­dres vic­to­riano ya era his­to­ria (1930) y se em­pe­za­ba a ol­vi­dar esa ciu­dad que tan bien ha­bía re­fle­ja­do en sus li­bros: la de las pros­ti­tu­tas en ca­lle­jo­nes os­cu­ros a mer­ced del Des­tri­pa­dor de turno, la de los ni­ños tan ha­ra­pien­tos y fa­mé­li­cos co­mo los de Dic­kens, la del so­ni­do de los cas­cos de los ca­ba­llos so­bre los hu­me­de­ci­dos ado­qui­nes ba­jo la te­nue luz de una fa­ro­la, la del up & down en que un ejér­ci­to de cria­dos trabajaba pa­ra una so­la fa­mi­lia, la de la do­ble mo­ral que cri­ti­ca­ba la de­lin­cuen­cia pe­ro gi­ra­ba la ca­ra an­te la mi­se­ria im­pe­ran­te… Y, al mis­mo tiem­po, el del má­xi­mo es­plen­dor del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co, una épo­ca de enor­me pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca y gran pres­ti­gio de In­gla­te­rra y su mo­nar­quía que de­ri­vó en un au­ge eco­nó­mi­co y en cla­rí­si­mas de­sigual­da­des so­cia­les ma­ni­fies­tas en la pe­ri­fe­ria del ci­vi­li­za­do Lon­dres.

La do­ble mo­ral y el fal­so pu­ri­ta­nis­mo vic­to­ria­nos se apre­cian cla­ra­men­te en las no­ve­las de Doy­le: la mu­jer re­le­ga­da so­cial­men­te, la im­por­tan­cia de la fa­mi­lia, lo esen­cial de guar­dar un se­cre­to, la in­que­bran­ta­ble amis­tad, la res­pon­sa­bi­li­dad del tra­ba­jo y la edu­ca­ción.... y, por en­ci­ma de to­do, el ho­rror an­te un po­si­ble es­cán­da­lo pú­bli­co. La ro­pa su­cia se la­va­ba, pa­sa­se lo que pa­sa­se, en ca­sa.

Y, al igual que la so­cie­dad en que se mo­vía, tam­bién Sher­lock tie­ne dos ca­ras. Se­rio, re­fi­na­do, mi­nu­cio­so y sen­si­ble (co­mo de­mues­tra su amor in­con­di­cio­nal por Ire­ne Ad­ler) en apa­rien­cia, pe­ro del to­do egoís­ta, per­fec­cio­nis­ta has­ta la exas­pe­ra­ción, gé­li­do co­mo un tém­pano... y aman­te de las dro­gas.

¿Que­da al­go de ese Hol­mes en la ca­pi­tal británica del si­glo XXI? Sin du­da sí, y mu­cho. Doy­le in­clu­yó con fre­cuen­cia en sus re­la­tos lu­ga­res de Lon­dres que él mis­mo con­si­de­ra­ba im­por­tan­tes. Por ello, aún hoy es po­si­ble en­con­trar bas­tan­tes es­ce­na­rios que re­mi­ten a su his­to­ria, que es tam­bién la del es­cri­tor que le in­su­fló vida. Al co­no­cer­los pa­re­cie­ra que la reali­dad su­pe­ra­se la fic­ción...

UNA CI­TA EN BA­KER STREET

Po­cos per­so­na­jes es­tán tan re­la­cio­na­dos con Lon­dres co­mo Sher­lock Hol­mes. Tal es la can­ti­dad y va­rie­dad de es­ce­na­rios reales que pue­den vi­si­tar­se que, de no tra­tar­se de al­guien tan fa­mo­so, po­dría fá­cil­men­te pen­sar­se que se tra­ta de un

per­so­na­je real y no de uno fic­ti­cio sa­li­do de la plu­ma de Sir Art­hur Co­nan Doy­le. Por ello, qué me­jor que em­pe­zar es­te li­te­ra­rio re­co­rri­do por el prin­ci­pio, por Ba­ker Street, con­cre­ta­men­te por su número 221b. Pro­ba­ble­men­te sea és­ta la di­rec­ción más fa­mo­sa de Lon­dres des­pués del 10 de Dow­ning Street, la re­si­den­cia del pri­mer mi­nis­tro. Era la ca­sa del investigador y hoy es un museo que re­crea su uni­ver­so a par­tir de la des­crip­ción de los li­bros ( www.sher­lock-hol­mes.co.uk). Vi­si­tar­lo re­sul­ta una gra­ta ex­pe­rien­cia pa­ra cual­quie­ra, pe­ro más pa­ra los fans de Sher­lock, que son le­gión.

Se tra­ta de un ca­se­rón de tres pi­sos, de 1815, que re­cuer­da al de­ta­lle el pi­so que ocu­pa­ron Hol­mes y su in­se­pa­ra­ble ami­go. Al ac­ce­der al edi­fi­cio y sal­var los die­ci­sie­te es­ca­lo­nes (tal co­mo se con­ta­bi­li­za en Es­cán­da­lo en Bohe­mia), el vi­si­tan­te se cree­rá pro­ta­go­nis­ta de una de las in­con­ta­bles pe­lí­cu­las o se­ries so­bre el de­tec­ti­ve.

Mi­rar por la mis­ma ven­ta­na des­de la que él con­tem­pla­ba el aje­treo de Ba­ker Street, sen­tar­se en su mis­mo si­llón fren­te a la chi­me­nea, ver de cer­ca su vio­lín, su equi­po de quí­mi­ca, su cua­derno de no­tas, su ba­tín y sus za­pa­ti­llas, su go­rro y su pi­pa... in­clu­so al­gu­nos de los dis­fra­ces con los que se in­ter­na­ba en los ba­jos fon­dos pa­ra bus­car pis­tas pa­san­do des­aper­ci­bi­do...

En la se­gun­da plan­ta de la ca­sa-museo se en­cuen­tran los dor­mi­to­rios de Wat­son y del ama de lla­ves, la se­ño­ra Hud­son, mien­tras que en la ter­ce­ra es­pe­ran al vi­si­tan­te Hol­mes

y Mo­riarty, el bien y el mal, es­cul­pi­dos en ce­ra y a ta­ma­ño na­tu­ral.

Es ha­bi­tual que un ac­tor (in­ter­pre­tan­do a la se­ño­ra Hud­son o al mis­mo Hol­mes) sal­ga a re­ci­bir a los re­cién lle­ga­dos al museo, en cu­ya plan­ta ba­ja una tien­da ofre­ce sou­ve­nirs en­tre los que fal­tan go­rras a cua­dros y pi­pas.

Aun­que, quie­nes ac­ce­dan en me­tro a la zo­na, ya em­pe­za­rán a fa­mi­lia­ri­zar­se con Hol­mes an­tes de pi­sar la ca­lle, pues la mis­ma pa­ra­da de Ba­ker Street es­tá ador­na­da con va­rias es­ce­nas que re­cuer­dan al sa­gaz de­tec­ti­ve y, na­da más sa­lir al ex­te­rior, en Mary­le­bo­ne Street, uno se to­pa con una gran es­ta­tua de bron­ce de Hol­mes, obra de John Dou­ble­day que des­de 1999 le rin­de ho­me­na­je.

No fue has­ta des­pués de li­cen­ciar­se en me­di­ci­na cuan­do Doy­le, que ha­bía vi­vi­do en las afue­ras de Lon­dres, se mu­dó a Mon­ta­gue Pla­ce, cer­ca del Bri­tish Mu­seum, inau­gu­ran­do una clí­ni­ca en el número 2 de Up­per Wim­po­le Street, en el dis­tri­to de Mary­le­bo­ne. Uno de tan­tos ejem­plos de có­mo fic­ción y reali­dad se fun­den en el tán­dem Doy­le-Hol­mes.

HO­TE­LES, BA­RES Y RES­TAU­RAN­TES

Son asi­mis­mo mu­chos los pun­tos de la ur­be re­la­cio­na­dos con co­no­ci­das es­ce­nas de las no­ve­las. Em­ble­má­ti­co es el lu­gar don­de Doy­le qui­so que Hol­mes y Wat­son se co­no­cie­sen, el Año Nue­vo del año 1881, en el bar del afa­ma­do Cri­te­rion Restaurant, en Pi­ca­dilly Cir­cus, que hoy ex­hi­be tres es­tre­llas Mi­che­lin ( www.cri­te­rion­res­tau­rant.com). Así na­rra Wat­son su pri­mer in­ter­cam­bio de pa­la­bras en Es­tu­dio en es­car­la­ta: “En­can­ta­do –di­jo cor­dial­men­te mien­tras me es­tre­cha­ba la mano con una fuer­za que su as­pec­to ca­si des­men­tía”. En otro con­cu­rri­do lo­cal tu­vo Sher­lock un en­cuen­tro bas­tan­te me­nos agra­da­ble. A las puer­ta del lu­jo­so Ca­fé Ro­yal ( www.ho­tel­ca­fe­ro­yal.com/es), en el número 68 de Re­gent Street (y con fa­ma de te­ner la me­jor bo­de­ga del mun­do, se­gún se re­la­ta en El ilus­tre clien­te, el investigador fue ata­ca­do por dos hom­bres des­co­no­ci­dos. El es­ta­ble­ci­mien­to, un res­tau­ran­te fran­cés que exis­te des­de 1865, ubi­ca­do en el cen­tro del West End, es­ta­ba en aque­llos tiem­pos muy de mo­da, y era fre­cuen­ta­do por per­so­na­li­da­des de to­dos los ám­bi­tos. En­tre sus ha­bi­tua­les es­ta­ban des­de el mis­mo Co­nan Doy­le has­ta Ber­nard Shaw, Rud­yald Ki­pling, H.G. We­lles, Os­car Wil­de... Es­te úl­ti­mo, por cier­to, co­no­ció a Hol­mes en una co­mi­da en el Ho­tel Lang­ham. Tras la pu­bli­ca­ción de su pri­me­ra his­to­ria de Hol­mes, Doy­le fue in­vi­ta­do a ce­nar por un edi­tor de Fi­la­del­fia que tam­bién se ha­bía ci­ta­do en di­cho ho­tel con el au­tor de El re­la­to de Do­rian Gray y La im­por­tan­cia de lla­mar­se Er­nes­to. De he­cho, se con­si­de­ra que di­cho en­cuen­tro cam­bió las vi­das de am­bos li­te­ra­tos y les lan­zó a sus exi­to­sas res­pec­ti­vas ca­rre­ras. El Lang­ham Ho­tel, que to­da­vía exis­te y es­tá en Up­per Re­gent Street ( http://lon­don.lang­ham­ho­tels.co.uk), apa­re­ce en bas­tan­tes his­to­rias de Hol­mes, in­clui­da Es­cán­da­lo en Bohe­mia, en la que el de­tec­ti­ve co­no­ce al rey de es­ta his­tó­ri­ca re­gión cen­troeu­ro­pea.

Otro de los in­ten­tos de qui­tar de en­me­dio, y pa­ra siem­pre, a Sher­lock su­ce­dió en Wel­beck Street (número 1). En ese ca­so el mal­va­do Mo­riarty pro­bó suer­te arro­llán­do­le con un co­che de ca­ba­llos. Aun­que, una vez más, Hol­mes de­mos­tró ser in­com­bus­ti­ble.

Por des­con­ta­do, tam­bién los per­so­na­jes se­cun­da­rios tie­nen sus res­pec­ti­vos es­ce­na­rios en la ciu­dad del Tá­me­sis. El doc­tor Wat­son, sin ir más le­jos, cuen­ta con una con­sul­ta mé­di­ca y un res­tau­ran­te. La con­sul­ta es­ta­ba en Craig’s Court, muy cer­ca de Tra­fal­gar Squa­re; en la mis­ma zo­na don­de se al­za el edi­fi­co que aco­gía en aque­lla épo­ca la se­de de Scotland Yard. Hoy al­ber­ga el Sher­lock Hol­mes Pu­blic Hou­se and Restaurant –Nort­hum­ber­land Street nº 10–, pró­xi­mo a la es­ta­ción de Cha­ring Cross ( www.sher­lock­hol­mes­pub.com). Aquí se alo­jó Sir Henry Bas­ker­vi­lle tras lle­gar a In­gla­te­rra pa­ra re­cla­mar una he­ren­cia, y aquí se desa­rro­lla par­te im­por­tan­te de la ac­ción. Quien hoy ac­ce­da a es­te clá­si­co pub, ade­más de contemplar pós­ters de pe­lí­cu­la y otras re­crea­cio­nes, po­drá dis­fru­tar de una co­mi­da, y re­fres­car­se con una bue­na pin­ta de cer­ve­za.

En­tre Tra­fal­gar Squa­re y el Tá­me­sis arranca y co­rre, du­ran­te más de un ki­ló­me­tro pa­ra­lel al río una ave­ni­da, The Strand, uno de los es­ce­na­rios sher­loc­kia­nos que no pue­de pa­sar­se por al­to. No hay que ol­vi­dar que mu­chas de las aven­tu­ras de Sher­lock na­cie­ron aquí, en las ofi­ci­nas de la Strand Ma­ga­zi­ne, la re­vis­ta en que se pu­bli­ca­ban los re­la­tos. Por otro la­do, en es­ta im­por­tan­te ave­ni­da se en­cla­va uno de los res­tau­ran­tes pre­fe­ri­dos del exi­gen­te Hol­mes, el Sim­pson’s In the Strand ( www.sim­pson­sint­hes­trand.co.uk), jun­to al Ho­tel Sa­voy. Es uno de los res­tau­ran­tes más fa­mo­sos de Lon­dres. En él acos­tum­bra­ba a ce­le­brar el sa­bue­so los ca­sos re­suel­tos. ¿No les pa­re­ce és­te el me­jor lu­gar pa­ra con­cluir es­ta pe­cu­liar e in­tri­gan­te ru­ta por Lon­dres?

EL PUB SHER­LOCK HOL­MES ofre­ce una in­tere­san­te re­crea­ción del de­tec­ti­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.