MAR­LE­NE DIE­TRICH, CE­LO­SA DE RIE­FENS­TAHL

Clío - - RIEFENSTAHL -

EN 1930, LE­NI RIE­FENS­TAHL CO­NO­CIÓ AL DI­REC­TOR CI­NE­MA­TO­GRÁ­FI­CO JO­SEF VON STERN­BERG que es­ta­ba co­la­bo­ran­do con la UFA en un pro­yec­to ti­tu­la­do El ángel azul, se­gún un guión ins­pi­ra­do en una no­ve­la de Hein­rich Mann. El rea­li­za­dor aún bus­ca­ba a la per­so­na ade­cua­da pa­ra el pri­mer pa­pel fe­me­nino y ella le re­co­men­dó a una “tal Mar­le­ne Die­trich”, ve­ci­na su­ya.

Po­co des­pués y du­ran­te el ro­da­je, hu­bo una es­ce­na de ce­los ho­rri­ble en­tre la au­to­ra y Die­trich que “cui­da­ba [al di­rec­tor] co­mo una madre e in­clu­so co­ci­na­ba pa­ra él”; una es­ce­na que a pun­to es­tu­vo de de­jar a la his­to­ria del ci­ne sin una de sus pe­lí­cu­las mí­ti­cas: “En­sa­ya­ba una y otra vez, pe­ro no sa­lía bien. Mar­le­ne pa­re­cía irri­ta­da por mi pre­sen­cia (…) y abu­rri­da y pi­ca­da, em­pe­zó a ti­rar de la bra­gui­ta. Al ha­cer­lo, se sen­tó de tal ma­ne­ra que se le po­día ver aque­llo que de­bía ta­par. Lo ha­cía de un mo­do tan lla­ma­ti­vo, que ha­bía que es­tar cie­go pa­ra no dar­se cuen­ta de que que­ría pro­vo­car”. Fue una es­ce­na de ce­los, se­gún Rie­fens­tahl, por­que re­cuer­da que aque­lla tar­de, el di­rec­tor le con­tó que al fi­na­li­zar el ro­da­je, “Mar­le­ne le ha­bía he­cho una es­ce­na terrible, ame­na­zán­do­lo con aban­do­nar el ro­da­je si yo acu­día otra vez al es­tu­dio”. Por suer­te, Rie­fens­tahl no vol­vió y El ángel azul se con­vir­tió en una de las me­jo­res pe­lí­cu­las so­no­ras ale­ma­nas de to­dos los tiem­pos, y los mus­los de Mar­le­ne Die­trich se hi­cie­ron tan cé­le­bres co­mo la pro­pia ac­triz.

Po­co des­pués, Rie­fens­tahl re­cha­zó la ofer­ta de Von Stern­berg de via­jar a Es­ta­dos Uni­dos con él y de­jó el ca­mino li­bre a Die­trich ha­cia el es­tre­lla­to: “Sois cria­tu­ras ex­tra­or­di­na­rias, y, de la mis­ma ma­ne­ra que voy a trans­for­mar a Mar­le­ne, te trans­for­ma­ré a ti, di­jo Stern­berg, es­tas pa­la­bras que­da­ron gra­ba­das en mi me­mo­ria y, cuan­do ter­mi­nó la gue­rra, me arre­pen­tí mu­chas ve­ces de no ha­ber ido con él a Es­ta­dos Uni­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.