PA­SIÓN POR EL CRIMEN

Clío - - LA PRIMERA PÁGINA) -

PO­COS PER­SO­NA­JES DE FIC­CIÓN son tan co­no­ci­dos co­mo Sher­lock Hol­mes. Na­ció en 1887, de la mano de un jo­ven mé­di­co de 27 años lla­ma­do Art­hur Co­nan Doy­le en la no­ve­la Es­tu­dio en es­car­la­ta y, aun­que hoy pue­da sor­pren­der, ese pri­mer re­la­to ape­nas tu­vo éxi­to. Pa­re­ce men­ti­ra, ¿no creen? Doy­le bien po­dría ha­ber aban­do­na­do y ti­ra­do la toa­lla si su edi­tor, Fer­gus Hu­me, no le hu­bie­ra in­sis­ti­do en que es­cri­bie­ra una se­gun­da par­te de ese tra­ba­jo que aca­bó ti­tu­lán­do­se El signo de los cua­tro. En es­ta oca­sión sí tu­vo éxi­to. Ca­pri­chos del des­tino.

A par­tir de ese mo­men­to el tra­ba­jo li­te­ra­rio de Doy­le ini­ció un ca­mino im­pa­ra­ble ha­cia el éxi­to (que no se ha de­te­ni­do aún). In­clu­so, harto de la es­cla­vi­tud que le su­po­nía la som­bra de Hol­mes, Doy­le in­ten­tó ha­cer­lo des­apa­re­cer en uno de sus re­la­tos. Pe­ro tu­vo que per­do­nar­lo y re­su­ci­tar­lo tras el en­fa­do de los lec­to­res (ade­más de la madre del es­cri­tor). Des­de en­ton­ces Hol­mes for­mó par­te del san­to­ral de la li­te­ra­tu­ra británica y su fi­gu­ra al­can­zó fa­ma mun­dial.

Es más; po­dría­mos de­cir que con el actual au­ge de las no­ve­las ne­gras en las li­bre­rías, que co­pan to­dos los lis­ta­dos de más vendidos, y la re­cu­pe­ra­ción (y readap­ta­ción) de obras clá­si­cas rea­li­za­das en el mun­do del ci­ne, el per­so­na­je de Sher­lock Hol­mes es­tá vi­vien­do ac­tual­men­te una se­gun­da ju­ven­tud. Los fil­mes in­ter­pre­ta­dos por Ro­bert Dow­ney Ju­nior y Ju­de Law, o las se­ries de te­le­vi­sión Sher­lock y Ele­men­tary (por cier­to, con un Wat­son muy re­vo­lu­cio­na­rio in­ter­pre­ta­do por una ac­triz, Lucy Liu) son bue­nos ejem­plos de ello. La apues­ta de TVE por emi­tir un “Sher­lock a la es­pa­ño­la”, a par­tir del investigador Vic­tor Ros con un tex­to de Je­ró­ni­mo Tris­tan­te va en la mis­ma di­rec­ción.

El atrac­ti­vo de Hol­mes en el mun­do del tu­ris­mo re­sul­ta evi­den­te tam­bién. Su fi­gu­ra es hoy uno de los nue­vos atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos de la ciu­dad de Lon­dres: la ca­sa li­te­ra­ria del investigador en Ba­ker Street, los ba­res y ca­fés ci­ta­dos en las no­ve­las de Doy­le (y que en mu­chos ca­sos aún exis­ten), los rin­co­nes de la ca­pi­tal británica don­de trans­cu­rren los ase­si­na­tos... Sin du­da, un si­glo y me­dio des­pués Sher­lock Hol­mes es una ru­ti­lan­te es­tre­lla del si­glo XXI.

LA VI­GEN­CIA DE HOL­MES

¿Y por qué nos atra­pa tan­to es­te per­so­na­je? Nues­tras ciu­da­des no se pa­re­cen en na­da a ese Lon­dres vic­to­riano des­cri­to por Doy­le, y la so­cie­dad británica que se re­la­ta bien po­co tie­ne que ver con la nues­tra. Pa­ra la psi­có­lo­ga Ma­ria Kon­ni­ko­va, au­to­ra de un li­bro que aca­ba de pu­bli­car Pla­ne­ta, ¿Có­mo pen­sar co­mo Sher­lock Hol­mes?, és­te es “una per­so­ni­fi­ca­ción de lo cien­tí­fi­co, un ideal al que as­pi­rar aun­que nun­ca lle­gá­ra­mos a emu­lar­lo por com­ple­to”. ¿Se­rá que nos atrae la per­fec­ción me­tó­di­ca del investigador?

El mis­mo nom­bre de Hol­mes nos re­ve­la una in­ten­ción que va más allá del mun­do del crimen: es muy pro­ba­ble que Doy­le eli­gie­ra es­te nom­bre pa­ra su per­so­na­je en ho­me­na­je a uno de los ído­los de su in­fan­cia, el mé­di­co y fi ló­so­fo Oli­ver Wen­dell Hol­mes, un per­so­na­je co­no­ci­do tan­to por sus es­cri­tos co­mo por sus con­tri­bu­cio­nes a la me­di­ci­na. Pue­de que por aquí trans­cu­rra una pis­ta.

Pa­ra otro de sus gran­des lec­to­res, el es­cri­tor Juan Jo­sé Mi­llás, Hol­mes “en­car­na al­gu­na de las ‘vir­tu­des’ del ideal del hom­bre vic­to­riano: ego­cén­tri­co, va­ni­do­so, or­gu­llo­so, im­pe­ria­lis­ta, cul­ti­va­do...” ¿Y si el hom­bre me­tro­se­xual y cos­mo­po­li­ta del si­glo XXI que se nos ven­de en al­gu­nas re­vis­tas de mo­da tu­vie­se es­tas cua­li­da­des y fue­se el mo­de­lo a imi­tar?

Qui­zá la co­sa sea mu­cho más sen­ci­lla, y el éxi­to de Hol­mes ten­ga al­go que ver con el par­ti­cu­lar mo­men­to his­tó­ri­co que vi­vi­mos. An­te la ari­dez crea­ti­va y el des­pis­te ge­ne­ral que lle­va­mos to­dos, la in­dus­tria de con­te­ni­dos ha de­ci­di­do apos­tar por va­lo­res se­gu­ros y re­cau­chu­tar­nos vie­jos hé­roes de siem­pre co­mo Su­per­man, Ja­mes Bond, Sher­lock Hol­mes y de­más. Es­ta­mos en una épo­ca de cam­bios, y an­te el des­co­no­ci­mien­to de lo que se acer­ca, lo me­jor (y con­ser­va­dor) es sa­car a nues­tros hé­roes de to­da la vida del ar­ma­rio. Co­mo en esos pe­que­ños pue­blos del Me­di­te­rrá­neo que sa­lían en pro­ce­sión con la Vir­gen y el San­to Cris­to, cuan­do man­da­ban los ma­los tiem­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.