SHER­LOCK HOL­MES

QUIÉN SE ES­CON­DÍA TRAS EL DE­TEC­TI­VE MÁS FA­MO­SO OSO DEL MUN­DO DO

Clío - - PORTADA - LAU­RA MANZANERA Pe­rio­dis­ta.

"CREO QUE ES DI­FÍ­CIL EN­CON­TRAR UNA VIDA más va­ria­da que la mía en cuan­to a ex­pe­rien­cias y aven­tu­ras”. A ries­go de pa­re­cer un alar­de de pe­dan­te­ría, la fra­se con la que arran­can las me­mo­rias de Sir Art­hur Co­nan Doy­le (1895-1930) se ajus­ta a la reali­dad. Fa­ná­ti­co del de­por­te, prac­ti­có bo­xeo, automovilismo, fútbol, es­quí..; ejer­ció de mé­di­co en un ba­lle­ne­ro en aguas del Ár­ti­co, par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te en tres gue­rras, de­fen­dió el ocul­tis­mo a ca­pa y es­pa­da y, por des­con­ta­do, es­cri­bió pro­fu­sa y di­ver­si­fi­ca­da­men­te, con­vir­tién­do­se, ade­más de en un con­sa­gra­do au­tor de fic­ción, en un tes­ti­go ex­cep­cio­nal de su tiem­po. Se de­can­tó por las cien­cias –es­tu­dió me­di­ci­na–, pe­ro fue­ron las le­tras las que le die­ron fa­ma y di­ne­ro. Al mar­gen de su im­pre­sio­nan­te cu­rrícu­lo, se le si­gue re­cor­dan­do co­mo el crea­dor del de­tec­ti­ve más fa­mo­so de to­dos los tiem­pos.

Co­mo sen­ten­ció el es­cri­tor Juan Jo­sé Mi­llás, “Sher­lock Hol­mes en­car­na­ba al­gu­nas de las ‘vir­tu­des’ más so­bre­sa­lien­tes del ideal de hom­bre vic­to­riano: ego­cén­tri­co, va­ni­do­so, or­gu­llo­so, im­pe­ria­lis­ta, cul­ti­va­do...”. Pe­ro, pa­ra aca­bar­lo de ado­bar, Co­nan Doy­le lo do­tó ade­más con va­rios ex­tras su­ma­men­te efec­ti­vos: un ge­nio de­duc­ti­vo fue­ra de se­rie, una al­ta do­sis de mi­so­gi­nia y cier­ta adic­ción a de­ter­mi­na­das dro­gas. En la épo­ca del in­duc­ti­vis­mo, sus de­duc­cio­nes su­pu­sie­ron el triun­fo del ra­cio­na­lis­mo cien­tí­fi­co-po­li­cial. Co­mo adoc­tri­na­ba Hol­mes a su in­se­pa­ra­ble Wat­son (de pro­fe­sión, doc­tor, y pa­ra más se­ñas, re­ti­ra­do del Cuer­po de Médicos del Ejér­ci­to Bri­tá­ni­co), “cuan­do se ha eli­mi­na­do lo im­po­si­ble, lo que que­da, por im­pro­ba­ble que pa­rez­ca, de­be ser ver­dad”.

PA­SIÓN POR EL CRIMEN

Doy­le es­tu­vo des­de siem­pre fa­mi­lia­ri­za­do co­non el crimen. Su pa­dre, di­bu­bu­jan­te, re­tra­ta­ba a los s cri­mi­na­les juz­ga­dos en los tri­bu­na­les de Edim­bur­go, ciu­dad na­tal del li­te­ra­to. Y el pa­dre de su me­jor ami­go, John Hill Bur­ton, era funcionario de pri­sio­nes. Pro­ba­ble­men­te por ello una de sus gran­des ob­se­sio­nes siem­pre fue que un inocen­te pu­die­se ser con­de­na­do in­jus­ta­men­te. Se­gún uno de sus bió­gra­fos, Pe­ter Cos­te­llo, tan­to le ator­men­ta­ba di­cha po­si­bi­li­dad que de­ci­dió in­ven­tar un de­tec­ti­ve in­fa­li­ble que so­lo cen­tra­ra sus in­da­ga­cio­nes en prue­bas feha­cien­tes, en he­chos irre­fu­ta­bles... en una pa­la­bra: en la pu­ra de­duc­ción. Por eso con­vir­tió la in­ves­ti­ga­ción en una ciencia exac­ta. Un ade­lan­ta­do a su tiem­po en to­da re­gla, pues por en­ton­ces la ba­lís­ti­ca es­ta­ba en sus al­bo­res, Scotland Yard no po­seía to­da­vía de­par­ta­men­to de dac­ti­los­co­pia, no se te­nían en cuen­ta las man­chas de san­gre... tan so­lo con­ta­ban los tes­ti­mo­nios de los tes­ti­gos, que por su­pues­to no se com­pro­ba­ban.ban. Fue mien­tras­mientr es­tu­vo en la fa­cul­tad­tad de me­di­ci­na­med cuan­do co­se­chó la idea ded crear un de­tec­ti­ve pa­re­ci­do­pa­rec al que ima­gi­nó Alla­nA Poe, Au­gus­te C. Du­pin, pro­ta­go­nis­ta en­tre otros tí­tu­los de Los crí­me­nes de lal ca­lle Mor­gue, un pio­ne­ro­pion que com­bi­na­ba ra­cio­ci­nio,ra­cio­cin un in­te­lec­to pri­vi­le­gia­do­vi­le­gia­do y unaun con­si­de­ra­ble do­sis de crea­ti­vi­dad. Aun­que su in­ten­ción era na­rrar sus his­to­rias de for­ma mu­cho más sen­ci­lla que el ame­ri­cano, pa­ra lle­gar a un pú­bli­co más am­plio. Y va­ya si lo lo­gró.

Ter­mi­na­dos los es­tu­dios, se ha­lló con po­cos pa­cien­tes y po­co di­ne­ro, pe­ro mu­cho tiem­po li­bre que in­vir­tió en hil­va­nar su pri­me­ra no­ve­la de Hol­mes: Es­tu­dio en es­car­la­ta, con es­ca­so éxi­to. Con la se­gun­da dio en el cla­vo: El signo de los cua­tro. Apa­re­ci­da en Lip­pi­cott’s Ma­ga­zi­ne, hi­zo de él un es­cri­tor pro­fe­sio­nal.

Pron­to el pú­bli­co an­he­la­ba las aven­tu­ras de aquel per­so­na­je in­te­li­gen­te, so­brio y en ex­tre­mo edu­ca­do, con una ma­ne­ra úni­ca de re­sol­ver los ca­sos y al que no se le re­sis­tía el ma­yor de los mis­te­rios. No po­cos lec­to­res se pre­gun­ta­rían si el de­tec­ti­ve de la pi­pa te­nía al­go que ver con su au­tor o era pu­ra in­ven­ción... ¿Quién se ocul­ta­ba tras Sher­lock Hol­mes, si es que al­guien lo ha­cía? Apar­te de Du­pin, ¿se ins­pi­ró en al­guien de car­ne y hue­so?

¿DOY­LE "ÁL­TER EGO" DE HOL­MES?

To­do apun­ta a que ese al­guien exis­tió, y los es­tu­dio­sos pa­re­cen es­tar de acuer­do en ci­tar un mis­mo nom­bre: el doc­tor Jo­seph Bell, pro­fe­sor de Doy­le en la uni­ver­si­dad, re­co­no­ci­do fo­ren­se y asi­duo co­la­bo­ra­dor de la po­li­cía. Su

fi­gu­ra sal­tó a la fa­ma cuan­do de­mos­tró, prue­bas me­dian­te, que un co­le­ga su­yo, Eu­gè­ne Ma­rie Chan­tre­lle, ha­bía en­ve­ne­na­do a su es­po­sa. Su pu­pi­lo de­bió co­no­cer de pri­me­ra mano és­ta y otras mu­chas de sus in­ves­ti­ga­cio­nes.

Ya en ese tiem­po, las si­mi­li­tu­des en­tre el per­so­na­je real y el fic­ti­cio no pa­sa­ron inad­ver­ti­das y los pe­rió­di­cos se re­fe­rían a Bell co­mo “el au­tén­ti­co Sher­lock Hol­mes”, al­go que des­agra­da­ba pro­fun­da­men­te al pro­fe­sor. Quién sa­be si, co­mo apun­ta­ba otro ex­per­to en Doy­le, John Dick­son Carr, “la iden­ti­fi­ca­ción de Co­nan Doy­le con Hol­mes fue la bro­ma que me­jor su­po guar­dar en to­da su vida”.

Más sor­pren­den­te, de co­rro­bo­rar­se, se­ría una de las úl­ti­mas teo­rías so­bre en quién pu­do ins­pi­rar­se... pues se­ña­la al mis­mo Doy­le. El es­cri­tor ha­bló en al­gu­na oca­sión so­bre es­ta po­si­bi­li­dad, ba­sán­do­se en que na­die pue­de for­jar un per­so­na­je de la na­da “y que re­sul­te tan real co­mo la vida mis­ma, a me­nos que, en su fue­ro in­terno, po­sea al­gu­nos de los ras­gos que ha­ya con­fe­ri­do a di­cha crea­ción”.

Vea­mos al­gu­nos sos­pe­cho­sos pa­ra­le­lis­mos en­tre au­tor y per­so­na­je: am­bos ma­ne­ja­ban ve­ne­nos, te­nían a su al­can­ce ins­tru­men­tal quí­mi­co y sa­bían có­mo uti­li­zar­lo; com­par­tían caó­ti­cos pi­sos re­ple­tos de pa­pe­les con una aus­te­ra ama de lla­ves y otro hom­bre (Doy­le con su her­mano In­ne, has­ta que se ca­só; Hol­mes con Wat­son); fu­ma­ban en pi­pa, me­di­ta­ban du­ran­te ho­ras y ho­ras fren­te al fuego y no ex­pre­sa­ban na­da de su vida pri­va­da; eran acé­rri­mos de­fen­so­res de las víc­ti­mas de la in­jus­ti­cia o de los per­se­gui­dos por cau­sas po­lí­ti­cas.... Es­tos pa­re­ci­dos –más que ra­zo­na­bles– po­drían ha­ber si­do su­fi­cien­tes, pe­ro lo que pa­re­ce más de­fi­ni­ti­vo es el po­der de de­duc­ción, una ha­bi­li­dad que dis­fru­ta­ba, y al pa­re­cer en gra­do su­mo, el pro­pio Doy­le. Su hi­jo y su es­po­sa, Louis Haw­kins, se en­car­ga­rían de ha­cer­lo sa­ber. El pri­me­ro, Adrian Co­nan Doy­le, en El ver­da­de­ro Co­nan Doy­le, se ex­pre­sa en es­tos tér­mi­nos: “Nun­ca he co­no­ci­do a na­die que pu­die­ra igua­lár­se­le en lo que a ca­pa­ci­dad de de­duc­ción se re­fie­re”. Mien­tras su mu­jer, ya viu­da, ase­gu­ró que lo que la gen­te des­co­no­cía era que su ma­ri­do “es­ta­ba do­ta­do del ce­re­bro de Sher­lock Hol­mes y que, en oca­sio­nes, en pri­va­do, re­sol­vía enig­mas que lle­va­ban de ca­be­za a la po­li­cía. Gra­cias a sus in­creí­bles do­tes, era ca­paz de lo­ca­li­zar a per­so­nas cu­yos fa­mi­lia­res ya da­ban por muer­tas o des­apa­re­ci­das”.

Y por ello, apar­te de in­ven­tar ase­si­na­tos y ro­bos, co­la­bo­ró en la re­so­lu­ción de ca­sos reales, in­clui­dos al­gu­nos de los crí­me­nes más so­na­dos de su épo­ca. Se­gún él mis­mo con­fe­só, no pu­do de­sen­ten­der­se des­pués de re­ci­bir cien­tos de car­tas de “per­so­nas an­gus­tia­das pi­dién­do­me ayu­da pa­ra des­en­ma­ra­ñar al­gún mis­te­rio re­la­cio­na­do con sus fa­mi­lias...”

CA­SOS REALES… PA­RA DOY­LE

No se sa­be en cuán­tas in­ves­ti­ga­cio­nes reales tra­ba­jó, pe­ro sí que fue­ron bas­tan­tes (in­clui­da la de Jack el Des­tri­pa­dor, que si­gue sien­do un mis­te­rio 125 años des­pués), y que al­gu­nas de ellas re­sul­ta­ron de lo más emo­cio­nan­tes. Un buen ejem­plo es el lla­ma­do crimen de la man­sión del ca­se­río del fo­so, que bien pu­do ha­ber si­do el tí­tu­lo de una de sus no­ve­las. Co­rría el año 1903 cuan­do Sa­muel Her­bert Dou­gal fue de­te­ni­do acu­sa­do de la des­apa­ri­ción de Ca­mi­lle Ce­ci­le Ho­lland, con la que ha­bía con­vi­vi­do tiem­po atrás. Cuan­do los pe­rio­dis­tas co­rrie­ron a bus­car la opi­nión de Doy­le –re­cien­te­men­te nom­bra­do Sir

por su apoyo a la Gue­rra de los Bóers–, és­te ga­ran­ti­zó que ella es­ta­ba muer­ta y que ha­bía que ins­pec­cio­nar el fo­so de la man­sión que ha­bía ha­bi­ta­do jun­to al acu­sa­do. Cuan­do la po­li­cía si­guió su con­se­jo des­cu­brió, apar­te del fo­so po­co pro­fun­do que ha­bían pa­sa­do por al­to, un se­gun­do fo­so más hon­do y ce­ga­do. Allí se en­con­tró, des­pe­da­za­do, el cuer­po de la víc­ti­ma. El cul­pa­ble, fi­nal­men­te ajus­ti­cia­do en la hor­ca, se hu­bie­se li­bra­do de no ser por Doy­le.

Un se­gun­do ejem­plo em­pe­zó pa­sa­dos cua­tro años de la con­de­na de Os­car Sla­ter, un de­lin­cuen­te ha­bi­tual, a la pe­na ca­pi­tal por el ase­si­na­to de una an­cia­na. El abo­ga­do de és­te le pi­dió ayu­da. Era un tra­ba­jo idó­neo pa­ra Hol­mes: de­mos­trar que al­guien era inocen­te. Pu­so to­do su em­pe­ño y en 1927 pro­bó que, con el fin de in­cul­par­le, la po­li­cía ha­bía ama­ña­do prue­bas y obli­ga­do a de­cla­rar en fal­so a va­rios tes­ti­gos.

Has­ta tal pun­to se com­pro­me­tió con los ca­sos reales que de­ci­dió ter­mi­nar pa­ra siem­pre con Sher­lock Hol­mes, sin sos­pe­char la pol­va­re­da que tal de­ci­sión le­van­ta­ría.

MUER­TE Y RE­SU­RREC­CIÓN DE SHER­LOCK HOL­MES

Cues­ta creer que Doy­le aca­ba­se por odiar al per­so­na­je con el que ha­bía abra­za­do la glo­ria. Aca­so no pu­do di­ge­rir ser me­nos po­pu­lar que él o que le con­fun­die­sen con su ál­ter ego. Tal vez, sim­ple­men­te, le ro- ba­ba tiem­po que de­di­car a otras ta­reas. Sea co­mo fue­ra, lo cier­to es que in­ten­tó des­ha­cer­se de aquel in­tru­so que ha­bía eclip­sa­do su exis­ten­cia, y lo hi­zo a ma­nos del ma­lo de los ma­los, el ar­chi­ene­mi­go de Hol­mes, el doc­tor Mo­riarty –co­no­ci­do co­mo “el Na­po­león del crimen”–, en las pá­gi­nas de La aven­tu­ra del pro­ble­ma fi­nal. De­ci­dió que am­bos ca­ye­sen al va­cío, en las ca­ta­ra­tas Rei­chen­back. Pe­ro el bueno de Hol­mes se re­sis­tió...

To­do su pú­bli­co, en pleno, in­clui­da su ma­yor ad­mi­ra­do­ra, su madre, se re­be­ló y exi­gió más aven­tu­ras con las que sa­ciar su ape­ti­to. So­lo una mul­ti­tu-lti­tu di­na­ria pro­tes­ta po­pu­lar le hi­zo arre­pen­tir­se de su de­ci­sión: “Se di­ce que nun­ca se apre­cia ver­da­de­ra­men­te a una per­so­na has­ta que se muere; la pro­tes­ta ge­ne­ral con­tra mi eje­cu­ción su­ma­ria de Hol­mes me hi­zo ver cuánn gran­de era el número de sus ami­gos”. Co­mo cual­quier au­tor, se de­bía a sus lec­to­res, así queue con­ti-con­ti­nuó es­cri­bien­do ca­sos has­taa 1927.

Hol­mes “re­su­ci­tó” en El pe­rro de Bas­ker­vi­lle. El re­gre­so del sa­bue­so­bue­so su-su- pu­so una ju­ga­da maes­tra a ni­vel editorial y Doy­le no po­día sos­pe­char que su ca­so más cé­le­bre po­dría al­gún día vol­ver­se en su con­tra, pe­ro así fue, aun­que por for­tu­na pa­ra él ya no pu­do ver­lo.

En el año 2000, más de un si­glo des­pués de la muer­te del es­cri­tor, un psi­có­lo­go jubilado lla­ma­do Rod­ger Ga­rrick-Stee­le se atre­vió a acu­sar­le no so­lo de pla­gio, sino tam­bién de ho­mi­ci­dio. Se­gún él, la gé­ne­sis de El pe­rro de Bas­ker­vi­lle, de 1899, se en­cuen­tra en Una aven­tu­ra de Dart­moor, una obra es­cri­ta un año an­tes por un ami­go del es­cri­tor, Ber­tram Flet­cher Ro­bin­son,Ro­bi fa­lle­ci­do en mis­te­rio­sas cir­cuns­tan­cias.ci Tras co­piar su ma­nus­cri­to, con el fin de evi­tar que su ro­bo sa­lie­se a la luz, Doy­le se ha­bría vis­to obli­ga­do a des­em­ba­ra­zar­se de su co­le­ga. El mó­vil ha­bría si­do la glo­ria li­te­ra­ria. El ar­ma, el láu­dano que tan a me­nu­do po­níap en ma­nos de sus per­so­na­jes.na­je Scotland Yard des­es­ti­mó las acu­sa­cio­ne­sa­cus ar­gu­men­tan­do que el crimen –ene ca­so de que lo hu­bie­se– ocu­rrió­rrió ha­cía más de cien años, por lo que ca­re­cía de sen­ti­do in­ves­ti­gar. Pe­se a to­do, la acu­sa­ció­na­cu­sa­ci ya es­ta­ba he­cha.

Doy­le, postp mór­tem, pu­do ha­ber ter­mi­na­do­na­do con­ver­ti­do­con en una inocen­te víc­ti­ma de la in­jus­ti­cia,in­ju co­mo aque­llas que qui­so de­fen­der­de­fen­de en vida. En su afán por­que se hi­cie­se cum­plir la ley pe­ro que tam­bién los cri­mi­na­les­crim cul­pa­bles pa­ga­sen por sus ac­tos, apro­ve­chóap su fa­ma pa­ra ase­so­rar a las au­to­ri­da­des po­li­cia­les y pe­ni­ten­cia­rias de dis­tin­tos paí­ses, e in­ten­tó que du­ran­te las pes­qui­sas se em­plea­sen los mo­der­nos mé­to­dos de in­ves­ti­ga­ción que ga­ran­ti­za­sen un dic­ta­men acer­ta­do. Tam­bién pre­go­na­ba la im­por­tan­cia de la re­in­ser­ción, pues aun­que creía que los de­lin­cuen­tes ha­bi­tua­les me­re­cían ca­de­na per­pe­tua, tam­bién es­ta­ba con­ven­ci­do que quie­nes de­lin­quían por pri­me­ra vez de­bían re­ci­bir ayu­da pa­ra re­con­du­cir sus vi­das.

Sus cam­pa­ñas y sus opi­nio­nes te­nían un gran eco en la pren­sa, y eran muy va­lo­ra­das en el ám­bi­to de los es­tu­dio­sos del crimen, que con fre­cuen­cia le pe­dían con­se­jo. Así fue, al me­nos, has­ta la úl­ti­ma fa­se de su vida, cuan­do apar­có la reali­dad pal­pa­ble pa­ra de­can­tar­se por la me­nos vi­si­ble...

FAN­TAS­MAS, MÉ­DIUMS Y HA­DAS

Ya en la dé­ca­da de 1880 ha­bía em­pe­za­do a mos­trar in­te­rés por el es­pi­ri­tis­mo, y a fre­cuen­tar se­sio­nes en su círcu­lo más cer­cano. Tan­to le cautivó que lle­gó a par­ti­ci­par en al­gu­nos ex­pe­ri­men­tos en lu­ga­res teó­ri­ca­men­te en­can­ta­dos, y en 1893 pa­só a ser un miem­bro más de la So­cie­dad pa­ra la In­ves­ti­ga­ción Pa­ra­nor­mal. Es más; su ba­ga­je le ser­vi­ría de ins­pi­ra­ción pa­ra al­gu­nas obras, en­tre ellas El cin­tu­rón en­ve­ne­na­do, El mun­do per­di­do y La nue­va re­ve­la­ción.

Aque­llos pri­me­ros co­que­teos con el es­pi­ri­tis­mo se re­afir­ma­rían de al­gún mo­do una vez aca­ba­da la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. En 1916, com­pren­si­ble­men­te afec­ta­do por las muer­tes en com­ba­te de al­gu­nos de sus se­res que­ri­dos, en­tre ellos su pro­pio hi­jo, Co­nan Doy­le anun­ció en pú­bli­co su ad­he­sión al es­pi­ri­tis­mo. Los mé­diums le da­ban gran cre­di­bi­li­dad, y los em­pleó en oca­sio­nes, pro­ba­ble­men­te la más co­no­ci­da pa­ra en­con­trar una fa­mo­sa co­le­ga per­di­da...

El 4 de di­ciem­bre de 1926, to­da la pren­sa británica com­par­tía un mis­mo ti­tu­lar: Agat­ha Ch­ris­tie ha­bía des­apa­re­ci­do mis­te­rio­sa­men­te. La po­li­cía en­con­tró su co­che en una la­gu­na pró­xi­ma a su ca­sa, con las lu­ces pues­tas y la ba­te­ría ago­ta­da. Doy­le no du­dó en ofre­cer­se pa­ra ayu­dar en la in­ves­ti­ga­ción, y cuan­do la po­li­cía le en­tre­gó un guan­te de la no­ve­lis­ta co­rrió a dár­se­lo a un co­no­ci­do mé­dium, Ho­ra­ce Leaf. És­te con­fir­mó que Ch­ris­tie se­guía vi­va, y se atre­vió in­clu­so a aven­tu­rar: “El El pró­xi­mo miér­co­les sa­bre­mos al­go más de su pa­ra­de­ro”. Y acer­tó. Ese día los dia­rios anun­cia­ron la apa­ri­ción de la es­cri­to­ra, sa­na y sal­va, en un ho­tel de Yorks­hi­re. “El ca­so Ch­ris­tie nos ha ofre­ci­do una im­pa­ga­ble mues­tra de la uti­li­dad de la adi­vi­na­ción pa­ra las la­bo­res de­tec­ti­ves­cas”, con­clu­yó el no­ve­lis­ta en una car­ta al Mor­ning Post. Sin em­bar­go, la ver­dad más pro­sai­ca fue que la es­cri­to­ra ha­bía fin­gi­do su des­apa­ri­ción pa­ra pro­mo­cio­nar su li­bro de turno: Los cua­tro gran­des.

Su fe en los mé­diums le lle­vó a que­jar­se an­te el mis­mí­si­mo mi­nis­tro del In­te­rior de las di­fi­cul­ta­des que és­tos te­nían pa­ra po­der tra­ba­jar a cau­sa de las le­yes con­tra la bru­je­ría de épo­ca de Ja­co­bo I ( 1566- 1625) y aún vi­gen­tes. Es­ta­ba con­ven­ci­do que, co­mo úl­ti­mo re­cur­so, una vez ago­ta­das to­das las vías “nor­ma­les”, de­bían co­la­bo­rar es­tre­cha­men­te con la po­li­cía. Eso sí, su ra­cio­na­lis­mo no le per­mi­tía re­ba­sar se­gún qué lí­mi­tes, así que no tra­ba­jó nun­ca con vi­den­tes a los que se hu­bie­se pi­lla­do en al­gún en­ga­ño. To­dos sus bió­gra­fos coin­ci­den en que a par­tir de 1929 a Doy­le de­jó de in­tere­sar­le el crimen ca­da vez más, y se de­can­tó tan­to por fan­tas­mas y mé­diums que aca­bó sien­do el haz­me­rreír de pe­rio­dis­tas y ca­ri­ca­tu­ris­tas, y de al­gu­nos es­cri­to­res (in­clui­da Agat­ha Ch­ris­tie) que no per­die­ron oca­sión de echar tie­rra so­bre su ma­yor com­pe­ti­dor.

A pe­sar de su per­so­na­li­dad, su ba­ga­je y su cu­rrícu­lo, hoy mu­chos til­da­rían a Doy­le de fri­ki a cau­sa, sim­ple­men­te, del mis­te­rio­so ca­so de las ha­das. El crea­dor del ra­cio­nal Hol­mes se des­pla­zó has­ta el pe­que­ño pue­blo de Cot­tin­gley pa­ra ver, con sus pro­pios ojos, el ( su­pues­to) ni­do de unas ha­das fo­to­gra­fia­do por unas ni­ñas

en un bos­que. De su ex­pe- rien­cia­rien­cia na­ció El mis­te­rio de las ha­das. Aun­que fal­ta­ba to­da­vía mu­cho pa­ra el rei­na­do del Pho­tos­hop, ex­per­tos de la fir­ma Ko­dak con­clu­ye­ron que los cli­chés pa­re­cían ha­ber si­do re­to­ca­dos por un há­bil fal­si­fi­ca­dor. La mu­le­ti­lla “Ele­men­tal, que­ri­do Wat­son” no po­día des­de lue­go apli­car­se en aque­lla oca­sión.

En 1930, co­mo ha­bía he­cho su ál­ter ego, tam­bién Art­hur Co­nan Doy­le se re­ti­ró del mun­da­nal rui­do des­pués de ha­ber su­fri­do una an­gi­na de pe­cho. Ese mis­mo año, el 7 de ju­lio, fa­lle­ció –su co­ra­zón fa­lló– el has­ta aho­ra más fa­mo­so es­cri­tor de no­ve­las de mis­te­rio, que hoy lla­ma­ría­mos no­ve­la ne­gra.

En to­tal, de­ja­ba cua­tro no­ve­las y más de cin­cuen­ta re­la­tos cor­tos so­bre Sher­lock. Es­tu­vo a pun­to de con­ver­tir a su per­so­na­je en al­guien real, y de ter­mi­nar él mis­mo trans­for­ma­do en un per­so­na­je de fic­ción. La sim­bio­sis en­tre Doy­le y Hol­mes re­sul­tó to­tal, y crea­dor y crea­ción han que­da­do li­ga­dos pa­ra la pos­te­ri­dad, en sus li­bros y fue­ra de ellos.

aven­tu­ra pro­ta­go­ni­za­da por Sher­lock Hol­mes.

LA PRI­ME­RA Y LA ÚL­TI­MA

DOY­LE, al igual que Hol­mes, ayu­dó a la po­li­cía en nu­me­ro­sas in­ves­ti­ga­cio­nes.

EN­CON­TRAR A AGAT­HA CH­RIS­TIE y pro­bar la inocen­cia de Os­kar Sla­ter, dos ca­sos reales pa­ra Doy­le.

SU EX­PE­RIEN­CIA con el es­pi­ri­tis­mo ins­pi­ró al­gu­nos de sus li­bros, co­mo "El mun­do per­di­do".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.