LA CIU­DAD DEL DE­SIER­TO

CUAN­DO OC­CI­DEN­TE DES­CU­BRIÓ PE­TRA

Clío - - LA CIUDAD DEL DESIERTO - ISA­BEL RON­DEL His­to­ria­do­ra.

EN 1812, JOHANN LUD­WIG BURCK­HARDT SE CON­VIR­TIÓ EN EL PRI­MER EU­RO­PEO QUE PO­NÍA EL PIE EN PE­TRA, ABRIEN­DO EL CA­MINO A DOS SI­GLOS DE HA­LLAZ­GOS. TRAS SU ES­TE­LA, LLE­GA­RON AVENTUREROS, CIEN­TÍ­FI­COS Y AR­QUEÓ­LO­GOS. GRA­CIAS A ELLOS SA­BE­MOS MU­CHO MÁS DE LA LLA­MA­DA "CIU­DAD DEL DE­SIER­TO".

DES­DE QUE, EN 1989, SE ES­TRE­NA­SE en los ci­nes de to­do el mun­do In­dia­na Jo­nes y la úl­ti­ma cru­za­da, la po­pu­la­ri­dad de Pe­tra subió co­mo la es­pu­ma y el topónimo de prin­ci­pal ciu­dad na­ba­tea que­dó de­fi­ni­ti­va­men­te li­ga­do al del más fa­mo­so ar­queó­lo­go de fic­ción. Si bien la pe­lí­cu­la es pu­ro di­ver­ti­men­to (y, por tan­to, ima­gi­na­ción), a la ho­ra de for­jar el per­so­na­je, Ste­ven Spiel­berg y Geor­ge Lu­cas de­bie­ron re­cu­rrir po­co o mu­cho a la es­té­ti­ca y la reali­dad de los ar­queó­lo­gos y ex­plo­ra­do­res de car­ne y hue­so que en el si­glo XIX re­co­rrían el pla­ne­ta en bus­ca de ciu­da­des per­di­das, de ya­ci­mien­tos aban­do­na­dos, de cual­quier pie­dra que pu­die­se ex­pli­car el pa­sa­do. Y hu­bo una per­so­na, más que nin­gu­na otra, que bien po­dría ha- ber­les ins­pi­ra­do. Nos re­fe­ri­mos al pri­mer eu­ro­peo que pu­do contemplar los res­tos de la ciu­dad na­ba­tea, cu­ya his­to­ria pa­re­ce el guión de una pe­lí­cu­la de aven­tu­ras.

EL PRI­MER OC­CI­DEN­TAL EN 600 AÑOS

A pe­sar de su re­le­van­cia en la An­ti­güe­dad, y tras ha­ber­se vis­to se­ria­men­te afec­ta­da por de­vas­ta­do­res te­rre­mo­tos, Pe­tra, la que fue­ra ca­pi­tal de los na­ba­teos, fue aban­do­na­da en el si­glo XII, pe­río­do que apro­ve­cha­ron los ca­ba­lle­ros cru­za­dos, en su ata­que a Trans­jor­da­nia, pa­ra le­van­tar en la zo­na cas­ti­llos con los que for­ta­le­cer su po­si­ción. El úl­ti­mo fo­ras­te­ro en mu­cho tiem­po en pi­sar la ciu­dad fue el sul­tán ma­me­lu­co de Egip­to Bay­barsy I, que pa­só por ella en 1276.

Des­de en­ton­ces, y du­ran­te seis­cien­tos años, Oc­ci­den­te per­dió de­fi­ni­ti­va­men­te el rastro de Pe­tra. So­lo exis­tió pa­ra los be­dui­nos lo­ca­les, que ha­bi­ta­ban en las cue­vas ex­ca­va­das en la ro­ca y que desea­ban man­te­ner en se­cre­to su exis­ten­cia por te­mor a que la lle­ga­da de ex­tran­je­ros cho­ca­se con su for­ma de vida. Trans­cu­rrie­ron los años, in­clu­so los si­glos, y hu­bo que es­pe­rar al XIX pa­ra que al­guien la die­se a co­no­cer a es­te la­do de mun­do. Tal ho­nor co­rres­pon­dió a un jo­ven ape­lli­da­do Burk­hardt.

Na­ci­do en Lau­sa­na en 1874, Burk­hardt sin­tió pron­to la lla­ma­da de Orien­te, aun­que Pe­tra no en­tra­se en un prin­ci­pio en sus pla­nes. Cons­cien­te de que con su as­pec­to de eu­ro­peo pa­li­du­cho no lle­ga­ría de­ma­sia­do le­jos en su so­ña­do pe­ri­plo, y que des­co­no­cer la len­gua ára­be se­ría otro gran im­pe­di­men­to en sus pla­nes, en 1809 se ins­ta­ló en Ale­po, don­de per­fec­cio­nó sus es­tu­dios de ára­be y apren­dió las cos­tum­bres y le­yes orien­ta­les. Ade­más, se de­jó cre­cer una lar­ga barba, se con­vir­tió al Is­lam y se cam­bió de nom­bre: Sheik Ibrahim bin Ab­du­llah. Aho­ra sí; con su nue­vo as­pec­to e iden­ti­dad, aquel ru­bio de tez cla­ra y ojos azu­les es­ta­ba cer­ca de pa­sar a la his­to­ria ( con ma­yús­cu­las) de la ar­queo­lo­gía.

La aven­tu­ra de Burck­hardt arran­có con el iti­ne­ra­rio Da­mas­co-El Cai­ro, ver­da­de­ro ob­je­ti­vo del sui­zo, pues ha­bía si­do con­tra­ta­do por una so­cie­dad británica, " la Aso­cia­ción Afri­ca­na", que pro­mo­vía des­cu­bri­mien­tos en di­cho con­ti­nen­te. La ca­pi­tal egip­cia era el pun­to de par­ti­da des­de don­de de­bía avan­zar, for­man­do par­te de una ca­ra­va­na, has­ta la cos­ta oes­te de Áfri­ca. Sin em­bar­go, no sa­bía en­ton­ces que el des­tino le te­nía pre­pa­ra­da una sor­pre­sa...

Du­ran­te el re­co­rri­do que lo lle­va­ba a la ciu­dad del Ni­lo, oyó unas su­pues­tas leyendas re­fe­ri­das a unas in­creí­bles rui­nas de una ciu­dad per­di­da, pro­te­gi­da por una ca­de­na de mon­ta­ñas en un re­cón­di­to lu­gar lla­ma­do Wa­di Musa ( el va­lle de Moi­sés). A par­tir de ese mis­mo ins­tan­te, no pen­só en otra co­sa que en lle­gar has­ta ellas. Pe­tra pa­só a ser su úni­co sue­ño.

En su pe­ri­plo des­de la ca­pi­tal si­ria atra­ve­só va­rios te­rri­to­rios hoy jor­da­nos: Ge­ra­sa, Salt ( an­ti­gua ca­pi­tal), Am­mán, Sho­bak y Ka­rak, don­de per­ma­ne­ció bas­tan­tes días an­te la in­sis­ten­cia del je­que lo­cal. Pa­re­ce ser que los lu­ga­re­ños se “pe­lea­ban” por­que

Pa­ra ac­ce­der a Pe­tra, Burk­hardt se vis­tió de ára­be, se con­vir­tió al Is­lam y cam­bió su nom­bre: Sheik Ibrahim bin Ab­du­llah.

dur­mie­se en sus ca­sas, de ma­ne­ra que ca­da no­che cam­bia­ba de vi­vien­da.

Sin du­da su nue­vo as­pec­to le ha­bía alla­na­do el ca­mino... pe­ro eso no bas­ta­ba en lo con­cer­nien­te a Pe­tra. Co­mo re­gis­tra­ría en su dia­rio, pu­bli­ca­do pós­tu­ma­men­te en Lon­dres ba­jo el tí­tu­lo Travels in Sy­ria and the Holy Land ( Via­jes por Si­ria y Tie­rra San­ta), pa­ra que el guía acep­ta­se con­du­cir­lo has­ta la su­pues­ta ca­pi­tal na­ba­tea, hu­bo de im­pro­vi­sar una ex­cu­sa pues la sim­ple cu­rio­si­dad de ver el wa­di, se­gún él mis­mo es­cri­bió, " ha­bría le­van­ta­do las sos­pe­chas de los ára­bes. Por lo tan­to, fin­gí que ha­bía he­cho el vo­to de sa­cri­fi­car una ca­bra en ho­nor de Ha­rún ( Aa­rón), cu­ya tum­ba sa­bía que es­ta­ba si­tua­da en el ex­tre­mo del va­lle; me­dian­te es­ta es­tra­ta­ge­ma pen­sé que po­dría ver el va­lle de ca­mino a la tum­ba. Mi guía na­da te­nía que ob­je­tar a eso; el te­mor de que ca­ye­se so­bre él, si opo­nía re­sis­ten­cia, la có­le­ra de Ha­rún, le aca­lló com­ple­ta­men­te˝. La es­tra­ta­ge­ma fun­cio­nó, y des­pués de con­se­guir pa­sar inad­ver­ti­do, am­bos al­can­za­ron la al­dea de Eldjy, a la en­tra­da de Wa­di Mo­sa.

Así; di­si­mu­lan­do la emoción de sa­ber­se ( o, co­mo mí­ni­mo, creer­se) el pri­mer oc­ci­den­tal en pi­sar aque­lla tie­rra (“es­ta­ba sin pro­tec­ción en me­dio de un de­sier­to don­de nin­gún via­je­ro ha­bía es­ta­do an­tes”) y a pe­sar del re­ce­lo de su acom­pa­ñan­te, pu­do in­ter­nar­se en­tre las ro­sá­ceas pa­re­des del Siq, el an­gos­to ca­mino por el que en la An­ti­güe­dad pa­sa­ban las ca­ra­va­nas de ca­me­llos. Era el 22 de agos­to de 1812 y Burk­hardt te­nía vein­ti­sie­te años.

EN LA CA­PI­TAL DE LA ARA­BIA PETRAEA

Por fuer­za de­bió ver­se obli­ga­do a di­si­mu­lar su emoción an­te la fa­cha­da del Te­so­ro, an­te las in­con­ta­bles tum­bas-cue­va, an­te el an­fi­tea­tro... Tan­to que pro­ba­ble­men­te deseó te­ner me­mo­ria fo­to­grá­fi­ca, pa­ra cap­tar cuan­to veía y re­co­ger­lo más tar­de en su li­bre­ta. En ella ase­gu­ra­ba ha­ber per­di­do

"Po­dría ser la ca­pi­tal de Ara­bia Petraea, un si­tio que, por lo que sé, no ha vi­si­ta­do nin­gún via­je­ro eu­ro­peo", es­cri­bió Burk­hardt.

el re­loj y la brú­ju­la en aquel via­je, ade­más de ha­ber­se que­da­do sin di­ne­ro; por lo que pa­ra po­der con­ti­nuar hu­bo de ven­der su si­lla de mon­tar. Y se la­men­ta­ba asi­mis­mo de "no po­der dar un in­ven­ta­rio muy com­ple­to de esas an­ti­güe­da­des", ase­gu­ran­do co­no­cer muy bien el ca­rác­ter de los lu­ga­re­ños y que­ján­do­se de es­tar "sin pro­tec­ción en me­dio de un de­sier­to en el que ja­más se ha­bía si­do vis­to un via­je­ro, y un exa­men de­ta­lla­do de esas obras de in­fie­les, co­mo las lla­ma­ban, ha­bría le­van­ta­do la sos­pe­cha de que yo era un ma­go en bus­ca de te­so­ros..."

A pe­sar de to­do, su ci­ce­ro­ne aca­bó in­tu­yen­do el en­ga­ño y cre­yen­do que el sui­zo pre­ten­día adue­ñar­se de cuan­to en­con­tra­se de va­lor, le ases­tó: “Es­tá cla­ro que eres un in­fiel y que tie­nes al­gún in­te­rés en es­tas rui­nas”. An­te aque­lla con­tun­den­te ad­ver­ten­cia y con el fin de evi­tar pro­ble­mas, Burck­hardt pre­fi­rió con­for­mar­se con exa­mi­nar Pe­tra su­per­fi­cial­men­te. Aun así, su­peró con cre­ces sus ex­pec­ta­ti­vas.

Sus co­no­ci­mien­tos de los tex­tos clá­si­cos so­bre la an­ti­gua ca­pi­tal na­ba­tea le bas­ta­ron pa­ra iden­ti­fi­car­la. Así lo plas­mó, ese mis­mo agos­to, en una car­ta: “Es­te lu­gar es muy in­tere­san­te por sus an­ti­güe­da­des y por los res­tos de una ciu­dad an­ti­gua, que en mi opi­nión po­dría ser Pe­tra, ca­pi­tal de Ara­bia Petraea, un si­tio que, por lo que sé, no ha vi­si­ta­do nin­gún via­je­ro eu­ro­peo”. Más ex­plí­ci­to se mos­tró en sus dia­rios: “...su em­pla­za­mien­to y be­lle­za (el Te­so­ro) han si­do cal­cu­la­dos pa­ra cau­sar una ex­tra­or­di­na­ria im­pre­sión en el via­je­ro tras ha­ber cru­za­do (...) un pa­sa­di­zo os­cu­ro y ca­si sub­te­rrá­neo (el Siq) (...). Se tra­ta de uno de los ves­ti­gios de la An­ti­güe­dad más ele­gan­tes que exis­ten”. Y más aún en una mi­si­va a los me­ce­nas de la ex­pe­di­ción, don­de pro­por­cio­na­ba la ubi­ca­ción exac­ta y una des­crip­ción de­ta­lla­da: “A una dis­tan­cia de dos lar­gas jornadas al no­res­te de Aqa­ba, hay un ria­chue­lo y el va­lle en el Dje­bel She­ra, so­bre el la­do de es­te del Ara­ba, lla­ma­do Wa­di Mo­sa. Es un lu­gar muy in­tere­san­te por sus an­ti­güe­da­des y los res­tos de una ciu­dad an­ti­gua, que de­duz­co es Pe­tra, la ca­pi­tal de la Ara­bia Petraea, un lu­gar que, por lo que sé, nin­gún via­je­ro eu­ro­peo ha vi­si­ta­do an­tes. En la are­nis­ca ro­ja que con­for­ma el va­lle, hay ha­cia arri­ba 250 se­pul­cros com­ple­ta­men­te ta­lla­dos en la ro­ca, la par­te ma­yor de ellos con or­na­men­tos grie­gos. Hay un mau­so­leo con for­ma de tem­plo, de di­men­sio­nes co­lo­sa­les, ta­lla­do de la mis­ma for­ma en la ro­ca, con to­dos sus apar­ta­men­tos, su ves­tí­bu­lo, pe­ris­ti­lo etc. Es el es­pé­ci­men más hermoso de ar­qui­tec­tu­ra grie­ga, y pre­ser­va­do per­fec­ta­men­te. Hay otros mau­so­leos

FFA­CHA­DA DEL TE­SO­RO (Al-Khaz­neh), el edi­fi­cio más co­no­ci­do de cuan­tos al­ber­ga Pe­tra. Se vis­lum­bra des­pués de ha­ber re­co­rri­do los 1.200 me­tros del Siq, el es­tre­cho y ser­pen­tean­te pa­sa­di­zo­pas y prin­ci­pal ac­ce­so a la an­ti­gua ca­pi­tal na­ba­tea.

LA PEN­SA­DO­RA BRI­TÁ­NI­CA Ha­rriet Mar­ti­neau, Johann Lud­wig Burk­hardt y el ilus­tra­dor Ed­war Lear (so­bre es­tas lí­neas, uno de sus cua­dros) fue­ron pio­ne­ros en con­tem­plar Pe­tra.

DA­VID RO­BERTS vi­si­tó Pe­tra en 1839, y pin­tó nu­me­ro­sas acua­re­las del ya­ci­mien­to re­pro­du­ci­das con pos­te­rio­ri­dad has­ta la sa­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.