IDEN­TI­FI­CAN LOS RES­TOS DE FI­LI­PO II

El pa­dre de Ale­jan­dro Magno no es­ta­ba en su tum­ba

Clío - - CITAS CON LA HISTORIA - Ji­me­na Ro­drí­guez

En 1977 y 1978 dos es­que­le­tos mas­cu­li­nos fue­ron ex­ca­va­dos en las Tum­bas Reales II y I de Ver­gi­na (Gre­cia), res­pec­ti­va­men­te. La Tum­ba I ade­más con­te­nía los hue­sos de una mu­jer y de un re­cién na­ci­do. Des­de en­ton­ces, se ha su­pues­to que la Tum­ba II era la de Fi­li­po II — de he­cho se co­no­ce co­mo “Tum­ba de Fi­li­po”—, (382-336 a.C.), pa­dre de Ale­jan­dro Magno y que trans­for­mó Ma­ce­do­nia en la po­ten­cia he­ge­mó­ni­ca del mun­do grie­go. Sin em­bar­go, el es­que­le­to mas­cu­lino de es­te se­pul­cro no pre­sen­ta le­sio­nes en las pier­nas, a di­fe­ren­cia del in­di­vi­duo de la Tum­ba I. Un es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta PNAS re­co­ge las con­clu­sio­nes de un equi­po in­ter­na­cio­nal de in­ves­ti­ga­ción en­ca­be­za­do por el an­tro­pó­lo­go grie­go An­to­nis Bar­tsio­kas (Uni­ver­si­dad De­mó­cri­to de Tra­cia), que ha tra­ba­ja­do en es­tre­cha co­la­bo­ra­ción con Juan Luis Ar­sua­ga (di­rec­tor cien­tí­fi­co del Mu­seo de la Evo­lu­ción Hu­ma­na). Gra­cias a las mo­der­nas téc­ni­cas de in­ves­ti­ga­ción fo­ren­se, Bar­tsio­kas, Ar­sua­ga y sus co­le­gas pue­den con­fir­mar que la ro­di­lla iz­quier­da del va­rón de la Tum­ba I pre­sen­ta un ca­so de an­qui­lo­sis de la ar­ti­cu­la­ción, tér­mino mé­di­co pa­ra nom­brar dis­mi­nu­ción o fal­ta de mo­vi­mien­to por fu­sión ósea, que es una prue­ba con­clu­yen­te de la co­je­ra con la que ter­mi­nó sus días Fi­li­po II. Un ori­fi­cio en el hue­so po­ne de ma­ni­fies­to que una pro­fun­da y gra­ve he­ri­da cau­só la le­sión, co­mo ha­bría si­do la pro­du­ci­da por una lan­za. Uno de los es­que­le­tos per­te­ne­ce a un hom­bre de unos 45 años de edad, sor­pren­den­te­men­te al­to pa­ra su épo­ca (1,80 me­tros de al­tu­ra), el otro es el de una mu­jer que vi­vió unos 18 años y el ter­ce­ro es el de un re­cién na­ci­do. Es­tos da­tos son cohe­ren­tes con lo que sa­be­mos de Fi­li­po y su fa­mi­lia, por tan­to, los in­ves­ti­ga­do­res con­clu­yen que los ocu­pan­tes de la Tum­ba I son el rey ma­ce­do­nio, su es­po­sa Cleo­pa­tra y el her­ma­nas­tro de Ale­jan­dro Magno. Por tan­to, si la Tum­ba I con­tie­ne los res­tos mortales de Fi­li­po II, la Tum­ba II po­dría al­ber­gar los de Fi­li­po III Arri­deo y su es­po­sa Eu­rí­di­ce, co­mo ya ha­bía su­ge­ri­do An­to­nis Bar­tsio­kas.

AN­QUI­LO­SIS EN LA RO­DI­LLA.. Fi­li­po II su­frió una te­rri­ble he­ri­da de lan­za en la pier­na iz­quier­da que le cau­só una co­je­ra cró­ni­ca. En es­tos res­tos ve­mos los sig­nos de aque­lla le­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.