HA­LLAN MIS­TE­RIO­SAS ES­PI­RA­LES DE ORO DE LA EDAD DEL BRON­CE

Clío - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

Ca­si dos mil pe­que­ñas es­pi­ra­les de oro de la Edad de Bron­ce sa­len a la luz en Boes­lun­de (Ze­lan­dia, Di­na­mar­caJ. Los ar­queó­lo­gos del Mu­seo Ze­lan­da y el Mu­seo Na­cio­nal de Di­na­mar­ca es­tán des­con­cer­ta­dos, nun­ca han vis­to es­tas per­fec­tas es­pi­ra­les, “de has­ta tres cen­tí­me­tros de lon­gi­tud, for­ja­das en un fi­la­men­to li­so de so­lo 0,1 mi­lí­me­tros de es­pe­sor y que da­tan del pe­río­do com­pren­di­do en­tre los años 900 a.C. y 700 a.C.”, ex­pli­ca Flem­ming Kaul, cu­ra­dor en el Mu­seo Na­cio­nal de Di­na­mar­ca. El hallazgo, en el in­te­rior de una ca­ja de ma­de­ra fo­rra­da de piel, se ha pro­du­ci­do en el mis­mo lu­gar don­de ha­ce un par de años ar­queó­lo­gos afi­cio­na­dos en­con­tra­ron cua­tro bra­za­le­tes de oro ma­ci­zo, lla­ma­dos ani­llos de ju­ra­men­to. Una mag­ní­fi­ca sor­pre­sa que lle­vó a rea­li­zar­zar una ex­plo­ra­ción se­ria del ca cam­po de Boes­lun­de pa­ra bus­car más oro prehis­tó­ri­co es­con­di­do en la zo­na. Las es­pe­cu­la­cio­nes so­bre su uti­li­dad apun­tan a que se tra­ta de ador­nos pa­ra el pe­lo o bor­da­dos en la ro­pa pa­ra un sa­cer­do­te rey a quien tam­bién per­te­ne­cían los ani­llos de ju­ra­men­to. Kaul ex­pli­ca que po­drían for­mar par­te de un ri­tual de ofren­das al sol, “uno de los sím­bo­los más sa­gra­dos en la Edad del Bron­ce, en la que el oro se con­si­de­ra­ba má­gi­co. Tal vez el rey sa­cer­do­te lle­va­ba un ani­llo de oro en la mu­ñe­ca y las es­pi­ra­les en su ca­pa y som­bre­ro pa­ra bri­llar co­mo el sol du­ran­te las ce­re­mo­nias so­la­res”, in­di­ca. Tam­bién se ba­ra­ja que el oro hu­bie­ra si­do en­te­rra­do co­mo par­te de un sa­cri­fi­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.