EL SA­LÓN DE ÁM­BAR, LA OC­TA­VA MA­RA­VI­LLA DEL MUN­DO

Clío - - ARTE - Ja­vier Ra­mos, pe­rio­dis­ta y blo­gue­ro (www.lu­ga­res­con­his­to­ria.com )

El Sa­lón de Ám­bar, en oca­sio­nes des­cri­to co­mo “la oc­ta­va ma­ra­vi­lla del mun­do”, se de­co­ró usan­do ocho to­ne­la­das de ám­bar y pan de oro. Lo que ha­bía si­do un re­ga­lo de Pru­sia a Ru­sia co­mo sím­bo­lo de paz fue ro­ba­do por los na­zis a la URSS du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. El con­te­ni­do del sa­lón se per­dió du­ran­te el caos que acom­pa­ñó a la de­rro­ta de Ale­ma­nia en 1945, y así co­men­zó una bús­que­da que aún per­sis­te. La rei­na So­fía Car­lo­ta de Ha­no­ver era una mu­jer de gus­tos inequí­vo­ca­men­te ca­ros y con­ven­ció a su ma­ri­do, Fe­de­ri­co I de Pru­sia, de que en­car­ga­ra la crea­ción del Sa­lón de Ám­bar pa­ra el pa­la­cio de Car­lot­ten­burg en Ber­lín. El sa­lón se cons­tru­yó en­tre 1701 y 1709 si­guien­do el di­se­ño barroco de An­dreas Schlü­ter y ba­jo la su­per­vi­sión del da­nés Gott­fried Wol­fram. Sin em­bar­go, So­fía Car­lo­ta mu­rió cua­tro años an­tes de que es­tu­vie­ra ter­mi­na­do el sa­lón. El rey Fe­de­ri­co mu­rió en 1713 y le su­ce­dió en el trono su hi­jo Fe­de­ri­co Gui­ller­mo I. Es­te te­nía gran in­te­rés en con­so­li­dar las bue­nas re­la­cio­nes con Pedro el Gran­de de Ru­sia y le ofre­ció el sa­lón co­mo re­ga­lo en 1716. Su con­te­ni­do se em­ba­ló en die­cio­cho enor­mes ca­jas de ja­de que se en­via­ron a San Pe­ters­bur­go, don­de fue ins­ta­la­do en el Pa­la­cio de In­vierno. En 1755, la za­ri­na Isa­bel lo tras­la­dó de nue­vo, es­ta vez al pa­la­cio de Ca­ta­li­na en Tsars­ko­ye Se­lo (en la ac­tua­li­dad for­ma par­te de Push­kin, un su­bur­bio de San Pe­ters­bur­go). Un ar­qui­tec­to ita­liano, Bar­to­lomeo Fran­ces­co Ras­tre­lli, su­per­vi­só y re­di­se­ñó es­te es­pa­cio, y pa­ra ello im­por­tó más ám­bar des­de Ber­lín. Tras va­rias re­no­va­cio­nes, el sa­lón ocu­pa­ba unos 55 me­tros cua­dra­dos. Su va­lor se es­ti­ma en unos 120 mi­llo­nes de eu­ros al cam­bio ac­tual. El sa­lón per­ma­ne­ció en Tsars­ko­ye Se­lo has­ta 1941, cuan­do Hitler lan­zó la Ope­ra­ción Bar­ba­rro­ja y en­vió a tres mi­llo­nes de sol­da­dos ale­ma­nes a in­va­dir la URSS. En­tre los mu­chos crí­me­nes co­me­ti­dos, el sa­queo de obras de ar­te era muy co­mún. Los fun­cio­na­rios del pa­la­cio de Ca­ta­li­na se apre­su­ra­ron a des­mon­tar el Sa­lón de Ám­bar pa­ra po­ner­lo a sal­vo, pe­ro al em­pe­zar el tra­ba­jo des­cu­brie­ron que el an­ti­guo ám­bar se des­ha­cía.

De­ci­die­ron en­ton­ces fo­rrar la sa­la con pa­pel pin­ta­do, con la es­pe­ran­za de que los ale­ma­nes no se die­ran cuen­ta de lo que ha­bía de­trás, pe­ro el plan fra­ca­só. Las tro­pas ale­ma­nas lle­ga­ron al pa­la­cio y en me­nos de 36 ho­ras des­mon­ta­ron la sa­la y em­ba­la­ron los pa­ne­les en 27 ca­jas que en­via­ron a Kö­nigs­berg (la ac­tual Ka­li­nin­gra­do), en la cos­ta bál­ti­ca. Allí, se vol­vió a mon­tar el sa­lón en el mu­seo del castillo de la ciu­dad. Des­pués de 1943, cuan­do el cur­so de la gue­rra co­men­zó a ser des­fa­vo­ra­ble pa­ra Ale­ma­nia, el di­rec­tor del mu­seo tu­vo que des­mon­tar de nue­vo la sa­la y tras­la­dar­la a un lu­gar se­gu­ro. Un año des­pués, la fuer­zas bri­tá­ni­cas bom­bar­dea­ron Kö­nigs­berg y gran par­te de la ciu­dad ar­dió, in­clui­do el mu­seo. Se des­co­no­ce qué ocu­rrió con el Sa­lón de Ám­bar. Al­gu­nos creen que des­apa­re­ció du­ran­te los in­cen­dios o que fue des­trui­do por el im­pac­to de una bom­ba. Otros di­cen que lo que­ma­ron los sol­da­dos ru­sos cuan­do to­ma­ron la ciu­dad en 1945, mien­tras otra teo­ría sos­tie­ne que la sa­la se des­mon­tó y su con­te­ni­do se me­tió en un bar­co ale­mán que fue pos­te­rior­men­te tor­pe­dea­do y hun­di­do. Has­ta se ha lle­ga­do a in­si­nuar, aun­que con muy po­ca cre­di­bi­li­dad, que des­pués del sui­ci­dio de Hitler, su cuer­po no fue in­ci­ne­ra­do, sino que fue en­te­rra­do en el le­gen­da­rio sa­lón. Las pis­tas más ve­ro­sí­mi­les pa­re­cen apun­tar a la ciu­dad de Deutsch­neu­dorf, pró­xi­ma a la fron­te­ra de Sa­jo­nia con la Re­pú­bli­ca Che­ca. En 1997, un úni­co pa­nel de la sa­la ori­gi­nal fue ha­lla­do por la po­li­cía ale­ma­na du­ran­te una re­da­da. Per­te­ne­cía a la fa­mi­lia de un sol­da­do que al pa­re­cer es­tu­vo pre­sen­te cuan­do el sa­lón fue des­man­te­la­do du­ran­te la gue­rra. En 2008 un EQUI­PO DE EX­CA­VA­CIÓN AFIR­MÓ HA­BER en­con­tra­do una cá­ma­ra a 20 me­tros ba­jo tie­rra cer­ca de Deutsch­neu­dorf, y que des­pués de ha­ber rea­li­za­do me­di­cio­nes elec­tro­mag­né­ti­cas, es­ta­ba con­ven­ci­do de que con­te­nía unas dos to­ne­la­das del oro de los na­zis. El al­cal­de de Deutsch­neu­dorf, Neinz-Pe­ter Haus­tein, di­jo que en la zo­na hay una vas­ta red de cá­ma­ras sub­te­rrá­neas de aque­lla épo­ca y que es­ta­ba se­gu­ro “al no­ven­ta por cien­to” de que los pa­ne­les del Sa­lón de Ám­bar es­tán en­te­rra­dos en al­gún lu­gar de es­te com­ple­jo. Efec­ti­va­men­te, la zo­na es­tá pla­ga­da de an­ti­guas mi­nas de pla­ta, es­ta­ño y co­bre, de mo­do que no fal­tan es­con­di­tes. No obs­tan­te, a día de hoy, el pa­ra­de­ro del Sa­lón de Ám­bar si­gue sien­do un mis­te­rio. MIEN­TRAS TAN­TO, SE PUE­DE VER UNA FIEL re­pro­duc­ción del sa­lón en el pa­la­cio de Ca­ta­li­na, en Tsars­ko­ye Se­lo. Se inau­gu­ró en 2003 des­pués de 24 años de tra­ba­jo. La ma­yor par­te de los 11 mi­llo­nes de dó­la­res que cos­tó el pro­yec­to fue­ron do­na­dos por em­pre­sas ale­ma­nas. Qui­zá al­gún día sea po­si­ble com­pa­rar la re­pro­duc­ción con el ori­gi­nal.

LA HIS­TO­RIA EN SU LU­GAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.