MAY FRENCH SHEL­DON [1847-1936]

La rei­na blan­ca del Ki­li­man­ja­ro

Clío - - ARTE - San­dra Fe­rrer Va­le­ro, pe­rio­dis­ta y blo­gue­ra (www.mu­je­re­sen­lahis­to­ria.com)

Cuan­do los hom­bres blan­cos ci­vi­li­za­dos de Amé­ri­ca y Eu­ro­pa ex­plo­ra­ban las tie­rras des­co­no­ci­das e in­quie­tan­tes de Áfri­ca, una mu­jer de­ci­dió emu­lar­los pe­ro si­guien­do sus pro­pias nor­mas. May French Shel­don con­si­guió or­ga­ni­zar una ex­pe­di­ción al mon­te Ki­li­man­ja­ro, si­tua­do en el no­roes­te de Tan­za­nia, pa­ra de­mos­trar que las mu­je­res tam­bién po­dían ser ex­plo­ra­do­ras. Y sus ex­pe­di­cio­nes de­mos­tra­ron que el con­tac­to con aque­llas ci­vi­li­za­cio­nes po­día ser ami­ga­ble y pa­cí­fi­co. May, con sus ves­ti­dos, re­ga­los y pa­ra­fer­na­lias, se ga­nó la es­ti­ma de sus por­tea­do­res y el res­pe­to de las tri­bus con las que se to­pó. No en vano fue co­no­ci­da co­mo la “Rei­na Blan­ca del Ki­li­man­ja­ro”.

DE LAS PLAN­TA­CIO­NES SU­RE­ÑAS A LA VIE­JA EU­RO­PA

May French Shel­don na­ció el 10 de ma­yo de 184X en Bea­ven, Pennsyl­va­nia, en el seno de una ri­ca fa­mi­lia su­re­ña. Su pa­dre, Jo­seph French, era pro­pie­ta­rio de un gran nú­me­ro de plan­ta­cio­nes. Su ma­dre, Eli­za­beth Poor­man, fue tam­bién una mu­jer ex­cep­cio­nal en su tiem­po, al de­di­car­se al es­tu­dio de la me­di­ci­na y la elec­tro­te­ra­pia. Los pa­dres de May la en­via­ron a Eu­ro­pa a es­tu­diar. En Ita­lia se for­mó, en­tre otras ma­te­rias, en Li­te­ra­tu­ra, His­to­ria, Geo­gra­fía y Me­di­ci­na. En 18X6, a los 25 años, se ca­só con Eli Le­mon Shel­don, un hom­bre de ne­go­cios que no so­lo qui­so y ad­mi­ró a su es­po­sa sino que siem­pre res­pe­tó sus ideas e in­quie­tu­des. La pa­re­ja se tras­la­dó a vi­vir a Lon­dres, don­de fun­da­ron una edi­to­rial en la que May co­la­bo­ra­ba co­mo tra­duc­to­ra. En­tre otros, tra­du­jo Sa­lam­bó, del fa­mo­so es­cri­tor fran­cés Gus­ta­ve Flau­bert. En­tu­sias­ma­da con el mun­do de la edi­ción y la li­te­ra­tu­ra, la se­ño­ra Shel­don se atre­vió a pu­bli­car su pri­me­ra no­ve­la, Her­bert Se­ve­ran­ce, una obra au­to­bio­grá­fi­ca y lle­na de men­sa­jes fe­mi­nis­tas.

LA ATRAC­CIÓN DE ÁFRI­CA

A fi­na­les del si­glo XIX, las co­lo­nias se en­con­tra­ban en pleno au­ge. Des­de las

me­tró­po­lis no so­lo sa­lían car­ga­men­tos de pro­duc­tos ma­nu­fac­tu­ra­dos y co­lo­nos dis­pues­tos a en­con­trar una nue­va opor­tu­ni­dad. Eran mu­chos los cien­tí­fi­cos y ex­pe­di­cio­na­rios que se aden­tra­ban en las pro­fun­di­da­des de aque­llas tie­rras ex­tra­ñas con el fin de des­cu­brir nue­vas cul­tu­ras, ani­ma­les o plan­tas. De to­das aque­llas ex­pe­di­cio­nes, fue qui­zá la de Henry Mor­ton Stan­ley una de las más co­no­ci­das. Su fa­mo­sa fra­se “El doc­tor Li­vings­to­ne, ¿su­pon­go?” in­mor­ta­li­zó a es­te ex­plo­ra­dor y aven­tu­re­ro. Ca­sua­li­da­des de la vi­da, Mor­ton Stan­ley era ami­go del pa­dre de May y la jo­ven ha­bía oí­do en múl­ti­ples oca­sio­nes sus con­ver­sa­cio­nes, que pron­tó des­per­ta­ron en ella la cu­rio­si­dad por los ex­tra­ños pa­ra­jes afri­ca­nos. May de­ci­dió or­ga­ni­zar una ex­pe­di­ción a Áfri­ca, pe­ro dis­tin­ta a las que se ha­bían he­cho has­ta el mo­men­to. Que­ría de­mos­trar que las mu­je­res tam­bién eran ca­pa­ces de par­ti­ci­par en aque­llas aven­tu­ras; y no so­lo eso, sino que lo ha­ría de ma­ne­ra pa­cí­fi­ca.

Su pri­me­ra in­ten­ción de crear una ex­pe­di­ción ín­te­gra­men­te fe­me­ni­na tu­vo que ser des­es­ti­ma­da por la ne­ce­sa­ria fuer­za que re­que­ría el por­teo del ma­te­rial. Aun así, ini­ció su aven­tu­ra cuan­do en 1891 de­jó Lon­dres y a su ma­ri­do, quien la es­pe­ra­ría fiel­men­te, y se em­bar­có rum­bo a Mom­ba­sa. May se en­con­tró con el pri­mer pro­ble­ma na­da más pi­sar tie­rras afri­ca­nas. Na­die que­ría se­guir a aque­lla mu­jer ex­tra­va­gan­te y le cos­tó mu­cho con­se­guir los más de 150 por­tea­do­res que al fin de­ci­die­ron acom­pa­ñar­la. Aque­llos que en un prin­ci­pio re­ce­la­ron de May pron­to se ve­rían cui­da­dos y res­pe­ta­dos por ella. May ve­ló en to­do mo­men­to por la sa­lud de sus por­tea­do­res, los va­cu­nó y re­vi­só los tiem­pos de re­le­vo. Los miem­bros de su ex­pe­di­ción la lla­ma­rían ca­ri­ño­sa­men­te Bi­bi Bwa­na, “Rei­na Blan­ca”.

Así em­pe­za­ba aque­lla cu­rio­sa mar­cha en la que una mu­jer, sen­ta­da en un gran pa­lan­quín de mim­bre de for­ma re­don­da so­bre el que on­dea­ba la ban­de­ra ame­ri­ca­na — y un men­sa­je cla­ro: no­li me tan­ge­re Ino me to­quéis)—, se aden­tra­ba en tie­rras ex­tra­ñas en bus­ca de los ma­sais y el sal­va­je Ki­li­man­ja­ro. May Shel­don via­ja­ba con un equipaje abun­dan­te. Ade­más de lo in­dis­pen­sa­ble en una ex­pe­di­ción co­mo aque­lla — tien­das, mos­qui­te­ras, ama­cas... — May se lle­vó con ella una ba­ñe­ra de zinc, si­llas y me­sas, sá­ba­nas, va­ji­lla de por­ce­la­na y un am­plio y ri­co ves­tua­rio. Aun­que pa­rez­ca lo con­tra­rio, aque­llo no era el ca­pri­cho de una ri­ca y frí­vo­la eu­ro­pea, sino que for­ma­ba par­te de sus in­ten­cio­nes. May creía que se po­día en­trar en con­tac­to con las tri­bus afri­ca­nas sin ne­ce­si­dad de usar la vio­len­cia. Ac­tuar co­mo una per­fec­ta an­fi­trio­na era su ob­je­ti­vo. La va­ji­lla era pa­ra ofre­cer un buen ban­que­te a los na­ti­vos, tam­bién les ha­cía re­ga­los de to­do ti­po, los más cu­rio­sos y emo­ti­vos, cien­tos de ani­llos que gra­bó con su nom­bre.

Cuan­do May se pre­sen­ta­ba an­te al­gún je­fe de tri­bu, lo ha­cía con so­lem­ni­dad, con una pe­lu­ca ru­bia, un ves­ti­do blan­co con pe­dre­ría y un sa­ble en la cin­tu­ra. De es­ta gui­sa co­no­ció a más de trein­ta tri­bus en su ex­pe­di­ción des­de Ta­ve­ta has­ta los pies del Ki­li­man­ja­ro.

De vuel­ta a Mom­ba­sa, May su­frió un apa­ra­to­so ac­ci­den­te al caer su pa­lan­quín al río, que le oca­sio­nó una do­lo­ro­sa frac­tu­ra en la es­pal­da, pe­ro con­si­guió vol­ver al la­do de su es­po­so y re­cu­pe­rar­se de sus le­sio­nes, pa­ra rea­li­zar dos ex­pe­di­cio­nes más. En 1892 plas­ma­ría sus ex­pe­rien­cias en el li­bro De sul­tán en sul­tán. May ha­bía con­se­gui­do su ob­je­ti­vo: via­jar por el co­ra­zón de Áfri­ca pa­ra co­no­cer dis­tin­tas for­mas de vi­das. z lo hi­zo de ma­ne­ra pa­cí­fi­ca, usan­do la vio­len­cia en muy es­ca­sas oca­sio­nes y cui­dan­do a sus por­tea­do­res con su­mo ca­ri­ño y má­xi­mo res­pe­to. May de­mos­tró, al fin y al ca­bo, que las mu­je­res tam­bién po­dían ser ex­plo­ra­do­ras.

En 1892 re­ci­bió el re­co­no­ci­mien­to de la Real So­cie­dad Geo­grá­fi­ca Bri­tá­ni­ca — por sus es­tu­dios so­bre el la­go Cha­la— sien­do ele­gi­da co­mo uno de sus miem­bros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.