EL LAR­GO CA­MINO HA­CIA LA RE­VO­LU­CIÓN

Clío - - DOSSIER - Lau­ra Ruiz de El­vi­ra, po­li­tó­lo­ga e in­ves­ti­ga­do­ra en la Phi­lipps Uni­ver­si­tat Mar­burg, Ale­ma­nia

El in­vierno de 2011 fue tes­ti­go del ini­cio de di­ver­sas re­vo­lu­cio­nes y pro­tes­tas de mag­ni­tud en nu­me­ro­sos paí­ses ára­bes. En es­te con­tex­to de re­vuel­ta ge­ne­ra­li­za­da, Si­ria pa­re­cía emer­ger en un pri­mer mo­men­to co­mo la gran ex­cep­ción re­gio­nal. En efec­to, los vien­tos de re­vuel­ta no so­pla­rían con su­fi­cien­te fuer­za en es­te país has­ta tres me­ses des­pués de en­cen­der­se la me­cha. ¿Por qué el pue­blo si­rio, hoy su­mi­do en una cruen­ta gue­rra ci­vil, tar­dó en mo­vi­li­zar­se con­tra su ré­gi­men? ¿Y por qué, fi­nal­men­te, se ha re­be­la­do?

El 14 de enero de 2011, tras va­rias se­ma­nas de vio­len­tas pro­tes­tas, huel­gas y ma­ni­fes­ta­cio­nes, el pre­si­den­te gol­pis­ta tu­ne­cino Zi­ne el Abi­di­ne Ben Ali se veía obli­ga­do por su pro­pio ejér­ci­to a huir del país y a re­fu­giar­se en Jed­da, Ara­bia Sau­dí. El 11 de fe­bre­ro, pa­ra gran sa­tis­fac­ción de los mi­llo­nes de egip­cios que exi­gían la caí­da del ré­gi­men de Hos­ni Mu­ba­rak, el pre­si­den­te aban­do­na­ba la ca­pi­tal y anun­cia­ba su di­mi­sión. En Li­bia, el le­van­ta­mien­to po­pu­lar que en un pri­mer mo­men­to con­se­guía to­mar una gran par­te del te­rri­to­rio na­cio­nal, en­con­tra­ba des­pués en Ga­da­fi una fe­roz re­sis­ten­cia, lo que con­du­ci­ría a la in­ter­ven­ción de una coa­li­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra de­rro­car al ré­gi­men. En Yemen, el país más po­bre y más po­bla­do de la pe­nín­su­la ará­bi­ga, an­te las pro­tes­tas ma­si­vas de un pue­blo en­fu­re­ci­do y frus­tra­do, el pre­si­den­te Ali Ab­da­lá Sa­leh hi­zo to­do ti­po de pro­me­sas pa­ra apla­car una pro­tes­ta que no lo­gra­ba si­len­ciar ni con una bru­tal re­pre­sión. Fi­nal­men­te, Sa­leh, he­ri­do tras un ata­que a su pa­la­cio, se re­fu­gia­ba en Ara­bia Sau­dí pa­ra ser in­ter­ve­ni­do y re­cu­pe­rar­se. En pa­ra­le­lo, aun­que sin lle­gar a pro­vo­car la caí­da de sus res­pec­ti­vos re­gí­me­nes po­lí­ti­cos, otros paí­ses de la re­gión vi­vían tam­bién mo­men­tos de fuer­te con­tes­ta­ción y mo­vi­li­za­ción ciu­da­da­na. En Jor­da­nia, las ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra el en­ca­re­ci­mien­to de la vi­da y la fal­ta de li­ber­ta­des po­lí­ti­cas obli-

ga­ba al rey Ab­da­llah II a des­ti­tuir a su pri­mer mi­nis­tro y a di­sol­ver el go­bierno. Las pro­tes­tas po­pu­la­res en Bah­réin cos­ta­ban la muer­te a de­ce­nas de jó­ve­nes que se ex­pre­sa­ban con­tra la fal­ta de li­ber­tad po­lí­ti­ca y la in­jus­ti­cia so­cial. La olea­da de re­ve­la­cio­nes con tras­fon­do so­cial y po­lí­ti­co lle­ga­ba igual­men­te, aun­que con me­nor in­ten­si­dad, a paí­ses co­mo Ar­ge­lia, Ma­rrue­cos, Irán, Irak y, más tar­de, Omán y Ara­bia Sau­dí. En to­dos ellos las au­to­ri­da­des in­ten­ta­ban im­pe­dir la mo­vi­li­za­ción ma­si­va de los ciu­da­da­nos con la clá­si­ca es­tra­te­gia "del pa­lo y la za­naho­ria": en Ar­ge­lia, por ejem­plo, el pre­si­den­te Ab­de­la­ziz Bu­te­fli­ka de­ro­ga­ba el es­ta­do de emer­gen­cia; en Ara­bia Sau­dí, el rey Ab­da­llah in­ten­ta­ba com­prar la paz so­cial y des- blo­quea­ba pa­ra ello de­ce­nas de mi­llo­nes de dó­la­res; y en Ma­rrue­cos, Moha­med VI des­ve­la­ba el tex­to del pro­yec­to de una nue­va Cons­ti­tu­ción que re­cor­ta­ría los po­de­res del so­be­rano. En es­te con­tex­to de re­vuel­ta ge­ne­ra­li­za­da, que al­gu­nos ca­li­fi­ca­ron de "pri­ma­ve­ra ára­be", Si­ria era la gran ex­cep­ción. Es más, el so­na­do fra­ca­so del lla­ma­do "día de la ira si­ria" — con­vo­ca­to­ria de pro­tes­ta con­tra el ré­gi­men— en el mes de fe­bre­ro, ve­nía a con­fir­mar la pos­tu­ra de Si­ria co­mo me­ro ob­ser­va­dor. La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal se in­te­rro­ga­ba so­bre los fac­to­res que po­dían fa­vo­re­cer la apa­ren­te es­ta­bi­li­dad del ré­gi­men baa­zis­ta. An­te la sor­pre­sa de los ana­lis­tas, in­clu­so de mu­chos ciu­da­da­nos si­rios, el se­gun­do "día de la ira si­ria", con­vo­ca­do es­ta vez a me­dia­dos de mar­zo, con­se­guía po­ner en mar­cha la ma­qui­na­ria pro­tes­ta­ta­ria, echan­do así por tie­rra las teo­rías de quie­nes afir­ma­ban que la his­to­ria se de­ten­dría a las puer­tas de es­te país. ¿Por qué el pue­blo si­rio tar­dó ca­si tres me­ses en mo­vi­li­zar­se con­tra su ré­gi­men? ¿Y por qué, fi­nal­men­te, se re­be­ló? LA HI­PÓ­TE­SIS DE LA "EX­CEP­CIÓN SI­RIA" En el mo­men­to mis­mo en que el ini­cio de la olea­da re­vo­lu­cio­na­ria ára­be man­te­nía en vi­lo al mun­do en­te­ro, el

pre­si­den­te Bas­har al-Asad se mos­tra­ba os­ten­si­ble­men­te se­reno y con­fia­do an­te la prensa na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. En una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a fi­na­les de enero a The Wall Street Jour­nal, des­car­ta­ba la po­si­bi­li­dad de un "con­ta­gio" re­vo­lu­cio­na­rio en su país de­bi­do a una su­pues­ta ac­ti­tud de es­cu­cha de su go­bierno fren­te a las ne­ce­si­da­des y las as­pi­ra­cio­nes de su pue­blo. Y lo cier­to es que las ma­ni­fes­ta­cio­nes de pro­tes­ta ge­ne­ra­li­za­da no es­ta­lla­ban, aun cuan­do las mues­tras de ma­les­tar se ha­cían ca­da vez más evi­den­tes en la so­cie­dad: cua­tro co­ches bom­ba es­ta­lla­ron en un ba­rrio de Ale­po de ma­yo­ría kur­da, dos ciu­da­da­nos se in­mo­la­ban en se­ñal de pro­tes­ta en la re­gión nor­te­ña de Ja­zee­ra, se pro­du­cían va­rias con­cen­tra­cio­nes so­li­da­rias con los pue­blos tu­ne­cino, egip­cio y li­bio; sur­gió una ma­ni­fes­ta­ción es­pon­tá­nea con­tra la vio­len­cia po­li­cial en el zo­co al-Ha­mi­diy­ye de Da­mas­co des­pués de que un co­mer­cian­te fue­ra vio­len­ta­men­te apa­lea­do por cua­tro agen­tes de trá­fi­co… Pe­ro es­tos ac­tos de pro­tes­ta con­tra el sis­te­ma no de­ja­ban de ser ges­tos mar­gi­na- les. Di­chos lla­ma­mien­tos se re­ve­la­ban, en un pri­mer mo­men­to, in­fruc­tuo­sos pues­to que no con­se­guían en­cen­der la lla­ma re­vo­lu­cio­na­ria en el seno de la po­bla­ción si­ria. ¿Mie­do a la re­pre­sión? Nues­tra hi­pó­te­sis es que di­cho "in­mo­vi­lis­mo" era más bien el re­sul­ta­do de va­rios fac­to­res de di­ver­sa na­tu­ra­le­za que, sumados unos a otros, con­tri­buían a fa­vo­re­cer la au­sen­cia de una ac­ción co­lec­ti­va con­tes­ta­ta­ria y ma­si­va en Si­ria. Agru­pa­re­mos las cla­ves ex­pli­ca­ti­vas en torno a tres ejes: el ét­ni­co-con­fe­sio­nal, el so­cio­eco­nó­mi­co y, por úl­ti­mo, el po­lí­ti­co.

FAC­TO­RES DE OR­DEN ÉT­NI­CO-CON­FE­SIO­NAL

En Si­ria la con­fi­gu­ra­ción ét­ni­co-con­fe­sio­nal es, muy dis­tin­ta a la tunecina o a la egip­cia. Si­ria cuen­ta tan­to con mi­no­rías ét­ni­cas — kur­da, ar­me­nia, turk­me­na y cir­ca­sia­na— co­mo re­li­gio­sas –den­tro del is­lam en­con­tra­mos chiíes, ala­wíes, dru­sos e is­mai­líes; y en cuan­to a las mi­no­rías cris­tia­nas te­ne­mos a la co­mu­ni­dad gre­co-or­to­do­xa y a la ca­tó­li­ca (que agru­pa a ar­me­nio-ca­tó­li­cos, mel­qui­tas, si­ría­co-ca­tó­li­cos, ma­ro­ni­tas, cal­deos y la­ti­nos); ade­más exis­ten otras sec­tas sin­cré­ti­cas co­mo los ya­zi­díes. Di­cha plu­ra­li­dad ha pro­vo­ca­do his­tó­ri­ca­men­te una frag­men­ta­ción de las po­bla­cio­nes si­rias que el par­ti­do Baaz ha in­ten­ta­do vehe­men­te­men­te di­luir po­ten­cian­do en los jó­ve­nes un sen­ti­mien­to de uni­dad na­cio­nal. El es­fuer­zo fue en vano, la so­cie­dad es­tá muy di­vi­di­da, pe­ro en es­te ca­so ha re­sul­ta­do fa­vo­ra­ble al pre­si­den­te, pues ha di­fi­cul­ta­do y re­tra­sa­do la coor­di­na­ción y mo­vi­li­za­ción co­lec­ti­va ma­si­va. La fal­ta de una opo­si­ción po­lí­ti­ca creí­ble en el país im­pli­ca­ba que la úni­ca

Las pri­me­ras pro­tes­tas allá por mar­zo de 2011 fue­ron espontáneas, po­pu­la­res y pa­cí­fi­cas. Los ma­ni­fes­tan­tes exi­gían dig­ni­dad, jus­ti­cia so­cial y li­ber­tad

al­ter­na­ti­va po­si­ble al ré­gi­men baa­zis­ta fue­ra la re­pre­sen­ta­da por el par­ti­do de los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes, prohi­bi­dos en Si­ria des­de el año 1980. De es­te mo­do, el es­pec­tro de un go­bierno is­la­mis­ta ha con­du­ci­do a mu­chos cristianos a con­cluir que es­tán cla­ra­men­te me­jor con el ré­gi­men au­to­ri­ta­rio ac­tual que con un hi­po­té­ti­co sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. Los re­pre­sen­tan­tes de la co­mu­ni­dad cris­tia­na han ido así li­gan­do fuer­tes víncu­los con el arrai­ga­do es­ti­lo de go­bierno de los Asad. De es­te mo­do, mu­chos ciu­da­da­nos pre­fie­ren re­nun­ciar a sus li­ber­ta­des po­lí­ti­cas y ci­vi­les a cam­bio de la "es­ta­bi­li­dad" que su­pues­ta­men­te apor­ta apo­yar a Bas­har al-Asad.

FAC­TO­RES SO­CIO-ECO­NÓ­MI­COS

En Si­ria, el cre­ci­mien­to del PIB en los úl­ti­mos años ha­bía si­do bas­tan­te ele­va­do res­pec­to a Tu­nez y Egipto. Por otro la­do, la li­be­ra­li­za­ción in­com­ple­ta de la economía ha­bía per­mi­ti­do al ré­gi­men man­te­ner un dis­cur­so po­pu­lis­ta y so­cial, lo que le apor­ta­ba cier­ta cre­di­bi­li­dad y es­ta­bi­li­dad. Aun­que las di­fe­ren­cias en­tre ri­cos y po­bres ha­bían au­men­ta­do, el po­der aún no ha­bía des­man­te­la­do com­ple­ta­men­te los me­ca­nis­mos que ase­gu­ra­ban una cier­ta re­dis­tri­bu­ción de la ri­que­za y que fa­vo­re­cían la igual­dad so­cial. En efec­to, si se com­pa­ra la si­tua­ción si­ria con la egip­cia, ve­mos que el ni­vel de po­bre­za era mu­cho me­nor en el pri­mer ca­so. Pa­ra­le­la­men­te, las de­sigual­da­des re­gio­na­les en Si­ria eran me­no­res que en Tú­nez, don­de las zo­nas del cen­tro del país ha­bían si­do com­ple­ta­men­te aban­do­na­das. Por úl­ti­mo, la ló­gi­ca de­no­mi­na­da co­mo el "re­plie­gue del Es­ta­do", que en Tú­nez o Egipto ha­bía co­men­za­do ya en los años 1980 en el mar­co de los "pro­gra­mas de ajus­te es­truc­tu­ral" im­pues­tos por el FMI, no se ha he­cho pal­pa­ble en Si­ria has­ta ha­ce re­la­ti­va­men­te po­co y de ma­ne­ra par­cial. Aun así, el Es­ta­do ha se­gui­do ju­gan­do un pa­pel de­ter­mi­nan­te en la economía del país, en el mercado de tra­ba­jo y en la pro­vi­sión de las pres­ta­cio­nes so­cia­les; ele­men­tos que pro­por­cio­na­ban cier­to cré­di­to al ré­gi­men.

FAC­TO­RES DE OR­DEN PO­LÍ­TI­CO

Fren­te a un Mu­ba­rak y a un Ben Ali an­cia­nos, en­fer­mos y des­gas­ta­dos, Bas­har al-Asad dis­fru­ta­ba de una cier­ta po­pu­la­ri­dad an­tes del ini­cio de la re­vuel­ta en Si­ria. Bas­har en­car­na­ba la mo­der­ni­dad y la vo­lun­tad de cam­bio a ojos de mu­chos si­rios. Aún hoy, con la re­vuel­ta ini­cia­da, el pre­si­den­te si­gue con­tan­do con el apo­yo de seg­men­tos im­por­tan­tes de la po­bla­ción y no so­lo con el de las fuer­zas ar­ma­das, aun­que su cre­di­bi­li­dad va mer­man­do a me­di­da que la re­pre­sión au­men­ta. Su po­pu­la­ri­dad, fac­tor de­ci­si­vo pa­ra la su­per­vi­ven­cia del ré­gi­men, ema­na en par­te de las re­for­mas que ha lle­va­do a ca­bo en es­te si­glo (de ti­po eco­nó­mi­co, li­be­ra­li­za­ción par­cial de la prensa, in­tro­duc­ción de in­ter­net e in­for­ma­ti­za­ción de la ad­mi­nis­tra­ción, mo­der­ni­za­ción de los or­ga­nis­mos pú­bli­cos, aper­tu­ra con­tro­la­da del cam­po aso­cia­ti­vo) y, en par­te, de una re­tó­ri­ca ba­sa­da tan­to so­bre la idea de "re­sis­ten­cia" fren­te a las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les co­mo so­bre el apo­yo al pan-ara­bis­mo y a la cau­sa pa­les­ti­na. En es­te sen­ti­do, el em­bar­go al que Es­ta­dos Uni­dos ha so­me­ti­do a Si­ria des­de 2004 no hi­zo sino for­ta­le­cer las po­si­cio­nes adop­ta­das por Bas­har al-Asad y ser­vir de ar­gu­men­to pa­ra jus­ti­fi­car la len­ti­tud de al­gu­nas re­for­mas. El ais­la­mien­to in­ter­na­cio­nal y su pos­te­rior re­gre­so so­bre el ta­ble­ro re­gio­nal e in­ter­na­cio­nal en el año 2008 fue­ron per­ci­bi­dos por la so­cie­dad si­ria co­mo una gran vic­to­ria de su pre­si­den­te. Por otro la­do, su apo­yo a mo­vi­mien­tos de re­fe­ren­cia is­la­mis­ta que lu­chan con­tra Is­rael — Hez­bo­llah en el Lí­bano o Ha­mas en Pa­les­ti­na— sus­ci­ta­ba un cier­to or­gu­llo en el seno de la po­bla­ción. A es­to se aña­de el fac­tor li­ga­do a la des­po­li­ti­za­ción de la so­cie­dad y de los ciu­da­da­nos si­rios tras cin­co dé­ca­das de au­sen­cia de com­pe­ti­ción po­lí­ti­ca y de en­cua­dra­mien­to de to­dos y ca­da uno de los sec­to­res de la so­cie­dad a tra­vés de los or­ga­nis­mos po­pu­la­res baa­zis­tas. Di­cho de otro mo­do, los me­ca­nis­mos de con­trol y de dis­ci­pli­na­ri­za­ción ha­bían con­se­gui­do anes­te­siar a la po­bla­ción des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co. Co­mo en Egipto, en Si­ria no ha­bía elec­cio­nes pre­si­den­cia­les sino re­fe­rén­dums ama­ña­dos a tra­vés de los cua­les la po­bla­ción ex­pre­sa "la re­no­va­ción de su con­fian­za" en el lí­der.

EN SI­RIA NO HA­BÍA CUL­TU­RA DE PRO­TES­TA

Otro im­por­tan­te ade­re­zo que re­tra­só la pues­ta en mar­cha de la re­vuel­ta ha si­do la fal­ta de una tra­di­ción re­cien­te de mo­vi­li­za­ción so­cial y de ac­ción co­lec­ti­va con­tes­ta­ta­ria, que im­pli­ca la au­sen­cia de una "des­tre­za pro­tes­ta­ta­ria". A di­fe­ren­cia de los ca­sos tu­ne­cino, egip­cio o ma­rro­quí, don­de las huel­gas y mo­vi­mien­tos so­cia­les eran re­la­ti­va­men­te fre­cuen­tes, Si­ria no ha­bía co­no­ci­do has­ta 2011 nin­gu­na pro­tes­ta ge­ne­ra­li­za­da o huel­ga ma­si­va des­de la re­pre­sión del le­van­ta­mien­to po­pu­lar de los años ochen­ta. El trau­ma­tis­mo vivido con la re­pre­sión de la in­su­rrec­ción is­la­mis­ta es­ta­ba aún muy pre­sen­te en la me­mo­ria co­lec­ti­va y des­ani­ma­ba a mu­chos ciu­da­da­nos a lan­zar­se a la re­vuel­ta. En aquel mo­men­to, úni­ca­men­te en la ciu­dad de Ha­ma, al­re­de­dor de 20.000 per­so­nas fue­ron ma­sa­cra­das por las tro­pas di­ri­gi­das por Ri­faat al-Asad, tío del ac­tual pre­si­den­te.

Co­mo en el Egipto de Mu­ba­rak, en la Si­ria baa­zis­ta no hay elec­cio­nes pre­si­den­cia­les sino re­fe­rén­dums ama­ña­dos a tra­vés de los cua­les la po­bla­ción "re­nue­va la con­fian­za en su lí­der"

Los fac­to­res enu­me­ra­dos ac­tua­ban en el sen­ti­do de una con­ten­ción del es­ta­lli­do de las pro­tes­tas, con­tri­bu­yen­do a que la re­vuel­ta en Si­ria no fue­ra po­si­ble en un pri­mer mo­men­to.

VA­RIA­BLES QUE APRE­MIA­BAN LA PRO­TES­TA

Pe­ro Si­ria tam­bién com­par­tía mu­chos de los agen­tes des­es­ta­bi­li­za­do­res que ha­bían alen­ta­do las re­vo­lu­cio­nes tunecina y egip­cia con­tra sus re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios:

1. Fuer­te cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co, por tan­to, una po­bla­ción muy jo­ven que im­pli­ca la en­tra­da en el mercado de tra­ba­jo de cer­ca de 300.000 per­so­nas ca­da año, un vo­lu­men di­fí­cil de ab­sor­ber.

2. Pa­ro en­dé­mi­co en­tre jó­ve­nes y di­plo­ma­dos.

3. Cre­ci­mien­to subs­tan­cial de la economía su­mer­gi­da y del sec­tor de tra­ba­jo in­for­mal. Es­to pro­vo­ca gran pre­ca­rie­dad e ines­ta­bi­li­dad so­cial, con un gran por­cen­ta­je de tra­ba­ja­do­res des­po­seí­dos de cual­quier ti­po de se­gu­ri­dad so­cial.

4. El em­po­bre­ci­mien­to gra­dual de la po­bla­ción, a pe­sar del cre­ci­mien­to con­ti­nuo del PIB, unido a la dis­mi­nu­ción pro­gre­si­va de los re­cur­sos del Es­ta­do, pro­vo­có que la po­bla­ción re­cu­rrie­ra ca­da vez más a las aso­cia­cio­nes ca­ri­ta­ti­vas.

5. Un al­tí­si­mo ín­di­ce de co­rrup­ción, tan­to en las al­tas es­fe­ras co­mo a ni­vel de los fun­cio­na­rios de ba­se y de las prác­ti­cas co­ti­dia­nas.

6. Do­mi­nio del úni­co par­ti­do y la fal­ta de li­ber­ta­des po­lí­ti­cas, lo que crea un al­to ni­vel de frus­tra­ción en el seno de la po­bla­ción.

ISIS se ha ex­pan­di­do y con­so­li­da­do en su in­cur­sión en Si­ria, es­po­lea­do por el cli­ma de caos e im­pu­ni­dad desata­do por la re­pre­sión gu­ber­na­men­tal

7. De­silu­sión fren­te al pro­yec­to de de­sa­rro­llo y mo­der­ni­za­ción pro­mo­vi­do por el Es­ta­do en los años 60 y 70; pro­yec­to que his­tó­ri­ca­men­te ha­bía cons­ti­tui­do una de las prin­ci­pa­les fuen­tes de le­gi­ti­ma­ción del ré­gi­men baa­zis­ta. 8. Im­pac­to ne­ga­ti­vo del pro­ce­so de li­be­ra­li­za­ción eco­nó­mi­ca y de la su­pre­sión gra­dual de las sub­ven­cio­nes a los pro­duc­tos bá­si­cos; es­tra­te­gias im­po­pu­la­res tan­to en el seno de las cla­ses más des­fa­vo­re­ci­das co­mo en las fi­las baa­zis­tas. Co­mo ve­mos, los fac­to­res que fa­vo­re­cían el des­con­ten­to y des­es­ta­bi­li­za­ban el ré­gi­men no bri­lla­ban por su au­sen­cia tam­po­co en Si­ria. No obs­tan­te, an­tes de la "pri­ma­ve­ra ára­be" no eran lo su­fi­cien­te­men­te fuer­tes pa­ra pro­vo­car un le­van­ta­mien­to po­pu­lar, huel­gas o mo­vi­mien­tos so­cia­les de pe­so. Los opo­si­to­res ten­drían que es­pe­rar a que el efec­to de "con­ta­gio" pe­ne­tra­ra las fron­te­ras si­rias pa­ra que los pri­me­ros sig­nos re­vo­lu­cio­na­rios se hi­cie­ran sen­tir en el país.

EN DE­FI­NI­TI­VA, SI­RIA NO HA SI­DO UNA EX­CEP­CIÓN

La hi­pó­te­sis de la "ex­cep­ción si­ria" se ha re­ve­la­do fal­sa. A lo lar­go de es­tas lí­neas he­mos vis­to que el apa­ren­te in­mo­vi­lis­mo de la po­bla­ción du­ran­te los pri­me­ros me­ses de la "pri­ma­ve­ra ára­be" no era tan­to el re­sul­ta­do de una su­pues­ta in­mu­ni­dad del ré­gi­men fren­te a la olea­da de cam­bios co­mo de un con­jun­to de fac­to­res que, uni­dos, con­tri­buían a fa­vo­re­cer la au­sen­cia de una ac­ción co­lec­ti­va con­tes­ta­ta­ria y ma­si­va. La con­fi­gu­ra­ción ét­ni­co-con­fe­sio­nal, el con­tex­to so­cio-eco­nó­mi­co y va­rios fac­to­res de or­den po­lí­ti­co pa­re­cían neu­tra­li­zar el lla­ma­do efec­to de "con­ta­gio". Pe­ro si es­tos fac­to­res fa­vo­re­cían la es­ta­bi­li­dad del ré­gi­men, el im­pac­to de las re­vo­lu­cio­nes ára­bes, com­bi­na­do con un con­jun­to de ele­men­tos que pro­vo­ca­ban el des­con­ten­to y con una reac­ción erró­nea por par­te de las au­to­ri­da­des, ha ter­mi­na­do por traer sus fru­tos. Si­ria ha "des­per­ta­do".

6,4 MI­LLO­NES DE PER­SO­NAS HAN PER­DI­DO SU HO­GAR. Moha­nad (3 años) y su her­ma­na Aya (1 año) vi­ven aho­ra en es­ta vie­ja es­cue­la en el nor­te de Si­ria, con otras diez fa­mi­lias. El edi­fi­cio es­tá par­cial­men­te des­trui­do, con enor­mes grie­tas que atra­vie­san las pa­red

AMI­NA (14 AÑOS) LEE A SU HER­MA­NA LEE­NA (8 AÑOS) En su tien­da de cam­pa­ña en un cam­pa­men­to en Lí­bano, cer­ca de la fron­te­ra con Si­ria.

EL ASEN­TA­MIEN­TO DE FAIDA en el Valle de Be­kaa, en el Lí­bano, aco­ge a más de mil si­rios que vi­ven en tien­das de cam­pa­ña. Los re­fu­gia­dos lle­ga­ron a Faida ha­ce tres años. Un go­teo cons­tan­te de per­so­nas lle­ga a dia­rio des­de Si­ria. Y los ni­ños vi­ven...

CAM­PO DE RE­FU­GIA­DOS DE DO­MIZ (Irak). Las con­di­cio­nes de vi­da son di­fí­ci­les pa­ra los al­re­de­dor de 55.000 re­fu­gia­dos si­rios que han pa­de­ci­do un mes de agos­to in­creí­ble­men­te pol­vo­rien­to y con tem­pe­ra­tu­ras su­pe­rio­res a 40º C. a la som­bra.

JUE­GOS DE GUE­RRA. Es­te ni­ño vi­ve en un cam­po de re­fu­gia­dos. La pro­tes­ta de la po­bla­ción Si­ria que co­men­zó de for­ma pa­cí­fi­ca ha traí­do una gue­rra que ha ca­la­do hon­do en la reali­dad de la po­bla­ción. Es­ta ima­gen ilus­tra el im­pac­to psi­co­so­cial de la gue­rra...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.