GUE­RRA SI­RIA

Clío - - DOSSIER - Ilus­tra­ción: Raj Ka­mal | Fuen­te: www. sy­rians­huha­da.com*

El cruen­to equi­li­brio de fuer­zas en el país em­peo­ra ca­da día. La com­ple­ji­dad del con­flic­to con­tra el ré­gi­men de Ba­char al-Asad y el azo­te del te­rro­ris­mo es­tá de­jan­do cen­te­na­res de mi­les de víc­ti­mas y ha de­vas­ta­do la economía del país.

"NO ES DIGNO PE­DIR­LE A UN PUE­BLO QUE ELI­JA EN­TRE DIS­TIN­TAS FOR­MAS DE TI­RA­NÍA" Lei­la Na­cha­wa­ti Re­go, es­cri­to­ra his­pano-si­ria, es­pe­cia­lis­ta en Orien­te Me­dio y pro­fe­so­ra de Co­mu­ni­ca­ción en la Car­los III.

Nos reuni­mos con Mar­cell Sheh­wa­ro en Am­mán (Jor­da­nia). Es­ta es­cri­to­ra y ac­ti­vis­ta de Ale­po, hi­ja de un lí­der cris­tiano y de una mu­jer grie­ga ya fa­lle­ci­dos, ha cen­tra­do su lu­cha en el ám­bi­to de la educación. Tra­ba­ja desa­rro­llan­do pro­gra­mas es­co­la­res en las zo­nas li­be­ra­das del ré­gi­men de Asad. Tras más de cua­ren­ta años de dic­ta­du­ra, su preo­cu­pa­ción tam­bién es que la educación no se vea con­di­cio­na­da por gru­pos ex­tre­mis­tas. —¿Có­mo son los pro­gra­mas es­co­la­res pa­ra las zo­nas li­be­ra­das de Ale­po? —Tra­ta­mos de se­guir el mis­mo que se ha desa­rro­lla­do has­ta aho­ra en los co­le­gios si­rios, pe­ro sin las re­fe­ren­cias a Asad. Es im­por­tan­te man­te­ner una iden­ti­dad com­par­ti­da an­te tan­tos in­ten­tos de frag­men­ta­ción. —La esen­cia de los gru­pos ex­tre­mis­tas em­pie­za en la mis­mí­si­ma educación. ¿Tra­tan de in­ter­fe­rir en vues­tro tra­ba­jo? —En el te­rreno hay una re­sis­ten­cia fie­ra con­tra ello, tan­to co­mo con­tra Asad. En to­das las ma­ni­fes­ta­cio­nes en las zo­nas li­be­ra­das se oye: “el pue­blo quie­re de­rro­car a ISIS", al­go que a me­nu­do se pa­sa por al­to y que es cru­cial. Te­ne­mos a jó­ve­nes del Ejér­ci­to Si­rio Li­bre, que nun­ca ha­bían ma­ne­ja­do un ar­ma, en­fren­tán­do­se al ré­gi­men y al te­rro­ris­mo. Es muy fá­cil pa­ra los gru­pos ex­tre­mis­tas aje­nos a la re­vo­lu­ción, que tie­nen fi­nan­cia­ción y apo­yo, lan­zar una can­ti­dad de di­ne­ro al di­rec­tor de un co­le­gio y con­tro­lar to­da la ac­ti­vi­dad. —Mar­cell, su­fris­te en pri­me­ra per­so­na la ti­ra­nía de una bri­ga­da que se au­to­de­no­mi­na el "Ejér­ci­to de los Mu­yahi­din" cuan­do te de­tu­vie­ron por no cu­brir tu ca­be­llo. Una gran ma­ni­fes­ta­ción de pro­tes­ta fren­te a los juz­ga­dos con­tri­bu­yó a tu li­be­ra­ción. Sin em­bar­go, tu res­pues­ta a quie­nes ase­ve­ran que Asad es el me­nor de los ma­les si­gue sien­do con­tun­den­te… —So­lo pue­de de­cir al­go así quien no co­no­ce es­te ré­gi­men, o quien tie­ne fuer­tes in­tere­ses en que se man­ten­ga el sta­tu quo. No es digno pe­dir­le a un pue­blo que eli­ja en­tre dis­tin­tas for­mas de ti­ra­nía. Al fin y al ca­bo ha si­do el pro­pio ré­gi­men quien in­vo­có a Al-Qae­da, que nun­ca es­tu­vo pre­sen­te en Si­ria y que, des­de lue­go, no lo es­ta­ba en los ini­cios del le­van­ta­mien­to. Es­tos gru­pos son jus­to lo que ne­ce­si­ta­ba Asad pa­ra le­gi­ti­mar­se de nue­vo. El enemi­go per­fec­to, la pro­fe­cía au­to­cum­pli­da. Por otro la­do, el ré­gi­men es­tá mu­cho más en­quis­ta­do que cual­quie­ra de esos gru­pos; lle­va dé­ca­das do­mi­nan­do to­das las ins­ti­tu­cio­nes, co­mu­ni­ca­cio­nes y for­mas de or­ga­ni­za­ción del país. —De­cías que so­lo pue­den de­fen­der a Asad quie­nes no co­no­cen el ré­gi­men. ¿Cuál es tu peor ex­pe­rien­cia? En 2012 via­ja­ba en co­che con mi ma­dre cuan­do le al­can­zó la ba­la de un fun­cio­na­rio. Fa­lle­ció en el ac­to. Cuan­do fui a la co­mi­sa­ría pa­ra de­nun­ciar­lo, las au­to­ri­da­des me pi­die­ron que fue­se com­pren­si­va con el oficial de ga­ti­llo fá­cil, "ya que era nue­vo y ape­nas te­nía ex­pe­rien­cia". —¿Si vol­vie­ras atrás, te in­vo­lu­cra­rías en el le­van­ta­mien­to del mis­mo mo­do? ¿No tie­nes nos­tal­gia de la pro­tes­ta pa­cí­fi­ca? —Me in­vo­lu­cra­ría de nue­vo, sin du­da. Los si­rios no te­nía­mos otra op­ción. Una vez que uno atis­ba la po­si­bi­li­dad de ser li­bre en un con­tex­to de opre­sión, no hay vuel­ta atrás. La re­sis­ten­cia pa­cí­fi­ca tu­vo su mo­men­to, hoy los es­fuer­zos de desobe­dien­cia ci­vil con­vi­ven con la mi­li­ta­ri­za­ción y es in­ge­nuo pen­sar que po­dría­mos vol­ver a esa fa­se de re­sis­ten­cia. Si lo hi­cié­se­mos, el ré­gi­men nos aplas­ta­ría en un so­lo día, no que­da­ría un ac­ti­vis­ta vi­vo.

"DE MA­YOR QUIE­RO SER PRO­FE­SO­RA". Así re­za el de­seo que Fá­ti­ma (6 años) ha es­cri­to en el pa­pel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.