EL ORI­GEN DE LA YIHAD

Clío - - DOSSIER - Jo­sé Ja­vier Es­par­za, pe­rio­dis­ta y es­cri­tor es­pañol, es­pe­cia­li­za­do en di­vul­ga­ción his­tó­ri­ca. Au­tor de His­to­ria de la Yihad: Ca­tor­ce si­glos de san­gre en el nom­bre de Ala (La Es­fe­ra de los Li­bros, 2015)

Ha­ce so­lo trein­ta años, la pa­la­bra "yihad" ape­nas sa­lía de un re­du­ci­do gru­po de es­pe­cia­lis­tas. Hoy, por el con­tra­rio, se ha con­ver­ti­do en vo­ca­blo de uso co­mún in­clu­so en la len­gua po­pu­lar. El pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co Da­vid Ca­me­ron ha di­cho que "el yiha­dis­mo es el com­ba­te de nues­tra ge­ne­ra­ción". Con esa fra­se otor­ga al yiha­dis­mo el mis­mo re­lie­ve que el dis­cur­so ge­ne­ral del Oc­ci­den­te ac­tual ha atri­bui­do an­tes al fas­cis­mo y al co­mu­nis­mo. Al mis­mo tiem­po, la gran ma­yo­ría de los por­ta­vo­ces ofi­cia­les in­sis­te en se­pa­rar to­das es­tas co­sas del is­lam, co­mo si el "is­la­mis­mo" y el "yiha­dis­mo" hu­bie­ran na­ci­do con­tra la fe maho­me­ta­na o por ge­ne­ra­ción es­pon­tá­nea en las tor­vas men­tes de su­je­tos sin­gu­lar­men­te mal­va­dos. Pe­ro no: lo que en Oc­ci­den­te lla­ma­mos "yiha­dis­mo", es de­cir, el de­sig­nio de ex­ter­mi­nar al enemi­go en nom­bre de la fe re­li­gio­so-po­lí­ti­ca mu­sul­ma­na, es­tá pre­sen­te des­de el ori­gen del is­lam y lo ha acom­pa­ña­do a lo lar­go de to­da su his­to­ria. Por eso no pue­de en­ten­der­se lo que hoy es­tá pa­san­do si pres­cin­di­mos de la his­to­ria del is­lam.

Cier­ta­men­te, la his­to­ria del is­lam no es so­lo la his­to­ria de la yihad: el is­lam es una reali­dad mu­cho más am­plia, ri­ca y com­ple­ja. Pe­ro la his­to­ria de la yihad sí es la his­to­ria del is­lam y so­lo en ese mar­co se en­tien­de. ¿Qué es la yihad? Pro­pia­men­te ha­blan­do, el es­fuer­zo en pos de la fe. No es ne­ce­sa­ria­men­te la "gue­rra san­ta". Aho­ra bien, la gue­rra es una de las po­si­bles for­mas de es­fuer­zo por la fe y, de he­cho, es­tá pre­sen­te en el pe­ri­plo del is­lam des­de su mis­mo ori­gen. En ese sen­ti­do, el pri­mer "yiha­dis­ta" fue el pro­pio Maho­ma. Con fre­cuen­cia la opi­nión pú­bli­ca oc­ci­den­tal se pre­gun­ta por qué a los mu­sul­ma­nes de hoy les re­sul­ta tan di­fí­cil con­de­nar la vio­len­cia is­la­mis­ta. La res­pues­ta es­tá, en efec­to, en la his­to­ria.

EL PRI­MER YIHA­DIS­TA

Si­tué­mo­nos en la pe­nín­su­la ará­bi­ga en torno al año 622. Un prós­pe­ro je­fe ca­ra­va­ne­ro de la ciu­dad de La Me­ca lle­va años pre­di­can­do un cre­do nue­vo, mo­no­teís­ta, que reivin­di­ca el li­na­je de Abraham. Maho­ma, que así se lla­ma el maes­tro, se con­si­de­ra el pro­fe­ta ele­gi­do por Alá pa­ra ce­rrar el ci­clo de las re­ve­la­cio­nes: pri­me­ro Abraham, des­pués Je­sús, por úl­ti­mo él, Maho­ma. El pro­fe­ta es de fa­mi­lia pri­vi­le­gia­da: los qu­rays­híes o co­rai­chi­tas, la tri­bu que con­tro­la el trá­fi­co co­mer­cial de La Me­ca, pe­ro sus ideas le han ene­mis­ta­do —a muer­te— con sus pro­pios her­ma­nos de clan. ¿Qué pre­di­ca Maho­ma? An­te to­do, la exis­ten­cia de un so­lo Dios, al­go es­can­da­lo­so en una ciu­dad que vi­ve en bue­na par­te de las pe­re­gri­na­cio­nes a los 360 ído­los que al­ber­ga la Kaa­ba, el tem­plo lo­cal. Maho­ma cons­tru­ye su fe so­bre cin­co pi­la­res: pri­me­ro, la de­cla­ra­ción de que no hay más Dios que Alá y su pro­fe­ta es él; dos, la ora­ción, cin­co ve­ces al día; tres, la li­mos­na; cua­tro, el ayuno, que se ri­tua­li­za­rá co­mo ra­ma­dán; el quin­to pi­lar se­rá la pe­re­gri­na­ción a La Me­ca. Las con­sig­nas de Maho­ma es­tán cla­ras: no men­tir, no ro­bar, no fornicar, no ma­tar a los pro­pios her­ma­nos, aban­do­nar el cul­to de los ído­los, que ofen­de a Alá y des­te­rrar tam­bién vie­jos há­bi­tos sal­va­jes co­mo el de en­te­rrar vi­vas a las ni­ñas re­cién na­ci­das. In­sis­te la tra­di­ción en que Maho­ma era anal­fa­be­to y trans­mi­tía su doc­tri­na oral­men­te a pu­pi­los que la apren­dían de me­mo­ria. Mu­cho des­pués esa doc­tri­na se con­sig­na­rá por es­cri­to y así apa­re­ce­rá el Co­rán, que quie­re de­cir, li­te­ral­men­te, "la Lec­tu­ra". Maho­ma ter­mi­na­rá vién­do­se obli­ga­do a huir. Ese día, 16 de ju­lio de 622, co-

mien­za la hé­gi­ra, el via­je, y es el día 1 del ca­len­da­rio mu­sul­mán. ¿Dón­de va Maho­ma? Al nor­te, a Ya­trib, una ciu­dad que en reali­dad es una aglo­me­ra­ción de on­ce tri­bus —ára­bes, ju­días, in­clu­so cris­tia­nas— en torno a un oa­sis. Una de esas tri­bus, los jaz­ra­di­tas, le ha pe­di­do con­se­jo y go­bierno. La lle­ga­da de Maho­ma trae con­si­go un de­sig­nio de gue­rra: los otros, ára­bes pá­ga­nos, ju­díos o cristianos mo­no­fi­si­tas, se ven con­mi­na­dos a aban­do­nar sus creen­cias pa­ra abra­zar la nue­va fe. No lo ha­rán. Aún peor: pe­di­rán ayu­da a los de La Me­ca, en­fren­ta­dos a muer­te con Maho­ma, pa­ra li­be­rar­se del enojo­so vi­si­tan­te. Se­rá la gue­rra: la pri­me­ra gue­rra de religión que li­bre Maho­ma. Y es tam­bién la pri­me­ra for­mu­la­ción his­tó­ri­ca de la yihad. El mis­mo Maho­ma, se­gún el Co­rán, lo ex­pli­ca­ba así: "Y com­ba­tid por la cau­sa de Allah a quie­nes os com­ba­tan, pe­ro no seáis agre­so­res; por­que cier­ta­men­te Allah no ama a los agre­so­res. Y ma­tad­les don­de­quie­ra que los en­con­tréis, y ex­pul­sad­les de don­de os hu­bie­ran ex­pul­sa­do. Y [sa­bed que] la se­di­ción es más gra­ve que el ho­mi­ci­dio. No com­ba­táis con­tra ellos en la Mez­qui­ta Sa­gra­da, a me­nos que os ata­quen allí; pe­ro si lo ha­cen com­ba­tid­les, es­ta es la re­tri­bu­ción de los in­cré­du­los. Mas si ce­san de com­ba­ti­ros, sa­bed que Allah es Ab­sol­ve­dor, Mi­se­ri­cor­dio­so. Com­ba­tid­los has­ta que ce­se la se­di­ción y triun­fe la religión de Allah, pe­ro si de­jan de com­ba­ti­ros que no ha­ya más ene­mis­tad, ex­cep­to con los agre­so­res". (Su­ra 2, ale­yas 190-193). Y des­pués: "Que com­ba­tan por la cau­sa de Allah quie­nes son ca­pa­ces de sa­cri­fi­car la vi­da mun­da­nal por la otra. Quien com­ba­ta por la cau­sa de Allah y cai­ga aba­ti­do u ob­ten­ga el triun­fo, le da­re­mos una mag­ní­fi­ca re­com­pen­sa. ¿Por qué no com­ba­tís por la cau­sa de Allah, cuan­do hay hom­bres, mu­je­res y ni­ños opri­mi­dos que di­cen: "¡Se­ñor nues­tro! Sál­va­nos de los ha­bi­tan­tes opre­so­res que hay en es­ta ciu­dad. En­vía­nos quien nos pro­te­ja y so­co­rra. Los cre­yen­tes com­ba­ten por la cau­sa de Allah. Los in­cré­du­los en cam­bio, com­ba­ten por la del Se­duc­tor. Com­ba­tid con­tra los se­cua­ces de Sa­ta­nás, y [sa­bed que] las ar­ti­ma­ñas de Sa­ta­nás son dé­bi­les. ¿Aca­so no has re­pa­ra­do en aque­llos a quie­nes se les di­jo: No com­ba­táis aho­ra, cum­plid con la ora­ción y ha­ced ca­ri­da­des? Pe­ro cuan­do se les pres­cri­bió com­ba­tir, al­gu­nos de ellos te­mie­ron de los hom­bres co­mo te­men de Allah o aún más, y di­je­ron: ¡Se­ñor nues­tro! ¿Por qué nos has or­de­na­do com­ba­tir? ¿Por qué no ex­tien­des el pla­zo de nues­tras vi­das un po­co más? Di­les: El go­ce de la vi­da mun­da­nal es cor­to, en cam­bio la otra vi­da es me­jor pa­ra los pia­do­sos y no se­rán tra­ta­dos in­jus­ta­men­te en lo más mí­ni­mo" (Su­ra 4, ale­yas 74-77). La ciu­dad de Ya­trib pron­to cam­bió su nom­bre por el de Ma­di­nat al-Na­bi, la "ciu­dad del pro­fe­ta": Me­di­na. Esa se­rá a par­tir de aho­ra la ca­pi­tal de Maho­ma. Des­de allí el lí­der de es­ta sin­gu­lar co­mu­ni­dad, re­li­gio­sa y po­lí­ti­ca a la vez, lan­za­rá su voz en to­das di­rec­cio­nes. In­sis­ta­mos: re­li­gio­sa y po­lí­ti­ca a la vez, por­que en el is­lam, des­de el ori­gen, no hay di­fe­ren­cia en­tre una co­sa y otra. De he­cho, la ma­yor par­te de las es­cue­las teo­ló­gi­cas del is­lam son en reali­dad es­cue­las ju­rí­di­cas: se tra­ta de re­fle­xio­nar so­bre la for­ma co­rrec­ta de apli­car en la vi­da or­di­na­ria, en to­dos sus as­pec­tos, la le­tra de la re­ve­la­ción. Por lo mis­mo, to­do po­der po­lí­ti­co que in­ten­te apar­tar­se de la sha­ria, de la ley is­lá­mi­ca, que­da­rá afec­ta­do por un to­que de ile­gi­ti­mi­dad. Así te­ne­mos, pues, a Maho­ma con­ver­ti­do en je­fe re­li­gio­so, je­fe po­lí­ti­co y tam­bién je­fe gue­rre­ro. Pa­ra ase­gu­rar la sub­sis­ten­cia de la co­mu­ni­dad pro­di­ga­rá las ex­pe­di­cio­nes de sa­queo con­tra las ru­tas ca­ra­va­ne­ras cer­ca­nas. Y pa­ra ob­te­ner la uni­dad de Me­di­na en torno al nue­vo cre­do no du­da­rá en hos­ti­gar y ex­pul­sar a las tri­bus re­frac­ta­rias, co­mo los ju­díos Ba­nu Qay­nu­qa, ni re­tro­ce­de­rá an­te el ex­ter­mi­nio, co­mo el que pa­de­ció la tri­bu ju­día Ba­nu Qu­ray­za: to­dos los hom­bres se­rán de­ca­pi­ta­dos y las mu­je­res y los ni­ños que­da­rán co­mo es­cla­vos.

UN LE­GA­DO DI­FÍ­CIL

Es­ta de Maho­ma fue la pri­me­ra yihad pro­pia­men­te di­cha. A efec­tos his­tó­ri­cos, el dis­cur­so de jus­ti­fi­ca­ción de la gue­rra en nom­bre de la nue­va fe que­da sen­ta­do en es­tos epi­so­dios de Me­di­na, rá­pi­da­men­te se­gui­dos por otros del mis­mo gé­ne­ro. Maho­ma, co­mo es sa­bi­do, ter­mi­na­rá de­rro­tan­do a sus enemi­gos de La Me­ca y fi­nal­men­te en­tra­rá triun­fal en la ciu­dad que un día le ex­pul­só. Co­rría ya el año 629. Lo pri­me­ro que hi­zo en La Me­ca fue des­truir to­dos los ído­los del tem­plo lo­cal, la Kaa­ba. Tres años des­pués, Maho­ma mu­rió. De­ja­ba una doc­tri­na ex­ten­di­da a la ma­yor par­te de la pe­nín­su­la ará­bi­ga. De­ja­ba tam­bién una co­mu­ni­dad po­lí­ti­co-re­li­gio­sa uni­fi­ca­da. Pe­ro en su le­ga­do fal­ta­ban dos co­sas de la ma­yor im­por­tan­cia: la pri­me­ra, un su­ce­sor for­mal. Fue la pro­pia co­mu­ni­dad la que nom­bró ca­li­fa, es de­cir, su­ce­sor, a Abu Bakr, uno de los sue­gros del pro­fe­ta; la se­gun­da au­sen­cia en el le­ga­do de Maho­ma era un cle­ro, un cuer­po au­to­ri­za­do y con­sa­gra­do de in­tér­pre­tes de la ver­dad re­ve­la­da. Por­que en el is­lam, en efec­to, no hay pro­pia­men­te cle­ro en el sen­ti­do que los cristianos da­mos a es­te tér­mino. Y así la ver­dad del is­lam que­da­ba con­ge­la­da en la li­te­ra­li­dad de los tex­tos del si­glo VII. Tam­bién en lo que con­cier­ne a la gue­rra en nom­bre de la religión. Des­pués de Maho­ma vi­nie­ron tres ca­li­fas: Abu Bakr, Omar y Ot­mán. Ba­jo su man­da­to se obró la pro­di­gio­sa ex­pan-

Es­ta­mos an­te una ci­vi­li­za­ción que ha de ha­cer fren­te a una ma­ni­fes­ta­ción per­ma­nen­te de una de las co­sas que Maho­ma de­jó sin atar: el uso de la vio­len­cia

sión te­rri­to­rial del is­lam a lo lar­go del si­glo VII, an­tes de que el cuar­to ca­li­fa­to, dispu­tado en­tre Alí y Mua­wi­ya, die­ra lu­gar a la pri­me­ra gue­rra ci­vil mu­sul­ma­na en­tre su­níes y chiíes. Lo que nos im­por­ta sub­ra­yar aquí es que es­tos pri­me­ros ca­li­fa­tos acen­tua­ron el ca­rác­ter bé­li­co del is­lam. Co­mo la ex­pan­sión de la fe va acom­pa­ña­da de la do­mi­na­ción po­lí­ti­ca, y vi­ce­ver­sa, la gue­rra se con­vier­te en el ins­tru­men­to pri­vi­le­gia­do del is­lam. Gue­rra, ¿con­tra quién? Con­tra to­dos aque­llos que no acep­ten la pa­la­bra del pro­fe­ta, y es im­por­tan­te in­sis­tir en la pre­ci­sión. Alá es mi­se­ri­cor­dio­so, sí, pe­ro so­lo con los que se han con­ver­ti­do, es de­cir, los que se han so­me­ti­do a él. Con los de­más no hay mi­se­ri­cor­dia que val­ga. "Cuan­do ha­yan pa­sa­do los me­ses sa­gra­dos —or­de­na el Co­rán— ma­tad a los idó­la­tras don­de­quie­ra les ha­lléis, cap­tu­rad­les, cer­cad­les y ten­ded­les em­bos­ca­das en to­do lu­gar, pe­ro si se arre­pien­ten [y acep­tan el Is­lam], cum­plen con la ora­ción pres­cri­ta y pa­gan el Za­kât de­jad­les en paz. Cier­ta­men­te Allah es Ab­sol­ve­dor, Mi­se­ri­cor­dio­so" (su­ra 9:5). "¡Oh,

cre­yen­tes! Com­ba­tid a aque­llos in­cré­du­los que ha­bi­tan al­re­de­dor vues­tro, y que com­prue­ben vues­tra se­ve­ri­dad. Y sa­bed que Allah es­tá con los pia­do­sos" (su­ra 9:123). Pa­ra que se en­tien­da to­do, hay que re­cor­dar que los "idó­la­tras" de los que ha­bla el is­lam, tam­bién lla­ma­dos "aso­cia­do­res", son to­dos aque­llos que aso­cian a Dios con otra fi­gu­ra, ya sea un hi­jo en­car­na­do, co­mo los cristianos, o ya sim­ple­men­te con imá­ge­nes. El sau­dí Ab dar-Rah­man ibn Na­sir as-Sa’di, en su Ex­pli­ca­ción del Co­rán, apos­ti­lla que es­ta ale­ya "ani­ma o per­mi­te a los mu­sul­ma­nes a ha­cer Al Yihad, per­se­guir, ata­car y ma­tar a los in­cré­du­los; ju­díos y cristianos y a to­dos aque­llos quie­nes no prac­ti­can la religión ver­da­de­ra". As-Sa’di no es un au­tor me­die­val: mu­rió en 1956 y es­tá con­si­de­ra­do co­mo uno de los gran­des her­me­neu­tas de la es­cue­la Han­ba­li, una de las cua­tro es­cue­las or­to­do­xas del is­lam su­ní. Y cabe aña­dir que es­tas pres­crip­cio­nes de com­ba­te no son epi­só­di­cas, fru­to de las cir­cuns­tan­cias, sino que des­de el pri­mer mo­men­to se con­vier­ten en obli­ga­cio­nes re­li­gio­sas de to­do mu­sul­mán pa­ra con su co­mu­ni­dad: "Sa­lid a com­ba­tir sea cual fue­re vues­tra con­di­ción. Con­tri­buid por la cau­sa de Allah con vues­tros bie­nes y lu­chad" (su­ra 9:41).

UNA VER­DAD CON­GE­LA­DA

Y bien: ¿Es­to es la "gue­rra san­ta"? ¿Es­to es la fa­mo­sa "yihad"? En reali­dad, sí y no. La yihad (que, por cier­to, es sus­tan­ti­vo mas­cu­lino, Al Yihad), im­pli­ca com­ba­te. No es exac­to de­cir que sea el sex­to pi­lar del is­lam, pe­ro sí es una obli­ga­ción im­por­tan­te pa­ra los mu­sul­ma­nes. Es ver­dad que hay una lar­ga po­lé­mi­ca acer­ca del uso del con­cep­to, que a jui­cio de mu­chos co­men­ta­ris­tas au­to­ri­za­dos ha de con­si­de­rar­se co­mo un im­pe­ra­ti­vo de ti­po es­pi­ri­tual. En el Co­rán, el tér­mino yihad se usa ge­ne­ral­men­te con el sig­ni­fi­ca­do de "lu­cha" o "es­fuer­zo", ra­ra vez co­mo "com­ba­te"; pa­ra es­te úl­ti­mo sen­ti­do es más co­rrien­te en­con­trar la pa­la­bra qi­tal. No es po­si­ble de­cir, con el Co­rán en la mano, que yihad quie­re de­cir uní­vo­ca­men­te "gue­rra san­ta". Sin em­bar­go, es un he­cho que la in­ter­pre­ta­ción pos­te­rior en el mun­do mu­sul­mán le ha ad­he­ri­do in­nu­me­ra­bles ve­ces ese sig­ni­fi­ca­do. Y la ju­ris­pru­den­cia is­lá­mi­ca siem­pre ha re­la­cio­na­do el tér­mino con la "gue­rra jus­ta" que, en su vi­sión de las co­sas, es la que se eje­cu­ta con­tra los no cre­yen­tes, los após­ta­tas, los re­bel­des, los la­dro­nes de ca­mino y los in­su­mi­sos a la au­to­ri­dad del Is­lam. Por cier­to que esa "gue­rra jus­ta", en la ju­ris­pru­den­cia tra­di­cio­nal, no es so­lo la gue­rra de­fen­si­va, sino tam­bién la ex­pan­si­va, y no cier­ta­men­te pa­ra con­ver­tir por la fuer­za a los ven­ci­dos, pe­ro sí pa­ra so­me­ter­los al po­der del is­lam, que es el úni­co le­gí­ti­mo en tan­to que so­lo él tra­du­ce la pa­la­bra de­fi­ni­ti­va de Dios. De ma­ne­ra que hay un víncu­lo im­plí­ci­to en­tre el tér­mino yihad y el con­cep­to de gue­rra de religión. Ade­más, hay que re­cor­dar que la fe mu­sul­ma­na no se ba­sa so­lo en el Co­rán, sino tam­bién en la sun­na, es de­cir, los he­chos y di­chos de Maho­ma (los ha­di­ces) re­co­gi­dos en nu­me­ro­sas com­pi­la­cio­nes y tam­bién en las opi­nio­nes y jui­cios de los com­pa­ñe­ros del pro­fe­ta en los pri­me­ros tiem­pos de la pre­di­ca­ción, y to­das es­tas fuen­tes abun­dan en pres­crip­cio­nes gue­rre­ras. Es pre­ci­sa­men­te uno de aque­llos com­pa­ñe­ros del pro­fe­ta, Ja­bir ibn Abd-Allah, quien con­tó que Maho­ma, a la vuel­ta de una de sus ba­ta­llas, dis­tin­guió en­tre una

yihad me­nor, que era el com­ba­te gue­rre­ro, y una yihad ma­yor, que era la lu­cha es­pi­ri­tual in­te­rior. Mu­chos au­to­res pos­te­rio­res han pues­to en du­da la fia­bi­li­dad del tes­ti­mo­nio de Ja­bir, pe­ro la idea de una do­ble yihad es­tá bas­tan­te ex­ten­di­da des­de en­ton­ces. Asi­mis­mo, va­rios ha­di­ces pos­te­rio­res a Maho­ma atri­bu­yen al pro­fe­ta el di­cho de que la me­jor yihad es "aque­lla en la que tu ca­ba­llo es de­go­lla­do y tu san­gre de­rra­ma­da", es de­cir, dar la vi­da por Alá. Es­te ha­diz es fre­cuen­te­men­te uti­li­za­do por los yiha­dis­tas sui­ci­das. Si la yihad no es so­lo gue­rra, sin em­bar­go es es­ta ver­tien­te bé­li­ca la que más ha ocu­pa­do siem­pre la aten­ción de los pen­sa­do­res mu­sul­ma­nes. ¿Pa­ra li­mi­tar­la? No, más bien, pa­ra re­glar­la. Un emi­nen­te ejem­plo es el ca­pí­tu­lo que Ave­rro­res de­di­có a la yihad en su obra de 1168 Bi­da­yat al-Muy­tahid wa Niha­yat al-Muq­ta­sid fi-l-fiqh, que en tra­duc­ción li­te­ral sig­ni­fi­ca "El pun­to de par­ti­da del doc­tor au­to­ri­za­do y tér­mino su­pre­mo del doc­tor mo­de­ra­do so­bre el de­re­cho is­lá­mi­co". ¿Y qué di­ce Ave­rroes? Bá­si­ca­men­te, que la yihad es una obli­ga­ción de los mu­sul­ma­nes; no in­di­vi­dual­men­te, pe­ro sí en co­mu­ni­dad y muy con­cre­ta­men­te con el ob­je­ti­vo de com­ba­tir "a to­dos los po­li­teís­tas", es de­cir, los cristianos. La for­ma co­mo ha de lle­gar­se al com­ba­te es­tá re­gla­da: pri­me­ro —ex­pli­ca Ave­rroes— se ofre­ce al enemi­go la po­si­bi­li­dad de ren­dir­se y acep­tar el is­lam o pa­gar un tri­bu­to; si se nie­ga, en­ton­ces se pue­de ata­car. ¿Has­ta dón­de que­bran­tar al enemi­go? "O en los bie­nes o en las vi­das o en las cer­vi­ces —res­pon­de Ave­rroes—, en­ten­dien­do por es­to úl­ti­mo la re­duc­ción a ser­vi­dum­bre y es­cla­vi­tud". La es­cla­vi­za­ción es "lí­ci­ta res­pec­to a to­da es­pe­cie de po­li­teís­tas", lo cual —es­pe­ci­fi­ca el sabio— in­clu­ye "va­ro­nes o hem­bras, an­cia­nos o ni­ños, ma­yo­res o me­no­res", sin otra ex­cep­ción que los mon­jes, pues una vez Maho­ma di­jo que los de­ja­ran en paz. Con­tem­pla Ave­rroes que hay cier­ta dis­cu­sión so­bre si es me­jor dar muer­te a los pri­sio­ne­ros o es­cla­vi­zar­los, y con-

clu­ye sin du­dar­lo que "la apli­ca­ción de la muer­te es pre­fe­ri­ble a su re­duc­ción a es­cla­vi­tud", pues Maho­ma "ya ma­ta­ba a los pri­sio­ne­ros en unos lu­ga­res ya los ma­ta­ba en otros, ha­cien­do es­cla­vas a las mu­je­res". Ave­rroes es­cri­be qui­nien­tos años des­pués de la muer­te de Maho­ma, pe­ro su for­ma de en­ten­der la ver­dad re­ve­la­da per­ma­ne­ce an­cla­da en el si­glo VII. Otros mu­chos es­cri­bi­rán des­pués de él y siem­pre en­con­tra­re­mos esa mis­ma in­ca­pa­ci­dad pa­ra tras­cen­der el mar­co tem­po­ral de la re­ve­la­ción del pro­fe­ta. Más pre­ci­sa­men­te: to­do in­ten­to por adap­tar el men­sa­je ori­gi­nal a una cir­cuns­tan­cia nue­va se­rá in­ca­paz de so­bre­po­ner­se a la fuer­za —al fin y al ca­bo, or­to­do­xa— del men­sa­je li­te­ral de Maho­ma tal y co­mo que­dó es­cri­to ha­ce ca­tor­ce si­glos. Y cuan­do el mun­do mu­sul­mán en­tre en fran­co de­cli­ve, a lo lar­go del si­glo XX, mu­chos vol­ve­rán los ojos al pa­sa­do en la con­vic­ción de que to­dos los ma­les del is­lam de­ri­van del aban­dono del es­pí­ri­tu ori­gi­na­rio. Vol­ver al pa­sa­do. Eso se lla­ma­rá "sa­la­fis­mo". Y es la ma­dre del yiha­dis­mo que hoy siem­bra el es­tu­por por do­quier. El sa­la­fis­mo es una cons­tan­te en el is­lam: fue­ron sa­la­fis­tas, por ejem­plo, las sec- tas afri­ca­nas de al­mo­rá­vi­des y al­moha­des que in­va­die­ron su­ce­si­va­men­te la Es­pa­ña an­da­lu­sí en la Edad Me­dia. Fue­ron sa­la­fis­tas tam­bién los sau­díes que adop­ta­ron el cre­do de un san­tón del si­glo XVIII, Muham­mad ibn Abd alWah­hab. De ahí na­ció el waha­bis­mo, que co­no­ce­ría un des­plie­gue impresionante a lo lar­go del si­glo XX gra­cias al di­ne­ro del pe­tró­leo. Y fue sa­la­fis­ta el mo­vi­mien­to egip­cio de los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes, pro­ba­ble­men­te la ma­yor in­no­va­ción del is­lam mo­derno: con el úl­ti­mo ca­li­fa­to —el oto­mano— for­mal­men­te abo­li­do en 1924, los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes se pro­pu­sie­ron res­tau­rar la co­mu­ni­dad de los cre­yen­tes des­de la ba­se, des­de el pue­blo. Y fue una re­vo­lu­ción. La con­fluen­cia de los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes egip­cios con los waha­bis­tas sau­díes, pri­me­ro, y el con­tac­to de es­tos con los ta­li­ba­nes af­ga­nos y pa­quis­ta­níes en la gue­rra de Af­ga­nis­tán, des­pués, ter­mi­na­ron te­jien­do la ma­triz del yiha­dis­mo con­tem­po­rá­neo. Na­ció Al Qae­da, dis­pues­ta a res­tau­rar el is­lam más ori­gi­na­rio me­dian­te una gue­rra sin cuar­tel en to­do el pla­ne­ta. De Al Qae­da se des­ga­jó lue­go el Es­ta­do Is­lá­mi­co, que cen­tró el ob­je­ti­vo en reconstruir el ca­li­fa­to en un so­lo país. Hoy vi­vi­mos tres gue­rras, una den­tro de otra: la que los su­níes han de­cla­ra­do a los chiíes, la que los yiha­dis­tas han em­pren­di­do con­tra Oc­ci­den­te y la que el yiha­dis­mo li­bra con­tra las na­cio­nes mu­sul­ma­nas "in­fie­les". El yiha­dis­mo pro­ba­ble­men­te es, co­mo di­ce Gi­lles Ke­pel, una nue­va fitna, una nue­va gue­rra ci­vil. Un pro­ble­ma in­terno del is­lam. Y so­lo des­de el is­lam se pue­de re­sol­ver.

MAHO­MA pre­di­can­do El Co­rán en La Me­ca (Ilus­tra­ción del si­glo XV de una co­pia de un ma­nus­cri­to de Al-Bi­ru­ni).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.