EL PA­DRE DE LA YIHAD MO­DER­NA

Clío - - DOS­SIER -

El ras­go ma­yor de la yihad mo­der­na, que tan di­fí­cil re­sul­ta en­ten­der con ojos oc­ci­den­ta­les, es que en bue­na me­di­da se di­ri­ge con­tra mu­sul­ma­nes, ya se tra­te de víc­ti­mas alea­to­rias en un aten­ta­do te­rro­ris­ta o de las pro­pias es­truc­tu­ras es­ta­ta­les de una na­ción mu­sul­ma­na. ¿Es po­si­ble de­cla­rar la yihad a otro mu­sul­mán? Sí. Y en el ori­gen teó­ri­co de es­ta cues­tión es pre­ci­so ci­tar un nom­bre emi­nen­te: Ta­qi al-Din Ah­mad Ibn Tay­miy­ya (1263-1328). ¿Quién era Ibn Tay­miy­ya? Un teó­lo­go, un ju­ris­con­sul­to. Tam­bién un ra­di­cal, un in­te­gris­ta en­tre los fun­da­men­ta­lis­tas. Ibn Tay­miy­ya vi­vió una épo­ca de­ses­pe­ra­da: la de las in­va­sio­nes mon­go­las, que arra­sa­ron el vie­jo ca­li­fa­to. Pe­ro he aquí que a fi­na­les del si­glo XIII un je­fe mon­gol se con­vier­te al is­lam: Gha­zan, is­la­mi­za­do co­mo Mah­mud Gha­zan. Eso cam­bia­ba las co­sas, por­que ¿có­mo ha­cer la gue­rra san­ta a otro mu­sul­mán? Pe­ro Ibn Tay­miy­ya tie­ne la res­pues­ta: en reali­dad Gha­zan es un fal­so con­ver­so, un mal mu­sul­mán, un hi­pó­cri­ta. Y ya se sa­be lo que de es­ta gen­te di­ce el Co­rán: "Gol­pead­les [con vues­tras es­pa­das] sus cue­llos y cor­tad­les los de­dos" (su­ra 8:12). En la ley is­lá­mi­ca hay una fi­gu­ra, la del tak­fir, que es una de­cla­ra­ción de apos­ta­sía: si uno es un mal mu­sul­mán, se le pue­de de­cla­rar el tak­fir ( mu­kaf­fir, se lla­ma la fi­gu­ra) y por tan­to ha­cer­le la yihad. Eso es lo que le pa­sa­rá a Gha­zan, que ter­mi­na­rá en­fren­tán­do­se a una ver­da­de­ra yihad en­tre vo­lun­ta­rios si­rios y ma­me­lu­cos egip­cios. El plan­tea­mien­to del tak­fir se­rá re­cu­pe­ra­do en el si­glo XX por dos de los gran­des teó­ri­cos del yiha­dis­mo con­tem­po­rá­neo: el pa­kis­ta­ní Abul Ala Mau­du­di (1903-1979) y el egip­cio Say­yid Qutb (1906-1966). El is­lam ac­tual —pien­san am­bos— ha de­ge­ne­ra­do has­ta el pun­to de caer en un es­ta­do se­me­jan­te al de la "ig­no­ran­cia pre-is­lá­mi­ca". Por eso es jus­to lle­var la gue­rra a esa gen­te que, di­cién­do­se mu­sul­ma­na, en reali­dad se ha apar­ta­do de la ver­dad. A tra­vés de Mau­du­di y de Qutb lle­gó la obra de Ibn Tay­miy­ya a Bin Laden, los ta­li­ba­nes af­ga­nos y Al-Bagh­da­di. Y por eso se con­si­de­ra a Ibn Tay­miy­ya el pa­dre del yiha­dis­mo mo­derno.

IBN TAY­MIY­YAH fue tes­ti­go de las con­ver­sio­nes al Is­lam en­tre mu­chos mon­go­les.lin­do­ni 1913)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.