EL RE­TO CA­TA­LÁN DE FE­LI­PE IV

Clío - - DOSSIER -

Las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas ca­ta­la­nas ini­cia­ron en 1640 un pro­ce­so de se­ce­sión que cul­mi­nó con la se­gre­ga­ción del Prin­ci­pa­do de Ca­ta­lu­ña a prin­ci­piosp p de 1641 y su in­cor­po­ra­ciónp a la Mo­nar­quíaq fran­ce­sa. Co­men­zó en­ton­ces una gue­rra de más de una dé­ca­da pa­ra lo­grar su re­torno a la obe­dien­cia de Fe­li­pe IV que obli­gó a un re­plan­tea­mien­to de la po­lí­ti­ca ge­ne­ral de la Mo­nar­quía His­pá­ni­ca y pu­so a prue­ba sus ca­pa­ci­da­des, re­cur­sos y ele­men­tos so­cia­les en un mo­men­to de­ci­si­vo pa­ra el fu­tu­ro de Es­pa­ña.

El alo­ja­mien­to en te­rri­to­rio ca­ta­lán de las tro­pas his­pá­ni­cas que ha­bían lu­cha­do en Sal­ses en el in­vierno de 1639 fue la chis­pa que desató el le­van­ta­mien­to po­pu­lar en Ca­ta­lu­ña, el Cor­pus de San­gre, a par­tir de la pri­ma­ve­ra de 1640, y que tie­ne co­mo uno de sus hi­tos más co­no­ci­dos el ase­si­na­to del con­de de San­ta Co­lo­ma, vi­rrey en Bar­ce­lo­na el día del Cor­pus. La reac­ción des­de Ma­drid fue la de en­viar una ex­pe­di­ción mi­li­tar pa­ra con­tro­lar y pa­ci­fi­car Ca­ta­lu­ña. Pe­ro la de­rro­ta su­fri­da en Mont­juïc en enero de 1641 frus­tró com­ple­ta­men­te las in­ten­cio­nes del go­bierno de Fe­li­pe IV de so­fo­car la re­vuel­ta de una for­ma in­me­dia­ta y evi­tar una si­tua­ción muy pe­li­gro­sa en aque­lla par­te por la con­di­ción fron­te­ri­za con Fran­cia del te­rri­to­rio ca­ta­lán. La cam­pa­ña idí­li­ca que no de­bía du­rar más de quin­ce días o un mes di­se­ña­da so­bre el pa­pel en Ma­drid en el ve­rano de 1640, aca­bó pro­vo­can­do el efec­to con­tra­rio al que se pre­ten­día: a me­di­da que el ejér­ci­to his­pá­ni­co se apro­xi­ma­ba a Bar­ce­lo­na, Ca­ta­lu­ña se iba acer­can­do ca­da vez más a Fran­cia, y el pro­ce­so desem­bo­có en la aper­tu­ra de un nue­vo fren­te de gue­rra don­de la mo­nar­quía de Fe­li­pe IV no so­lo com­ba­tía con­tra Fran­cia en el mar­co de la pugna abier­ta en­tre am­bas co­ro­nas a par­tir de 1635, sino que a la vez lu­cha­ba por re­cu­pe­rar la obe­dien­cia y el con­trol so­bre un te­rri­to­rio que per­te­ne­cía a una de las dos par­tes esen­cia­les so­bre las que se ha­bía fun­da­do el edi­fi­cio es­ta­tal his­pá­ni­co y que ade­más afec­ta­ba de for­ma di­rec­ta a la se­gu­ri­dad in­te­rior del nú­cleo cen­tral de la Mo­nar­quía His­pá­ni­ca. Du­ran­te los años 1641 y 1642 per­ma­ne­cie­ron vi­vas las es­pe­ran­zas de so­lu­cio­nar a cor­to pla­zo el con­flic­to ca­ta­lán, pe­ro la unión de ca­ta­la­nes y fran­ce­ses así co­mo su em­pu­je mi­li­tar, me­dian­te el cual con­si­guie­ron an­ti­ci­par­se en to­do mo­men­to e im­po­ner su pro­pio rit­mo du­ran­te esa pri­me­ra fa­se de la gue­rra, anu­lan­do la vo­lun­tad de ini­cia­ti­va del go­bierno es­pañol, des­tru­ye­ron di­chas es­pe­ran­zas. En es­te pe­rio­do, la len­ta ma­qui­na­ria gu­ber­na­men­tal de Fe­li­pe IV se vio su­pe­ra­da por los acon­te­ci­mien­tos que tu­vie­ron lu­gar en el Prin­ci­pa­do, reac­cio­nan­do siem­pre a pos­te­rio­ri a las con­ti­nuas ur­gen­cias que ge­ne­ró la ini­cia­ti­va cons­tan­te de las fuer­zas fran­co-ca­ta­la­nas. Cuan­do se qui­so reac­cio­nar des­pués del im­pre­vis­to fra­ca­so de Mont­juïc, Ta­rra­go­na ya ha­bía si­do si­tia­da por tie­rra y por mar, y su so­co­rro se con­vir­tió en la prio­ri­dad nú­me­ro uno du­ran­te la cam­pa­ña de 1641. La ac­ción se sal­dó con éxi­to, pe­ro a cos­ta de pos­po­ner el au­xi­lio al Ro­se­llón, la prin­ci­pal pie­za es­tra­té­gi­ca que con­tro­la­ban las ar­mas fe­li­pis­tas en Ca­ta­lu­ña, don­de aquel mis­mo año los fran­ce­ses pon­drían las ba­ses pa­ra su con­quis­ta to­tal al año si­guien­te.

LA DISPU­TA DEL RO­SE­LLÓN

Ta­rra­go­na se sal­vó en 1641, pe­ro en 1642 la ex­pe­rien­cia en el fren­te ca­ta­lán se­ría un desas­tre. La cam­pa­ña mi­li­tar gi­ró en torno al Ro­se­llón, cen­tro de aten­ción prio­ri­ta­rio, cu­yo so­co­rro se con­vir­tió en una ca­rre­ra de­ses­pe­ra­da lle­na de obs­tácu­los y con una pla­ni­fi­ca­ción de­fi­cien­te que desem­bo­có en la pér­di­da com­ple­ta de la Ca­ta­lu­ña trans­pi­re­nai­ca y el ma­yor re­tro­ce­so de la po­si­ción his­pá­ni­ca en el Prin­ci­pa­do, y que ade­más tu­vo unos efec­tos muy des­truc­ti­vos so­bre el ejér­ci­to de Fe­li­pe IV tras su de­rro­ta en las in­me­dia­cio­nes de Lé­ri­da y la re­ti­ra­da apre­su­ra­da

a tie­rras ara­go­ne­sas. El ba­lan­ce a fi­na­les de 1642 era es­pe­cial­men­te ne­ga­ti­vo, so­bre to­do com­pa­ra­do con las in­ver­sio­nes rea­li­za­das des­de 1640, y es­to se pro­du­cía en me­dio de una si­tua­ción eco­nó­mi­ca y ha­cen­dís­ti­ca muy crí­ti­ca. Asi­mis­mo, la me­di­da ex­cep­cio­nal de Fe­li­pe IV de acer­car­se en per­so­na al fren­te ca­ta­lán aquel año no sir­vió pa­ra el pro­gre­so de sus ar­mas, aun­que sí pa­ra que el rey to­ma­se por pri­me­ra vez con­tac­to directo con aque­lla gue­rra, he­cho que re­per­cu­ti­ría en su per­cep­ción de aquel pro­ble­ma e ini­cia­ría un cam­bio en su ac­ti­tud a par­tir de en­ton­ces. Le hi­zo to­mar ma­yor con­cien­cia de su res­pon­sa­bi­li­dad co­mo mo­nar­ca, a la vez que tam­bién le do­tó de una cer­ca­nía, me­jor co­no­ci­mien­to y ma­yor preo­cu­pa­ción por aquel con­flic­to en par­ti­cu­lar y por el es­ta­do de su mo­nar­quía en ge­ne­ral. El tris­te re­sul­ta­do de aque­lla cam­pa­ña ge­ne­ró en el go­bierno una re­fle­xión pro­fun­da so­bre có­mo de­bía plan­tear­se la gue­rra en la pe­nín­su­la y fue­ra de ella, to­man­do con­cien­cia de que el en­fren­ta­mien­to iba a ser lar­go y asu­mien­do que no se po­dían abar­car los in­nu­me­ra­bles com­pro­mi­sos abier­tos en aque­llos mo­men­tos con los me­dios y la in­ten­si­dad que re­que­rían, sino que era im­pres­cin­di­ble pi­sar el freno y es­ta­ble­cer prio­ri­da­des em­plean­do cri­te­rios rea­lis­tas y mo­de­ra­dos más acor­des con las ca­pa­ci­da­des y la dis­po­ni­bi­li­dad de re­cur­sos de la mo­nar­quía. La pues­ta en prác­ti­ca de es­ta nue­va for­ma de afron­tar el fu­tu­ro in­me­dia­to se vio fa­ci­li­ta­da por la sa­li­da del Con­de Du­que de Oli­va­res del po­der, que has­ta el úl­ti­mo mo­men­to man­tu­vo su con­sig­na de no re­nun­ciar a nin­gún ob­je­ti­vo, aun a cos­ta de po­ner al lí­mi­te la ca­pa­ci­dad, los re­cur­sos y la pa­cien­cia de to­dos los ele­men­tos te­rri­to­ria­les y so­cia­les de la Mo­nar­quía His­pá­ni­ca. En 1643 se ini­ció una nue­va eta­pa en el con­flic­to en Ca­ta­lu­ña, una eta­pa de des­gas­te mar­ca­da por la in­ca­pa­ci­dad de am­bos con­ten­dien­tes pa­ra im­po­ner­se de una for­ma de­fi­ni­ti­va o con­tun­den­te so­bre el otro. La gue­rra se es­tan­ca­ría en el fren­te ca­ta­lano-ara­go­nés en torno a la po­se­sión de Lé­ri­da, ob­je­ti­vo pri­me­ro de Fe­li­pe IV. Sus tro­pas la re­cu­pe­ra­rían en 1644. Los ge­ne­ra­les fran­ce­ses in­ten­ta­ron re­co­brar­la sin éxi­to en 1646 y 1647. En es­ta eta­pa se fue con­so­li­dan­do el sis­te­ma de pla­ni­fi­ca­ción anual de las cam­pa­ñas, una me­jor or­ga­ni­za­ción de to­do el apa­ra­to lo­gís­ti­co y de abas­te­ci­mien­to del ejér­ci­to y de la di­rec­ción es­tra­té­gi­ca de la gue­rra, se tra­tó de con­tro­lar y fis­ca­li­zar en lo po­si­ble to­do el pro­ce­so de eje­cu­ción de ór­de­nes y ac­tua­ción de los di­fe­ren­tes mi­nis­tros im­pli­ca­dos en la ad­mi­nis­tra­ción mi­li­tar y el apa­ra­to de gue­rra, y se in­ten­tó bus­car so­lu­cio­nes vá­li­das a los di­fe­ren­tes pro­ble­mas que con­lle­vó la mo­vi­li­za­ción ma­si­va de re­cur­sos du- ran­te es­tos años y su pro­gre­si­vo des­cen­so y de­te­rio­ro.

LA FA­SE DE­CI­SI­VA DE LA GUE­RRA

La con­quis­ta de Tor­to­sa en 1648 fue el úl­ti­mo de los lo­gros mi­li­ta­res del ejér­ci­to fran­co-ca­ta­lán en el Prin­ci­pa­do y ce­rró la se­gun­da eta­pa del en­fren­ta­mien­to res­ta­ble­cien­do a las tie­rras ta­rra­co­nen­ses co­mo prin­ci­pal es­ce­na­rio del mis­mo. En 1649 co­men­za­ría la fa­se final de la gue­rra, en que la ini­cia­ti­va bé­li­ca se­ría mo­no­po­li­za­da por las ar­mas his­pá­ni­cas, al­go que no ocu­rría des­de la con­quis­ta de Lé­ri­da en 1644. En la cam­pa­ña de 1650 aco­me­tie­ron la re­cu­pe­ra­ción de to­da la lí­nea del Ebro in­clui­da Tor­to­sa y

al año si­guien­te se plan­tea­ron por fin aca­bar la gue­rra co­mo se ha­bía em­pe­za­do, yen­do con­tra Bar­ce­lo­na, pe­ro en unas cir­cuns­tan­cias muy di­fe­ren­tes, ya que la si­tua­ción de los tres im­pli­ca­dos en aquel en­fren­ta­mien­to do­ce años des­pués de su ini­cio ha­bía cam­bia­do sus­tan­cial­men­te. La unión en­tre Fran­cia y Ca­ta­lu­ña se ha­bía res­que­bra­ja­do a lo lar­go de los años cen­tra­les de la gue­rra y a par­tir de 1648 el dis­tan­cia­mien­to de la po­bla­ción y de las ins­ti­tu­cio­nes ca­ta­la­nas res­pec­to del do­mi­nio fran­cés fue de­fi­ni­ti­vo e irre­ver­si­ble, mien­tras los apo­yos pro­fe­li­pis­tas no ha­cían sino cre­cer, eran ca­da vez más vi­si­bles y ac­ti­vos, y re­pre­sen­ta­rían un ar­ma au­xi­liar fun­da­men­tal pa­ra fa­ci­li­tar el avan­ce del ejér­ci­to his­pá­ni­co. Otro de los fac­to­res de­ci­si­vos que con­tri­bui­rían al éxi­to de las ar­mas de Fe­li­pe IV en Ca­ta­lu­ña fue­ron las gra­ves di­fi­cul­ta­des in­ter­nas por las que atra­ve­só la mo­nar­quía fran­ce­sa du­ran­te esos años, la lla­ma­da Fron­da, que com­pro­me­tió se­ria­men­te los es­fuer­zos que es­ta po­día em­plear en los di­ver­sos fren­tes de la gue­rra que man­te­nía con Es­pa­ña, en­tre ellos Ca­ta­lu­ña. Fran­cia ape­nas re­ci­bió tro­pas de re­fuer­zo en ese pe­rio­do ni re­cur­sos pa­ra el sus­ten­to de las es­ca­sas que per­ma­ne­cie­ron en su te­rri­to­rio. En el Prin­ci­pa­do, la sen­sa­ción de aban­dono y el de­sen­can­to ha­cia el do­mi­nio fran­cés ca­da vez se hi­zo más fuer­te, sen­ti­mien­tos po­ten­cia­dos por fac­to­res co­mo la pes­te y el ham­bre, sumados a la de­vas­ta­ción y el can­san­cio pro­du­ci­dos por la gue­rra, com­bi­na­ción que re­sul­ta­ría de­ci­si­va pa­ra aca­bar con la ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia de Ca­ta­lu­ña. La Mo­nar­quía His­pá­ni­ca se be­ne­fi­ció de to­da es­ta co­yun­tu­ra fa­vo­ra­ble pa­ra re­sol­ver el con­flic­to en el Prin­ci­pa­do, aun­que sus cir­cuns­tan­cias in­ter­nas no fue­ron me­jo­res que las de sus opo­nen­tes, con los que com­par­tió la ines­ta­bi­li­dad so­cial in­ter­na, la ex­ten­sión de la pes­te, la cri­sis de sub­sis­ten­cias y una si­tua­ción ha­cen­dís­ti­ca de­pau­pe­ra­da por la gue­rra y por las me­di­das eco­nó­mi­cas ex­tre­mas a las que se recurrió pa­ra su sos­te­ni­mien­to. To­do es­to con­tri­bui­ría a re­tra­sar y ra­len­ti­zar el avan­ce de­fi­ni­ti­vo de las ar­mas his­pá­ni­cas en Ca­ta­lu­ña. La em­pre­sa de Bar­ce­lo­na no se aco­me­tió has­ta 1651, y lo que una dé­ca­da an­tes se hu­bie­ra re­suel­to en un tiem­po re­la­ti­va­men­te bre­ve, en­ton­ces cos­tó más de un año, du­ran­te el cual el ase­dio es­tu­vo a pun­to de fra­ca­sar en va­rias oca­sio­nes. Por fin, en oc­tu­bre de 1652, las ar­mas his­pá­ni­cas con­si­guie­ron el ob­je­ti­vo esen­cial en aque­lla gue­rra: la re­cu­pe­ra­ción de Bar­ce­lo­na y con ella el re­torno a la obe­dien­cia de Fe­li­pe IV de prác­ti­ca­men­te to­do el Prin­ci­pa­do, aun­que el en­fren­ta­mien­to en­tre Es­pa­ña y Fran­cia aún se pro­lon­ga­ría has­ta 1659 y uno de los es­ce­na­rios del mis­mo con­ti­nua­ría sien­do Ca­ta­lu­ña.

LOS FREN­TES DE LA LU­CHA

La lu­cha en Ca­ta­lu­ña se desa­rro­lló en torno a tres ám­bi­tos: los Con­da­dos del Ro­se­llón y la Cer­da­ña, el área ta­rra­co­nen­se y la fron­te­ra ca­ta­lano-ara­go­ne­sa. Ca­da uno de ellos ma­ni­fes­tó una im­por­tan­cia y ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cí­fi­cas de­ter­mi­na­das por fac­to­res co­mo su si­tua­ción geo­es­tra­té­gi­ca, su cer­ca­nía res­pec­to a otros te­rri­to­rios de la Mo­nar­quía His­pá­ni­ca, su ac­ce­si­bi­li­dad, es­truc­tu­ras de­fen­si­vas y su ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia, o el gra­do de ad­he­sión y co­la­bo­ra­ción de la po­bla­ción ca­ta­la­na. Los Con­da­dos en­glo­ba­ban los te­rri­to­rios ca­ta­la­nes trans­pi­re­nai­cos y re­pre­sen­ta­ban una pie­za es­tra­té­gi­ca cla­ve pa­ra la se­gu­ri­dad de Ca­ta­lu­ña y de Es­pa­ña en ge­ne­ral fren­te a cual­quier ata­que o in­ten­to de pe­ne­tra­ción pro­ve­nien­te de Fran­cia. Con­ta­ban con una bue­na in­fra­es­truc­tu­ra de­fen­si­va, pe­ro re­que­rían un im­por­tan­te nú­me­ro de sol­da­dos pa­ra ga­ran­ti­zar su se­gu­ri­dad, sol­da­dos que, a su vez, era vi­tal que es­tu­vie­sen re­gu­lar­men­te abas­te­ci­dos. En cir­cuns­tan­cias nor­ma­les es­to se ha­cía por mar a tra­vés de las fuer­zas na­va­les his­pá­ni­cas que po­dían ha­cer es­ca­la en cual­quier puer­to del li­to­ral ca­ta­lán, y por tie­rra a tra­vés del Prin­ci­pa­do. Pe­ro con el le­van­ta­mien­to ca­ta­lán la úni­ca vía de ac­ce­so po­si­ble fue la ma­rí­ti­ma, que po­co a po­co se fue com­pli­can­do por la pre­sen­cia de la ar­ma­da fran­ce­sa y por­que en­tre Ta­rra­go­na y Co­lliou­re só­lo per­ma­ne­ció ba­jo con­trol fe­li­pis­ta el puer­to de Ro­sas. De es­te mo­do, la co­mu­ni­ca­ción con los Con­da­dos fue ca­da vez más irre­gu­lar y di­fí­cil. Por otra par­te, el úni­co puer­to de ac­ce­so acon­di­cio­na­do y se­gu­ro a los Con­da­dos era Co­lliou­re, que dis­ta­ba bas­tan­te de las prin­ci­pa­les for­ta­le­zas ro­se­llo­ne­sas, Per­pi­ñán y Sal­ses, y des­de el cual ha­bía que dis­tri­buir por vía te­rres­tre la ayu­da que lle­ga­se. Los fran­ce­ses su­pie­ron leer bien to­dos es­tos pun­tos dé­bi­les: pri­me­ro cor­ta­ron la co­mu­ni­ca­ción en­tre las di­ver­sas pla­zas ro­se­llo­ne­sas y des­pués só­lo tu­vie­ron que aco­me­ter­las una por una, em­pe­zan­do por la puer­ta de en­tra­da a los Con­da­dos, Co­lliou­re, pa­ra aho­gar al res­to de las pla­zas. La de­vas­ta­ción del te­rri­to­rio que ha­bía si­do el es­ce­na­rio de los pri­me­ros en­fren­ta­mien­tos en­tre Es­pa­ña y Fran­cia a par­tir de 1637, la pre­sen­cia per­ma­nen­te y ma­si­va de tro­pas du­ran­te esos años con sus alo­ja­mien­tos y ex­ce­sos, las di­fí­ci­les y vio­len­tas re­la­cio­nes en­tre los man­dos del ejér­ci­to y las ins­tan­cias de go­bierno de aque­lla zo­na y de sus po­bla­cio­nes, y la de­gra­da­ción pro­gre­si­va des­de 1640 de la si­tua­ción de las tro­pas his­pá­ni­cas des­ta­ca­das allí, hi­cie­ron que las pla­zas ro­se­llo­ne­sas tu­vie­ran que afron­tar el em­pu­je fran­cés so­bre los Con­da­dos en unas con­di­cio­nes de in­fe­rio­ri­dad, in­de­fen­sión y fal­ta de pre­pa­ra­ción.

RO­SAS: EL ÚL­TI­MO RE­DUC­TO

La pla­za fuer­te de Ro­sas era una pie­za im­por­tan­te del fren­te ro­se­llo­nés. Era la pla­za ca­ta­la­na que po­seía las me­jo­res de­fen­sas jun­to con Per­pi­ñán, te­nía el me­jor puer­to na­tu­ral de to­do su ám­bi­to, es­ta­ba si­tua­da en la re­ta­guar­dia de las pla­zas ro­se­llo­ne­sas y era una ba­se de apo­yo lo­gís­ti­co fun­da­men­tal de las mis­mas, pe­ro a la vez era tam­bién un so­por­te esen­cial pa­ra man­te­ner la flui­dez de las co­mu­ni­ca­cio­nes en­tre Es­pa­ña e Ita­lia. Du­ran­te los dos pri­me­ros años de la gue­rra, Ro­sas ad­qui­rió más re­le­van­cia si cabe por su con­di­ción de úni­ca es­ca­la po­si­ble en el li­to­ral ca­ta­lán des­de Ta­rra­go­na pa­ra las fuer­zas ma­rí­ti­mas his­pá­ni­cas en su ta­rea de au­xi­liar al ejér­ci­to de

los Con­da­dos. Pe­ro tam­bién era el úni­co pun­to de apo­yo y par­ti­da pa­ra cual­quier ten­ta­ti­va de abrir la co­mu­ni­ca­ción con el Ro­se­llón por los pa­sos pi­re­nai­cos ca­ta­la­nes. Sin em­bar­go, a par­tir del oto­ño de 1642, Ro­sas que­da­ría co­mo re­sis­ten­cia úl­ti­ma de las ar­mas fe­li­pis­tas en el nor­te de Ca­ta­lu­ña, cu­ya prin­ci­pal ta­rea has­ta su pér­di­da en 1645 se­ría en­tor­pe­cer los es­fuer­zos que fran­ce­ses y ca­ta­la­nes con­cen­tra­ban en el Am­pur­dán, pa­ra ca­na­li­zar­los ha­cia el fren­te ara­go­nés, don­de se si­tuó el prin­ci­pal es­ce­na­rio de la gue­rra a par­tir de 1643. Po­co más pu­do ha­cer una pla­za que com­par­tió las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas de ais­la­mien­to y des­asis­ten­cia que los en­cla­ves de los Con­da­dos. Los sol­da­dos de su guar­ni­ción vi­vie­ron en una es­pe­cie de si­tio per­ma­nen­te ro­dea­dos com­ple­ta­men­te por te­rri­to­rio enemi­go, sin nin­gún do­mi­nio fe­li­pis­ta cer­cano, si­tua­ción agu­di­za­da por la pro­xi­mi­dad de Cas­te­llón de Am­pu­rias, que se ha­bía cons­ti­tui­do co­mo el cen­tro de­fen­si­vo fran­co-ca­ta­lán de la co­mar­ca, con el mar co­mo úni­ca vía de con­tac­to con el ex­te­rior, pe­ro con la pre­sen­cia de las em­bar­ca­cio­nes fran­ce­sas cu­ya ba­se es­ta­ba en el cer­cano puer­to de Ca­da­qués. La guar­ni­ción de la vi­lla am­pur­da­ne­sa tu­vo que es­ta­ble­cer una re­la­ción in­ten­sa y hos­til con su ám­bi­to cer­cano en la que se fun­dó gran par­te de sus po­si­bi­li­da­des de su­per­vi­ven­cia. In­clu­so lle­gó a desa­rro­llar una ac­ti­vi­dad ofen­si­va a pe­que­ña es­ca­la que con­tri­bu­yó a fo­men­tar una si­tua­ción de ines­ta­bi­li­dad in­ter­na en aquel ám­bi­to. Y no só­lo a tra­vés de las ar­mas; Ro­sas se con­vir­tió en ca­si la úni­ca re­fe­ren­cia, apo­yo y alien­to de los par­ti­da­rios fe­li­pis­tas del nor­te del Prin­ci­pa­do. Pe­ro su pér­di­da pa­ra las ar­mas de Fe­li­pe IV se­ría só­lo cues­tión de tiem­po, el que tar­dó Fran­cia en em­pe­ñar­se se­ria­men­te en la con­quis­ta de un en­cla­ve va­lio­sí­si­mo es­tra­té­gi­ca­men­te que fue uno de sus ob­je­ti­vos pri­mor­dia­les en Ca­ta­lu­ña, jun­to al Ro­se­llón, des­de el pri­mer mo­men­to.

TA­RRA­GO­NA

Los Con­da­dos com­par­tie­ron pro­ta­go­nis­mo du­ran­te gran par­te de los dos pri­me­ros años de la gue­rra con el ám­bi­to ta­rra­co­nen­se. La aten­ción mi­li­tar se cen­tró en torno al fren­te ma­rí­ti­mo, ha­cia don­de se ca­na­li­za­ron la ma­yor par­te de los re­cur­sos bé­li­cos de la mo­nar­quía por las obli­ga­cio­nes exi­gi­das por la ini­cia­ti­va ofen­si­va fran­co-ca­ta­la­na y por­que era en el li­to­ral ca­ta­lán don­de se en­con­tra­ban los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos de am­bos ban­dos. Al co­men­zar la gue­rra, las ar­mas his­pá­ni­cas ha­bían lo­gra­do man­te­ner el con­trol de los prin­ci­pa­les pun­tos es­tra­té­gi­cos de Ca­ta­lu­ña: las pla­zas ro­se­llo­ne­sas, Ro­sas, Ta­rra­go­na y Tor­to­sa. El área ta­rra­co­nen­se com­par­tía con Ro­sas y los Con­da­dos al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas, co­mo su fun­ción en el man­te­ni­mien­to de las co­mu­ni­ca­cio­nes con Ma­llor­ca e Ita­lia por el Me­di­te­rrá­neo. Al ini­ciar­se la gue­rra, Ta­rra­go­na y el puer­to cer­cano a Tor­to­sa de Los Al­fa­ques, jun­to con Ro­sas, se­rían los úni­cos puer­tos ca­ta­la­nes ba­jo con­trol his­pá­ni­co. A la vez, Ta­rra­go­na y Tor­to­sa su­po­nían una ba­rre­ra de­fen­si­va vi­tal res­pec­to al ve­cino reino de Va­len­cia. Ade­más, en un te­rri­to­rio abier­to al mar co­mo Ca­ta­lu­ña, el con­trol del mis­mo se hi­zo fun­da­men­tal pa­ra lle­var a ca­bo cual­quier ofen­si­va ma­rí­ti­ma o te­rres­tre so­bre Bar­ce­lo­na. Tam­bién era esen­cial pa­ra obs­ta­cu­li­zar la ayu­da que tra­ta­se de al­can­zar la Ciu­dad Con­dal por mar, y las pla­zas ta­rra­co­nen­ses eran los en­cla­ves fe­li­pis­tas más pró­xi­mos a di­cha ciu­dad. Por úl­ti­mo, se com­pro­bó que era mu­cho más fá­cil y eco­nó­mi­co abas­te­cer a las tro­pas des­de el mar que por vía te­rres­tre, y en ca­so de que es­tas pla­zas fue­sen ata­ca­das o se en­con­tra­sen en una si­tua­ción de­li­ca­da siem­pre po­drían ser so­co­rri­das por la cos­ta. Du­ran­te los años si­guien­tes el ám­bi­to ta­rra­co­nen­se ce­dió su pro­ta­go­nis­mo al fren­te ara­go­nés y es­to hi­zo que Ta­rra­go­na y Tor­to­sa pa­sa­ran por un pe­rio­do de­li­ca­do. Gran par­te del di­ne­ro y los sol-

En el Prin­ci­pa­do, la sen­sa­ción de aban­dono y el de­sen­can­to ha­cia el do­mi­nio fran­cés se hi­zo más fuer­te, sen­ti­mien­tos po­ten­cia­dos por la de­vas­ta­ción de la gue­rra, la pes­te y el ham­bre

da­dos des­ti­na­dos se des­via­ron al fren­te oc­ci­den­tal, in­clu­so al­gu­nas uni­da­des de sus guar­ni­cio­nes tu­vie­ron que des­pla­zar­se de for­ma tem­po­ral a Ara­gón pa­ra re­for­zar aquel ejér­ci­to, lo que con­tri­bu­yó al de­bi­li­ta­mien­to de su ca­pa­ci­dad de­fen­si­va de for­ma alar­man­te en al­gu­nos mo­men­tos. Asi­mis­mo, las re­la­cio­nes de los go­ber­na­do­res con los re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos de las dos ciu­da­des fue­ron ten­sas y pro­ble­má­ti­cas, se des­cu­brie­ron va­rias tra­mas y cons­pi­ra­cio­nes, y la ines­ta­bi­li­dad so­cial in­ter­na fue la nor­ma. La pér­di­da de Tor­to­sa en 1648 pon­dría de ma­ni­fies­to la de­gra­da­ción de­fen­si­va a la que ha­bía lle­ga­do es­ta zo­na, con una preo­cu­pa­ción aña­di­da: el reino de Va­len­cia que­da­ba com­ple­ta­men­te des­guar­ne­ci­do ya que no po­seía ca­si nin­gún ti­po de de­fen­sas. De ahí que se hi­cie­ra ur­gen­te la ac­tua­ción del ejér­ci­to his­pá­ni­co en to­da la lí­nea del Ebro, desa­rro­lla­da du­ran­te el año 1650. Tras la des­apa­ri­ción del fren­te ro­se­llo­nés a fi­na­les de 1642, la gue­rra se si­tuó en la fron­te­ra ca­ta­lano-ara­go­ne­sa. Lé­ri­da, jun­to con Bar­ce­lo­na, era la úni­ca po­bla­ción ca­ta­la­na de en­ti­dad que al co­men­zar la gue­rra que­dó fue­ra del con­trol de las tro­pas fe­li­pis­tas y su re­cu­pe­ra­ción era im­por­tan­te pa­ra eli­mi­nar la pe­li­gro­si­dad del fren­te oc­ci­den­tal, ga­ran­ti­zar la pro­tec­ción del reino de Ara­gón y po­der avan­zar con se­gu­ri­dad ha­cia Bar­ce­lo­na. Pe­ro la em­pre­sa con­tra Lé­ri­da se pos­pu­so du­ran­te la pri­me­ra fa­se del en­fren­ta­mien­to por­que las ur­gen­cias bé­li­cas es­tu­vie­ron si­tua­das en el li­to­ral, y es­to im­po­si­bi­li­tó que en el fren­te ara­go­nés hu­bie­se una pre­sen­cia con­si­de­ra­ble de tro­pas has­ta 1642, año en que Ara­gón se con­vir­tió en una ba­se mi­li­tar pa­ra la con­cen­tra­ción de sol­da­dos cu­ya ac­tua­ción en aque­lla fron­te­ra es­tu­vo su­pe­di­ta­da al ob­je­ti­vo pri­mor­dial que era so­co­rrer al Ro­se­llón. Ade­más, la im­por­tan­cia es­tra­té­gi­ca que se dio en un pri­mer mo­men­to a la ca­pi­tal iler­den­se por par­te del go­bierno de Fe­li­pe IV no fue la que más

tar­de se re­co­no­ce­ría en ella. Se in­fra­va­lo­ra­ron sus de­fen­sas y su ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia; ha­cía si­glos que ha­bía per­di­do to­da re­le­van­cia geo­es­tra­té­gi­ca al ser una ciu­dad in­te­rior, ale­ja­da de las zo­nas fron­te­ri­zas, y no for­ma­ba par­te del en­tra­ma­do de­fen­si­vo pe­nin­su­lar. Pe­ro se­gún avan­za­ba la gue­rra, Lé­ri­da fue ad­qui­rien­do una re­le­van­cia no­ta­ble que re­si­dió en una ra­zón de se­gu­ri­dad y de­fen­sa in­te­rior: su re­cu­pe­ra­ción se­ría el pri­mer pa­so pa­ra crear una ba­rre­ra de­fen­si­va mar­ca­da por el río Segre pa­ra ale­jar a Ara­gón de la pri­me­ra lí­nea de gue­rra. Tras la pér­di­da de los Con­da­dos, se asu­mió en el go­bierno de Ma­drid el fra­ca­so de las vías rá­pi­das pa­ra re­cu­pe­rar el con­trol so­bre Ca­ta­lu­ña, la ne­ce­si­dad de con­cen­trar los es­fuer­zos pa­ra apro­ve­char­los al má­xi­mo y, so­bre to­do, se im­pu­so el cri­te­rio de la prio­ri­dad de la se­gu­ri­dad in­te­rior pe­nin­su­lar. En­ton­ces, Lé­ri­da aca­pa­ró el pro­ta­go­nis­mo del en­fren­ta­mien­to en Ca­ta­lu­ña co­mo ob­je­ti­vo pri­me­ro de Fe­li­pe IV y des­pués de los ge­ne­ra­les fran­ce­ses. Y es que el con­trol de Lé­ri­da, y por ex­ten­sión de to­da la lí­nea del Segre, tam­bién te­nía co­mo fin per­mi­tir la co­ne­xión del ejér­ci­to si­tua­do en la par­te de Ara­gón con las tro­pas fe­li­pis­tas del ám­bi­to ta­rra­co­nen­se pa­ra fa­ci­li­tar el avan­ce so­bre Bar­ce­lo­na.

LA DI­FI­CUL­TAD DE ALO­JAR A UN EJÉR­CI­TO

Pe­ro igual­men­te, el in­te­rés en pe­ne­trar en el Prin­ci­pa­do por es­ta par­te te­nía mo­ti­va­cio­nes lo­gís­ti­cas y prác­ti­cas, co­mo do­mi­nar uno de los prin­ci­pa­les gra­ne­ros de Ca­ta­lu­ña, el área de la Pla­na de Ur­gell y la Se­ga­rra, y dis­po­ner de zo­nas en el mis­mo te­rri­to­rio ca­ta­lán don­de alo­jar al ejér­ci­to y ali­viar de es­ta car­ga al reino ara­go­nés. El grue­so del ejér­ci­to his­pá­ni­co que lu­chó en Ca­ta­lu­ña es­tu­vo si­tua­do a par­tir de 1642 en Ara­gón. Es­tas tro­pas no su­frie­ron la si­tua­ción ex­tre­ma de ais­la­mien­to, hos­ti­li­dad del te­rri­to­rio cir­cun­dan­te e irre­gu­la­ri­dad en

PLAN­TA DE LA FUER­ZA DE RO­SAS (arri­ba) he­cha por Agus­tín de Al­ber­ti en 1643 y PLAN­TA

DE TOR­TO­SA (aba­jo) con sus for­ti­fi­ca­cio­nes an­ti­guas "y las mo­der­nas que ago­ra se han re­suel­to" (año 1642).

EL CON­DE-DU­QUE DE OLI­VA­RES (Ve­láz­quez, 1636), preo­cu­pa­do por re­par­tir los es­fuer­zos pa­ra man­te­ner un sis­te­ma im­pe­rial en­tre los te­rri­to­rios de la Mo­nar­quía His­pá­ni­ca, plan­teó unas re­for­mas que des­en­ca­de­na­ron la su­ble­va­ción ca­ta­la­na de 1640.

Ra­que­lR lC Camarero, au­to­rat d de La LG Gue­rra d de re­cu­pe­ra­ció­nió d de C Ca­ta­lu­ñat l ñ 1640 1640-16521652 (Ac­tas,(A t 2015)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.