LA LLE­GA­DA DE LOS GA­SES

Clío - - DIARIOS DE TRINCHERA -

El ca­bo se­gun­do R. G. Sim­mins, del 8º Ba­ta­llón de In­fan­te­ría Ca­na­dien­se, re­cor­dó así una de las ex­pe­rien­cias de su uni­dad con los ga­ses le­ta­les: "Cuan­do con­tem­pla­ban el som­brío ama­ne­cer, uno o dos de nues­tros cen­ti­ne­las vie­ron una es­pe­cie de nu­be ama­ri­llen­ta di­ri­gién­do­se ha­cia nues­tra po­si­ción, por en­ci­ma de la cres­ta y a bas­tan­te velocidad. Aque­lla vi­sión era lo su­fi­cien­te­men­te in­ha­bi­tual co­mo pa­ra lla­mar la aten­ción, pe­ro na­die de los que la ob­ser­vó te­nía ni la más re­mo­ta idea de lo que real­men­te se tra­ta­ba, has­ta que es­tu­vi­mos en­vuel­tos por sus su­cios plie­gues. En ese mo­men­to su­pi­mos que se tra­ta­ba de gas ve­ne­no­so. La nu­be si­guió ro­dan­do y cuan­do lle­gó bas­tan­te cer­ca de no­so­tros no­té que te­nía en­tre dos me­tros y me­dio y tres me­tros y me­dio de al­tu­ra, y que era pro­fun­da y den­sa­men­te ama­ri­lla en su par­te ba­ja, ha­cién­do­se más li­ge­ra ha­cia su par­te al­ta, tan di­fu­sa, de he­cho, que se ha­cía ca­si in­dis­tin­gui­ble de la at­mós­fe­ra. No es muy fá­cil ha­cer com­pren­der có­mo era exac­ta­men­te aque­lla nu­be, da­do que po­cos hom­bres han vis­to ja­más na­da se­me­jan­te, pe­ro se la pue­de des­cri­bir co­rrec­ta­men­te co­mo una ma­sa mó­vil de su­cie­dad ama­ri­lla y grue­sa, in­to­le­ra­ble­men­te re­pul­si­va. Vi lle­gar aque­lla nu­be ama­ri­lla; ob­ser­vé có­mo nos en­vol­vía y có­mo se­guía ro­dan­do tras ha­ber­nos pa­sa­do, di­ri­gién­do­se ha­cia Ypres mien­tras per­día gra­dual­men­te su fuer­za con­for­me iba sien­do ab­sor­bi­da en el ai­re".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.