GER­MA­NIA

Una sú­per ca­pi­tal des­ti­na­da a re­em­pla­zar Ber­lín

Clío - - GERMANIA - Da­vid Zur­do

En la ac­tua­li­dad hay un ar­qui­tec­to y ur­ba­nis­ta ale­mán que se lla­ma Albert Speer. Po­dría ser una sim­ple ca­sua­li­dad, pe­ro no lo es. Se tra­ta del hi­jo de otro Albert Speer mu­cho más fa­mo­so, aquel que fue el ar­qui­tec­to fa­vo­ri­to de Hitler, mi­nis­tro de Ar­ma­men­to y di­se­ña­dor de los de­li­rios ar­qui­tec­tó­ni­cos na­zis, a me­dio ca­mino en­tre la Ro­ma Im­pe­rial y los dra­mas mu­si­ca­les de Ri­chard Wag­ner. A Hitler le ob­se­sio­na­ban los im­pe­rios europeos, des­de el ro­mano al bri­tá­ni­co, pa­san­do por el es­pañol o el fran­cés. Con­si­de­ra­ba a Ale­ma­nia una "desaven­ta­ja­da" en ese sen­ti­do, ya que nun­ca ha­bía po­seí­do un ver­da­de­ro im­pe­rio co­lo­nial.

La ob­se­sión de Adolf Hitler, uni­da al de­seo de lle­var a la prác­ti­ca la gran­dio­sa pues­ta en n es­ce­na de obras wag­ne­ria­nas co­mo Rien­zi — que le im­pac­tó en su ju­ven­tud—, dio co­mo re­sul­ta­do que el ré­gi­men na­zi se con­vir­tie­ra en una fu­nes­ta ope­re­ta re­pre­sen­ta­da en el mun­do real. Ello lle­vó a que se en­car­ga­ra a Hu­go Boss el di­se­ño de los uni­for­mes na­zis, a que se or­ga­ni­za­ran im­pre­sio­nan­tes des­fi­les noc­tur­nos con an­tor­chas y mi­lla­res de per­so­nas, a que se con­tra­ta­ra a la ge­nial ci­neas­ta Le­ni Rie­fens­tahl pa­ra rea­li­zar pe­lí­cu­las de es­té­ti­ca gran­di­lo­cuen- te… y, lo más es­pe es­pec­ta­cu­lar de to­do, con­du­jo a pro­yec­tar un nue­vo Ber­lín com co­mo ca­pi­tal no so­lo del Ter­cer Reich sino de to­do el mun­do, la ciu­dad so­ña­da por Hitler co­mo la más impresionante de la his­to­ria de las ci­vi­li­za­cio­nes. Su nom­bre: Ger­ma­nia.

SO­LO EL TA­MA­ÑO IM­POR­TA

Una mues­tra del de­li­rio en la con­cep­ción de Ger­ma­nia es que Speer la di­se­ñó pa­ra que, mil años des­pués de cons­trui­da y pa­sa­do su tiem­po de es­plen­dor, sus "rui­nas fue-

sen her­mo­sas", co­mo lo eran las de Gre­cia o Ro­ma, y die­sen tes­ti­mo­nio de su pre­té­ri­ta gran­de­za. Apar­te de la pre­gun­ta evi­den­te: "¿qué sen­ti­do te­nía to­do eso?", hay que ima­gi­nar lo que pa­sa­ba por la men­te de Hitler. Quien so­lo ve la gran­de­za en el ta­ma­ño de las co­sas, tien­de a ad­mi­rar que una ópe­ra du­re cua­tro ho­ras y me­dia — co­mo El ocaso de los dio­ses—, que una cons­truc­ción sea enor­me­men­te al­ta — co­mo la To­rre Eif­fel—, o que una má­qui­na sea ex­tre­ma­da­men­te po­de­ro­sa — co­mo el aco­ra­za­do Bis­marck, de­fi­ni­do por Ja­mes Ca­me­ron co­mo "la Estrella de la Muer­te de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial"—. Hitler lu­chó por el es­pa­cio y el tiem­po en bus­ca de su pro­pia eter­ni­dad. Qui­so do­mi­nar Eu­ro­pa y fun­dar el Reich de los Mil Años. Y, en él, un nue­vo Ber­lín, una nue­va ca­pi­tal mun­dial.

HITLER Y SPEER

Al­gu­nos his­to­ria­do­res, ba­sán­do­se en tes­ti­mo­nios de pri­me­ra mano, sos­tie­nen que Hitler veía en Speer a la úni­ca per­so­na que lo en­ten­día de ver­dad. Lo cier­to es que man­tu­vo con él una re­la­ción muy es­tre­cha, co­mo ami­go y con­fi­den­te; qui­zá por sus per­so­na­li­da­des tan dis­pa­res, la arro­lla­do­ra y exu­be­ran­te de Hitler y la fría y re­ser­va­da de Speer. Y tam­bién por­que Speer nun­ca se mos­tró adu­la­dor ni ame­dren­ta­do por el Füh­rer, a pe­sar de que ha­bía un pun­to de dis­cre­pan­cia ra­di­cal en­tre am­bos, el an­ti­se­mi­tis­mo. Jun­tos se de­lei­ta­ban an­te las enor­mes ma­que­tas de la fu­tu­ra Ger­ma­nia, co­mo dos ni­ños ju­gan­do a ima­gi­nar el fu­tu­ro. Speer se ha­bía afi­lia­do al par­ti­do na­zi en el año 1931. Su pri­mer tra­ba­jo le fue asig­na­do en 1932, y ya en 1933 re­ci­bió otro en­car­go por or­den di­rec­ta de Jo­sef Goeb­bels. A tra­vés de es­te, ese mis­mo año es­ta­ble­ció su pri­mer con­tac­to con Hitler, que es­tu­dió y apro­bó per­so­nal­men­te ca­da uno de sus pro­yec­tos. Des­de ese mo­men­to, am­bos man­tu­vie­ron con­tac­to per­ma­nen­te y Speer no de­jó de tra­ba­jar pa­ra el es­ta­do y el par­ti­do. No hay que ol­vi­dar que una de las pa­sio­nes de Hitler era la ar­qui­tec­tu­ra, y vio en el jo­ven Albert, que no te­nía si­quie­ra trein­ta años, un per­fec­to mo­de­la­dor de sus ideas de­li­ran­tes. Así, cuan­do el ar­qui­tec­to oficial del par­ti­do mu­rió, en el año 1934, Speer fue in­me­dia­ta­men­te de­sig­na­do co­mo digno su­ce­sor.

EL ELE­GI­DO DE HITLER

Su pri­mer gran en­car­go fue un cen­tro de reunión de ma­sas en Nu­rem­berg, el Cam­po Zeppelin, con su re­cor­da­da tri­bu­na, des­de la que Hitler lan­za­ba in­fla­ma­dos dis­cur­sos a los su­yos. Aun­que la más fa­mo­sa ima­gen de es­ta tri­bu­na es la de la vo­la­du­ra, des­pués de la gue­rra, del águi­la con la es­vás­ti­ca que la co­ro­na­ba. El Cam-

po Zeppelin te­nía ca­pa­ci­dad pa­ra más de dos­cien­tas mil per­so­nas — se­sen­ta mil la tri­bu­na— y es­ta­ba ro­dea­do por más de cien fo­cos an­ti­aé­reos, con un fin pu­ra­men­te es­té­ti­co. Speer re­ci­bió otros en­car­gos di­ver­sos, has­ta que en 1937 Hitler le pi­dió que di­se­ña­ra la nue­va ca­pi­tal del Ter­cer Reich. Una la­bor si­mi­lar a la que aco­me­tió el ba­rón Hauss­mann en el Pa­rís del si­glo XIX, pe­ro a una es­ca­la in­fi­ni­ta­men­te su­pe­rior. Los pri­me­ros pa­sos se cen­tra­ron en re­for­mar el es­ta­dio olím­pi­co de Ber­lín, en el que se ha­bían ce­le­bra­do los Jue­gos de 1936 — lo que no pa­só de me­ro pro­yec­to—, y en la cons­truc­ción de la Nue­va Can­ci­lle­ría del Reich. Es­ta úl­ti­ma sí se lle­gó a rea­li­zar y fue ter­mi­na­da en 1939, cum­plien­do los exi­gen­tes pla­zos da­dos por Hitler. Allí mis­mo se ins­ta­ló la ma­que­ta de Ger­ma­nia, que aca­ba­ría más tar­de en el bún­ker de Ber­lín — iró­ni­ca­men­te di­se­ña­do por Speer—. Hitler no qui­so pri­var­se de su con­tem­pla­ción ni si­quie­ra en los úl­ti­mos días de su vi­da. Aun­que el ar­qui­tec­to pro­pu­so un sui­ci­do co­lec­ti­vo en el bún­ker, me­dian­te gas ve­ne­no­so, Goeb­bels no lo per­mi­tió y Speer so­bre­vi­vió a la gue­rra. Pos­te­rior­men­te, en los Jui­cios de Nu­rem­berg, fue con­de­na­do a vein­te años de pri­sión. No se con­si­de­ró que sus crí­me­nes, du­ran­te su par­ti­ci­pa­ción en la je­rar­quía na­zi, fue­ran tan gra­ves co­mo pa­ra con­de­nar­le a ca­de­na perpetua o a la pe­na ca­pi­tal. Pa­só su re­clu­sión en la cár­cel ber­li­ne­sa de Span­dau, jun­to a Ru­dolph Hess, has­ta que fue li­be­ra­do en 1966. Mu­rió en Lon­dres en 1981.

El vas­to pro­yec­to de pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na no es­ta­ba des­ti­na­do a ser­vir a los ha­bi­tan­tes co­mo una me­tró­po­lis mo­der­na, más bien era una re­pre­sen­ta­ción del po­der ab­so­lu­to na­zi

AR­QUI­TEC­TU­RA VI­SIO­NA­RIA

Albert Speer bus­có ins­pi­ra­ción en los clá­si­cos, pe­ro tam­bién en Étien­ne-Louis Bou­llée, un ar­qui­tec­to fran­cés del si­glo XVIII, apa­sio­na­do de la pin­tu­ra, con di­se­ños ci­cló­peos que nun­ca vie­ron la luz. A Bou­llée se le con­si­de­ra el má­xi­mo re­pre­sen­tan­te de la lla­ma­da "ar­qui­tec­tu­ra vi­sio­na­ria", una ra­ma del neo­cla­si­cis­mo de­fi­ni­da por pro­yec­tos im­po­si­bles de lle­var a la prác­ti­ca, pe­ro que se ade­lan­ta­ron al fu­tu­ro en más de un si­glo. La más fa­mo­sa de las obras de Bou­llée qui­zá sea el Ce­no­ta­fio de New­ton, un mo­nu­men­to fu­ne­ra­rio in­men­so — más al­to que la Pi­rá­mi­de de Keops—, crea­do pa­ra hon­rar la me­mo­ria del cien­tí­fi­co más im­por­tan­te de la his­to­ria. Se tra­ta de una es­fe­ra hue­ca de cien­to cin­cuen­ta me­tros de diá­me­tro, con una bó­ve­da re­ple­ta de ori­fi­cios con el fin de si­mu­lar en su in­te­rior, en pleno día, las es­tre­llas del cie­lo noc­turno. La idea de Hitler era lle­var esa cla­se de plan­tea­mien­tos a la prác­ti­ca. Lo

que no se pu­do rea­li­zar en el si­glo de Bou­llée, se ha­ría reali­dad en el nue­vo Ber­lín. To­do en Ger­ma­nia ha­bría de ser geo­mé­tri­co, gi­gan­tes­co, gran­dio­so, con enor­mes edi­fi­cios, es­ta­tuas, ave­ni­das y au­to­vías sub­te­rrá­neas.

LA CIU­DAD ME­NOS NA­ZI DE ALE­MA­NIA

Uno de los mo­ti­vos de Hitler pa­ra derribar la vie­ja Ber­lín y cons­truir una nue­va, era que la ca­pi­tal ale­ma­na nun­ca fue uno de los cen­tros de apo­yo na­zi. En las elec­cio­nes de 1932 so­lo una cuar­ta par­te de la po­bla­ción vo­tó al Par­ti­do Na­zi. Por ello, Ber­lín no era una ciu­dad gra­ta a los ojos del Füh­rer. Des­tru­yen­do el vie­jo Ber­lín y cons­tru­yen­do uno nue­vo, in­clu­so bo­rran­do su nom­bre, Hitler con­se­gui­ría una ca­pi­tal ca­paz de asom­brar al mun­do, de mos­trar su po­de­río y su­pe­rar en mag­ni­fi­cen­cia a las más im­por­tan­tes del pla­ne­ta. Más de cien mil per­so­nas que­da­rían des­pla­za­das, ya que se ten­drían que expropiar sus vi­vien­das, pe­ro se tra­ta­ba de "opo­si­to­res" y ju­díos que aca­ba­rían de­por­ta­dos a los cam­pos de ex­ter­mi­nio. Se sos­pe­cha que Speer dio su apro­ba­ción a es­tos ac­tos de ven­gan­za, aun­que nun­ca se pu­do — o se qui­so— de­mos­trar. Tam­po­co que­dó del to­do es­cla­re­ci­do el pa­pel real del ar­qui­tec­to en el em­pleo de mano de obra es­cla­va, pro­ce­den­te de los pri­sio­ne­ros de cam­pos de con­cen­tra­ción de Ora­nien­burg y Sach­sen­hau­sen cer­ca de Ber­lín. Lo que sí se sa­be es que en 1938 se ins­ta­ló en Sach­sen­hau­sen, a trein­ta ki­ló­me­tros del cen­tro de la ca­pi­tal, una fá­bri­ca de la­dri­llos des­ti­na­da a abas­te­cer la inago­ta­ble vo­ra­ci­dad de Ger­ma­nia. El tra­ba­jo de los pre­sos era muy du­ro. Mu­chos mo­rían allí. Fue Speer en per­so­na, co­mo Co­mi­sio­na­do de Ar­qui­tec­tu­ra y Pla­ni­fi­ca­ción

El pro­yec­to, que pa­re­cía in­con­ce­bi­ble pa­ra la ma­yo­ría, fue em­pren­di­do con po­lí­ti­cas de

de­por­ta­ción y tra­ba­jo es­cla­vo. Speer re­ci­bió la or­den de usar a los ju­díos re­te­ni­dos

Ur­ba­na, quien ru­bri­có el con­tra­to de abas­te­ci­mien­to con las au­to­ri­da­des del cam­po.

EL PRO­YEC­TO GER­MA­NIA

Apar­te del Es­ta­dio Olím­pi­co — con su To­rre del Füh­rer— y la Nue­va Can­ci­lle­ría del Reich, el res­to de Ger­ma­nia no vio la luz. De he­cho, so­lo que­dan al­gu­nas rui­nas de edi­fi­cios que nun­ca lle­ga­ron a eri­gir­se en su to­ta­li­dad en las afue­ras de Ber­lín. La gue­rra re­tra­só ini­cial­men­te el pro­yec­to y, con la de­rro­ta, lo con­de­nó a la cu­rio­si­dad his­tó­ri­ca de lo nun­ca rea­li­za­do. En cual­quier ca­so, los ele­men­tos prin­ci­pa­les de la me­ga­ló­ma­na nue­va ca­pi­tal fue­ron es­tos: • Ave­ni­da de la Vic­to­ria: Eje lon­gi­tu­di­nal de Ger­ma­nia, to­man­do co­mo mo­de­lo los Cam­pos Elí­seos de Pa­rís, con cin­co ki­ló­me­tros de lon­gi­tud y cien­to vein­te me­tros de an­cho mí­ni­mo. Co­men­za­ría en la Gran Pla­za, an­tes del Ar­co del Triun­fo, ubi­ca­do so­bre ella, pa­ra ter­mi­nar en el Pa­la­cio del Pue­blo. A am­bos la­dos se ubi­ca­rían di­ver­sos edi­fi­cios del pro­yec­to, co­mo la Can­ci­lle­ría del Reich, el Es­ta­dio Olím­pi­co o la Co­man­dan­cia del Ejér­ci­to. Tam­bién dis­pon­dría de una au­to­vía sub­te­rrá­nea de su mis­ma lon­gi­tud, con el fin de evi­tar tras­tor­nos en el trá­fi­co. • Ar­co del Triun­fo: Ins­pi­ra­do en el de Na­po­león de Pa­rís — una con­ti­nua re­fe­ren­cia en la men­te de Hitler—, aun­que mu­cho ma­yor, con cien­to die­ci­sie­te me­tros de al­to y cien­to ochen­ta de an­cho, fren­te a los cua­ren­ta y nue­ve por cua­ren­ta y cin­co del de Na­po­león. Su pe­so es­ti­ma­do era de más de dos mi­llo­nes de to­ne­la­das, con dos gran­des ar­cos fron­ta­les y otros dos me­no­res la­te­ra­les. En cuan­to a vo­lu­men es­pa­cial, po­dría con­te­ner na­da

me­nos que cua­ren­ta y nue­ve ve­ces al ar­co pa­ri­sino. • Gran Pla­za: Un es­pa­cio diá­fano, un in­men­so fo­ro de­di­ca­do a aco­ger de­mos­tra­cio­nes mi­li­ta­res y po­lí­ti­cas, con una su­per­fi­cie de trein­ta y cin­co hec­tá­reas, equi­va­len­te a unos se­sen­ta cam­pos de fút­bol. To­da ella es­ta­ría ro­dea­da de ca­ño­nes an­ti­aé­reos y mo­no­li­tos de es­ti­lo egip­cio, pa­ra dar ima­gen de fuer­za y gran­dio­si­dad. • Pa­la­cio del Pue­blo. El más im­por­tan­te de to­dos los edi­fi­cios, si­tua­do al final de la Ave­ni­da de la Vic­to­ria, opues­to a la Gran Pla­za y con el Reichs­tag a su iz­quier­da. De ha­ber­se eri­gi­do ha­bría si­do la ma­yor cons­truc­ción del mun­do — hoy lo es el Pen­tá­gono, en Es­ta­dos Uni­dos; y la se­gun­da, la Ca­sa del Pue­blo de Ceau­ses­cu, en Bu­ca­rest—. En su di­se­ño par­ti­ci­pó Hitler en per­so­na, ins­pi­rán­do­se en el Pan­teón de Ro­ma; y no nos ex­tra­ña por sus di­men­sio­nes, que de­jan pe­que­ño to­do lo de­más. Su al­tu­ra má­xi­ma fri­sa­ría los tres­cien­tos me­tros, con una cú­pu­la de dos­cien­tos cin­cuen­ta de diá­me­tro y sin una so­la ven­ta­na, ex­cep­to en la lin­ter­na que co­ro­na­ría la cú­pu­la, con el águi­la ger­ma­na en su cús­pi­de. Es­to su­po­ne más del do­ble de vo­lu­men que la Gran Pi­rá­mi­de, y una an­chu­ra ca­si seis ve­ces su­pe­rior a la de la Cú­pu­la de San Pedro en Ro­ma. So­lo ya la lin­ter­na se­ría tan gran­de co­mo es­ta úl­ti­ma. El in­te­rior, diá­fano y cir­cu­lar, re­ci­bía el nom­bre de Gran Sa­la — o Sa­la de la Glo­ria— y ten­dría co­mo fin re­unir al pue­blo en los mul­ti­tu­di­na­rios ac­tos po­lí­ti­cos y na­cio­na­les, con afo­ro pa­ra al­re­de­dor de dos­cien­tas mil per­so­nas. A mo­do de al­tar ma­yor, al fon­do, una hor­na­ci­na de cin­cuen­ta me­tros de al­to aco­ge­ría un águi­la do­ra­da de vein­ti­cua­tro me­tros, fren­te a la que Hitler y los di­ri­gen­tes del par­ti­do ha­bla­rían al pue­blo de Ger­ma­nia allí con­gre­ga­do.

Hitler ha­bía fan­ta­sea­do con que en el fu­tu­ro, las rui­nas de su Ger­ma­nia se­rían más gran­des y tras­cen­den­ta­les que las de­ja­das por el Im­pe­rio ro­mano o la an­ti­gua Gre­cia

• La Pla­za Cir­cu­lar. A me­dio ca­mino en­tre el Ar­co del Triun­fo y el Pa­la­cio del Pue­blo es­ta­ría ubi­ca­da es­ta pla­za re­don­da, a mo­do de cru­ce de ca­mi­nos, en un en­san­cha­mien­to de la Ave­ni­da de la Vic­to­ria. Su di­men­sión era de dos­cien­tos diez me­tros de diá­me­tro, con una fuen­te do­ta­da de cho­rros de agua ca­pa­ces de ele­var­se más de cien me­tros y es­ta­tuas do­ra­das en su in­te­rior. A los la­dos, otros im­por­tan­tes edi­fi­cios de la ciu­dad, co­mo la Ofi­ci­na Ale­ma­na de Tu­ris­mo o el Tea­tro UFA. • Otras con­truc­cio­nes: Otros edi­fi­cios pro­yec­ta­dos fue­ron el Pa­la­cio del Füh­rer, el Mu­seo Na­cio­nal, el Pa­la­cio de los Sol­da­dos, el Pa­la­cio de Con­gre­sos y la Co­man­dan­cia del Ejér­ci­to. Es de des­ta­car que el pro­yec­to com­pren­día tam­bién una ter­ce­ra Can­ci­lle­ría del Reich, que ha­bría de sus­ti­tuir a la se­gun­da, aún más gran­de que es­ta, que ya era in­men­sa, así co­mo un nue­vo ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal y dos es­ta­cio­nes de fe­rro­ca­rril. En sen­ti­do glo­bal, Ger­ma­nia ha­bría de te­ner una ex­ten­sión de más de cua­ren­ta ki­ló­me­tros. Fue­ra de la nue­va ca­pi­tal, Speer tam­bién pro­yec­tó cons­truc­cio­nes me­ga­ló­ma­nas; en es­pe­cial pa­ra la ciu­dad favorita de las mul­ti­tu­di­na­rias ce­le­bra­cio­nes na­zis, Nu­rem­berg: el es­ta­dio pa­ra los Jue­gos Arios — una es­pe­cie de re­me­dio ale­mán de las olim­pia­das—, con un afo­ro pa­ra na­da me­nos que cua­tro­cien­tos mil es­pec­ta­do­res y el Pa­la­cio del Con­gre­so, una es­pe­cie de Co­li­seo Ro­mano con afo­ro pa­ra cin­cuen­ta mil per­so­nas sen­ta­das, cu­ya cons­truc­ción se ini­ció pe­ro nun­ca lle­gó a re­ma­tar­se.

ME­GA­LO­MA­NÍA EX­PAN­SIO­NIS­TA Y "AR­QUI­TEC­TU­RA DE LA IN­TI­MI­DA­CIÓN"

Los pla­nes ur­ba­nís­ti­cos de Hitler se co­no­cen co­mo la "ar­qui­tec­tu­ra de in­ti­mi­da­ción", en­fo­ca­da en os­ten­tar la gran­de­za del ré­gi­men e in­fli­gir mie­do y pre­sión en las per­so­nas. En 2011 se des­cu­brie­ron do­cu­men­tos que nos mos­tra­ron que aque­llos pla­nes de cons­truc­ción iban más allá de la pro­pia Ger­ma­nia. La nue­va tie­rra pro­me­ti­da ten­dría una es­ta­ción que se cons­trui­ría con más ace­ro que el em­plea­do en la To­rre Eif­fel — crean­do la es­truc­tu­ra es­que­lé­ti­ca más gran­de del mun­do— y una nu­tri­da flo­ta de tre­nes de dos pi­sos se­rían el prin­ci­pal me­dio de trans­por­te de los "ger­ma­ni­tas". En la ciu­dad por­tua­ria de Ham­bur­go, Hitler que­ría cons­truir un ras­ca­cie­los, ló­gi­ca­men­te más al­to que el Em­pi­re Sta­te Buil­ding de Nue­va York, y un puen­te más lar­go y al­to que el Gol­den Ga­te de San Fran­cis­co. Tam­bién ha­bía pla­nes con­ce­bi­dos pa­ra los te­rri­to­rios con­quis­ta­dos: el puer­to de Trond­heim, en No­rue­ga, se­ría am­plia­do has­ta con­ver­tir­se en el más gran­de del mun­do, ca­paz de aco­ger cua­ren­ta bar­cos de cru­ce­ro pa­ra las va­ca­cio­nes del pue­blo na­zi.

WELTHAUPTSTADT GER­MA­NIA (se tra­du­ce co­mo "Ca­pi­tal Mun­dial Ger­ma­nia"). La ciu­dad com­ple­ta so­lo lle­gó a cons­truir­se en una ma­que­ta. Es­ta pue­de con­tem­plar­se en la ex­po­si­ción Myth of Ger­ma­nia – Vision and Cri­me (El mi­to de Ger­ma­nia - Vi­sión y el De­li­to) —...

ALBERT SPEER no so­lo fue el ar­qui­tec­to fa­vo­ri­to de Hitler, el Füh­rer veía en él a la úni­ca per­so­na que lo en­ten­día de ver­dad. Lo cier­to es que man­tu­vie­ron una es­tre­cha re­la­ción de amis­tad.

PA­RÍS era la ca­pi­tal favorita de Hitler. En la ima­gen po­sa con Albert Speer (a su de­re­cha) y el es­cul­tor Arno Bre­ker (a su iz­quier­da).

GER­MA­NIA des­de el ai­re ha­bría te­ni­do es­te im­po­nen­te as­pec­to. To­do en Ger­ma­nia ha­bría de ser geo­mé­tri­co, gi­gan­tes­co, gran­dio­so, con enor­mes edi­fi­cios, es­ta­tuas, ave­ni­das y au­to­vías sub­te­rrá­neas

EL PA­LA­CIO DEL PUE­BLO, el pa­ra­dig­ma de la co­lo­sal va­ni­dad de Hitler. Es­ta­ba des­ti­na­do a ser el edi­fi­cio prin­ci­pal. Po­dría al­ber­gar a 180.000 per­so­nas. Su ta­ma­ño iba a do­blar el de la Ba­sí­li­ca de San Pedro en Ro­ma, con una cú­pu­la 16 ve­ces ma­yor. Tras la...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.