EL SUE­ÑO DE FE­LI­PE II DE CON­QUIS­TAR CHI­NA

Clío - - SILENCIO, SE LEE... - Je­sús Mae­so de la To­rre, no­ve­lis­ta e his­to­ria­dor

Fic­ción y reali­dad se cru­zan en la per­so­na de Ro­dri­go, el car­tó­gra­fo. A tra­vés del pro­ta­go­nis­ta, co­no­ce­re­mos los pri­me­ros es­tu­dios geo­grá­fi­cos de Chi­na, las tra­mas in­ter­nas y po­lí­ti­cas de la Cor­te de Fe­li­pe II, la di­fe­ren­cia en­tre la cul­tu­ra pa­la­cie­ga oc­ci­den­tal y orien­tal, así co­mo la es­tra­te­gia mi­li­tar y po­lí­ti­ca de am­bos im­pe­rios.

Des­de que en 1565 Mi­guel Ló­pez de Le­gaz­pi y el re­li­gio­so An­drés de Ur­da­ne­ta co­lo­ni­za­ran las Is­las Fi­li­pi­nas, así lla­ma­das en ho­nor al mis­mo Fe­li­pe, Es­pa­ña va a es­tar pre­sen­te en los ava­ta­res po­lí­ti­cos del Ex­tre­mo Orien­te. Ur­da­ne­ta ha­bía es­ta­ble­ci­do las coor­de­na­das pre­ci­sas pa­ra la lle­ga­da al Mar de la Chi­na y tam­bién pa­ra el tor­na­via­je has­ta Ca­li­for­nia —lla­ma­do de la "Mi­se­ri­cor­dia de Dios" por su ries­go y pe­li­gro­si­dad—.

Le­gaz­pi fun­dó la ca­pi­tal, Ma­ni­la, el 3 de ju­nio de 1571, con­fi­rién­do­le el tí­tu­lo de "In­sig­ne y siem­pre leal ciu­dad", y dan­do un ejem­plo de go­bierno de am­pa­ro y de­fen­sa de los na­tu­ra­les de las Is­las. Des­de el pri­mer mo­men­to los ocu­pa­do­res de Fi­li­pi­nas pu­sie­ron sus ojos en la cor­nu­co­pia de ri­que­zas que ofre­cía a cor­ta dis­tan­cia Ca­tay (Chi­na), un im­pe­rio im­pe­ne­tra­ble, po­de­ro­so, her­mé­ti­co, hos­til, des­co­no­ci­do y ex­tra­or­di­na­ria­men­te prós­pe­ro. De la pro­vin­cia del sur de Chi­na, Fu­jian, lle­ga­ron a Lu­zón co­mer­cian­tes del Im­pe­rio Ce­les­te, quie­nes es­ta­ble­cie­ron tí­mi­da­men­te las pri­me­ras re­la­cio­nes co­mer­cia­les y con ellos lle­gó la emi­gra­ción de chi­nos a las is­las, a los que los con­quis­ta­do­res lla­ma­rían san­gleys, vo­ca­blo chino que sig­ni­fi­ca: "los arri­ba­dos pa­ra co­mer­ciar", y que por su nú­me­ro —su­pe­rior a ve­ces al de los es­pa­ño­les— fue­ron con­fi­na­dos en un arra­bal a las afue­ras de la ciu­dad, de­no­mi­na­do pa­rian o "mercado de la se­da", por otra par­te el pro­duc­to más co­di­cia­do por los europeos. A pe­sar de es­tos con­tac­tos tí­mi­dos en­tre es­pa­ño­les y chi­nos, exis­tían in­fle­xi­bles li­mi­ta­cio­nes so­bre el con­tac­to co­mer­cial con ex­tran­je­ros en te­rri­to­rio chino, en es­pe­cial con los "cas­ti­llas" u "ojos de ga­tos" —co­mo nos de­no­mi­na­ban a los es­pa­ño­les—, a los que nos te­nían co­mo ori­gi­na­rios de un país bár­ba­ro ubi­ca­do en las in­me­dia­cio­nes del gol­fo Pér­si­co o el de Adén, y súb­di­tos de un rey in­so­len­te y usur­pa­dor de reinos. En el tra­ba­jo del ca­te­drá­ti­co Ma­nuel Ollé, La Em­pre­sa de Chi­na, y tam­bién en la His­to­ria de las co­sas más no­ta­bles del Gran Reino de la Chi­na, un li­bro de la épo­ca es­cri­to por Fray Juan González de Men­do­za, se mues­tran con mi­nu­cio­si­dad aque­llos ig­no­ra­dos acon­te­ci­mien­tos que vie­nen a agran­dar, por lo sor­pren­den­te de su fon­do, el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo de los es­pa­ño­les, col­ma­do de he­chos au­da­ces y asom­bro­sos. El he­cho es que tras la ane­xión de Por­tu­gal, el Rey Pru­den­te, mo­nar­ca de las dos ciu­da­des que se ha­lla­ban en el círcu­lo cer­cano a Chi­na —Ma­ni­la y Ma­cao—, re­ci­bió di­fe­ren­tes me­mo­ria­les de los go­ber­na­do­res de Fi­li­pi­nas, co­mo Gui­do de La­ve­za­res, Fran­cis­co de San­de, ju­ris­ta for­ma­do en Sa­la­man­ca, o Gon­za­lo Ron­qui­llo de Pe­ña­lo­sa, y tam­bién del Ca­bil­do de Mé­xi­co, en es­tos

tér­mi­nos —o pa­re­ci­dos—: "So­li­ci­ta­mos a Vues­tra Ma­jes­tad re­par­tir la tie­rra de las di­chas Is­las de Po­nien­te y de la Chi­na, per­pe­tuán­do­la en­tre los des­cu­bri­do­res y po­bla­do­res del Nue­vo Mun­do. Es­pe­ro en Dios que con la con­quis­ta de Chi­na Vues­tra Ma­jes­tad en­san­che sus se­ño­ríos en gran nú­me­ro y trai­ga al ver­da­de­ro co­no­ci­mien­to de la San­ta Fe a tan­ta gen­te bárbara y cie­ga. Las co­sas y gran­de­za de la Chi­na son las ma­yo­res en ri­que­za y fer­ti­li­dad de tie­rra que ha­ya en el mun­do, y de don­de Vues­tra Ma­jes­tad pue­de sa­car ma­yor uti­li­dad que de to­dos sus reinos, sien­do la con­quis­ta de po­ca di­fi­cul­tad res­pec­to a Vues­tra gran­de­za. Ma­jes­tad, con un con­tin­gen­te de unos seis mil hom­bres per­tre­cha­dos de pi­ca y ar­ca­buz, la con­quis­ta de Chi­na se­ría una in­ver­sión ren­ta­ble, ayu­da­dos por gen­tes de Ja­pón y de Mé­xi­co y Pe­rú. La inep­ti­tud pa­ra el ma­ne­jo de los ca­ba­llos de esos po­bla­do­res y la gran can­ti­dad de ha­ra­ga­nes, so­do­mi­tas, cor­sa­rios de mar y tie­rra y la­dro­nes que abun­da en­tre la po­bla­ción, fa­ci­li­ta­rían su con­quis­ta". El clé­ri­go Agus­tín de Al­bur­quer­que, agus­tino, y fray Mar­tín de Ra­da in­ten­ta­ron pe­ne­trar en el con­ti­nen­te tras ser co­ro­na­do el em­pe­ra­dor Wan­li, que ha­bía ofre­ci­do un in­dul­to ge­ne­ral con su ad­ve­ni­mien­to, con re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos y has­ta hu­mi­llan­tes, pues fue­ron in­clu­so mal­tra­ta­dos por las au­to­ri­da­des chi­nas. En 1582 el rey Fe­li­pe II en­vió una mi­sión di­plo­má­ti­ca a Ma­cao co­man­da­da por el je­sui­ta Alon­so Sán­chez, con­se­je­ro per­so­nal del obis­po de Ma­ni­la fray Do­min­go de Sa­la­zar. El je­sui­ta era un clé­ri­go en­fer­vo­ri­za­do y vehe­men­te, cu­ya mi­sión con­sis­tía en lo­grar la obe­dien­cia pa­ra Fe­li­pe II co­mo rey del em­po­rio por­tu­gués y de ca­mino re­ca­bar información mi­li­tar del im­pe­rial reino asiá­ti­co.

Una tor­men­ta los des­vió a las cos­tas chi­nas, don­de fue­ron de­te­ni­dos por el go­ber­na­dor chino y su­frie­ron una odi­sea de mal­tra­tos, ve­ja­cio­nes y ame­na­zas, y fue­ron de se­ñor en se­ñor por las ciu­da­des de Guangz­hou, Fau­cheu, Can­tón y Zhao­quin, has­ta que al fin se les li­be­ró pa­ra que pu­die­ran se­guir has­ta Ma­cao, su ob­je­ti­vo ini­cial. Sán­chez in­ten­tó una se­gun­da em­ba­ja­da a Chi­na, pe­ro al final su idea de con­quis­tar­la con la es­pa­da y la cruz no pu­do ser po­si­ble por la di­fi­cul­tad pa­ra in­gre­sar en el te­rri­to­rio chino, un reino inac­ce­si­ble e im­pe­ne­tra­ble. In­clu­so lle­ga­ron a al­zar­se de­ba­tes ju­rí­di­cos, teo­ló­gi­cos y de de­re­cho de gen­tes so­bre la le­ga­li­dad de la con­quis­ta de Chi­na, y hu­bo quie­nes ele­va­ron su voz pa­ra evi­tar la invasión y per­se­guir úni­ca­men­te con­tac­tos di­plo­má­ti­cos y co­mer­cia­les, co­mo el do­mi­ni­co Fran­cis­co de Vi­to­ria. La qui­mé­ri­ca con­quis­ta de la Chi­na im­pe­rial aca­bó en fra­ca­so por la fal­ta de co­no­ci­mien­to de su ver­da­de­ra for­ta­le­za. El reino es­ta­ba de­fen­di­do por unas nu­tri­das flo­tas de cos­ta y por ejér­ci­tos bien per­tre­cha­dos y me­jor or­ga­ni­za­dos. El desas­tre de la Gran o Fe­li­cí­si­ma Ar­ma­da con­tra In­gla­te­rra, has­ta le vino bien a Fe­li­pe II, pa­ra ol­vi­dar­se de aque­lla ilu­sión de con­quis­tar Chi­na, que hu­bie­ra aca­ba­do en un fias­co de con­si­de­ra­bles pro­por­cio­nes. Re­sul­ta cu­rio­so que los paí­ses oc­ci­den­ta­les co­mo Es­pa­ña em­plea­ron en aque­lla épo­ca tres in­ven­tos chi­nos pa­ra acer­car­se a las cos­tas del Orien­te le­jano: la brú­ju­la pa­ra na­ve­gar, la im­pren­ta pa­ra im­pri­mir ma­pas y la pól­vo­ra pa­ra for­ta­le­cer las flo­tas, aun­que ig­no­ra­ban el cálcu­lo de la lon­gi­tud geo­grá­fi­ca. No obs­tan­te exis­tía una gran di­fe­ren­cia cul­tu­ral. Los chi­nos ca­re­cían de religión, pues sus creen­cias —con­fu­cio­nis­mo, taoís­mo y bu­dis­mo—, son más bien nor­mas de vi­da y con­vi­ven­cia y no exis­tían tra­bas pa­ra el pro­gre­so. La religión cris­tia­na fue pa­ra Es­pa­ña una ré­mo­ra pa­ra la in­ven­ción y el avan­ce cien­tí­fi­co, de na­ve­ga­ción y as­tro­nó­mi­co. Sin em­bar­go, de to­das es­tas ten­ta­ti­vas, el sue­ño es­pañol de ha­cer­se con la Chi- na Ming, ob­tu­vo una fe­liz con­se­cuen­cia: El Ga­león de Ma­ni­la —de Aca­pul­co o de la Se­da, que de las tres ma­ne­ras se co­no­cía—, pri­mer en­sa­yo de glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca en el mun­do, pues trans­por­ta­ba pri­me­ro en via­je de ida a Ma­ni­la pro­duc­tos europeos y ame­ri­ca­nos —la pla­ta acu­ña­da y los pro­duc­tos an­di­nos—, y en el tor­na­via­je, cal­cu­la­do por el agus­tino Ur­da­ne­ta apro­ve­chan­do la co­rrien­te de Ja­pón, ma­nu­fac­tu­ras chi­nas y asiá­ti­cas co­mo la se­da, la lo­za y por­ce­la­na Ming, las es­pe­cias de Mas­ca­te la In­dia, la or­fe­bre­ría de la In­dia y los cue­ros y pie­les man­chúes y mon­go­les. El pri­mer ga­león, sin con­vo­yes de pro­tec­ción por su po­de­río y per­tre­cha­mien­to de sol­da­dos y ar­ti­lle­ría cru­zó el océano Pa­cí­fi­co en 1565 y el úl­ti­mo en 1815. Du­ran­te los ca­si tres si­glos de sin­gla­du­ra co­mer­cial, pe­li­gro­sa y arries­ga­da, aquel mas­to­don­te de los ma­res, fa­bri­ca­do en ma­de­ra de te­ca y mo­la­ve en los as­ti­lle­ros de Ca­vi­te por car­pin­te­ros de ri­be­ra es­pa­ño­les, chi­nos y ma­la­yos, po­seía un to­ne­la­je que su­pe­ra­ba los dos mil, y por­ta­ba en sus bo­de­gas mer­can­cías de Ja­pón, la In­dia, Chi­na y las Mo­lu­cas, co­mo: cla­vo, jen­gi­bre, nuez mos­ca­da, pi­mien­ta ma­la­bar, ta­pi­ces, man­to­nes, ves­ti­dos de se­da, la­cas chi­nas, té y jo­yas de oro. En re­la­ción a es­te acon­te­ci­mien­to in­tri­gan­te y des­co­no­ci­do de la ocu­pa­ción de Chi­na, he re­crea­do con una pro­fun­da ar­queo­lo­gía do­cu­men­tal, to­dos sus ava­ta­res en mi úl­ti­ma no­ve­la La ca­ja chi­na (Edi­cio­nes B, 2015). El pro­ta­go­nis­ta, un pi­lo­to y car­tó­gra­fo de la Ar­ma­da his­pa­na, mar­cha rum­bo a Ma­ni­la lle­va­do por una ven­gan­za per­so­nal, ac­tuan­do a la vez co­mo agen­te se­cre­to por el rey Fe­li­pe II. El Ga­león de Ma­ni­la, la Flo­ta de In­dias, la Chi­na Im­pe­rial y su fa­bu­lo­sa Ciu­dad Prohi­bi­da, nau­fra­gios, mis­te­rios, el enig­má­ti­co al­mi­ran­te chino Zhen-He, la sec­ta Shui, los mon­jes saho­lín, los je­sui­tas, so­fis­ti­ca­das con­cu­bi­nas y los am­bi­cio­sos co­mer­cian­tes europeos, for­man su hi­lo con­duc­tor, en una evo­ca­ción que vie­ne a for­ta­le­cer nues­tra me­mo­ria co­mún, col­ma­da de in­só­li­tos he­chos co­mo és­te, que fas­ci­na­rán a los lec­to­res que se aden­tren en su pá­gi­nas.

EM­PE­RA­DOR WAN­LI via­ja en su ca­rrua­je real ti­ra­do por ele­fan­tes y es­col­ta­do por la ca­ba­lle­ría.

LA CA­JA CHI­NA Je­sús Mae­so de la To­rre Edi­cio­nes B, 2015 592 pgs. / 21,50 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.