OS­KAR SCHIND­LER

Un Jus­to de las Na­cio­nes

Clío - - SECRETOS DE ARTE - San­dra Mª Ce­rro (www.san­dra­ce­rro.com), gra­fó­lo­ga y pe­ri­to ca­li­grá­fi­co

Es­ta es la his­to­ria de un hom­bre osa­do, am­bi­cio­so, he­do­nis­ta, an­sio­so de po­der has­ta el pun­to de re­par­tir pa­ta­das a to­do per­so­na­je u obs­tácu­lo que se le pu­sie­ra por de­lan­te y le im­pi­die­ra al­can­zar sus ob­je­ti­vos. Es la his­to­ria de un hom­bre au­to­ri­ta­rio, crí­ti­co, re­bel­de, te­rri­ble­men­te in­de­pen­dien­te, au­daz, ca­ris­má­ti­co, des­pil­fa­rra­dor, con me­re­ci­da fa­ma de mu­je­rie­go, de os­cu­ro ne­go­cia­dor y em­bau­ca­dor sin es­crú­pu­los. Y es la his­to­ria de un hom­bre va­lien­te, ge­ne­ro­so, leal, de va­lo­res fir­mes; la his­to­ria­de un hom­bre Jus­to, DE un “Jus­to de las Na­cio­nes”. Os­kar Schind­ler, el hom­bre que sal­vó la vi­da a 1.200 ju­díos du­ran­te el Holocausto na­zi.

"La per­se­cu­ción de los ju­díos en la Po­lo­nia ocu­pa­da sig­ni­fi­có que po­de­mos ver el ho­rror que se ex­te­rio­ri­za gra­dual­men­te de mu­chas ma­ne­ras. En 1939, los ju­díos se vie­ron obli­ga­dos a lle­var las es­tre­llas en sus ro­pas, y fue­ron con­du­ci­dos y en­ce­rra­dos en gue­tos. Lue­go, en los años 41 y 42 hu­bo mu­chas prue­bas pú­bli­cas de au­tén­ti­co sa­dis­mo. Con esa gen­te com­por­tán­do­se co­mo cer­dos, sen­tí que los ju­díos es­ta­ban sien­do eli­mi­na­dos. Tu­ve que ayu­dar­los. No ha­bía elec­ción". Con es­tas pa­la­bras Schind­ler da­ba res­pues­ta a la eter­na y emo­cio­na­da pre­gun­ta que to­dos "sus" su­per­vi­vien­tes del holocausto, "mis hi­jos" — co­mo él les lla­ma­ba—, se ha­bían he­cho a lo lar­go de los te­rri­bles años de la ocu­pa­ción na­zi: "¿Por qué lo hi­zo?". Uno de los su­per­vi­vien­tes, Mu­rray Pan­ti­rer cuen­ta có­mo con­tes­tó el mis­mo Schind­ler a es­ta pre­gun­ta, du­ran­te una vi­si­ta en su ca­sa de Nue­va Jer­sey: "yo era na­zi, pe­ro pen­sa­ba que los ale­ma­nes es­ta­ban ha­cien­do mal cuan­do co­men­za­ron a ma­tar a per­so­nas inocen­tes; en­ton­ces com­pren­dí que no sig­ni­fi­ca­ba na­da pa­ra mí que fue­ran ju­díos, eran sim­ple­men­te se- res hu­ma­nos, y de­ci­dí tra­ba­jar en con­tra de ellos y sal­var a tan­tas per­so­nas co­mo pu­die­ra". Fue de ese mo­do co­mo el gran ne­go­cia­dor sin es­crú­pu­los dio un gi­ro a su idea de lle­nar­se los bol­si­llos a cos­ta de quien fue­se y se ob­se­sio­nó con sal­var a tan­tos ju­díos co­mo pu­die­ra, aún arries­gan­do su vi­da. Con la ex­cu­sa ne­ce­sa­ria de que su fá­bri­ca cons­ti­tuía "una em­pre­sa vi­tal pa­ra el es­fuer­zo de gue­rra" con­si­guió con­tra­tar tra­ba­ja­do­res ju­díos em­plea­dos en las SS. Ade­más, cuan­do sus tra­ba­ja­do­res iban a ser de­por­ta­dos a los cam­pos de ex­ter­mi­nio, él los re­cla­ma­ba ale­gan­do que ello per­ju­di­ca­ría en mu­cho el com­pro­mi­so bé­li­co que su pro­duc­ción en la fá­bri­ca su­po­nía. Así na­ció la "lis­ta de Schind­ler", un do­cu­men­to en el que cer­ca de mil ju­díos, en­tre ellos amas de ca­sa, ni-

ños, dis­ca­pa­ci­ta­dos, per­so­nal no cua­li­fi­ca­do y an­cia­nos, fue­ron cen­sa­dos co­mo tra­ba­ja­do­res es­pe­cia­li­za­dos en me­ta­lur­gia y me­cá­ni­ca. Así fue co­mo la fal­ta de es­crú­pu­los de un ca­ra­du­ra, em­bau­ca­dor y es­ta­fa­dor sal­vó a mil dos­cien­tos ju­díos del ex­ter­mi­nio. A fi­na­les de 1944, Schind­ler tras­la­dó su fá­bri­ca a una nue­va na­ve en Brünn­litz. To­dos los tra­ba­ja­do­res de­bían ser en­via­dos allí pe­ro, por error, se­te­cien- tos hom­bres y tres­cien­tas mu­je­res, to­dos ellos ju­díos, fue­ron des­via­dos a los cam­pos de Gross-Ro­sen y Auschwitz. Cuan­do Schind­ler se en­te­ró, acu­dió al res­ca­te, pa­gan­do una bue­na can­ti­dad de di­ne­ro por ca­da uno de ellos. Es el úni­co ca­so en la his­to­ria del holocausto en que un gru­po tan nu­me­ro­so de per­so­nas sal­vó la vi­da po­cos ins­tan­tes an­tes de ser ma­sa­cra­dos en las cá­ma­ras de gas. "Cuan­do ya es­tá­ba­mos pre­pa­ra­das pa­ra en­trar en la du­cha, no sa­bía­mos si iba a ser de agua o de gas, se oyó una voz: ¿Qué es­tán ha­cien­do con es­tas per­so­nas?’ ¡Schind­ler ha­bía lle­ga­do a res­ca­tar­nos, so­bor­nan­do a los na­zis pa­ra re­cu­pe­rar a las mu­je­res de su lis­ta y traer­las de vuel­ta. Y fui­mos pues­tas en li­ber­tad", re­la­ta­ba An­na Du­klauer, su­per­vi­vien­te. Esa lis­ta es un ma­te­rial ex­cep­cio­nal, úni­co y fas­ci­nan­te. Pe­ro es la ca­li­gra­fía de Schind­ler lo que co­rro­bo­ra su ha­bi­li­dad en el jue­go de la dua­li­dad, de las más­ca­ras, de una do­ble mo­ral in­trin­ca­da a la vez que sor­pren­den­te, de la hi­po­cre­sía em­pa­ren­ta­da con la jus­ti­cia, de fa­cha­da de im­pla­ca­ble y os­cu­ro hie­rro sal­va­guar­dan­do el se­cre­to de un co­ra­zón no­ble, son los tin­tes pe­cu­lia­rí­si­mos de su aplas­tan­te per­so­na­li­dad. Per­so­na­je ca­ris­má­ti­co, su­po de­jar su hue­lla en una es­cri­tu­ra de tra­zo fir­me, se­gu­ro, de pre­sión vertical, signo de ca­rác­ter fuer­te, de mano de hie­rro, im­pla­ca­ble, rompe­dor, con­ven­ci­do de sus ha­bi­li­da­des pa­ra con­se­guir to­dos sus de­seos sin im­por­tar el pre­cio y dispuesto a des­tro­zar ca­da obs­tácu­lo que se in­ter­pon­ga al pa­so del lo­gro de sus pla­nes. Pue­de ob­ser­var­se có­mo mu­chos pies de le­tra cla­van su pun­ta so­bre el ren­glón in­fe­rior, al­gu­nos ca­si a cu­chi­llo; pi­sar el te­rreno ajeno pa­ra con­se­guir sus ob­je­ti­vos era una de las fa­ce­tas más esen­cia­les del ca­rác­ter de Schind­ler y es cu­rio­so com­pro­bar có­mo al­go que en apa­rien­cia pu­die­ra ser la ima­gen de un ser des­pre­cia­ble pue­de te­ner una sor­pren­den­te in­ter­pre­ta­ción po­si­ti­va cuan­do ese "te­rreno ajeno" es­ta­ba ma­sa­cran­do sin pie­dad vi­das inocen­tes. La es­cri­tu­ra al­ti­va, so­bre­al­za­da, y esas ma­yús­cu­las pro­mi­nen­tes aban­de­ran a un ser fun­da­men­tal­men­te se­duc­tor, vehe­men­te a la vez que con­vin­cen­te y arro­lla­dor. Gran par­te de su atrac­ti­vo re­dun­da­ba en la se­gu­ri­dad ma­ni­fies­ta en sí mis­mo y en su simpatía, lo­cua­ci­dad y ca­ris­ma en el tra­to so­cial. En su es­cri­tu­ra se mez­clan sa­bia y ex­plo­si­va­men­te los bu­cles sen­sua­les con las an­gu­lo­si­da­des te­na­ces y con los tra­zos fi­li­for­mes que dan for­ma a la di­plo­ma­cia. El au­to­ri­ta­ris­mo, el de­seo de po­der y la fal­ta de cle­men­cia pro­pia de aque­llos que no so­por­tan ser con­tra­ria­dos en sus opi­nio­nes se des­plie­gan en la "T" en for­ma de sa­ble y con ba- rras tra­ve­se­ras al­tas, fir­mes y lar­gas co­mo es­tan­dar­tes de au­to­afir­ma­ción. Co­mo ob­ser­va­dor per­ti­naz e in­ci­si­vo, co­mo ex­ce­len­te es­tra­te­ga, in­ter­lo­cu­tor mor­daz y per­so­na que no se de­ja ame­dren­tar fá­cil­men­te, Schind­ler afi­la sus fi­na­les de pa­la­bra co­mo pun­tas de dar­dos. Schind­ler vi­vió has­ta el final de sus días sin sol­tar la va­lio­sa pre­sa de la sen­si­bi­li­dad y la ra­zón. Uno de sus su­per­vi­vien­tes y ami­go, Pol­dek Pfef­fer­berg, po­cos días an­tes de su muer­te, le pre­gun­tó el por­qué de su de­seo de ser en­te­rra­do en Is­rael. Schind­ler con­tes­tó: "Mis hi­jos es­tán allí…"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.