YIHAD Y CRU­ZA­DAS: ¿NO ES LO MIS­MO?

Clío - - DOSSIER -

Con fre­cuen­cia se re­la­ti­vi­za la sin­gu­la­ri­dad de la yihad com­pa­rán­do­la con las cru­za­das cris­tia­nas me­die­va­les. No es una com­pa­ra­ción co­rrec­ta. To­das las re­li­gio­nes, es ver­dad, han re­cu­rri­do a la gue­rra pa­ra im­po­ner­se so­bre un enemi­go. Tam­bién lo han he­cho to­das las ideo­lo­gías mo­der­nas. Por­que la gue­rra for­ma par­te de la con­di­ción hu­ma­na. Pe­ro lo es­pe­cí­fi­co de la yihad es que se tra­ta de un pre­cep­to vi­gen­te en to­do tiem­po y que for­ma par­te del re­per­to­rio or­to­do­xo de con­duc­ta del ver­da­de­ro cre­yen­te. Las cru­za­das cris­tia­nas fue­ron una gue­rra de religión mo­ti­va­da por la ocu­pa­ción mu­sul­ma­na de los San­tos Lu­ga­res (des­pués, co­mo es sa­bi­do, de­ge­ne­ra­ron en otra co­sa). Las con­quis­tas de Es­pa­ña en Amé­ri­ca o in­clu­so las pro­pias gue­rras de la Re­con­quis­ta en la pe­nín­su­la tam­bién tu­vie­ron un fuer­te com­po­nen­te re­li­gio­so. Pe­ro en nin­guno de es­tos ca­sos ve­re­mos a la religión con­vir­tien­do a la gue­rra en un pre­cep­to de fe. De he­cho, la gue­rra no ha si­do una cons­tan­te re­li­gio­sa en el cris­tia­nis­mo. En­ten­der es­ta di­fe­ren­cia es fun­da­men­tal pa­ra com­pren­der el al­can­ce de la yihad: en el ám­bi­to cul­tu­ral cris­tiano, la gue­rra de religión es una ex­cep­ción al man­da­to “no ma­ta­rás”. En el is­lam, por el con­tra­rio, ese man­da­to se in­ter­pre­ta de otra ma­ne­ra: no ma­ta­rás al her­mano de fe, pe­ro pue­des ma­tar al in­fiel si se nie­ga a so­me­ter­se an­te la úni­ca ver­dad re­ve­la­da, que es la del is­lam. Por eso es tan com­ple­jo con­de­nar al yiha­dis­ta des­de el dis­cur­so del is­lam or­to­do­xo, in­clu­so si las víc­ti­mas de la yihad son mu­sul­ma­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.