BIEN­VE­NI­DOS RE­FU­GIA­DOS

Clío - - EDITORIAL -

Ti­rar de la his­to­ria es co­mo ti­rar de he­me­ro­te­ca —que tan­to nos gus­ta a los pe­rio­dis­tas—, to­do que­da gra­ba­do, to­do que­da es­cri­to —en pie­dra, en pa­pi­ro, en pa­pel, en la nu­be—. Si ade­más ha­bla­mos de he­chos re­cien­tes, las voces de los pro­ta­go­nis­tas aún se oyen —Gue­rra Ci­vil Es­pa­ño­la , Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la cri­sis de los Bal­ca­nes…—. So­lo en Eu­ro­pa, so­lo en el si­glo XX, los se­res hu­ma­nos han es­ta­do en des­pla­za­mien­to con­ti­nuo, mi­gran por ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia, se cuen­tan por mi­llo­nes. Ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les, ham­bre y gue­rras nos obli­gan a huir y bus­car re­fu­gio. Lo he­mos he­cho an­tes y lo se­gui­re­mos ha­cien­do. Lo que es­ta­mos vi­vien­do con los re­fu­gia­dos si­rios no pue­de de­jar­nos in­di­fe­ren­tes. Sen­ci­lla­men­te, no pue­de. Es­tas per­so­nas nos ne­ce­si­tan, pre­ci­san que ali­vie­mos su pe­sa­da car­ga. Si tan so­lo por un ins­tan­te pu­die­ran de­jar de es­cu­char en su ca­be­za los bom­bar­deos que han he­cho pe­da­zos sus vi­das... No pue­do ni ima­gi­nar lo que es­ta­rán sin­tien­do. No pue­do. Es­tá cla­ro que ur­ge una so­lu­ción di­plo­má­ti­ca que ayu­de a re­sol­ver el con­flic­to. Mien­tras tan­to, ci­vi­les cons­ter­na­dos, hé­roes anó­ni­mos, se manifiestan por la in­mo­ra­li­dad de la pa­si­vi­dad. Afor­tu­na­da­men­te ellos no ol­vi­dan, la ma­yo­ría tie­ne una his­to­ria de re­fu­gia­dos en su fa­mi­lia, y una ma­rea so­li­da­ria re­co­rre Eu­ro­pa. Co­jo pres­ta­da una de­cla­ra­ción de An­ge­li­na Jo­lie —em­ba­ja­do­ra de bue­na vo­lun­tad de ACNUR—, pu­bli­ca­da por el pe­rió­di­co The Ti­mes: "La for­ma en la que ac­tue­mos aho­ra con­fir­ma­rá el ti­po de na­cio­nes que so­mos". Y aña­do: con­fir­ma­rá tam­bién cuán­to he­mos apren­di­do.

He­le­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.