LOS GE­NES DE LOS PRI­ME­ROS AGRI­CUL­TO­RES IBÉ­RI­COS AL DES­CU­BIER­TO

Clío - - CITAS CON LA HISTORIA -

de­bi­do en par­te a las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas del sur de Eu­ro­pa, que di­fi­cul­tan la con­ser­va­ción del ma­te­rial ge­né­ti­co. El equi­po in­ves­ti­ga­dor ha se­cuen­cia­do el ge­no­ma de una mu­jer neo­lí­ti­ca a par­tir de un dien­te da­ta­do en 7.400 años y pro­ce­den­te de la cueva de­no­mi­na­da Co­va Bo­ni­ca, en Va­lli­ra­na, cer­ca de Bar­ce­lo­na. Gra­cias a es­te nue­vo ge­no­ma, los in­ves­ti­ga­do­res han po­di­do de­ter­mi­nar que los agri­cul­to­res de la ru­ta me­di­te­rrá­nea y de la ru­ta in­te­rior eran muy ho­mo­gé­neos y cla­ra­men­te de­ri­va­ban de una po­bla­ción an­ces­tral co­mún, que muy pro­ba­ble­men­te es la de los pri­me­ros agri­cul­to­res que en­tran por Ana­to­lia en Eu­ro­pa. El aná­li­sis del ge­no­ma de Co­va Bo­ni­ca ha per­mi­ti­do reconstruir tam­bién el as­pec­to fí­si­co de es­tos agri­cul­to­res pioneros, que te­nían la piel cla­ra y los ojos os­cu­ros. Es­to con­tras­ta con los an­te­rio­res ca­za­do­res me­so­lí­ti­cos que, co­mo el hom­bre de La Bra­ña en León — re­cu­pe­ra­do en 2014 por el mis­mo equi­po in­ves­ti­ga­dor—, te­nían la piel más os­cu­ra que los europeos ac­tua­les y los ojos azu­les. Am­bos in­di­vi­duos es­tán se­pa­ra­dos por tan so­lo 600 años y 800 ki­ló­me­tros; sin em­bar­go, son muy dis­tin­tos des­de un pun­to de vis­ta ge­né­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.