APA­RE­CE LA PRI­ME­RA VER­SIÓN DE “CUM­PLEA­ÑOS FE­LIZ”

Clío - - LA CARA B DE LA HISTORIA -

De vez en cuan­do, las li­bre­rías uni­ver­si­ta­rias sor­pren­den con ha­llaz­gos in­só­li­tos. El más re­cien­te vie­ne de la bi­blio­te­ca mu­si­cal de la Uni­ver­si­dad de Louis­vi­lle, EE UU., don­de se en­con­tra­ba el úni­co ma­nus­cri­to co­no­ci­do de la can­ción Good Mor­ning to All. Pro­ba­ble­men­te sea un tí­tu­lo sin gan­cho y qui­zá no di­ga na­da es­pe­cial, pe­ro to­do cam­bia cuan­do des­cu­bri­mos que se trans­for­mó en la can­ción que to­do el mun­do can­ta ca­da vez que se ce­le­bra un cum­plea­ños. La au­to­ra, Mil­dred Hill, creó la pie­za en la dé­ca­da de 1890 con la in­ten­ción de que for­ma­ra par­te de una se­rie que pre­pa­ra­ba jun­to a su her­ma­na Patty des­ti­na­da al pú­bli­co in­fan­til. El ma­nus­cri­to fue des­cu­bier­to por el di­rec­tor de la bi­blio­te­ca Ja­mes Pro­cell, quien lo en­con­tró en un li­bro de bo­ce­tos de la au­to­ra. La par­ti­tu­ra, jun­to con va­rias com­po­si­cio­nes y do­cu­men­tos per­te­ne­cien­tes a Hill, fue­ron do­na­dos a la bi­blio­te­ca a me­dia­dos del si­glo XX por el fi­lán­tro­po lo­cal Hat­tie Bis­hop Speed, ami­go de la fa­mi­lia Hill. Los fon­dos no fue­ron ca­ta­lo­ga­dos tras la re­cep­ción y por lo tan­to per­ma­ne­cie­ron ocul­tos en los ar­chi­vos du­ran­te dé­ca­das.

ENIG­MAS DE LA HIS­TO­RIA Pro­ba­ble­men­te no ha­ya me­jor for­ma de des­per­tar el amor por la his­to­ria que in­ci­tar a re­sol­ver un mis­te­rio ocul­to du­ran­te si­glos. Pre­ci­sa­men­te eso es lo que hi­zo la Bi­blio­te­ca Bri­tá­ni­ca al pe­dir co­la­bo­ra­ción pa­ra des­ci­frar la ins­crip­ción que fi­gu­ra en la ho­ja de una es­pa­da del si­glo XIII ce­di­da por el Mu­seo Bri­tá­ni­co pa­ra la ex­po­si­ción La Car­ta Mag­na: Ley, Li­ber­tad y Le­ga­do, que re­cien­te­men­te ha te­ni­do lu­gar en Lon­dres. La mues­tra de la Bi­blio­te­ca Bri­tá­ni­ca ex­hi­bía una se­rie de do­cu­men­tos que re­la­ta­ban los 800 años de his­to­ria de la Car­ta Mag­na. Sin em­bar­go, acom­pa­ñan­do a un ma­nus­cri­to del si­glo XIV que re­la­ta­ba la invasión fran­ce­sa de Nor­man­día en 1203, se en­con­tra­ba una es­pa­da, si­mi­lar Un ro­bot con las mis­mas fac­cio­nes de Leo­nar­do da Vin­ci, que re­crea los ges­tos de un ver­da­de­ro ser hu­mano y pro­nun­cia fra­ses ex­traí­das de los ma­nus­cri­tos del ge­nio re­na­cen­tis­ta ha si­do pre­sen­ta­do en el Mu­seo Na­cio­nal de la Cien­cia y la Tec­no­lo­gía de Mi­lán. Sus crea­do­res — De­par­ta­men­to de ro­bó­ti­ca y neu­ro­cien­cia cog­ni­ti­va de la Uni­ver­si­dad de Osa­ka (Ja­pón)— pre­ten­den que sea ca­paz de in­ter­ac­tuar con las per­so­nas co­mo un ser hu­mano. a la em­plea­da por los ca­ba­lle­ros que par­ti­ci­pa­ron en esa cam­pa­ña. El mis­te­rio­so ob­je­to — con un pe­so de 1,2 ki­los y 96 cen­tí­me­tros de lon­gi­tud—, fue en­con­tra­do en el fon­do del río Wit­ham, Lin­colns­hi­re, en ju­lio de 1825. Po­si­ble­men­te sea de fa­bri­ca­ción ale­ma­na y su ori­gen se remonte al si­glo XIII. Lo más in­tere­san­te es la ins­crip­ción en uno de sus la­dos, he­cha con in­crus­ta­cio­nes de hi­lo de oro y que has­ta aho­ra na­die ha po­di­do des­ci­frar: “+NDXOXCHWDRGHDXORVI+”. Al­gu­nos ex­per­tos han se­ña­la­do que la es­pa­da pue­de for­mar par­te de una se­rie crea­da pa­ra ca­ba­lle­ros de to­da Eu­ro­pa por los mis­mos fa­bri­can­tes y que el men­sa­je ocul­to pue­de es­tar re­la­cio­na­do con una for­ma de in­vo­ca­ción re­li­gio­sa. En cual­quier ca­so, con­ti­núa sien­do un mis­te­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.