EL REINO DEL ÁFRI­CA QUE HA­BLA­BA CAS­TE­LLANO Y GO­BER­NA­BA UN EU­NU­CO ES­PAÑOL

Clío - - HISTORIAS DE LA HISTORIA TOR - Ja­vier Sanz, es­cri­to (http://his­to­rias­de­lahis­to­ria.com)

Hu­bo un tiem­po en el que era el con­ti­nen­te afri­cano el que re­ci­bía y aco­gía las co­rrien­tes mi­gra­to­rias que sa­lían hu­yen­do de la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca. En el año 818, en la lla­ma­da ma­tan­za o re­be­lión del Arra­bal (del ára­be al-ra­bad, su­bur­bio), los cor­do­be­ses que vi­vían en el arra­bal se echa­ron a las ca­lles pa­ra pro­tes­tar con­tra la subida de im­pues­tos del emir Al-Ha­kam I. La res­pues­ta de es­te no se hi­zo es­pe­rar. Du­ran­te tres días las tro­pas del emir se em­plea­ron a fon­do: el arra­bal fue incendiado y arra­sa­do, más de 3.000 cor­do­be­ses fue­ron ase­si­na­dos — 300 de ellos cru­ci­fi­ca­dos— y el res­to de los ha­bi­tan­tes, más de 20.000, tu­vie­ron que huir de Cór­do­ba, en su ma­yo­ría a la ciu­dad de Fez, don­de fun­da­ron un ba­rrio lla­ma­do “la ciu­dad de los an­da­lu­síes”. Otro ejem­plo se­ría la ex­pul­sión de los ju­díos en 1492, que hu­ye­ron a Na­va­rra, reino en teo­ría aún in­de­pen­dien­te, a los Bal­ca­nes, al Im­pe­rio oto­mano y al nor­te de Áfri­ca; y la mi­gra­ción que nos ocu­pa… la de los mo­ris­cos. Aun­que su ex­pul­sión de­fi­ni­ti­va no se pro­du­jo has­ta 1609, du­ran­te el rei­na­do de Fe­li­pe III, con el De­cre­to de Con­ver­sión de 1502, por el que los mu­sul­ma­nes re­si­den­tes en la pe­nín­su­la de­bían con­ver­tir­se al cris­tia­nis­mo (mo­ris­cos) o mar­char, ya se pro­du­jo una pri­me­ra mi­gra­ción a Áfri­ca. Mu­chos re­ce­la­ban de aque­lla con­ver­sión for­zo­sa y, sim­ple­men­te apa­ren­te (se creía que en la in­ti­mi­dad se­guían man­te­nien­do sus cos­tum­bres y religión); ade­más, apa­re­cie­ron los mon­fíes (ban­di­dos mo­ris­cos) sa­quean­do y ase­si­nan­do. Los pi­ra­tas ber­be­ris­cos vie­ron que de­bían apo­yar a los mo­ris­cos pa­ra he­rir, en su pro­pia ca­sa, a su ma­yor enemi­go, Fe­li­pe II. El gru­po se ha­cía ca­da vez más nu­me­ro­so, las au­to­ri­da­des lo­ca­les no po­dían ha­cer na­da, pro­fa­na­ron igle­sias, se plan­ta­ron a las puer­tas de Gra­na­da… y en 1568 es­ta­lla­ba la gue­rra de las Al­pu­ja­rras. Fe­li­pe II man­dó a los ter­cios, con don Juan de Aus­tria a la ca­be­za, a so­fo­car la re­vuel­ta. En 1570 fue­ron de­rro­ta­dos y des­te­rra­dos de las Al­pu­ja­rras por el res­to de la pe­nín­su­la. Des­de aquel mo­men­to, has­ta la ex­pul­sión, la mi­gra­ción de los mo­ris­cos ha­cia el nor­te de Áfri­ca fue cons­tan­te. Quien aco­gió a es­tos emi­gran­tes na­ci­dos en la pe­nín­su­la, otro­ra mo­ris­cos, que ha­bían man­te­ni­do en ja­que al to­do­po­de­ro­so Fe­li­pe II fue Mu­ley Ah­med al-Man­sur, sul­tán de Ma­rrue­cos. Des­pués de or­ga­ni­zar y pa­ci­fi­car su te­rri­to­rio, pu­so sus ojos al sur del Sáha­ra, de don­de par­tían las ca­ra­va­nas del oro. Pa­ra lle­var a ca­bo su pro­yec­to, Mu­ley Ah­med or­ga­ni­zó un ejér­ci­to de unos 4.000 sol­da­dos for­ma­do bá­si­ca­men­te por mer­ce­na­rios an­da­lu­síes, des­cen­dien­tes de aque­llos mo­ris­cos que hu­ye­ron de Es­pa­ña, y de cristianos re­ne­ga­dos, equi­pa­dos con ar­mas de fue­go (ar­ca­bu­ces) cu­ya len­gua ma­ter­na era el cas­te­llano. La ex­pe­di­ción par­tió de Ma­rra­quech el 16 de oc-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.