LA IGLE­SIA MÁS AN­TI­GUA DEL CO­RA­ZÓN DE ASIA

Clío - - LA EXPANSIÓN DEL CRISTIANISMO PRIMITIVO POR LA RUT -

En el oa­sis de Merv, en el de­sier­to de Turkmenistán, se en­cuen­tra una es­truc­tu­ra me­die­val co­no­ci­da co­mo Ha­ro­ba Kosht, que sig­ni­fi­ca "castillo en rui­nas" en len­gua tur­co­ma­na. En 2009, el ar­queó­lo­go ita­liano Ga­brie­le Ros­si Os­mi­da tra­ba­ja­ba en la res­tau­ra­ción del mo­nu­men­to cuan­do en su in­te­rior ha­lló otro edi­fi­cio. Se tra­ta de una igle­sia cris­tia­na, ni más ni me­nos que la más an­ti­gua de la que se ten­ga co­no­ci­mien­to en Asia Cen­tral. Os­mi­da con­si­de­ra que el tem­plo fue cons­trui­do du­ran­te el Reino de los Par­tos, en el si­glo III de nues­tra era. "La cons­truc­ción de un tem­plo cris­tiano en tiem­pos tan an­ti­guos y en el co­ra­zón de Asia Cen­tral apa­re­ce en al­gu­nos tex­tos del si­glo IV y si­glo VI que hablan de la pre­di­ca­ción del após­tol To­más (o de sus dis­cí­pu­los) en el oa­sis de Merv, por don­de ha­bía pa­sa­do en su mi­sión de evan­ge­li­za­ción que ha­bría lle­ga­do has­ta la In­dia", ex­pli­ca el ar­queó­lo­go. (los) po­de­res ne­ce­sa­rios pa­ra un apos­to­la­do a los cir­cun­ci­sos, me dio po­de­res tam­bién a mí pa­ra los que son de las na­cio­nes […] San­tia­go y Ce­fas y Juan […] nos die­ron a mí y a Ber­na­bé la mano de la co­par­ti­ci­pa­ción pa­ra [que] no­so­tros fué­ra­mos a las na­cio­nes, más ellos a los cir­cun­ci­sos" (Gá­la­tas 2:8-9).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.