EL TRIUN­FO DE MIGUEL ÁNGEL SO­BRE LA EN­FER­ME­DAD

Clío - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

El mar­ti­llo y el cin­cel sir­vie­ron pa­ra ma­te­ria­li­zar lo que Miguel Ángel te­nía en men­te y tam­bién pa­ra man­te­ner la mo­vi­li­dad de unas ma­nos que pro­gre­si­va­men­te iban per­dien­do fuer­za pre­ci­sa­men­te por el des­gas­te cau­sa­do por el du­ro tra­ba­jo que desa­rro­lló el ar­tis­ta du­ran­te to­da su vi­da. Miguel Ángel si­guió tra­ba­jan­do has­ta el fi­nal de sus días, a pe­sar de que iba per­dien­do des­tre­za y de que el do­lor en sus ma­nos iba en au­men­to y eso, ne­ce­sa­ria­men­te, fue agra­van­do un pro­ce­so de­ge­ne­ra­ti­vo de sus ar­ti­cu­la­cio­nes que aho­ra los ex­per­tos han iden­ti­fi­ca­do con la os­teoar­tri­tis o ar­tro­sis. Al me­nos esas son las con­clu­sio­nes de un es­tu­dio en­ca­be­za­do por Da­vi­de Laz­ze­ri, es­pe­cia­lis­ta en ci­ru­gía plás­ti­ca re­cons­truc­ti­va y es­té­ti­ca de la clí­ni­ca Vi­lla Sa­la­ria de Ro­ma y pu­bli­ca­do en Jour­nal of the Ro­yal So­ciety of Me­di­ci­ne, ba­sa­do en el análisis de tres re­tra­tos del au­tor del Da­vid y La Pie­dad cuan­do te­nía en­tre 60 y 65 años y que mues­tran la ri­gi­dez de su mano iz­quier­da, -lo que tam­bién ha­ce pen­sar que fue­ra zur­do-. La au­sen­cia de sig­nos de in­fla­ma­ción y de to­fos, o pro­tu­be­ran­cias cau­sa­das por la acu­mu­la­ción de áci­do úri­co en las ma­nos, ha­ce que los res­pon­sa­bles del es­tu­dio des­car­ten la go­ta como cau­sa de los do­lo­res a los que el pro­pio Miguel Ángel hi­zo re­fe­ren­cia en más de una oca­sión. El he­cho de que Buo­na­rro­ti si­guie­ra tra­ba­jan­do en esas cir­cuns­tan­cias has­ta seis días an­tes de su muer­te, a pun­to de cum­plir no­ven­ta años, es con­si­de­ra­do por los res­pon­sa­bles del es­tu­dio como un triun­fo del ar­tis­ta so­bre la en­fer­me­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.