Y LA CRUZ

Cris­tia­nos ba­jo un ré­gi­men is­lá­mi­co

Clío - - AL-ANDALUS Y LA CRUZ - Ra­fael Sán­chez Saus, ca­te­drá­ti­co de His­to­ria Me­die­val de la Uni­ver­si­dad de Cá­diz y au­tor de Al-An­da­lus y la cruz (Stella Ma­ris, 2016)

Tras la con­quis­ta del Pró­xi­mo Orien­te, el Is­lam es­ta­ble­ció un sis­te­ma de con­trol y do­mi­nio de la po­bla­ción cris­tia­na y ju­día so­me­ti­da que no tie­ne pa­ra­le­lo en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. El es­ta­tu­to de o "pro­tec­ción" —cu­yas nor­mas sus­ten­tan di­cho sis­te­ma— sur­ge en unas cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas con­cre­tas y muy tem­pra­nas de la expansión is­lá­mi­ca, atri­bu­yén­do­se su crea­ción al ca­li­fa Umar (634-644). Es­te se ha­bría ins­pi­ra­do en el pre­ce­den­te de la ac­tua­ción del pro­pio Maho­ma con cris­tia­nos y, so­bre to­do, con ju­díos en Ara­bia.

Lo tem­prano de su for­mu­la­ción y el he­cho de que pue­da re­mon­tar su ins­pi­ra­ción al com­por­ta­mien­to del Pro­fe­ta, ha­cen de la dim­ma una pie­za jurídica y dog­má­ti­ca de gran im­por­tan­cia que, por su pro­pia na­tu­ra­le­za, no pue­de ser al­te­ra­da aunque su apli­ca­ción pue­da va­riar en fun­ción de las cir­cuns­tan­cias po­lí­ti­cas y so­cia­les que afec­ten a la exis­ten­cia de la co­mu­ni­dad is­lá­mi­ca, ver­da­de­ra ti­tu­lar de los de­re­chos que el sis­te­ma crea so­bre las vi­das y ha­cien­das de los dim­míes. LA DIM­MA Y SUS CONSECUENCIAS Como se de­du­ce de los he­chos y ac­ti­tu­des de sus crea­do­res, el ob­je­ti­vo del es­ta­tu­to de la dim­ma no es crear un marco de con­vi­ven­cia y to­le­ran­cia en­tre los fie­les de las re­li­gio­nes mo­no­teís­tas, sino ga­ran­ti­zar el so­me­ti­mien­to de los "pro­te­gi­dos". Pa­ra com­pren­der es­to es fun­da­men­tal te­ner en cuen­ta la re­la­ción de la dim­ma con la yihad, con la gue­rra santa, de la que es di­rec­ta con­se­cuen­cia y cu­yo re­sul­ta­do tra­ta de re­gu­lar con ca­rác­ter per­ma­nen­te. Lo que de ahí emer­ge es una so­cie­dad di­vi­di­da pa­ra siem­pre no so­lo en­tre mu­sul­ma­nes y fie­les de otras re­li­gio­nes, tam­bién en­tre ven­ce­do­res y ven­ci­dos, so­me­ti­dos y do­mi­na­do­res. Mien­tras en tie­rras ya is­lá­mi­cas ( dar al-is­lam) exis­tan fie­les de otras re­li­gio­nes, de­ben vi­vir ba­jo las con­di­cio­nes que la dim­ma es­ta­ble­ce. Sin em­bar­go, no estamos an­te un sis­te­ma in­fle­xi­ble que no ten­ga en cuen­ta la co­yun­tu­ra. En reali­dad, se ha­ce fle­xi­ble en la me­di­da en que su ob­je­ti­vo que­de ase­gu­ra­do y se cum­pla la fi­na­li­dad prin­ci­pal, el so­me­ti­mien­to de los "pro­te­gi­dos". Cuan­do eso su­ce­de, se pue­de ser más per­mi­si­vo, pe­ro la cuer­da se ten­sa si por al­gún mo­ti­vo el or­den is­lá­mi­co se ve com­pro­me­ti­do. El te­mor a la re­pre­sión, los efec­tos de la ex­plo­ta­ción eco­nó­mi­ca y la de­gra­da­ción mo­ral a que la dim­ma condena al "pro­te­gi­do" son los agen­tes de su pos­tra­ción so­cial, y es­ta de­ter­mi­na la de­bi­li­dad y vul­ne­ra­bi­li­dad de sus co­mu­ni­da­des, lo que dificulta cual­quier mo­vi­mien­to que pu­die­ran alen­tar pa­ra intentar cam­biar su suer­te. Esa de­bi­li­dad se acen­túa por el go­teo de con­ver­sio­nes al is­lam que el sis­te­ma es­ti­mu­la y ga­ran­ti­za, ya que la es­pe­ran­za de es­ca­par de él se con­vier­te en el me­jor pro­se­li­tis­mo so­bre los miem­bros de las otras re­li­gio­nes. Es­tas, ade­más, tie­nen prohi­bi­do, ba­jo se­ve­ros cas­ti­gos, cual­quier in­ten­to de re­cu­pe­rar a sus fie­les o de ga­nar a mu­sul­ma­nes pa­ra su fe. Ca­da si­tua­ción de cri­sis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.